Evangelio 7ª Semana de Pascua

FOTO

Lunes, 14 de mayo    

  SAN MATÍAS, APÓSTOL

"Como el Padre me ha amado, así os he amado yo: permaneced en mi amor" (Jn 15,9) 

Jesús nos pide que permanezcamos en el amor, comprometidos con los que están en las orillas, entregando la vida por ellos, sobreponiéndonos al cansancio y agarrándonos con fuerza a la esperanza. Cuando el amor se extiende por el mundo, se alegra el corazón del Padre. 

Orar es vivir la gozosa experiencia de la gratuidad; es dar a todos, gratuitamente, acogida, comprensión, ayuda, perdón, amor, unidad, un hueco para todos los que tienen sed del Agua viva.

Martes, 15 de mayo   

"Todo lo mío es tuyo y lo tuyo mío" (Jn 17,10).  

Jesús está hablando con el Padre, en una apertura confiada. Habla de su vuelta a los brazos del Padre, que es lo que más le agrada. En su empeño por abrir los oídos sordos para que escucharan la salvación, y de levantar a todos los caídos para que descubrieran su dignidad de hijos, ha manifestado la gloria y el proyecto del Padre.

Jesús, todos estamos en tu corazón y en el corazón del Padre, somos un regalo que mutuamente os habéis hecho. Somos miembros de una misma familia. Que nuestro rostro y en nuestro obrar brille la gloria de Dios que nos habita.  

Miércoles, 16 de mayo    

"Que sean uno, como nosotros" (Jn 17,11)    

El Espíritu realiza la unión entre los amigos de Jesús. Con creatividad y belleza enseña el lenguaje de la comunión, del respeto y del cariño. Acércate, habla con la gente. Colabora con otros para llevar algo a cabo. Haz tuyos los dolores y gozos de los que te rodean. Ora y evangeliza en grupo. Sé iglesia.

Jesús, con mi mano abierta, quiero acoger de todos tu regalo. Jesús, con mi mano ofrecida, quiero ofrecerles a todos tu sonrisa.   

Jueves, 17 de mayo    

"Que todos sean uno" (Jn 17,21)    

El Padre nos regala hermanos y hermanas para hacer el camino en compañía. Jesús nos desvela la dignidad y belleza de los pequeños de la tierra. El Espíritu nos desafía a ver si somos capaces de ver en la creación la huella de Dios. Acoge hoy los dolores y gozos de los pueblos de los que hablan los medios de comunicación. Son mucho más que una noticia pasajera. 

Tú, todo lo has dejado vestido de hermosura. Perdona que a veces no lo sepa descubrir. Perdona que la suerte de los pobres me sea indiferente.  

Viernes, 18 de mayo    

"Sígueme" (Jn 21,19)    

Jesús nos conoce y sabe que somos aves de vuelos cortos, aún así nos llama. Sabe de nuestros miedos, cansancios, tendencia a la comodidad, y aún así nos llama. Invoca al Espíritu. Él es quien renueva en ti la espontaneidad de tu respuesta a Jesús. Incluso en los días de tormenta permanece contigo.  

Espíritu Santo, despiértame a una compasión y a una infinita bondad del corazón.  

Sábado, 19 de mayo   

“En la cena se había apoyado en su pecho” (Jn 21,20)  

¡Qué importancia tienen para toda la comunidad los que se han sentido amados por Jesús y han buscado frecuentemente su intimidad! Da apoyo y aliento a todos los que viven con el corazón encogido por el terrorismo. Busco cada día la intimidad contigo.

Mi corazón, Señor, es para ti. Gracias por las presencias alentadoras que encuentre entre la gente. 

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado  

Documentación: EVANGELIO DE LA 7ª SEMANA DE PASCUA