¡FELIZ AÑO NUEVO, 2019!

FOTO

Comenzamos el nuevo año 2019 celebrando la fiesta de María, Madre de Dios.  

  • María es la mujer bendecida, llena de gracia, grávida de Dios.
  • María abre la puerta de su corazón a Dios y comienza la historia de la salvación.
  • María ofrece su cuerpo y su fe confiada a Dios y el Verbo se hace carne. 
  • María es casa-del-Pan de la Vida donde todos nos alimentamos para recorrer el camino hacia el hogar de la Trinidad.    

CAMINOS QUE NOS SUGIERE MARÍA:    

♥ EL CAMINO DE LA PAZ  

“No te dejes vencer por al mal; al contrario, vence el mal con el bien” (Rm 12,17).  

María, enséñanos a ser hombres y mujeres de paz, a unir nuestras manos para seguir tejiendo redes de escucha y acogida entre los pueblos; para seguir siendo alfareros de comunión.  

♥ EL CAMINO DE LA VERDAD  

“Si os mantenéis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Jn 8,32).  

María, enséñanos a escuchar la Palabra y a amasarla en el interior, como hiciste tú, para que se convierta en luz, que alumbre y aliente nuestra vida cristiana.  

♥ EL CAMINO DE LA TERNURA  

“Los pastores fueron corriendo al Belén y encontraron a María y a José, y al Niño acostado en el pesebre” (Lc 2.16).  

María, enséñanos el lenguaje de la ternura, para alejar de nosotros los miedos que paralizan, y levantar el ánimo a todos los que viven envueltos en la tristeza, en la enfermedad y en la soledad. 

♥ EL CAMINO DEL SILENCIO

"Cuando un sosegado silencio todo lo envolvía y la noche se encontraba en la mitad de su carrera, tu Palabra omnipotente, Señor, vino desde tu trono real de los cielos" (Sabiduría 18,14).

María, enséñanos a escuchar el misterio del Amor que nos habita y desborda, nos rodea y nos constituye. Contigo queremos decir a Dios: ¡Hágase en mi, TU PALABRA! ¡Hágase en mi, TU AMOR!

EL CAMINO DE LA ESPERANZA

“Cristo Jesús es nuestra esperanza” (1 Tim 1,1). Con El “Estad siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que os pida razón de vuestra esperanza” (1 Pe 3,15).  

María, llévanos a Jesús, fuente de esperanza para seguir manteniendo viva la alegría para dejarnos conducir por el Espíritu para vivir el proyecto nuevo de tu Hijo Jesús.    

EL VERBO QUISO DE MI
 
Para no ser sólo Dios,
el Verbo quiso de mí
la carne que hace al Hombre.
Y yo le dije que sí,
para no ser sólo niña.
 
Para no ser sólo vida,
el Verbo quiso de mí
la carne que me hace a la Muerte.
Y yo le dije que sí
para no ser sólo madre.  
 
Y para ser Vida Eterna
el Verbo quiso de mí
la carne que resucita.
Y yo le dije que sí
para no ser sólo tiempo.
 
                         Pedro María Casaldáliga

Equipo CIPE