TESTIMONIOS

FOTO

Comparte tu fe, tu oración...

07 de diciembre de 2017 · Mevlana Salaludin Rumi.

“Del corazón a los labios corre el hilo con el que se teje el secreto de la vida. Las palabras rompen el hilo, pero el secreto habla en el silencio”

07 de diciembre de 2017 · Eduardo T. Gil de Muro.

“Tú tuviste la osadía de llamarte a ti mismo “la Vida” y el “surtidor de agua que salta hasta la vida que es eterna”. Y, desde entonces, no queda más remedio que tomarte en serio y pasar a vivir contigo porque, tú lo dijiste, es la única manera de sentirse llamado a la eternidad”

07 de diciembre de 2017 · P. Casaldáliga

Es tarde
pero es nuestra hora.
Es tarde
pero es todo el tiempo
que tenemos a mano
para hacer el futuro.
Es tarde
pero somos nosotros
esta hora tardía.
Es tarde
pero es madrugada
si insistimos un poco”

02 de diciembre de 2017 · Jean Vanier

“La primera llamada que recibimos suele ser a seguir a Jesús y a hacer cosas grandes y maravillosas por el Reino. Somos apreciados y admirados. La segunda llamada acontece más tarde, cuando nos damos cuenta de que no podemos hacer cosas grandes y heroicas por Jesús. Es un tiempo de renuncia, de humillación y de humildad. Nos sentimos inútiles; no somos valorados en nuestro ambiente. Si la primera llamada tuvo lugar en pleno mediodía, a la luz del sol, la segunda tiene lugar a menudo en la noche”

02 de diciembre de 2017 · María Felicia (“Chiquitunga”)

“¡Cuánto es lo que quisiera en verdad conversar con Él, sin preocupaciones de horas, momentos y lugar! Tanta falta me hace, que espero poder tener esos días para llenarme de mi Dios y poder luego desbordar su palabra, su ejemplo, su vida ¡en todas las almas!”

02 de diciembre de 2017 · Pedro Tomás

‘Velad, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa’ Dios es el único que nunca defrauda nuestra espera. Nuestra vida se recrea en su fuente. No sabemos nada, no sabemos cuándo, ni el pasado ni el futuro están en nuestras manos, pero confiamos en su misericordia entrañable.
Nos despiertas, Señor, para oír tu música: Porque es eterno tu amor, porque es eterno tu amor.

02 de diciembre de 2017 · Papa Francisco

A los ‘Rohingya’.
“Queridos hermanos y hermanas, todos estamos cerca de vosotros. Es poco lo que podemos hacer porque vuestra tragedia es muy grande. Pero hay espacio en nuestro corazón para vosotros. En el nombre de todos, de aquellos que os persiguen, aquellos que han hecho el mal, especialmente por la indiferencia del mundo, os pido perdón. Perdón. Muchos de vosotros me han hablado del gran corazón de Bangladesh que los ha acogido. Ahora apelo a vuestro gran corazón para que podáis darnos el perdón que pedimos.
Queridos hermanos y hermanas, el relato judeocristiano de la creación dice que el Señor que es Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Todos nosotros estamos hechos a esta imagen. También estos hermanos y hermanas. Ellos también son una imagen del Dios viviente. Una tradición de vuestra religión dice que Dios, al principio, tomó un poco de sal y la arrojó al agua, que era el alma de todos los hombres; y cada uno de nosotros trae algo de la sal divina. Estos hermanos y hermanas llevan dentro la sal de Dios”.
Queridos hermanos y hermanas, solo mostramos al mundo lo que el egoísmo del mundo hace con la imagen de Dios. Continuemos haciéndolo bien, para ayudarlos; sigamos avanzando para que sus derechos sean reconocidos. No cerremos los corazones, no miremos para otro lado. La presencia de Dios, hoy, también se llama ‘Rohingya’. Que cada uno de su propia respuesta”.

27 de noviembre de 2017 · Papa Francisco

“Cada vez que lo habéis hecho a uno de los mas pequeños de mis hermanos, a mi me lo habéis hecho”.
Esta palabra no acaba nunca de sorprendernos; porque nos revela hasta dónde llega el amor de Dios; hasta identificarse con nosotros, no solo cuando vamos bien cuando tenemos buena salud y estamos alegres, no, sino cuando tenemos necesidad.
Y, de esta manera oculta, se deja encontrar, nos tiende la mano cuando mendigamos. Jesús revela así el criterio decisivo de su juicio, es decir el amor concreto hacia el prójimo en dificultad. Y así es como se revela el poder del amor, de la Realeza de Dios: solidario con el que sufre para suscitar por todas partes actitudes y obras de misericordia.
Al final de nuestra vida, seremos juzgados sobre el amor, es decir sobre nuestro compromiso concreto de amar y de servir a Jesús en nuestros hermanos mas pequeños y necesitados. Ese mendigo, ese que tiende la mano es Jesús ; ese enfermo que debo visitar es Jesús; ese prisionero es Jesús; ese hambriento es Jesús. Pensemos esto.
Jesús vendrá al final de los tiempos para juzgar a todas las naciones, pero él viene a nosotros todos los días, de muchas maneras y nos pide que le acojamos.
Que la Virgen María nos ayude a encontrarle y a recibirle en su Palabra y en la Eucaristía, y al mismo tiempo en nuestros hermanos y hermanas que sufren el hambre, la enfermedad, la opresión, la injusticia. Que nuestros corazones puedan acogerle en el hoy de nuestra vida, para que seamos acogidos por el en la eternidad de su Reino de luz y de paz.

19 de noviembre de 2017 · Charles de Foucauld

«Desde que creí en Dios, supe que ya no podría vivir más que para él».

19 de noviembre de 2017 · Papa Francisco

“Conocemos la gran dificultad que surge en el mundo contemporáneo para identificar de forma clara la pobreza. Sin embargo, nos desafía todos los días con sus muchas caras marcadas por el dolor, la marginación, la opresión, la violencia, la tortura y el encarcelamiento, la guerra, la privación de la libertad y de la dignidad, por la ignorancia y el analfabetismo, por la emergencia sanitaria y la falta de trabajo, el tráfico de personas y la esclavitud, el exilio y la miseria, y por la migración forzada. La pobreza tiene el rostro de mujeres, hombres y niños explotados por viles intereses, pisoteados por la lógica perversa del poder y el dinero. Qué lista inacabable y cruel nos resulta cuando consideramos la pobreza como fruto de la injusticia social, la miseria moral, la codicia de unos pocos y la indiferencia generalizada… Todos estos pobres —como solía decir el beato Pablo VI— pertenecen a la Iglesia por «derecho evangélico» y obligan a la opción fundamental por ellos”.

19 de noviembre de 2017 · San Agustín

“Cuando dices: ‘Danos hoy nuestro pan de cada día’, confiesas que eres un mendigo de Dios. No te avergüences de decirlo: por muy rico que sea uno en esta tierra, siempre es un mendigo de Dios”

19 de noviembre de 2017 · Hermano Roger

La oración para ti es una fuente para amar. La imagen de Dios en el hombre es quemadura de un amor. En una infinita gratitud, abandónate de cuerpo y espíritu. Cada día, ahonda algunas palabras de la Escritura, para ser emplazado cara a otro que a ti mismo, el Resucitado. Deja que en el silencio nazca en ti una palabra viva de Cristo para ponerla enseguida en práctica.
La oración no es nunca un simple ejercicio de inteligencia. Ella hace participar al hombre entero. Llegar a rezar poniendo la frente en el suelo es rehacer el gesto- de postración, varias veces milenario, del hombre que expresa la intención de ofrecerse en cuerpo y alma.
Dios no pide ser convencido por la elocuencia de los labios. Permaneciendo en largos silencios donde no pasa nada y donde,
sin embargo, el ser se construye interiormente, es posible abandonarse a las últimas oraciones de Cristo (Mt 27,45-54 y Lc 23, 33-49)

29 de octubre de 2017 · Raniero Cantalamessa

Ninguna voz humana alcanza al hombre en la profundidad en la que lo hace la palabra de Dios. Esta “penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, de las articulaciones y de la médula, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hb 4, 12). A veces el hablar de Dios es una voz que “ parte los cedros del Líbano” (Sal 29, 5), otras veces se parece al “rumor de una brisa suave” (1 Re 19, 12). Conoce todas las tonalidades del hablar humano. Con la venida de Cristo, Dios habla también con voz humana, audible con los oídos también del cuerpo. “Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y lo que hemos tocado con nuestras manos acerca de la Palabra de Vida, es lo que les anunciamos” (1 Jn 1, 1).

29 de octubre de 2017 · Mari Luz Melis

El universo entero y todos los acontecimientos son sagrados. Todo lo que sucede en nuestras vidas es sagrado. De esta manera, todo se convierte en oración y en un acto de adoración. Una vez que aceptamos que Dios está en cada situación, entonces todo y cada lugar se convierte en una ocasión para el encuentro con Dios, sabiendo que Él siempre nos espera. Para cada uno de nosotros, posiblemente, tenga su propia manera de acercarse. Muchas veces nos es difícil percibir su presencia. Probablemente no estemos mirando adecuadamente, no estemos percibiendo las cosas, el mundo, a los demás desde esa perspectiva especial que traspasa lo aparente y nos lleva a la raíz de las cosas y de las personas.

29 de octubre de 2017 · Fray Marcos

La religiosidad de todo ser humano tiene que ser una y única. ¿Podemos imaginar unas matemáticas cristianas y otras musulmanas? ¿Puede ser la física judía distinta de la budista? Si lo que ha surgido de la misma inteligencia debe de estar armonizado, mucho más lo que surge de lo hondo del ser humano nos tiene que llevar a la unidad.
Las religiones han sido el estuche donde se ha almacenado la sabiduría. No podemos olvidarlas ni denigrarlas porque nos llevaría a tener que partir de cero. Distinguir la sabiduría y el envoltorio que hoy nos impide descubrirla, debe ser tarea urgente. Esa sabiduría no es patrimonio exclusivo de ninguna religión. Se encuentra diseminada en todas las religiones y no debemos marginar nada útil. Toda experiencia religiosa auténtica, apunta más allá de si misma y nos abre caminos insospechados de humanidad.

12 de octubre de 2017 · Papa Francisco

La esperanza vigilante y la paciencia son dos características que definen a quien se ha encontrado con Jesús, estructurando su vida desde la confianza y la espera, consciente de que el futuro no es sólo obra de nuestras manos, sino de la preocupación providente de un Dios que es todo misericordia.
Este convencimiento lleva al cristiano a amar la vida, a no maldecirla nunca, pues todos los momentos, por muy dolorosos, oscuros y opacos que estos sean, son iluminados con el dulce y poderoso recuerdo de Cristo. Gracias a él estamos convencidos de que nada es inútil, ni vacío, ni fruto de la vana casualidad, sino que cada día esconde un gran misterio de gracia y de que en nuestro mundo no necesitamos otra cosa que no sea una caricia de Cristo.

12 de octubre de 2017 · Pablo d’ Ors

La cantidad de experiencias y su intensidad solo sirve para aturdirnos. Vivir demasiadas experiencias suele ser perjudicial. No creo que el hombre esté hecho para la cantidad, sino para la calidad. Las experiencias, si vive uno para coleccionarlas, nos zarandean, nos ofrecen horizontes utópicos, nos emborrachan y confunden… Ahora diría incluso que cualquier experiencia, aun la de apariencia más inocente, suele ser demasiado vertiginosa para el alma humana, que solo se alimenta si el ritmo de lo que se la brinda es pausado. Gracias a esa iniciación a la realidad que he descubierto con la meditación, supe que los peces de colores que hay en el fondo de ese océano que es la conciencia, esa flora y fauna interiores, solo pueden distinguirse cuando el mar está en calma, y no durante el oleaje y la tempestad de las experiencias. Y supe también que, cuando ese mar está en una calma aún mayor, ya no se distinguen ni los peces, sino solo el agua, el agua sin más. Pero a los seres humanos no suele bastarnos con los peces, y mucho menos simplemente con el agua; preferimos las olas: nos dan la impresión de vida, cuando lo cierto es que no son vida, sino solo vivacidad.

