30 Semana del Tiempo Ordinario

FOTO

 EVANGELIO ORADO

Lunes, 29 de octubre   

“Al verla, Jesús la llamó y le dijo: “Mujer, quedas libre de tu enfermedad”… y enseguida se puso derecha. Y glorificaba a Dios” (Lc 13, 12.17)  

Lo que Jesús realiza en sábado es una celebración de su sentido más profundo. Para Jesús, el sábado no está hecho para prohibir las obras de misericordia, sino para fomentarlas. Jesús te mira, te llama y te sana, Su tiempo es tiempo de salvación. Ésta es la verdadera alegría que nadie te podrá arrebatar.  

Jesús, mírame a mí también. Bien sé yo que tu mirar es amar, y tu amor misericordia. Mi alegría, proclame tu gloria.  

Martes, 30 de octubre  

“El reino de Dios se parece a un grano de mostaza... a la levadura...” (Lc 13, 19.21)  

Con estas dos parábolas, Jesús quiere infundir en sus discípulos la esperanza Dios es discreto. Su Reino, su presencia, crece a pesar de las oposiciones y se nos da para que en libertad le dejemos crecer. Descubre la semilla del reino que llevas en tu interior. Pon tu esperanza en ella. Desarróllala. Es ella la que dará fecundidad y plenitud a tu vida. 

Aquí estoy Señor, pobre tierra que nada sería sin la semilla de tu Reino. Ayúdame a desarrollarla  para que sea, como Tú, pan para todos.   

Miércoles, 31 de octubre     

“Mirad: hay últimos que serán primeros y primeros que serán últimos” (Lc 13 30)  

Jesús, caminando hacia Jerusalén, nos sorprende con su enseñanza. No nos podemos confiar, la llave de la salvación pide una conversión interior. No basta con comer y beber ocasionalmente con Jesús. Tendremos algunas sorpresas. Atrévete a pedirle al Buen Ladrón, uno de esos últimos que fueron primeros en el Reino, que te enseñe la verdadera actitud interior que te alcance la salvación.

Tú Señor, sigues atravesando nuestras ciudades enseñando.Tu mensaje nos parece duro, la puerta estrecha. Pero sólo se trata de acoger tu misericordia.        

Jueves, 1 de noviembre

TODOS LOS SANTOS

“Dichosos... ” (Mt 5,1-12a)

Jesús propone el estilo de vida de los suyos, de los que aspiran a la santidad. Las bienaventuranzas son un mensaje de esperanza y una palabra de aliento. La dicha viene de la especial solicitud de Jesús. Hoy, de nuevo Jesús al vernos proclamaría las bienaventuranzas. Acógelas como dirigidas a ti, deja que su Palabra te penetre y anhela llegar a tener ese estilo de vida. 

Yo también quiero ser feliz, Señor. Quiero ser ese hombre nuevo, y tener como recompensa el reino. Quiero ser santo.   

Viernes, 2 de noviembre

CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

“Cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis” (Mt 25,40). 

Esta excelente respuesta de Jesús identifica el servicio al necesitado con el amor a Cristo. Recuerda que la venida de Jesús al final de los tiempos será ante todo un acto de discernimiento, en el que aparecerán las consecuencias de tu comportamiento hacia los hermanos más pequeños.  

Dios, Padre, de todos los pueblos, en Jesús nos mostraste el Proyecto de Reino: Tu Reino es Vida, Verdad, Justicia, Paz, Libertad, Gracia y Amor. ¡Venga a nosotros tu Reino, Señor!   

Sábado, 3 de noviembre

“Porque todo el que se enaltece será humillado; y el que se humilla será enaltecido” (Lc 14, 11)  

Jesús conoce bien el corazón del hombre y su ambición, pero no quiere que nos equivoquemos. A Él le atraen los corazones humildes. María, eres el ejemplo más claro de los gustos de Dios. Le gustó tu humildad; por eso te ensalzó y ahora todos te llamamos bienaventurada.  

Proclama mi alma la grandeza del Señor.Se alegra mi espíritu en Dios mi salvador,porque ha mirado la humillación de su esclava. 

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado  

Documentación: 30 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO