5ª Semana de Cuaresma

FOTO

EVANGELIO DIARIO EN LA CUARESMA

Domingo, 18 de marzo

"El que está vivo y cree en mí no morirá para siempre" (Jn 11, 26)

 El Espíritu, desde el manantial del corazón, es dador de vida, pero la humanidad está enferma de muerte. El Espíritu siempre nos lleva a Jesús, surtidor de vida que salta hasta la vida eterna.  En sus gestos y palabras vemos su amor entrañable, cercano, vulnerable. Abre tu corazón a Jesús, vive la amistad con Jesús como aquellos amigos de Betania. 

Señor, también nosotros estamos enfermos. Nuestras raíces más profundas se están secando. Danos tú la vida, tú que eres la resurrección y la vida. 

Lunes, 19 de marzo 

SAN JOSÉ, ESPOSO DE LA VIRGEN MARÍA  

“Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor” (Mt 1,24)  

El Espíritu nos regala la figura de José, guardián de nuestras debilidades, guardián de los sueños de Dios, capaz de tomar decisiones difíciles que ha visto en los sueños. Pídele a José que te dé la capacidad de soñar cosas grandes para que te acerques a las cosas que Dios sueña para nosotros. Pídele que te enseñe a fiarte de Dios.  

Señor, que nuestras noches, vividas a la luz de la fe, se conviertan en noches de salvación para todos. 

Martes, 20 de marzo  

“El que me ha enviado es veraz, y yo comunico al mundo lo que he aprendido de él (Jn 8,26)  

Lo que Jesús hace está lleno de Espíritu y manifiesta el obrar del Padre. El Espíritu de la verdad lo impulsa, lo motiva, lo alienta, da pleno sentido a su acción comunicadora y liberadora. Jesús te abre su corazón, comparte contigo su forma transparente y valiente de vivir. Cuando acoges el amor de Jesús que da sentido a tu vida, ¿cómo no comunicarlo a otros?  

Hacemos la señal de la cruz como memoria tuya, Señor. 

Miércoles, 21 de marzo  

“Si permanecéis en mi palabra, seréis de verdad discípulos míos; conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Jn 8,31-32)  

El Espíritu nos guía a redescubrir el don de la Palabra de Dios. Une para nosotros tres experiencias: ser discípulos de Jesús, conocer la verdad, vivir la libertad. Ama la Palabra, guárdala en el corazón como María, llévala a la vida. 

Señor, libéranos de tantas ataduras que tenemos y de las que no somos conscientes. 

Jueves, 22 de marzo  

“Quien guarda mi palabra no verá la muerte para siempre” (Jn 8,51)  

María se dejó guiar por el Espíritu hacia un destino de fecundidad y de servicio; aprendió a guardar en el corazón la Palabra y en ella conoció al Padre. Por eso, vive para siempre, es Madre de todos. Recuerda que conoce al Padre y vive para siempre quien hace lo que el Padre quiere; recuerda que está en Dios quien presta atención y alivia los sufrimientos de la tierra.    

María, enséñanos a ser contemplativos de la Palabra de Jesús en la vida de cada día. Señora de la Vida ayúdanos a nacer a la vida para siempre, a la comunión con Dios y con los hermanos.

Viernes, 23 de marzo   

“Os he hecho ver muchas obras buenas por encargo de mi Padre: ¿por cuál de ellas me apedreáis?” (Jn 10,32)  

El Espíritu dice en nosotros: Jesús. Para los cristianos no hay otro templo que Jesús. El templo no es un lugar ni un edificio, es una persona: Jesús, en la que creemos y de la que hacemos memoria. Acércate al evangelio para descubrir la forma de vida que llevó Jesús. Dialoga con Jesús; sin esos momentos de trato de amistad, las tareas fácilmente se vacían de sentido.   

Te damos gracias, Jesús, por todo lo que has hecho. Todo nos parece admirable. Bendito y alabado seas.   

Sábado, 24 de marzo  

“Aquel día decidieron darle muerte” (Jn 11,53)  

El Espíritu, frente a un modo de vivir la vida cristiana sin cruz, nos enseña a seguir a un Jesús con la cruz a cuestas. ¿Qué había hecho Jesús para que decidieran darle muerte? Denunciar que la casa del Padre se había convertido en un negocio y decir que Dios estaba con él. ¡Qué peligrosa es la libertad para los profetas! Mira a Jesús, mira tantas personas que, con las cuerdas de su fe afinadas, siguen cantando al amor en medio de la persecución y del martirio.  

Espíritu Santo, métenos en la muerte de Jesús, mientras esperamos con Él el grito triunfante de la vida.

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado  

Documentación: QUINTA SEMANA DE CUARESMA