12 de octubre de 2017 · Lola Montes

En la Vida cotidiana, el Silencio también es sinónimo de Atención, y todavía diría más, es “Atención Amorosa”, en palabras de S. Juan de la Cruz. Y si nos ejercitamos en esta Atención Amorosa, se nos regalará entre otros muchos dones: - Aprender a estar donde estamos. Casi siempre vivimos divididos, nuestro cuerpo está aquí pero nuestra
mente anda de acá para allá y nosotros tras ella. El Silencio nos enseña a estar aquí y ahora, y en este ahora es donde está la Vida, donde está Dios. - Esa luz que necesitamos para nuestro caminar, que siempre nos indica lo que tenemos que hacer en cada paso, a cada instante. El Silencio nos desarrolla la Intuición. - El disfrutar de las pequeñas cosas de la Vida: una puesta de sol, una sonrisa, una flor… Lo que Martín Descalzo llamaba “las riquezas baratas”. Gracias a esa Atención, crece en nosotros la capacidad de asombro y así podemos vivir todo como nuevo. Donde hay
Atención no hay rutina.

12 de octubre de 2017 · Montserrat de la Cruz

Un día, me desperté y comprendí que mi pretendida soledad, por vivir en una estructura de vida contemplativa, no estaba “asegurada”, pues descubrí, desde ese lugar que es el centro de lo más importante, que estaba abierta la herida de la propia soledad..., la que, consciente o inconscientemente, reclama el ser tenida en cuenta, en sus deseos, aspiraciones..., y que existe un profundo “gemido” causado por fracasos, cansancios, decepciones, olvidos, y sobre todo la realidad de los propios fallos y pecados. No se trata solamente de realizar un pequeño esfuerzo para desconectar por unos momentos de lo que pesa en nuestra mente y en nuestro corazón, como dicen tantos autores del momento. Se requiere algo mucho más profundo: asumir la propia soledad. Que es el desmantelamiento necesario para crecer:
“... en este camino, el entrar en camino es dejar su camino, o por mejor decir, es pasar al término, y dejar su modo, es entrar en lo que no tiene modo, que es Dios, porque el alma que a este estado llega, ya no tiene modos ni maneras, ni menos se ase ni puede asir a ellos” (San Juan de la Cruz, II Subida 4,5).
En una sociedad en que habitualmente las personas “sobreviven”, afectadas por prisas, cansancios, inseguridades, qué bello regalo aportar experiencias que intenten asumir la propia soledad, para sumar salud a nuestro difícil pero, también esperanzado, momento histórico. Así lo sentencia nuestro Doctor: “La salud del alma es Dios”.

05 de octubre de 2017 · Papa Francisco

Sepamos difundir siempre a nuestro alrededor semillas de esperanza y de amor. A través del Espíritu Santo, Jesús nos hace renacer a una vida nueva que debemos anunciar a los demás no sólo de palabra, sino con la vida. Jesús quiere testigos, personas que difundan esperanza con su modo de acoger, de sonreír, y sobre todo de amar...El núcleo de la fe cristiana es la resurrección de Jesús, por eso el cristiano no puede ser un profeta de desgracias...

05 de octubre de 2017 · Alejandro Fernández

La vida no es un objeto más de consumo; es un proceso dinámico de crecimiento y búsqueda constante de sentido que se alimenta de ilusiones y utopías. Y, cuando estas faltan, se va uno muriendo lentamente, sin darse cuenta. ¡Hay que nacer a la vida! Estamos creciendo todos los días. A la vida nueva del Espíritu, de la gracia, del perdón. A esa vida nueva que supone adherirse afectivamente a Jesucristo hasta hacerme uno con él. Nuestra fe no es una doctrina más, una ideología, una filosofía, una propaganda o una moral: es algo más. Es una opción de amor por quien es el Amor, que nos conduce a una opción vital hasta llegar al encuentro pleno con quien es palabra y encuentro.

05 de octubre de 2017 · Carmen Herrero

Volar alto no significa desentenderse de la vida concreta que nos toca vivir, no, todo lo contrario; volar alto significa vivir la vida desde otra dimensión, dándole otra profundidad y altura. Volar alto significa alcanzar la libertad de los hijos de Dios, vivir las exigencias evangélicas y, de alguna manera, ayudar a otras “gaviotas” a que también emprenda el vuelo de la libertad, del amor, de la entrega y de la felicidad.
Únicamente emprendiendo el vuelo es como se pueden alcanzar las alturas, vencer la mediocridad, la superficialidad, la rutina del muelle y lograr meta de santidad, de plenitud.

30 de septiembre de 2017 · José Luis Segovia

Características que debe tener la comunidad cristiana para estar en disposición de evangelizar de puertas afuera, según el pensamiento del Papa Francisco: “La Iglesia en salida es la comunidad de discípulos misioneros que primerean, que se involucran, que acompañan, que fructifican y festejan. La comunidad evangelizadora experimenta que el Señor tomó la iniciativa, la ha primereado en el amor; y, por eso, ella sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos” (EG 24).
Es necesario implicarse y tener ganas de trabajar; acompañar a quienes encuentren en el camino; anunciar el evangelio en espacios no convencionales o suspender el prejuicio y las críticas a la sociedad actual.
La necesidad de ser una «Iglesia de puertas abiertas», con capacidad de salir y acoger con cariño. Debe ser una Iglesia que «vaya a lo esencial», que se centre en la fe, la esperanza y el primado de la caridad. Para lograrlo es preciso una «conversión pastoral», lograr que los cristianos «cambien el chip» y descubran nuevos medios evangelizadores.

28 de septiembre de 2017 · Papa Francisco

La esperanza es el impulso en el corazón de quien parte dejando la casa, la tierra, a veces familiares y parientes -pienso en los migrantes- para buscar una vida mejor, más digna para sí y para sus seres queridos. Y es también el impulso en el corazón de quien los acoge: el deseo de encontrarse, de conocerse, de dialogar…
La esperanza es el impulso a ‘compartir el viaje’, porque el viaje se hace de a dos: los que vienen a nuestra tierra, y nosotros que vamos hacia sus corazones, para entenderlos, para entender su cultura, su lengua. Es un viaje de a dos, pero sin esperanza ese viaje no se puede hacer. La esperanza es el impulso a compartir el viaje de la vida,
La esperanza no es una virtud para gente con el estómago lleno. Por esto desde siempre, los pobres son los primeros portadores de la esperanza. Y en este sentido podemos decir que los pobres, también los mendigos, son los protagonistas de la Historia.

26 de septiembre de 2017 · Martin Luther King

Sueño que llegará el día en que los hombres se elevarán por encima de sí mismos y comprenderán que están hechos para vivir juntos, en hermandad.

26 de septiembre de 2017 · Pablo VI

Hoy la fraternidad se impone: la amistad es el principio de toda convivencia humana. En vez de ver en nuestro semejante al extraño, al rival, al antipático, al adversario, al enemigo, debemos acostumbrarnos al ver al hombre, o sea, un ser igual al nuestro, digno de respeto, de estima, de asistencia y de amor como a nosotros mismos. Es necesario que caigan las barreras del egoísmo y que la afirmación de los legítimos intereses particulares no se convierta nunca en ofensa para los demás, ni en negación de una razonable sociabilidad.
Es necesario que la democracia, tan invocada hoy para la convivencia humana, se abra a una idea universal que supere los límites y los obstáculos para una efectiva fraternidad.

16 de septiembre de 2017 · José Manuel

Me preguntaba durante muchos años en qué consiste ser cristiano. Y tampoco encontraba la frase-verdad. Al final apareció; fue en el tablón de anuncios de una iglesia, en
una hoja escrita a bolígrafo de forma anónima. Decía: "DEJA QUE DIOS TE AME A TRAVÉS DE LOS DEMÁS Y DEJA QUE DIOS AME A LOS DEMÁS A
TRAVÉS TUYO". Me parece maravillosa. Resalta la importancia del gran verbo cristiano: dejar. Dejarse hacer por Dios, entregarle nuestra libertad.

13 de septiembre de 2017 · Papa Francisco

“Una de las cosas que más me ha impresionado en todas las ciudades, es la multitud y entre la muchedumbre, los papás y las mamás con los niños, que levantaban a los niños para que el Papa los bendijera. Ellos hacían ver con orgullo a sus niños como diciendo: `Esto es nuestro orgullo, esta es nuestra esperanza´. Y yo he pensado: un pueblo capaz de hacer niños y capaz de mostrarlos con orgullo, con esperanza: es un pueblo que tiene futuro. Y me ha gustado mucho”.

08 de septiembre de 2017 · Domingas Luzia

María está atenta a las necesidades de la gente en las bodas de Caná, enseñándome que la vida es plena cuando se entrega a la voluntad de Dios: “Haced lo que Él os diga”. Así vivió María: "Hágase en mí según tu Palabra".
Ella, como buena madre, me dice que yo ofrezca a los demás el vino de la alegría, de la paz, del perdón, de la ayuda, de la fraternidad, de la misericordia.
A María no se le pega a los pies el polvo del pasado, de lo viejo... En ella circula el aire siempre nuevo del Espíritu. María me incentiva a vivir desde esa óptica los momentos
de cruz, de sorpresas inesperadas, en mi vida. Además, me enseña a mantener mi vida en un tono de acogida continua de Jesús, que se hace "el encontradizo" en mi vida.

08 de septiembre de 2017 · Tony de Mello

No es la vida lo difícil, eres tu quien la vuelve difícil.
El sufrimiento es un deseo no cumplido, es un desear que las cosas ocurran como tu quieres que ocurran, o que las personas se comporten como tu quisieras, y al no ser así, el deseo choca con la realidad y de esta fricción surge el sufrimiento.
La paz se alcanza cuando abandonamos esa actitud de apego por las cosas, por las personas. En esa actitud se tiene que ser constante y se tiene que tener paciencia. No hay formula instantánea para la paz. Es necesario buscarlo con tranquilidad.

08 de septiembre de 2017 · Vicente Esplugues Ferrero

Aprender a permanecer en su amor tiene que ver con dejar de vivir a golpe de impulsos, de prisas, de urgencia y calmar el corazón para despertar a lo regalados que somos. La dimensión contemplativa de nuestros días se debe volver una prioridad en nuestros horarios. El tiempo solo es valioso si lo invertimos en caminos de verdad, de entrega, de generosidad. La dispersión, la toma de decisiones, que solo busca dar respuesta a lo inmediato, nos agota, nos confunde y nos deja con el mal sabor de boca de quien no sabe adónde dirigir sus pasos.

31 de agosto de 2017 · Papa Francisco

¿Cómo se descubre la propia vocación en este mundo? Es posible descubrirla de varios modos, pero esta página del Evangelio nos dice que el primer indicador es la alegría del encuentro con Jesús.
Matrimonio, vida consagrada, sacerdocio: cada vocación verdadera inicia con un encuentro con Jesús que nos dona una alegría y una esperanza nueva; y nos conduce, incluso a través de pruebas y dificultades, a un encuentro siempre más pleno, crece, ese encuentro, más grande, ese encuentro con Él y a la plenitud de la alegría.
El Señor no quiere hombres y mujeres que caminan detrás de Él de mala gana, sin tener en el corazón el viento de la alegría. Ustedes, que están aquí en la Plaza, les pregunto ¿tienen en el corazón el viento de la alegría? Cada uno se pregunte: ¿Yo tengo dentro de mí, en el corazón, el viento de la alegría?
Jesús quiere personas que han experimentado que estar con Él nos da una felicidad inmensa, que se puede renovar cada día de la vida. Un discípulo del Reino de Dios que no sea gozoso no evangeliza este mundo, es uno triste.

30 de agosto de 2017 · Gustavo Adolfo Becerra

Petición por mi hermano Miguel. Sin saberlo, también es tu hermano....
Otra vez estoy aquí, mirando desde lo bajo hacia lo alto.
Quizás en esta oportunidad nadie escuche, pero tengo la certeza
que no estoy solo y por eso clamo.
Vengo a pedir por un hermano mío, aunque no es de mi sangre
es más hermano que muchos de mis hermanos.
Hoy, en su silencio, mayor que la Cordillera de Los Andes,
ha entrado a una dimensión que nosotros mismos desconocemos.
No lleva carnet de identidad, así que quizás
no puedan reconocerlo.
Tampoco sé cómo describir el rostro que yo conocía,
así que quizás tampoco ayude a describirlo.
Lo único que sé es que cuando caminaba
dejaba a su paso un reguero de rosas rojas.
Si miraba desde lo alto, sabía que era él quien iba caminando.
Pero él nunca ostentó de esa Gracia.
Y tú sabes, mejor que nadie, que la Gracia es gratuita
como gratuita son todas las virtudes.
Por eso, hermana mía, en esta noche
donde se ha puesto a consideración del tiempo que viene
todas sus alegrías, espera sin esperar
ser consolado y acogido por quien ni él mismo
llegó a conocer plenamente. Y sin proclamarlo
lo proclamaba, y sin enunciarlo construía la tierra
hacia la cual vamos. Miguel es su nombre
e Ibáñez es su apellido. Nació en Chile.
Y en medio de esta noche tan silenciosa
como nunca antes había visto,
te pido humildemente lo cubras en esa Gracia
y lo levantes como nosotros levantamos
los volantines en los cielos de septiembre.
Todo sea por tu honor y gloria
por los siglos de los siglos.
Amén.

30 de agosto de 2017 · Eduardo T. Gil de Muro

Oración triste en la tarde. Estoy triste esta tarde. Estoy muy triste, Señor. Todo me ha parecido siempre como hermoso y seductor. Por doquiera he encontrado razones suficientes que me engendran una jubilosa e infantil alegría. Pienso en Ti cuando las cosas se me ponen feas. Me digo que sí, que están muy mal, pero que Tú las arreglas todas. Me pongo a echar cuentas del pasado y te encuentro, por ejemplo, cuando ibas en la barca, con los tuyos, y te quedaste dormido como un lirón. Cosa que aprovechó el vendaval para levantarse y zarandear y hacer peligrar la patera de los tuyos. Me suelo acordar de aquello que decía Teresita: que ella, en momentos así, jamás te habría despertado. Jamás te habría dicho que si no te importaba lo que en su barquichuela estaba sucediendo. Debías estar tan cansado, tan abatido, que a ella le parecía un crimen despertarte. De manera que yo, Señor, con permiso de Teresita, me pongo a hacer lo mismo. Y no te despierto. Y confío en tu sueño despierto, en tu sueño vigilante, en tu sueño que se entera de todo. Porque Tú, Señor, eres de los que duermen con los ojos abiertos y con el corazón a pleno latido. Pero esta tarde ya no aguanto más.
Esta tarde te pregunto cosas. Te las pregunto a ti porque yo nunca me he encontrado respuesta a mis propias ambigüedades. Verás, Señor: en estos momentos veo en la tele de la tarde las imágenes de violencia, las guerras sin fin, los maltratos inhumanos, el ansia de poder desmedido….
Y uno se dice a sí mismo que cómo es posible que la furia y la perversión lleguen hasta esto. No te quiero echar la culpa de nada, Señor. No la tienes, claro. Pero, Señor: ya que nos hiciste, podías habernos dado un cierto sentido de la dignidad y del respeto. Podías habernos limado esta ansia de la crueldad y del maltrato.

Los veo ahí, Señor. Me los repite la tele y otra vez. Y ya te digo: me pregunto que qué es eso que nos pasa.
Me pregunto que cómo es posible que se nos haya vuelto a despertar el lobo estepario que creíamos muerto hacía mucho rato. ¿Dónde nuestro respeto, Señor? ¿Dónde nuestra democracia? ¿Dónde la dignidad de la persona? ¿Dónde tu imagen, Señor? ¿Y esto, Señor, hasta cuándo? ¿Quién podrá consolar a esa pobre mujer a la que le arrebataron cruelmente al esposo y que ahora tiene que soportar el tener al lado, cada mañana y cada tarde, al hombre que se ha manchado las manos con la sangre de su marido y que, además, se siente orgulloso de haber realizado semejante salvajada? Estoy triste, Señor. Estoy apesadumbrado. Dame la serenidad y el juicio. Dame la confianza en tu misericordia y en tus desvelos. Deja que, en medio de estas tristezas, me florezca de repente la pequeña flor de una sonrisa: la de mi confianza de siempre. Mi confianza en Ti pase lo que pase.

30 de agosto de 2017 · Inés Galán

Haz de mí tu silencio Padre,
tu melodía callada, tu oración.
Dibújame en Tu Mirada,
pronúnciame sin palabras,
llévame al regazo del Amor …
En las marismas del alma,
un tenue susurro alcanza la orilla de mi corazón
y surca el sendero entre mis labios y Tu voz
No soy más que sed en el desierto
que Te busca y que Te ansía
Tú, mi identidad, mi dicha y mi alegría
Soy de Ti, Abbá, tu silente melodía.

23 de agosto de 2017 · Carlos Jiménez P

LOS SILENCIOS DE LA MEDITACIÓN.

Según el Nuevo Testamento, la oración es la corriente de amor que fluye constantemente entre Jesús y su Padre en nuestros corazones. Esta corriente de amor es el Espíritu Santo. La más importante tarea para cualquier vida plenamente humana es abrirse todo lo posible a esta corriente de amor. Estamos siempre llamados a ver con los ojos de Cristo y a amar con su corazón.
(John Main)

23 de julio de 2017 · Pedro Tomás

Decir Padre nuestro es decir pan nuestro.
Decir Padre nuestro es reconocer a cada ser humano como hermano.
Decir Padre nuestro es compartir el don, como la fuente con el agua.
Decir Padre nuestro es construir puentes para el diálogo entre pueblos, culturas, religiones.
Decir Padre nuestro es una mirada esperanzada a la humanidad.
Decir Padre nuestro es coger el pan, partirlo y repartirlo para que todos tengan vida.
Decir Padre nuestro es comenzar la fiesta de la solidaridad.

23 de julio de 2017 · Miguel Márquez

Yo creo profundamente en este TE QUIERO que todo ser humano lleva dentro y que constituye su ámbito más íntimo, fuente de la fecundidad y de la creatividad más verdadera.
Hace pocos días, a solas en una ermita vecina a un monasterio, me llegó nuevamente la brisa de una paz que reconcilia y descansa las entrañas, una profunda paz que se abre camino a través del espeso bosque de las propias distracciones, dispersiones, olvidos y mediocridades. Una paz que te acerca todo, y a todos… sin excluir a nadie. Una paz que me asegura que nunca más estaré solo y que de todo fracaso, de toda muerte, su mano firme me rescatará. No sé cómo, pero lo hará.

23 de julio de 2017 · M. B.

Como un sencillo instrumento
para hacer llegar tu voz,
quiero seguir este intento
de echar tu semilla al viento…
Y vuelvo a empezar, Señor.
He recorrido las plazas
voceando tu pregón;
He gritado la esperanza,
la paz, la vida, el amor…
Pero el ruido de las calles
mucho más fuerte es que yo.
Por eso ahora te pido
recomenzar la labor
con el corazón contento,
solo como un sencillo instrumento
que deje llegar tu voz.
Que no vuelva tu PALABRA
vacía, al caer, Señor.
Que empape como la lluvia,
que corra como el rumor,
que sacuda como el viento,
que llegue a todo rincón…
Yo quiero ser solo el eco,
el arado precursor
para abrir al sol y al viento
la tierra donde me encuentro…
Como un sencillo instrumento
que haga resonar tu voz.

23 de julio de 2017 · Charles Péguy

No me gusta el hombre que no duerme
y que arde en su cama de preocupación y de fiebre.
No me gusta el que al acostarse
hace planes para el día siguiente.

¿Es que sabe acaso
cómo se presentará el día siguiente?
¿Sabe siquiera el color del tiempo que va a hacer?
Haría mejor en rezar.

Porque yo no he negado nunca el pan de cada día
al que se abandona en mis manos
como el bastón en la mano del caminante.

Me gusta el que se abandona en mis brazos
como el bebé que se ríe
y que no se ocupa de nada
y ve el mundo a través de los ojos de su madre.

Y hasta me han dicho que hay hombres
que trabajan bien
y duermen mal,
que no duermen nada.
¡Qué falta de confianza en mí!

Eso es casi más grave que si trabajasen mal
y durmiesen bien,
porque la pereza
es un pecado más pequeño que la inquietud,
que la desesperación
y que la falta de confianza en mí.

El que no duerme de preocupación
es infiel a la Esperanza,
y ésta es la peor infidelidad.

03 de julio de 2017 · Thomas Merton.

El que sigue los caminos ordinarios de la oración, sin prejuicio alguno y sin complicaciones, será capaz de disponerse mucho mejor para recibir su vocación a la oración contemplativa a su debido tiempo, dando por sabido que le llegará su momento.
La verdadera contemplación no es un truco psicológico, sino una gracia teologal. Sólo nos viene en forma de un regalo, y no como resultado de nuestro empleo inteligente de técnicas espirituales. La lógica del quietismo es una lógica puramente humana, en la cual dos más dos son cuatro. Desgraciadamente, la lógica de la oración contemplativa es de un orden enteramente diferente. Está más allá del dominio estricto de causa y efecto, porque pertenece enteramente al amor, a la libertad, a los desposorios espirituales. En la verdadera contemplación no hay “razón por la que” el vacío nos deba llevar necesariamente a ver a Dios cara a cara.
Ha quedado claro que el camino de la contemplación no es de ninguna manera una “técnica” deliberada de vaciarse uno mismo, para conseguir una experiencia esotérica. Es una respuesta paradójica a la llamada de Dios casi incomprensible, lanzándonos a la soledad, zambulléndonos en la oscuridad y el silencio, no para retirarnos y protegernos del peligro, sino para llevarnos a salvo a través de peligros desconocidos, por un milagro de su amor y de su poder.

03 de julio de 2017 · Gabriel Castro

El «mal del siglo» es el aburrimiento, el cual se origina en la incapacidad del hombre de estar a solas consigo mismo. El hombre de la era atómica no soporta la soledad y el silencio. Para evadirse del silencio, el hombre se echa ciegamente en brazos de la dispersión, distracción y diversión. Como efecto de esto, se produce en el interior del hombre la des-integración. Y ésta acaba por engendrar la sensación de so¬ledad, desasosiego, tristeza y angustia. He ahí la tragedia del hombre actual.
Sin duda que el cultivo, por tiempos, del silencio, de la soledad y de la misma contemplación es ahora más nece¬sario que nunca religiosa y psicológicamente.
Dice Pa¬blo VI: «La fe y la esperanza, y el amor de Dios, así como también el amor fraterno, implican como exigencia pro¬pia una necesidad de silencio» (ET 45). La Palabra va siempre envuelta en el silencio. Es su recipiente natural para poder ser fecunda. Sólo en el silencio se puede escuchar a Dios. «La búsqueda de la intimidad con Dios lleva consigo la necesidad verdaderamente vital de un silencio de todo el ser, ya sea para quienes deben encontrar a Dios incluso en medio del estruendo, ya sea para los contemplativos» (ET 4G).

