23 Semana del Tiempo Ordinario

FOTO

 EVANGELIO ORADO

Lunes, 9 de septiembre

“Levántate y ponte ahí en medio” (Lc 6,8)  

Para Jesús la persona siempre ocupa el puesto principal. Ninguna circunstancia, enfermedad, condición, raza, religión, pueden anular este proyecto de Dios. Mira a los más pequeños, a los que menos cuentan, a los que están más orillados. Levántalos con tu respeto, con tu valoración profunda. 

Tú, Señor, me sacas del anonimato. Me pones junto a ti. A tus ojos siempre valgo.

Martes, 10 de septiembre

“Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades” (Lc 6,18)

¿De qué sirve una religión que entretiene, pero que no da respuestas a las preguntas hondas ni cura las dolencias del corazón? El encuentro con Jesús siempre es novedoso, siempre cura. Haz tú también hoy el camino de la gente. Vete a Jesús. Dile que te cure.

Lo que tocas, Jesús, lo llenas de vida. Cuando me acerco a ti, Jesús, me llenas de vida y de alegría. Gracias, Jesús.

Miércoles, 11 de septiembre 

“Dichosos los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios” (Lc 6,20)  

A Dios se le va el corazón hacia los pobres. Se estremece por dentro cuando ve la debilidad. La pobreza compra los ojos de Dios. Si te encuentras con un pobre no mires hacia otro lado. Comparte con él lo que tienes, acoge el tesoro que él te ofrece.  

La dicha de mi pobreza es tu riqueza. La dicha de mi nada eres Tú. Mis ojos se alegran cuando veo que me miras. Quiero ir siempre contigo, Señor.

Jueves, 12 de septiembre

"Amad a vuestros enemigos" (Lc 6,27)

¿Te sorprende esta palabra? ¿Qué provoca en tu interior? ¿Ensancha los límites de tu tienda? Así es Jesús: capaz de ir a por todas, sin buscar apaños, provocador desde la radicalidad, signo. ¿Qué haces? ¿Te lanzas a un amor gratuito y desinteresado, para parecerte a Dios? ¿Te pones a amar con un amor sin distinciones, incluso a los enemigos?

La nueva civilización del amor no será posible mientras las viejas heridas sigan doliendo. 

Viernes, 13 de septiembre 

 “¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego?” (Lc 6,39)

Dale a Jesús el derecho a interpelarte. Es una señal de confianza. Le duele que tengas ojos y no veas con lucidez los caminos del reino. Le molesta que digas que ves cuando vas por la vida sin captar las transparencias de Dios.

Libra mis ojos de la muerte, dales la luz que es su destino. Y cuando veas con claridad acompaña a otros por el camino.

Sábado, 14 de septiembre

LA EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ

"Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único" (Jn 3,16)

Dios es puro amor. Es una fuente de vida, un manantial inagotable. Jesús, en la cruz, es la fonte que mana y corre. La cruz de Jesús es la máxima expresión de amor. Ponte ante Jesús crucificado y mira detenidamente el amor. Pon tu corazón junto a la cruz de Jesús y bebe abundantemente de su amor.

Abro mis manos para acoger tu amor. Amo a mis hermanos para agradecer tu amor.

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado  

Documentación: 23 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO