EL ENCUENTRO CONTIGO

FOTO

Encuéntrate contigo, con Dios y con los demás

1. La palabra encuentro en el diccionario.

Acción y efecto de topetar (ciertos animales). Acción y efecto de encontrar o encontrarse (dos o más personas). En sociología, cualquier reunión entre dos o mas personas en interacción, cara a cara. Entrevista entre dos o más personas. Competiciones deportivas. Semana Santa: procesión del encuentro…

Nada se dice de nuestro tema: El encuentro contigo, que es la aventura más apasionante de la vida y que requiere determinación para vencer los miedos. Este encuentro nadie puede hacer por nosotros.

Para adentrarnos en el tema, vamos a escuchar a Carmela, una amiga de orar que ha compartido con nosotros varios encuentros. Ella ha convertido en canción este texto de santa Teresa: “Hay almas tan enfermas y mostradas a estarse en cosas exteriores, que no hay remedio ni parece que puedan entrar dentro de sí” (Primeras Moradas 1,6).

¿Tan difícil es encontrarnos con nosotros? Pues parece que sí. El encuentro con nosotros es una asignatura que necesitamos aprender.

“Pocas veces consideramos quienes somos”. Santa Teresa

“Que no sabemos lo que nos pasa, eso es lo que nos pasa”. Ortega y Gasset

Desconocemos nuestra originalidad: “Hace falta una heroica humildad para ser uno mismo y no otro”. Tomas Merton

Sabemos muchas cosas de nosotros, pero ¿sabemos quiénes somos? ¿Conocemos nuestra dignidad y belleza? ¿Qué pasos dar para entrar dentro y conocernos en verdad? ¿Cómo vivir en lo muy interior de nuestra vida reconciliados con nosotros?

Algunas pistas:

  • El Espíritu viene en nuestra ayuda. “Yo no soy esa que tú te imaginas” (Mari Trini). Yo no soy quien me imagino. Reconocerlo es básico. Y dejar que el Espíritu se una a nuestro espíritu para sacar de nosotros lo mejor.
  • Cultivar la cercanía a nosotros mismos, teniendo tiempo para estar con nosotros a solas. Volver a la escuela de las cosas simples (frente a la dispersión) La vida es un camino de regreso a la simplicidad de corazón.

“Detente un poco de esa agitación, y de correr sin sentido, que llena el alma con la amargura de sentir que nunca se llega a ningún lado. Detente de ese mandamiento de vivir acelerado que dispersa, divide y termina destruyendo el tiempo de la familia, el tiempo de la amistad, el tiempo de los hijos, el tiempo de los abuelos, el tiempo de la gratuidad… el tiempo de Dios” (Papa Francisco).

  • Acercarse a Jesús. Como Nicodemo. Escuchar sus palabras: “Tienes que nacer de nuevo”, tienes que aprender a encontrarte contigo y a vivir de otra manera. El amor está siempre naciendo. No se puede vivir de rentas.
  • Pedir ayuda al Espíritu y pedir a las personas con espíritu que nos digan lo que saben

Canto: Sé mi luz. Enciende mi noche.

2. Le hemos pedido a Pedro Ángel Deza

Hermano de nuestra comunidad, y que ahora es director del grupo editorial FONTE, que nos acerque a san Agustín, el que tuvo experiencias de desencuentro y de encuentro consigo mismo y con Dios. Seguro que aprendemos mucho.

3. Macu Hernández

Amiga nuestra, acaba de llegar de una peregrinación a Tierra Santa. Peregrinación que ha hecho caminando por los lugares de Jesús. Una peregrinación es una oportunidad para encontrarnos por dentro, para descubrir esa novedad de vida que andamos buscando. Le hemos pedido su experiencia. Nos ha enviado con cariño esta grabación, que agradecemos de corazón. Su alegría revela un encuentro.

MOMENTO DE ORACIÓN

Si te ayuda, cierra los ojos. Hazte consciente de tu cuerpo. Siéntelo. Acógelo. Agradécelo. Eres casa de Dios. Dios habita dentro de ti. Hazte consciente de tu respiración. Respirar es vivir. En cada respiración recibes la vida que Dios te regala en este momento.

Espíritu Santo, acalla mi mente, descansa mi corazón. Abre la puerta de mi interior: Quiero encontrarme contigo. Estar contigo. Vivir contigo. Regálame tu amor y tu perdón. Enséñame a ver a Jesús reflejado en todo y a amar como ama él.

“El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel». «También es semejante el Reino de los Cielos a un mercader que anda buscando perlas finas” (Mt 13, 44-45).

Descubrir el secreto del estanque (Miguel Márquez)

Estaba atardeciendo y el sol dibujaba un haz de luz multicolor en la superficie. Un pececillo picó la sábana plateada, y las ondas se perdieron a dos metros. Vio cómo caía una hoja del gran nogal, acariciando el aire y viniendo a descansar y dejarse mecer por el agua. En el nogal un pajarraco sostiene una piedra en el pico, que deja caer seguidamente al agua, desapareciendo al instante. El pajarraco sigue, aún, en la rama del árbol moviendo la cabeza.

El joven fraile ha seguido con la imaginación el viaje de la piedra... Siente él también el impulso de dejarse caer al fondo sin hacer esfuerzo... Se sumerge, dejándose envolver por el agua, confiándose. Entonces, sólo entonces, le fue dado contemplar lo que hasta ese día ningún fraile de su comunidad le había sabido decir: el secreto del estanque, su belleza oculta, la maravilla escondida en su profundidad.

Cuando salía del agua, las campanas del convento tocaban a vísperas... se había olvidado de la hora, y el pajarraco del nogal se posaba en otro árbol. Nunca contó lo que vio, ni cómo fue el descenso. Forma parte de un secreto que a cada uno le toca descubrir por sí mismo. Que había un fondo, estaba claro, y que allí abajo hubiera algo sencillamente maravilloso, su cara lo delataba. En la oración de vísperas de esa tarde una paz de nuevos acordes contagiaba a los demás frailes, una paz que llegaba de algún lugar muy secreto, muy hondo... muy cercano”.

  • Saborea tu belleza y dignidad.
  • Dedica tiempo a estar contigo.
  • Disfruta haciendo las pequeñas cosas.

Canto: EL CASTILLO DE CRISTAL

El alma es de cristal, castillo luminoso, perla oriental. Palacio real, con inmensas moradas, donde morar, centro y mitad, está en medio del alma la principal. En ella pasan las cosas más secretas de Dios y el alma, Uh, uh, uh... Es de cristal, castillo luminoso, perla oriental.

Vete en paz hermano, hermana. Vete con la Bendición de Dios. Encuéntrate contigo, con Dios y con los demás. Regala paz a los que viven contigo. Buenas noches.