03 de julio de 2017 · Madeleine Delbrel

Empieza un día más. Jesús quiere vivirlo en mí. No está encerrado. Ha caminado entre los hombres. Conmigo está entre los hombres de hoy. Va a encontrarse con cada uno de los que entren en casa, con cada uno de los que me cruzaré por la calle, otros ricos distintos de los de su tiempo, otros pobres, otros sabios y otros ignorantes, otros niños y otros ancianos, otros santos y otros pecadores, otros sanos y otros inválidos. Todos serán los que él ha venido a buscar. Cada uno, el que él ha venido a salvar. A quienes me hablen, él tendrá algo que responder. A quienes tengan carencias, él tendrá algo que dar. Cada uno existirá para él como si fuera único. Tendrá que vivir su silencio en el ruido. Impulsará su paz en el tumulto. Jesús no ha dejado de ser enviado a todas partes. Nosotros no podemos dejar de ser en cada instante los enviados de Dios al mundo.

03 de julio de 2017 · Papa Francisco

Dos aspectos esenciales para la vida del discípulo misionero: la primera, que su unión con Jesús es más fuerte que todo otro lazo; la segunda, que el misionero no se aporte el mismo, sino a Jesús y a través de Él el amor del Padre Celestial. Estos dos aspectos están ligados, porque cuanto más sea Jesús el centro de nuestro corazón y de la vida del discípulo, más este discípulo es “transparente” a su presencia. Los dos van juntos. La primera pregunta que deberíamos hacer a un cristiano puede ser: Tú te encuentras con Jesús? Tú oras a Jesús? Quien se deje atraer por este vínculo de amor y de vida con el Señor Jesús, se convierte en su representante, su “embajador”, sobre todo con su manera de ser, de vivir. Es necesario que las personas puedan percibir que para este discípulo, Jesús es verdaderamente “el Señor”, es verdaderamente el centro, el todo de la vida. No importa si después, como toda persona humana, tiene sus límites y sus errores- con la condición de que él tenga la humildad de reconocerlo-; lo importante es que no tenga el corazón “doble”, es peligroso. La duplicidad no es cristiana. Por eso Jesús ora al Padre a fin que los discípulos no caigan en el espíritu del mundo. O tú estás con Jesús, con el espíritu de Jesús, o estás con el espíritu del mundo.
La Virgen María ha experimentado ella misma lo que significa amar a Jesús desprendiéndose de sí misma, dando un nuevo sentido a los lazos familiares, a partir de la fe en Él. Que con su intercesión materna, nos ayude a ser libres y a ser misioneros del Evangelio.

25 de junio de 2017 · Papa Francisco

El cristiano, caminando en los surcos de la vida diaria sin temor, sabe que puede descubrir las iniciativas sorprendentes de Dios cuando tiene el coraje de osar, cuando no deja que el miedo prevalezca sobre la creatividad, cuando no se asusta de las novedades y sabe abrazar los retos que el Espíritu le plantea, incluso cuando requieren que cambie de rumbo y salga de los esquemas. Es mejor proceder cojeando, cayendo a veces, pero siempre confiando en la misericordia de Dios, que ser ‘cristianos de museo’ que temen los cambios y que, habiendo recibido un carisma o vocación, en lugar de ponerse al servicio de la eterna novedad del Evangelio, se defienden a sí mismos y defienden sus roles. Es triste ver a veces, que precisamente nosotros los hombres de la Iglesia, no sabemos ceder nuestro puesto, no conseguimos despedirnos de nuestros deberes con serenidad y nos resulta difícil dejar.

17 de junio de 2017 · José Ángel Lalinde

Las fiestas patronales de nuestros pueblos y ciudades son espacios de encuentro y para el reencuentro. Para el reencuentro porque son muchos los que tuvieron que emigrar a otras poblaciones pero que, con motivo de las fiestas, regresan a sus orígenes respondiendo al deseo profundo de volver siempre a las raíces.

Nuestras fiestas patronales están, generalmente, adornadas por extensos programas de actividades atrayentes. Pero es innegable que todas ellas giran en torno a una devoción religiosa, en torno a un santo o a una advocación mariana. Y esto, a pesar de los tiempos que corren, está grabado en la conciencia colectiva y forma parte de nuestras señas profundas de identidad.

En nuestras fiestas patronales hay un componente devocional, de piedad popular que no podemos obviar, olvidar, ni menospreciar. "Esta piedad popular, no es necesariamente un sentimiento vago, carente de sólida base doctrinal, como una forma inferior de manifestación religiosa. Cuántas veces es, al contrario, la expresión verdadera del alma de un pueblo, en cuanto tocada por la gracia y forjada por el encuentro feliz entre la obra de evangelización y la cultura local. Así guiada y sostenida -y si es el caso, purificada- por la acción constante de los pastores, ejercida diariamente en la vida del pueblo, la piedad popular es en verdad… ¡la oración de los buenos y de los sencillos! (Juan Pablo II en Guadalupe, México).

17 de junio de 2017 · John Henry Newman

"Seas quien seas, Dios se fija en ti a título individual.
Te llama por tu nombre.
Te ve y te comprende tal como te hizo. Sabe lo que hay en ti,
conoce todos los pensamientos y sentimientos que te son propios,
todas tus disposiciones y gustos, tu fuerza y tu debilidad.
Te ve en tus días de alegría y también en los de tristeza.
Se solidariza con tus esperanzas y tus buenos deseos.
Se interesa por todas tus ansiedades y recuerdos
y por todos los altibajos de tu espíritu.
Ha contado hasta los cabellos de tu cabeza
y ha medido los codos de tu estatura.
Te rodea con sus cuidados y te lleva en sus brazos;
te alza y te deposita en el suelo.
Ve tu auténtico semblante,
ya esté sonriente o cubierto de lágrimas, sano o enfermo.
Vigila con ternura tus manos y tus pies;
oye tu voz, el latido de tu corazón y hasta tu respiración.
Cuando las adversidades llegan, Él te sostiene y te consuela.
Tú no te amas a ti mismo más de lo que Él te ama".

17 de junio de 2017 · Vicente Esplugues Ferrero

Nos hemos apoderado de la vida, la consideramos una posesión, un derecho, una exigencia. Y se nos olvida la dimensión de pura donación. “¿Qué tienes que no hayas recibido?” (1Cor 4,7), pregunta san Pablo a los cristianos de Corinto. Y es lo que pregunta a la humanidad que camina en nuestro tiempo. Los avances tecnológicos, las distancias acortadas por los poderosos medios de comunicación, nos hacen poner la confianza en la obra de nuestras manos. Pero sabe el buen Dios que en la vida hay bajaditas, hay situaciones que nos superan por todos los lados. La incapacidad de vencer la dolorosa enfermedad, los conflictos de las relaciones humanas que empequeñecen el corazón y nos lo devuelven asustado y triste. La incertidumbre radical de un futuro que no somos capaces de controlar. En definitiva, la experiencia diaria del límite. Puedo vivir de espaldas a la decadencia que me habita, negando lo imposibilitados que estamos de dar respuestas convincentes a las encrucijadas de nuestra vida. O por el contrario podemos hacer uso de una de las capacidades más humanas que nos identifican: el pedir y suplicar.

07 de junio de 2017 · Santa Catalina de Siena

¡Oh Trinidad eterna!
Tú eres un mar sin fondo en el que,
cuanto más me hundo, más te encuentro;
y cuanto más te encuentro, más te busco todavía.
De ti jamás se puede decir: ¡basta!
El alma que se sacia en tus profundidades,
te desea sin cesar, porque siempre está deseosa de ver la luz en tu luz.
Como el ciervo suspira por el agua viva de la fuente,
así mi alma ansía salir para verte de verdad…
¿Podrás darme algo más que darte a ti mismo?
Tú eres el fuego que siempre arde, sin consumirse jamás.
Tú eres el fuego que consume en sí todo amor propio del alma;
tú eres la luz por encima de toda luz.
Tú eres el vestido que cubre toda desnudez,
el alimento que alegra con su dulzura a todos los que tienen hambre.
¡Pues tú eres dulce, sin nada de amargor!
¡Revísteme, Trinidad eterna, revísteme de ti misma
para que pase esta vida mortal en la verdadera obediencia
y en la luz de la fe santísima,
con la que tú has embriagado mi alma!

01 de junio de 2017 · Papa Francisco

El Espíritu Santo sopla y mueve la Iglesia, camina con ella.. Cuando decimos: «Dios de la esperanza» significa que Dios es quien nos colma hoy y en cualquier lugar de su alegría y de su paz... Hermanos estemos seguros de que nuestra esperanza no quedará defraudada, porque el Espíritu ha derramado en nuestros corazones el amor de Dios y da testimonio de que somos sus hijos. Así llenos de confianza, seremos capaces de afrontar cualquier tribulación y de ser sembradores de esperanza entre nuestros hermanos, consolando, defendiendo y asistiendo a todos, como el Paráclito nos enseña y nos guía.

30 de mayo de 2017 · P. Bernardo, monje de Silos.

En silencio, Señor:
Háblame así, sin palabras,
como susurra la brisa
al aroma de las calas,
como le canta el rocío
su ternura a la mañana.
Háblame así, en silencio.
Sin palabras.
Pon tus ojos en mis ojos
y me hablará tu mirada,
me entregará tus secretos
la irrupción de tu alborada.
Háblame así, en silencio.
Sin palabras.
Esta noche que me envuelve
deja mi alma obnubilada,
pero sé que estás oculto
en tu presencia callada.
Háblame así, en silencio
Háblame así, sin palabras.

30 de mayo de 2017 · Pedro Tomás

¡La voz de Jesús!
Rasga nuestra noche.
A nuestros ojos les da una nueva luz.
Nos asegura la esperanza.
Su amor resucita cada una de nuestras madrugadas.

21 de mayo de 2017 · Cristina Kaufmann

Quizás es un privilegio el no disponer de nada más que de un corazón hambriento, sediento, desértico, un corazón que busca y pregunta, que llora y espera, un corazón que ama sin saber por qué, pero que vive y respira en “ansias de amores inflamado”, un corazón que no sabe pero ha saboreado algo, “un no sé que queda balbuciendo.

21 de mayo de 2017 · William Johnston

La experiencia religiosa no es algo esotérico, ningún extraño apéndice o añadido a nuestra ordinaria experiencia personal. No es un mero lujo. Pertenece a la estructura de la conciencia humana y del proceso hacia nuestra plenitud como seres humanos. La experiencia religiosa es parte integrante de la aventura humana. Porque ¿qué es más humano que un amor sin límites que surge de lo más profundo del hombre, penetrando todo su ser y coloreando sus otros amores?

21 de mayo de 2017 · A. de Saint-Exupery

Siempre me gustó el desierto. Te sientas sobre una duna. No ves nada. No oyes nada. Y sin embargo, algo está irradiando, en silencio, a tu alrededor. Lo que embellece el desierto, dijo el pequeño príncipe, es que, en algún lugar, el desierto esconde un pozo.

21 de mayo de 2017 · Juan Pablo II, en la NMI, 33.

Nuestras comunidades cristianas tienen que llegar a ser auténticas “escuelas de oración”… Una oración intensa, que no aparta del compromiso en la historia: abriendo el corazón al amor de Dios, lo abre también al amor de los hermanos, y nos hace capaces de construir la historia según el designio de Dios.

12 de mayo de 2017 · René Juan Trossero

Al final del camino de la vida, no te preguntarán "que tienes", sino "quien eres" ¿Cuál será tu respuesta?


