2. ITINERARIO DE LA ORACIÓN DE SANTA TERESA / I

La oración es el tema central del mensaje de santa Teresa.

Fue el eje de su experiencia: la aven­tura de su drama personal y el estrato más ancho y más hondo de su interioridad. Le sirvió para explicarse a sí misma el misterio de la vida cristiana y para exponerla a los lectores.   

El tema de la oración consta de tres estratos sobrepuestos:

  • el de la experiencia,
  • el de la reflexión y
  • el de la enseñanza.

En la base, el testimonio de su caso personal: historia de su ora­ción, brote, drama y crisis, plenitud.

Entiende la oración como la ha vivido; y ella vive alerta, intensamente presente a lo que le sucede, incapaz de soportar la marcha a oscuras o en la penumbra; de ahí su peculiar concepción de la oración, y el cua­dro de nociones complementarias. Y en éstas se halla el punto de arranque de su magisterio: su elaboración doctrinal no la lleva a teorizar sino a comunicar su experiencia, o a suscitarla y encami­narla en el lector.  

Los hechos las etapas del itinerario de oración de Teresa   

La Santa pasó por las tres situaciones carac­terísticas del cristiano frente a Dios:

  • oración espontánea, sin pro­blema;
  • trance crítico de la oración difícil;
  • flujo de oración infu­sa, recibida y casi impuesta desde arriba, desde el término de la oración misma.  

De las tres experiencias, la segunda (la lucha por la oración) es la más interesante para nuestro estudio. A través de ella adquiere cuerpo la doctrina teresiana de la oración. Enmarca­da en el relato de la Vida entre las otras dos experiencias, nos per­mitirá tratar también de éstas, pero sólo de refilón.

La Ficha completa en el Doc. PDF

FOTO

 

 Invoca al Espíritu. Siempre nos anima a orar y nos capacita para orar.  

“No te imagines hueco en lo interior”. Dentro, en lo más profundo de tu vida de cada día, hay Alguien que te espera y te ama.  

Palabra de Jesús. “Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada” (Jn 14,23).  

Audición: COMO UN CASTILLO DE DIAMANTES ES TU CORAZÓN  (1M 1,1)  (CD Rogelio Cabado)

Considera nuestra alma como un Castillo todo de diamantes o muy claro cristal, donde hay muchos aposentos, así como en el cielo hay muchas moradas. Que si bien lo consideramos, hermanas, no es otra cosa el alma del justo, sino un paraíso, donde el Señor tiene sus delei­tes. (1M1, 1). En el centro es donde pasan las cosas de mucho secreto entre Dios y el alma (1M1, 3,5). La puerta para entrar en este Casti­llo es la oración (1M1, 7).  

 Momento de silencio   Expresiones de oración  

Testimonio: “Os voy a revelar un secreto de santidad y de felicidad; todos los días, durante algunos momentos, acallad la imaginación, cerrad los ojos a las cosas sensibles y los oídos al ruido para entrar en vosotros mismos; quita las sandalias de tus pies, y ahí, en el santuario del alma, que es el templo del Espíritu, hablad a este Espíritu” (Cardenal Mercier).

Documentación: F. 2 ITINERARIO DE LA ORACIÓN DE SANTA TERESA / I