12 de mayo de 2017 · Simone Weil

No es por la forma en que el ser humano habla de Dios, sino por la forma en que habla de las cosas terrenas, como se puede discernir mejor si su alma ha permanecido en el fuego del amor de Dios

12 de mayo de 2017 · “El mendigo y la perla”

Un monje andariego se encontró, en uno de sus viajes, una piedra preciosa, y la guardó en su talega. Un día se encontró con un viajero y, al abrir su talega para compartir con él sus provisiones, el viajero vio la joya y se la pidió. El monje se la dio sin más. El viajero le dio las gracias y marchó lleno de gozo con aquel regalo inesperado de la piedra preciosa que bastaría para darle riqueza y seguridad todo el resto de sus días. Sin embargo, pocos días después volvió en busca del monje mendicante, lo encontró, le devolvió la joya y le suplicó: "Ahora te ruego que me des algo de mucho más valor que esta joya, valiosa como es. Dame, por favor, lo que te permitió dármela a mí".

12 de mayo de 2017 · Juan González

Sólo la unidad en el Ser desvela la identidad escondida bajo la apariencia de nuestra insuficiencia y precariedad. La gracia es la arquitecto de toda la construcción, y la humildad al acoger la Vida en cada aliento, en cada don…
la argamasa que levanta este Cuerpo Místico en el amor: el Hombre Perfecto, Uno y Total, Cristo en mí, en nosotros.

02 de mayo de 2017 · Gonzalo López Marañón

Yo he tenido relaciones bastante buenas con el Señor. Le pedía cosas, conversaba con Él sobre los problemas, dificultades y sufrimientos, cantaba sus alabanzas, le daba gracias… Pero Él prefería que yo le mirara a los ojos, cosa que yo no hacía. Yo le hablaba, pero miraba a otro lado, cuando sentía que Él me estaba mirando. Yo siempre miraba a otra parte, porque tenía miedo; pensaba que en los ojos de Él iba a encontrar una mirada de reproche por mis pecados… Pensaba que en sus ojos iba a descubrir una llamada exigente a seguirle por el camino del discipulado, igual que a Pedro y a los otros apóstoles.
Al fin, un día, reuní el valor suficiente y miré: y con sorpresa y asombro vi que no había en sus ojos reproche ni exigencia… Sus ojos se limitaban a decir: TE QUIERO. Y me quedé mirándole fijamente durante largo tiempo… Y allí seguía el mismo mensaje: TE QUIERO.
Así que, amigos, no es momento de mirar a otra parte, sino de mirar derecho y fijo a los ojos de Jesús, que es nuestro Dios encarnado, y decirle con todo el corazón: TE QUIERO, JESÚS y quiero comprometerme contigo.
Jesús, el Padre y el Espíritu ponen las palabras y la música, mientras tú pones el corazón y el compromiso.

02 de mayo de 2017 · El 'Peregrino Ruso'

Si a cada respiración se repiten las palabras: ''Señor Jesús, ten misericordia de mí'', el corazón se serena y el hombre alcanza el estado de unión con Dios. Esta invocación del nombre de Jesús repetida al respirar, unifica a la persona y la envuelve en su fuerza salvadora: ''Señor... Jesús... ten misericordia de mí...''
Los frutos de esta oración: Brota un gran amor por Jesucristo y por toda la creación de Dios. ''Sólo con pronunciar el nombre de Jesús me sentía feliz''.

02 de mayo de 2017 · Papa Francisco

Los dos discípulos de Emaús no podían creer que el Maestro y el Salvador que había resucitado a los muertos y curado a los enfermos pudiera terminar clavado en la cruz de la vergüenza. No podían comprender por qué Dios Omnipotente no lo salvó de una muerte tan infame. La cruz de Cristo era la cruz de sus ideas sobre Dios; la muerte de Cristo era la muerte de todo lo que ellos pensaban que era Dios. De hecho, los muertos en el sepulcro de la estrechez de su entendimiento.
Cuantas veces el hombre se auto paraliza, negándose a superar su idea de Dios, de un dios creado a imagen y semejanza del hombre; cuantas veces se desespera, negándose a creer que la omnipotencia de Dios no es la omnipotencia de la fuerza o de la autoridad, sino solamente la omnipotencia del amor, del perdón y de la vida.

02 de mayo de 2017 · La viuda de Naseem Faheemera

“No guardo odio hacia quien asesinó a mi marido, y me dirijo a él: pueda el Señor concederte el perdón”. Su marido Naseem Faheemera custodio de la catedral de Alejandría murió asesinado el domingo de Ramos en la iglesia, tratando de evitar la masacre perpetrada por un fundamentalista suicida que se hizo explotar al atacar la comunidad copta ortodoxa reunida en oración.
La viuda se dirige al asesino y le dice: “Hijo mío, créeme te estás equivocando. Mi marido no está más pero le pido a Dios que te tenga misericordia”.
E interroga a los terroristas: “¿Lo que están haciendo es justo o es equivocado? Créanme les perdono, han llevado a mi marido a un lugar que nunca habría ni siquiera soñado. Estoy orgullosa de mi marido y hubiera querido estar allí a su lado y les agradezco”.
Amr adib, uno de los periodistas musulmanes más famosos del país al escuchar el testimonio de la viuda dice: “Los cristianos de Egipto son de acero, desde hace cientos de años soportan atrocidades y desastres, aman profundamente esta tierra y soportan todo por la salvación de esta nación. Pero sobre todo es muy grande vuestra capacidad de perdón. Si vuestros enemigos lo supieran no les creerían. Si hubiera sucedido con mi padre nunca podría haberlo dicho. Esta es su fe, su religión. Esta gente está hecha de una sustancia diversa. Naseem es un héroe un mártir, un ejemplo para todos nosotros y para aquellos que están sentados y critican al país. Egipto va adelante gracias a la paciencia, a la perseverancia y a la resistencia de esta gran mujer, y de sus hijos en los que vive aún el padre, crecidos para ser verdaderos hombres”.

20 de abril de 2017 · Papa Francisco

El cristianismo es gracia, es sorpresa, y por este motivo presupone un corazón capaz de maravillarse. Un corazón cerrado, un corazón racionalista es incapaz de la maravilla, y no puede entender que cosa es el cristianismo. El cristianismo es gracia, y la gracia solamente se percibe. Se encuentra en la maravilla del encuentro... Ser cristianos significa no partir de la muerte, sino del amor de Dios por nosotros, que ha derrotado a nuestra acérrima enemiga. Dios es más grande de la nada, y basta sólo una luz encendida para vencer la más oscura de las noches...Y si nos dicen del porqué de nuestra sonrisa donada y de nuestro paciente compartir, entonces podremos responder que Jesús está todavía aquí, que continúa estando vivo entre nosotros, que Jesús está aquí, con nosotros: vivo y resucitado.

20 de abril de 2017 · Antonio González

"Ha resucitado de entre los muertos e irá delante de vosotros" (Mt 28,7). ¡Feliz Pascua! Que la luz del Resucitado ilumine y guíe nuestros caminos! Un abrazo.

20 de abril de 2017 · Mª Victoria (Charo) Alonso

Desde este clima de Vigilia Pascual, tiempo de espera, de atención, de estar alerta, de mantenerse despiertos en medio de la noche quiero invitarte a "madrugar", a ir con los perfumes al sepulcro.
No los vas a necesitar, vas a estrenar la primera mañana de la nueva creación y tras la sorpresa recibirás tu misión.
El ha resucitado y comienza el tiempo de la Iglesia.
Pero vete, cada uno tiene que hacer su propia experiencia.
"Buscáis a Jesús Nazareno, el crucificado..."(Mc 16,6)
"...llenas de miedo y gozo"(Mt 28,8)
"...quedaron espantadas (...), temblando y fuera de sí. Y de puro miedo, no dijeron nada a nadie (Mc 16,4.8)
"Estaban desconcertadas (...) y recordaron sus palabras..."(Lc 24,4.8)
"María estaba frente al sepulcro, fuera, llorando (...) Le dice Jesús: -Mujer, ¿por qué lloras?,¿a quién buscas? (...) Le dice Jesús:- ¡María! Ella se vuelve y le dice en hebreo: ¡Rabbuni! "(Jn 20.11.15-169)
​¡FELIZ PASCUA! ¡NO TE GUARDES LA NOTICIA!

20 de abril de 2017 · Ana María

En el gozo de Cristo resucitado os deseo muy buena Pascua. Que la fuerza del Espíritu Santo nos siga enviando como testigos del Señor en este mundo nuestro tan necesitado de fe sediento de espiritualidad y de Dios.¡Aleluya!!! Con cariño grande.

15 de abril de 2017 · Carmelitas Descalzas de Reconquista Argentina

Vives y caminas por nuestro mundo pobre… Y te escondes tras los pecadores. Y nos invitas a amarnos como hermanos. El amor es uno sólo. Y ese sólo eres Tú JESÚS.
Muy feliz Pascua de Resurrección 2017

15 de abril de 2017 · María Inés

La Resurrección de Jesús nos recuerda nuestra vocación a la creatividad y a la vida nueva. Jesús es todo vida. Orar es aceptar cada día el cara a cara con la Vida. Esto solo puede hacerlo el pobre, que se atreve a ponerse en silencio y soledad, desnudo ante Cristo. Con la sola actitud de la confianza fundamental. Jesús es modelo desde dentro. Llama a nuestra puerta y, cuando le dejamos entrar, se sienta en el trono de nuestro corazón y hace nuevas todas las cosas (cf Ap 21,5). Ser orante no es tanto trabajar por ser buenos, sino volvernos a Aquel que es bueno con nosotros.

15 de abril de 2017 · Ana María

En cada encuentro de oración, Jesús se pone en medio y da el perdón. No echa en cara las huidas, no empieza con el reproche, no pone por delante sus exigencias para el camino. Lo primero para él es curar e invitar de nuevo a la comunión y a la amistad con él. Jesús muestra a sus amigos los signos de su amor y de su victoria. Siempre se da a conocer como el que demuestra su amor hasta la muerte. Su perdón nos ofrece “una nueva posibilidad de vida” (E. Schillebeekx). Orar es recibir un día y otro el perdón. Vivir es, un día y otro, ser testigos de reconciliación en el mundo (cf Jn 20, 22 23).

15 de abril de 2017 · Pedro Tomás

Vivir como resucitados es tener un encuentro con Cristo Resucitado. "Yo soy el que vive. Estaba muerto, pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos" (Ap 1,17 18). "En veros junto a mi, he visto todos los bienes... Bienaventurado quien de verdad le amare y siempre le trajere junto a sí” (Santa Teresa). La oración es un camino privilegiado para ello.

10 de abril de 2017 · José Ángel Lalinde

Mirar a Jesús Abandonado es estimulante. Es cierto que, cuando nos vemos sumidos en el dolor, sea de la naturaleza que sea, nos invade la sensación/tentación del abandono, de tristeza, de que nada tiene sentido. Y, una vez más, la respuesta pasa por la contemplación de Jesús Abandonado que nos recuerda que no podemos tirar la toalla ante las dificultades y que, para seguirle, nos invita a tomar la cruz de cada día. Cuando nos sentimos abandonados es que hemos entrado en la noche del espíritu y en medio de su oscuridad se ponen a prueba la fe, la esperanza y la caridad. Se nos pone a prueba, pero partimos de la seguridad de que aquello que no me vence me fortalece, por eso saldremos de la oscuridad de la noche fortalecidos. Como le ocurrió a Jesús en la Cruz cuando gritó desgarradamente el ¿Dios mío, Dios mío…!, cuando llegan los momentos de abandono nos parece, y le pareció a él, que nada de lo que venimos haciendo ha servido para nada, que hemos fracasado, (¿Por qué me has abandonado?). Y entonces se nos brinda el siguiente paso: "En tus manos encomiendo mi espíritu", es decir: Confío en ti. Así, de cada obstáculo tenemos que hacer un trampolín para lanzarnos hacia adelante. Y, como los atletas, tendremos que volver a empezar en cada momento y siempre.

10 de abril de 2017 · Macu Hernández

Meditar los evangelios, contemplar a Jesús en su paso por este mundo, dejarle actualizarse en mi oración, dejarme mirar y tocar por Él, es para mí una fuente que siempre mana y corre, no importa que a menudo sea en sequedad, a veces con tan solo unas pocas gotas de agua, suficientes para seguir caminando. Y como me anunció el monje, uno se da cuenta un día que se ha enamorado.
Esta vida con Él me ha llevado a menudo a desaprender lo aprendido: que para subir, hay que bajar. Que es en lo pequeño, en los momentos, en lo cotidiano, donde Dios se deja ver y se entrega. Que los éxitos y fracasos a los ojos de Dios, no son lo que parecen. Que solo el amor da valor a las cosas. Que ese amor nos hace libres, y que todas las cargas son ligeras con Él.

10 de abril de 2017 · Rafael Mª León

Desde el bautismo, hemos sido marcados o sellados con la cruz, como distintivo de nuestra condición de cristianos y como signo de pertenencia a Dios, que, en Jesucristo, nos ha comprado, por su cruz, al precio de su sangre. Santa Teresa nos recuerda qué significa estar señalados por la Cruz. “ser espirituales de veras" y ser siervos del Amor: "esclavos de Dios" (la verdadera libertad) a quien, señalados con su hierro que es el de la cruz, porque ya ellos le han dado su libertad, los puedan vender por esclavos de todo el mundo, como él lo fue” (Santa Teresa 7M 4,8).

10 de abril de 2017 · Papa Francisco

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo alzada en nuestras hermanas y hermanos asesinados, quemados vivos, degollados y decapitados por las bárbaras espadas y el silencio infame. Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los rostros de los niños, de las mujeres y de las personas extenuadas y amedrentadas que huyen de las guerras y de la violencia, y que con frecuencia solo encuentran la muerte y a tantos Pilatos que se lavan las manos.Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los destructores de nuestra «casa común» que con egoísmo arruinan el futuro de las generaciones futuras.
Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ancianos abandonados por sus propios familiares, en los discapacitados, en los niños desnutridos y descartados por nuestra sociedad egoísta e hipócrita.

02 de abril de 2017 · Pedro Tomás

Nadie ha hablado de Dios como Jesús. En ningún sitio se ha mostrado tan claramente lo que es el Padre como en la cruz. Callar y contemplar estos misterios de cerca es descubrir el amor entrañable que el Padre tiene a todos. La muerte de Jesús explica el amor extremado de la Trinidad por la humanidad. La resurrección es la explosión de alegría, de luz, de color del Padre. Es canto gozoso del Espíritu que se derrama en multitud de dones. La resurrección es la palabra última del Padre que grita que el estilo de vida de Jesús es el auténtico. La vida de servicio, de amor, de entrega de Jesús no es una vida perdida, sino una vida que produce vida en plenitud. A la luz de la Pascua merece la pena volver a la vida de cada día y seguir las pisadas de Jesús. Vida, muerte y resurrección de Jesús son los misterios donde toda la humanidad puede encontrar la vida plena.

02 de abril de 2017 · Edith Stein

Mi nombre de religión lo traje ya conmigo cuando llegué de postulante al convento. Conseguí exactamente lo que pedí. Bajo la Cruz comprendí el destino del pueblo de Dios, que ya entonces comenzó a preanunciarse. Pensé que quienes comprendieran que esto era la Cruz de Cristo, deberían tomarla sobre sí en nombre de todos. Ciertamente, hoy sé mucho mejor lo que significa haberse desposado con el Señor bajo el signo de la Cruz. Desde luego, nunca se llegará a comprender plenamente, porque es un misterio”

02 de abril de 2017 · Segundo Galilea

Un hombre que era cristiano enfermó gravemente. Los médicos le dieron seis meses de vida. Su primera reacción fue de rebelión contra Dios, porque Él permitía eso. De la rebelión pasó a la duda de Dios y dejó de rezar. Más adelante recuperó a Dios y comenzó a rezar para que le quitara la enfermedad. Pero con el tiempo su oración cambió, y rezaba para que se hiciera la voluntad de Dios, cualquiera que fuera el resultado de su enfermedad. Y hacia el final, su oración era para pedir la gracia de vivir cristianamente su enfermedad, y para que ésta sirviera de intercesión por los demás y para la venida del Reino de Dios.

02 de abril de 2017 · Søren Kierkegaard

Los pájaros en las rama los lirios en el campo, el ciervo en el bosque, el pez en el mar e innumerables gentes felices están cantando en este momento: ¡Dios es amor! Pero a la misma hora está también sonando la voz de los que sufren y son sacrificados, y esa voz, en tono más bajo, repite igualmente: ¡Dios es amor!

22 de marzo de 2017 · Papa Francisco

Hay cristianos cuya opción parece ser la de una Cuaresma sin Pascua. Pero reconozco que la alegría no se vive del mismo modo en todas las etapas y circunstancias de la vida, a veces muy duras. Se adapta y se transforma, y siempre permanece al menos como un brote de luz que nace de la certeza personal de ser infinitamente amado, más allá de todo ... ¡No nos dejemos robar la alegría evangelizadora!” (EG 6. 83).

22 de marzo de 2017 · Miguel Márquez

Lo primero que impacta al acercarnos a José es el silencio que lo envuelve, porque apenas dicen nada los evangelios de él, y porque no pronuncia palabras, actúa. La calidad de su silencio le hace respetar, no juzgar el misterio que germina en la entraña de María. Es el hombre que guarda el secreto y se echa discretamente a un lado. José es un recinto de silencio que nos invita a descalzarnos de palabras inútiles y protectoras, y adentrarnos en el silencio enfrentando el pánico a lo desconocido de nosotros mismos y de Dios.
Encontramos aquí un silencio hondo y real, del cual podemos huir refugiados en lo sabido. Muy pocos se atreven con este silencio de José que des-centra: tenemos miedo a la verdad que nos des-ordena, que nos des-coloca des-plazándonos en otra dirección: la que Otro va sugiriendo.
Si nos atrevemos a preguntarle a José por este silencio él mismo nos invitará a callar, parar y escuchar nuestro propio ruido interior y nuestra velocidad. Para esto se precisa un espacio suficiente y no camuflado de soledad. Por tanto, deja espacio, respira pausadamente.

22 de marzo de 2017 · Agustín de Hipona

¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! y tú estabas dentro de mí y yo afuera, y así por de fuera te buscaba; y, deforme como era, me lanzaba sobre estas cosas que tú creaste.
Tú estabas conmigo, mas yo no estaba contigo. Reteníanme lejos de i aquellas cosas que, si no estuviesen en ti, no existirían.
Me llamaste y clamaste, y quebraste mi sordera; brillante y resplandeciente, y curaste mi ceguera; exhalaste tu perfume, y lo aspiré, y ahora te anhelo; gusté de ti, y ahora siento hambre y sed de ti; me tocaste, y deseo con ansia paz que procede de ti

22 de marzo de 2017 · Thomas Merton

“Para mí, ser santo, significa ser yo. Por lo tanto, el problema de la santidad y la salvación es, en realidad, el problema de averiguar quién soy yo y descubrir mi verdadero ser... Y por ello, hay que tener una heroica humildad para ser uno mismo, y no otro”

14 de marzo de 2017 · Miguel Márquez

Estamos amenazados de dispersión, de prisa, de complicación, de multiplicidad, de eficacia. La vida es un camino de regreso a la simplicidad del corazón, a la verdad primera, al amor que nos reúne y nos unifica la mirada.
El problema de la vida cristiana no es que tenga muchas cosas, no es la mucha actividad. Hay gente que no hace apenas nada y está estresada, y hay gente que se deja la vida en lo que hace y está unificada, está en casa. No cansa el mucho hacer, cansa el estar dividido. Hay ancianos que tienen chispa en los ojos y jóvenes que están jubilados. Las principales escuelas místicas de todas las religiones, coinciden en esta vuelta a lo esencial, a la simplicidad, a unificar la vida en un amor. Los místicos han sido despojados de lo artificial, han entrado en el leguaje de la comunión, del querer, del reconocer a Dios más allá de la cortina de las ideologías, los bandos, la apariencia. La máxima sabiduría y santidad, coincide con la máxima simplicidad y llaneza.

14 de marzo de 2017 · Anthony De Mello

Las experiencias dolorosas tocan a todos los seres humanos, nadie puede sustraerse de ellas. Lo que cambia es cómo nos enfrentamos a ellas. Hay quienes convierten el dolor en sufrimiento, en cambio hay quienes lo convierten en una experiencia de aprendizaje que les servirá para vivir mejor. La infelicidad es producida porque a un suceso doloroso le agregas pensamientos equivocados; si pudieras desprenderte de esos pensamientos, el sufrimiento desaparecería. El dolor existe, es real. El sufrimiento, en cambio, es obra de tus pensamientos. El sufrimiento es un deseo no cumplido, es un desear que las cosas ocurran como tú quieres que ocurran, o que las personas se comporten como tu quisieras, y al no ser así, el deseo choca con la realidad y de esta fricción surge el sufrimiento.
La paz se alcanza cuando abandonamos esa actitud de apego por las cosas, por las personas. En esa actitud se tiene que ser constante y cuando alguien no cumple lo que prometió, cuando alguien te rechaza, cuando alguien te abandona, esa persona no te está lastimando, no te está hiriendo. Son tus pensamientos los que te lastiman. La única razón de tu sufrimiento son tus ideas acerca de cómo deberían comportarse las personas en relación a ti.
No sufres por lo que otros hacen, sino por la expectativa de que ellos se comporten según tus deseos, creyendo que tus ideas son las más correctas.

14 de marzo de 2017 · Rebeca Reynaud

¿Qué es la interioridad, la intimidad? Es lo que le da consistencia a la personalidad, y que lleva la marca de los ideales de esa persona. Hablar de vida interior es poner de relieve que el hombre es un ser llamado a tomar conciencia de sí, a advertir la hondura de su propio ser y de las cosas en el transcurso del tiempo. La vida, en consecuencia, se nos presenta como un período que nos es concedido para alcanzar esa hondura y, por tanto, la vida tiene razón de ser, de tarea, y de una tarea que va hacia lo hondo, hacia lo profundo, hacia el interior del propio ser. Le amenaza así al hombre un riesgo: la superficialidad, el distraerse; el no ir a lo importante e irse buscando motivos que le impidan pensar.
La vida interior implica ir a lo hondo de uno mismo. Pero el cristiano, guiado por la fe, sabe que hay algo más que lo que encuentra en sí al ir a lo hondo, no es sólo su propio espíritu, sino a Dios, a ese Dios interior, del que habla San Agustín.

14 de marzo de 2017 · Bnedicto XVI

En la oración: el silencio orante es el lugar adecuado en el que brota, o se elabora un lenguaje de comunicación con Dios; y es por eso, que para expresar esa palabra interior, el orante enmudece exteriormente. Si así no fuese, su silencio sería otro: búsqueda de quietud, necesidad de paz y soledad; pero no oración. El silencio es parte integrante de la comunicación y sin él no existen palabras con densidad de contenido. En el silencio escuchamos y nos conocemos mejor a nosotros mismos; nace y se profundiza el pensamiento, comprendemos con mayor claridad lo que queremos decir o lo que esperamos del otro; elegimos cómo expresarnos. Sin el silencio nuestra expresividad se arriesga a ser superficial, ininteligible, confusa, incorrecta. Silencio y palabra son en realidad parte de un entorno comunicativo. Por esto, es necesario crear un ambiente propicio, casi una especie de “ecosistema” que sepa equilibrar silencio, palabra, imágenes y sonidos”.

07 de marzo de 2017 · Claire Marie Stubbemann

Padre bueno, derrama en esta mañana la lluvia copiosa de Tu Espíritu sobre la tierra extenuada de nuestro ser. Unge nuestras heridas con tu Ternura, aquieta nuestro corazón errante atrayéndolo hacia Ti con las correas de tu Amor. Reaviva en nosotros Tu llamada, esa Palabra única, personal e intransferible que pronunciaste un día sobre cada uno y que constituye la llave al sentido profundo de nuestra existencia y de nuestra entrega. Entra hasta el fondo del alma, divina Luz, y enriquécenos. Mira cuánto nos duele y consume el vacío cuando Tú nos faltas por dentro. Sólo Tú sabes lo que cada uno necesita en estos momentos para su bien. Míranos con Amor de Padre. Queremos dejarnos encontrar por Ti. Renueva con el poder de tu gloria la imagen de Tu Hijo en nuestro corazón y conviértenos en sus testigos. Amén.

07 de marzo de 2017 · San Agustín

"Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva. Tarde te amé. Tú estabas dentro de mí, y yo fuera, y por fuera te buscaba. Y deforme como era, me lanzaba sobre estas cosas hermosas que tú creaste. Tú estabas conmigo, mas yo no estaba contigo. Reteníanme lejos de ti esas cosas que, si no estuviesen en ti, no existirían. Llamaste y rompiste mi sordera. Brillaste, y pusiste en fuga mi ceguera. Exhalaste tu perfume, y respiré y ahora tengo anhelo de ti. Gusté de ti, y siento hambre y sed. Me tocaste, y me abraso en el deseo de tu paz"

07 de marzo de 2017 · Mar Galceran

Adoba tú estas tierras,
nuestras manos son tan torpes
que han dejado baldíos todos los campos.

Cava tú estas tierras,
y haz limpieza de resistencias,
afanes de posesión y autosuficiencias,
que obstaculizan sembrar
los frutos de la misericordia y el abandono.

Riega tú estas tierras,
tan sedientas de sentido, de justicia,
generosidad y gratuidad,
y que se ablanden los corazones endurecidos
por la indiferencia y la vanidad.

Adoba tú nuestras intimidades,
Y cava hasta los abismos de nuestro ser
para arraigar en él, silente y paciente.

Sólo Tú puedes hacernos fructificar.

07 de marzo de 2017 · José F. Moratiel

El silencio llega cuando mis energías entran en descanso. Nos acoge cuando nuestro ego entra en paz y en sosiego. Cuando el movimiento de mi vida no sabe entrar en descanso, no sé vivir. Mi ego no es mi centro de gravedad. Es el centro de todos los deseos, logros, posesiones y dominios. También de conquista, de tener... Nos olvidamos de que para ser hombre no hay que llegar a ningún sitio. Hay que retroceder en la forma de vivir porque la vida nunca es lo que se logra. No es lo que se tiene. La vida es lo que se es. Por eso en la vida se da lo que se es. Nadie da lo que no es. Dios da lo que es: luz, soplo, vida... No se puede olvidar que todo lo que se logra se pierde. Lo que se es, es algo eterno.
El silencio es un encuentro, y todo encuentro se produce y se celebra siempre desde el vacío. Sólo nos damos las manos o nos abrazamos cuando en ellas no tenemos nada. La oración hay que hacerla desde el vacío. No desde lo que sentimos, sabemos, decimos... Desde nuestro silencio. El vacío es nuestra plenitud, nuestra salud. No podemos ir al silencio desde nuestros conceptos. Un encuentro sólo espera el vacío. Nada para recibir. El silencio es acogedor y por eso debe estar libre de todo pensamiento y pretensión.

28 de febrero de 2017 · Eduardo Sanz de Miguel

La Cuaresma es un «camino» (o una «carrera», en palabras de san Clemente, que evoca 2Tim 4,7) que comienza con la imposición de la ceniza y termina con la renovación pascual. Se parte de la aceptación de nuestra fragilidad moral (expuestos al pecado) y física (sujetos a la enfermedad y a la muerte), para llegar a participar en la victoria de Cristo. En palabras de san Pablo, es el paso del hombre carnal al espiritual, de guiarse por los instintos a seguir las mociones del Espíritu Santo. El pecador es desobediente, como el viejo Adán; pero está llamado a vivir en comunión con Dios, como Jesús, nuevo Adán. Ese es el proceso de conversión que caracteriza la Cuaresma y que todos los creyentes estamos llamados a recorrer.
https://padreeduardosanzdemiguel.blogspot.com.es/2017/02/manana-es-miercoles-de-ceniza.html

28 de febrero de 2017 · José Ángel Lalinde

Duele la persecución. Duele la indiferencia. Quizás, en medio de todo, la fe en Cristo conlleva la incomprensión y la persecución ("Os perseguirán por mi causa"). Nuestra sociedad occidental ha construido, quizás, una fe y una Iglesia edulcoradas por la fuerte implantación durante los siglos pasados, algo que da la impresión de que está en retroceso sin que seamos capaces de reaccionar, de momento. La historia de la Iglesia y de la Humanidad están plagadas de páginas escritas con sangre y fuego que han dado siempre fruto abundante ("La sangre de los mártires es semilla de cristianos"). ¿Será el martirio de tantos y tantos cristianos en nuestro tiempo actual y reciente, lo que renovará, depurará e impulsará una fe y una Iglesia más auténticas? Sea o no sea cuestión martirial, lo cierto es que, en muchos lugares del mundo, nuestros hermanos cristianos sufren en sus carnes y en sus vidas los efectos inquietantes de la persecución. Permanecer en sus hogares es asfixiante y, en muchas ocasiones, conlleva la muerte. Ante esta realidad muchos optan por huir a otros lugares en busca de paz y libertad. ¡Qué grandes son la paz y la libertad y cuánto se valoran, especialmente cuando alguien se ve privado de ellas!

28 de febrero de 2017 · Jesús María Villaverde

La muerte, en medio de su tragedia, nos aporta a los vivos la posibilidad de entender lo que es la vida. De que queramos mirar o no depende que nos aproveche o no su lección. Por eso, le diremos a Dios también eso… que aprendamos todos a vivir. Que aprovechemos el tiempo para crecer nosotros y ayudar a crecer a los demás también. Que sepamos valorarnos mientras vivimos para no caer en el absurdo de valorarnos cuando ya es tarde y solo queda de nosotros el recuerdo. Los cristianos sabemos encajar, aunque nos duela, la dureza de la muerte, de cualquier muerte; y nuestros duelos, no son tanto despedidas, como un “ir juntos” acompañando a uno de los nuestros a la Fiesta Definitiva de la Vida.

28 de febrero de 2017 · Rafael Mª León

Desde el bautismo, hemos sido marcados o sellados con la cruz, como distintivo de nuestra condición de cristianos y como signo de pertenencia a Dios, que, en Jesucristo, nos ha comprado, por su cruz, al precio de su sangre. Santa Teresa nos recuerda qué significa estar señalados por la Cruz. “ser espirituales de veras" y ser siervos del Amor: "esclavos de Dios" (la verdadera libertad) a quien, señalados con su hierro que es el de la cruz, porque ya ellos le han dado su libertad, los puedan vender por esclavos de todo el mundo, como él lo fue” (Santa Teresa 7M 4,8).

12 de febrero de 2017 · J.F. Moratiel

Es verdad que en el mundo, en el entorno nuestro, hay horas de cierta violencia, hay horas de cierto acoso, hay horas de cierto atropello. Es cierto. Porque eso está presente en la vida humana [...] Nuestros ojos siempre se pueden volver a la naturaleza. Cuando estéis con desorden mirad un árbol, cuando vivís en una confusión mirad un árbol o tomad una flor y ved su orden, ved su equilibrio, ved su armonía, el equilibrio de una rama, el equilibrio de una sencilla flor… y quién sabe si su armonía, su equilibrio, su belleza, despiertan en vuestro corazón también el orden, despiertan también en vuestra corazón esa belleza, o esa armonía, porque si recuperáis el orden, recuperáis toda la belleza, y si recuperáis esa belleza también, con ella posiblemente, recuperéis el aroma de la vida y el perfume de la vida que nunca se extingue entre nosotros. Mirando así este mundo, mirando así esta naturaleza, posiblemente aprendamos también una vida de libertad, una libertad que brota, que ha de brotar también de nuestra interioridad.

12 de febrero de 2017 · Etty Hillesum

“Dios, cógeme de tu mano, te acompaño obedientemente, sin resistirme. No rehuiré nada de lo que me llegue en la vida, lo asimilaré con todas mis fuerzas. Pero dame de vez en cuando un breve instante de tranquilidad. Tampoco pensaré, en toda mi inocencia, que la paz, en caso de que me llegue, vaya a ser eterna. También aceptaré la intranquilidad y la lucha que volverán a continuación. Me gusta estar protegida por el calor y la seguridad, pero tampoco me rebelaré si entro en el frío, siempre y cuando sea de tu mano. Iré a todas partes de tu mano y quiero procurar no tener miedo .Intentaré irradiar algo del amor, del verdadero amor humano que hay en mí, en cualquier parte que esté”.

12 de febrero de 2017 · Jesús Murillo, ocd

Hace falta orar con la propia historia, aceptarse a sí mismo, saber convivir con las propias limitaciones, e incluso perdonarse, para poder tener esa misma actitud con los demás. Pero esto supone la experiencia de ser perdonados por Dios, justificados gratuitamente y no por nuestros méritos. Fuimos alcanzados por un amor previo a toda obra nuestra, que siempre da una nueva oportunidad, promueve y estimula. Si aceptamos que el amor de Dios es incondicional, que el cariño del Padre no se debe comprar ni pagar, entonces podremos amar más allá de todo, perdonar a los demás aun cuando hayan sido injustos con nosotros.

12 de febrero de 2017 · Francisco Nguyen van Thuan, vietnamita

"Voy a vivir el momento presente colmándolo de amor”. Jesús, ayer por la tarde, fiesta de la Asunción de María, fui arrestado. Transportado durante toda la noche de Saigón hasta Nhatrang, a cuatrocientos cincuenta kilómetros de distancia, en medio de dos policías, he comenzado la experiencia de una vida de prisionero. Hay tantos sentimientos confusos en mi cabeza: tristeza, miedo, tensión. Con el corazón desgarrado por haber sido alejado de mi pueblo. Humillado, recuerdo las palabras de la Sagrada Escritura: “Ha sido contado entre los malhechores” (Lc 22, 37). He atravesado en coche mis tres diócesis: {Saigón, Phanthiet, Nhatrang, con profundo amor a mis fieles, pero ninguno de ellos sabe que su pastor está pasando la primera etapa de su via crucis. Pero en este mar de extrema amargura, me siento más libre que nunca.
No tengo nada, ni un céntimo, excepto mi rosario y la compañía de Jesús y María. De camino a la cautividad he orado: “Tú eres mi Dios y mi todo”.
Jesús, ahora puedo decir como san Pablo: “Yo, Francisco, prisionero de Cristo” (Ef 3,1). En la oscuridad de la noche, en medio de este océano de ansiedad, de pesadilla, poco a poco me despierto: “Debo afrontar la realidad”. “Estoy en la cárcel. Si espero el momento oportuno de hacer algo verdaderamente grande, ¿cuántas veces en mi vida se me presentarán ocasiones semejantes? No, aprovecho las ocasiones que se presentan cada día para realizar acciones ordinarias de manera extraordinaria”.
Jesús, no esperaré; vivo el momento presente colmándolo de amor. La línea recta está formada por millones de puntitos unidos entre sí.
También mi vida está integrada por millones de segundos y de minutos unidos entre sí.
Dispongo perfectamente cada punto y mi línea será recta. Vivo con perfección cada minuto y la vida será santa. El camino de la esperanza está enlosado de pequeños pasos de esperanza.
La vida de esperanza está hecha de breves minutos de esperanza. Como Tú, Jesús, que has hecho siempre lo que le agrada a tu Padre. Cada minuto quiero decirte: Jesús, te amo; mi vida es siempre una “nueva y eterna alianza” contigo.
Cada minuto quiero cantar con toda la Iglesia: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...
Fuente: www.aciprensa.com/vejemplares/thuan.htm

02 de febrero de 2017 · Papa Francisco

"Los mártires son aquellos que llevan adelante la Iglesia, son aquellos que sostienen a la Iglesia, que la han sostenido y la sostienen hoy. Y hoy hay más que en los primeros siglos. Los medios de comunicación no lo dicen porque no hace noticia, pero tantos cristianos en el mundo hoy son bienaventurados porque son perseguidos, insultados, encarcelados. ¡Hay tantos en las cárceles, sólo por llevar una cruz o por confesar a Jesucristo! Ésta es la gloria de la Iglesia y nuestro apoyo y también nuestra humillación: nosotros que tenemos todo, todo parece fácil para nosotros y si nos falta algo nos quejamos... ¡Pero pensemos en estos hermanos y hermanas que hoy, en número mayor al de los primeros siglos, sufren el martirio... Una Iglesia sin mártires es "una Iglesia sin Jesús". Os invito a rezar "por nuestros mártires que sufren tanto", "por aquellas Iglesias que no tienen libertad de expresión", porque "ellas son nuestra esperanza". En los primeros siglos de la Iglesia un antiguo escritor decía: "La sangre de los cristianos, la sangre de los mártires, es semilla de cristianos".

02 de febrero de 2017 · JUAN CARLOS RODRÍGUEZ

Zygmunt Bauman, el sociólogo de la modernidad líquidaque, murió el 9 de enero en Leeds (Inglaterra), a los 91 años– no perdió la esperanza: “Tengo esperanza en la razón y la conciencia humana, en la decencia. La única verdadera preocupación es cuántas víctimas caerán antes de lograrlo. No hay razones sólidas para ser optimista. Esta es nuestra plegaria. No soy un profeta. Si perdemos la esperanza será el fin, pero Dios nos libre de perder la esperanza”. Bauman, se fue convertido en un referente moral e intelectual, que supo decirnos con claridad por qué esta posmodernidad que vivimos nos conduce al caos –desarraigo, precariedad, pobreza, desigualdad, refugiados– y la urgencia con la que necesitamos huir del individualismo feroz y del consumismo al que nos hemos condenado creyendo que compramos felicidad. La única solución es vivir –y creer– con el otro y para el otro: “Con responsabilidad, con libertad, asumiendo las diferencias y la pluralidad, creando vínculos a través del diálogo y la universalización de los derechos fundamentales políticos, sociales y culturales”. Humanismo, comunidad y solidaridad. (Vida Nueva)

24 de enero de 2017 · José María Rodríguez Olaizola

Peleaba. Contra mí mismo, contra el mundo, contra Ti también, Dios. Peleaba por todo lo que no era capaz de entender. Y por todo lo que, comprendiéndolo, sin embargo me desbordaba. Peleaba a veces con ganas y otras desde la desolación. Compartía contigo las pequeñas victorias, sabiendo que Tú me ayudabas a lucharlas, y me avergonzaba de mi mediocridad, mi indecisión, y mis eternas parálisis. No me daba cuenta de que Tú eras, también, señor de mis derrotas. Solo cuando, por primera, vez comprendí eso, la batalla se volvió también baile.

23 de enero de 2017 · Chiara Lubich

«Jesús, modelo nuestro, nos enseñó solo dos cosas, que son una: a ser hijos de un solo Padre y a ser hermanos los unos de los otros. Cuando todos estos hijos cumplan la voluntad del Padre único, como Jesús la cumplió, entonces serán uno. Y la voluntad del Padre está contenida en el Evangelio, y es: ser uno con Dios Padre por medio y a ejemplo de Jesús, y ser uno con todos los hermanos».«No hablemos de una unidad romántica o de unidad platónica. Hay que hablar de la unidad verdadera y decir que este ideal de la unidad es una utopía, una auténtica utopía; que es posible solo porque Jesús habló de ello, y lo hizo precisamente porque es el Hijo de Dios. Y solo estando en Él, como Él, podemos hablar de unidad. […] para ser como Él, para estar en Él, debemos comer sus palabras, porque uno de los efectos de sus palabras es convertirse en otro Él. Y al convertirnos en otro Él, razonamos como Él y decimos: la unidad es posible» (Publicado en Revista ORAR, 258)

23 de enero de 2017 · Xabier Pikaza

O comenzamos a dialogar, no construyendo torres de poder, sino buscando cada uno el bien de los demás, o terminaremos destruyendo la vida que Dios nos ha dado. Eso significa que tenemos que aprender a dialogar desde un Misterio superior de gratuidad, aceptándonos unos a otros como distintos, en amor gratuito, estando cada uno dispuesto a morir a favor de los demás. De no hacerlo, podemos acabar matándonos todos. Solo en este contexto podemos apelar a la verdad de Jesús, a quien concebimos como Palabra de Dios (Jn 1, 1-18), ofreciéndola a todos. Se ha dicho a veces que creer en Jesús significa querer imponer su verdad. Pues bien, es todo lo contrario. Solo creen de verdad en Jesús aquellos que renuncian a imponer su fe, pues él no se ha impuesto (no ha impuesto su visión del Reino), sino que ha muerto por ofrecerla gratuitamente a todos" (Publicado en Revista ORAR, 258)

23 de enero de 2017 · Teresa Losada

"El encuentro con el otro desde el punto de vista racial y cultural, cuando en él se tiene en cuenta su condición de sujeto religioso, relativiza esas diferencias sin eliminarlas, permite descubrir por debajo de todas ellas ese parentesco radical que nos otorga el tratarnos como criaturas de Dios, destinatarios de salvación y peregrinos por los distintos caminos que representan nuestras culturas y nuestras religiones hacia la patria, la casa común que es su Reino. El otro, cuyas diferencias externas y culturales y sociales podrían parecemos como una amenaza a nuestra identidad, aparece en el diálogo religioso auténtico interlocutor que me descubre aspectos de la realidad y de la verdad que yo ignoraba y con ellos enriquece mi propio descubrimiento de la verdad. Así, lejos de poner en peligro mi identidad, la hace posible, la enriquece y la confirma. Naturalmente esto requiere unas condiciones: aceptación del otro tal cual es y el respeto del otro como hermano con su humanidad y sus convicciones personales. Así en el diálogo las condiciones permanecen pero se ven integradas en la aceptación mutua, en el respeto y más profundamente en el amor que permite realizar el secreto de una humanidad finalmente reconciliada" (Publicado en Revista ORAR, 258)

23 de enero de 2017 · Papa Francisco

«Síganme y los haré pescadores de hombres» (v. 19). La llamada les llega en medio de sus actividades cotidianas: el Señor se revela a nosotros no en modo extraordinario o enseguecedor, sino en la cotidianidad de nuestra vida. Ahí debemos encontrar al Señor; y ahí Él se revela, hace sentir su amor a nuestro corazón; y allí – con este diálogo con Él en la cotidianeidad de nuestra vida – cambia nuestro corazón. Nosotros los cristianos de hoy en día, tenemos la alegría de anunciar y de dar testimonio de nuestra fe, porque existió ese primer anuncio, porque existieron esos hombres humildes y valientes que respondieron generosamente a la llamada de Jesús. En las orillas del lago, en una tierra impensable, nació la primera comunidad de discípulos de Cristo. Que la conciencia de estos inicios inspire en nosotros el deseo de llevar la palabra, el amor y la ternura de Jesús a cada contexto, inclusive a aquel más inaccesible y resistente. ¡Llevar la Palabra a todas las periferias! Todos los espacios del vivir humano son terreno en el que arrojar las semillas del Evangelio, para que dé frutos de salvación.

09 de enero de 2017 · Fidel Herráez Vegas, aerzobispo de Burgos

Dado que estas fiestas actualizan el gran amor que Dios tiene a la humanidad, nosotros, junto al agradecimiento, hemos de sentirnos llamados a colaborar para que nuestro Dios se pueda manifestar como luz entre todas las gentes burgalesas. Para ello, qué mejor que retomar con esfuerzo y esperanza nuestro programa diocesano: Discípulos misioneros. A fin de cuentas, con él, bajo el aliento del Espíritu, queremos convertirnos de nuestras rutinas (personales, comunitarias e institucionales) para poder sentir con mayor cercanía el amor primero de Dios hacia nosotros y manifestarlo vitalmente en todos los momentos, rincones y ambientes diocesanos. Ojalá Dios ilumine nuestras vidas para que podamos reflejar su luz. Muchas personas esperan de nosotros este compromiso misionero, porque necesitan a Cristo, necesitan conocer el rostro del Padre, reconocerse como hijos suyos y saber vivir como hermanos.

07 de enero de 2017 · Miguel Márquez

La oración que nace del límite, de nuestra mayor tristeza, del dolor, suele ser una oración encendida, como pocas. Pocas veces oramos con la pasión de esos momentos últimos, de esos momentos en que el grito callado es nuestra única defensa frente a tanto desconcierto y tanto frío interior. Ana ora así... “Ana no dejaba de llorar y se negaba a comer” (1 Sam 1, 7); “Estaba ella llena de amargura y oró a Yahvé llorando sin consuelo” (1 Sam 1, 10).
Y de la máxima sequía surge la gota de rocío, que ya estaba allí, imperceptible. Exprimida en el dolor, Ana aporta una fe de siglos, la fe de tantas madres, que no se resignan a un mundo estéril, seco, sin vida. Elí la bendice... y la esperanza vuelve a germinar en su ánimo y en sus entrañas.
Samuel nace, por tanto, de la compasión de Dios y de una materna oración madrugadora. A Samuel le precede una historia de gracia, bien conocida del creyente bíblico, le precede el don. Sí, Samuel, fue amado de su Señor. Ahí está el comienzo de toda oración. La chispa y la gasolina que enciende y alimenta nuestra oración arranca de un amor que nos llega de antes. Y si nos llega de antes, ¿por qué aceptar voces que te hacen dudar que estará después, en todos los ‘después’, en todos los atardeceres de tu agitada o mansa vida?

07 de enero de 2017 · Angelo Card. Amato, SDB

El Padre Marie-Eugenio dedicaba con fidelidad dos horas diarias a la oración, sencilla, silenciosa, recogida, ferviente. Estaba como habitado por la oración. A él le gustaba decir: el Reino de Dios está dentro de ti. También le gustaba decir que no era él que oraba, sino que era Cristo, quien oraba en él. [Su día estaba marcado por la oración. Aun paseándose, rezaba el Rosario. Algunos testigos relatan que al verle orar les entraban ganas de orar. Deseaba que todos bautizados viviesen de la oración.
Su palabra, alimentada por el Evangelio, tenía una irresistible fuerza de convicción. Era viva y eficaz. El padre Maria-Eugenio hablaba con naturalidad del mundo sobrenatural. Decía por ejemplo: "la vida aquí abajo es como si estuviéramos en una habitación oscura; no vemos nada; tocamos a Dios, a través del amor, pero no lo vemos; eso es la fe. En el cielo, en cambio, las persianas se abrirán y de repente veremos a la Persona que amamos".

07 de enero de 2017 · Papa Francisco

En el inicio de cada día podemos recibir esta invitación: levántate, revístete de luz, sigue hoy entre las tantas estrellas fugaces del mundo a la estrella luminosa de Jesús! Siguiéndola, tendremos alegría, como le sucedió a los Magos, que ‘cuando vieron la estrella se llenaron de una enorme alegría’ (Mt 2,10); porque donde está Dios hay alegría. Quien ha encontrado a Jesús ha sentido el milagro de la luz que rompe las tinieblas y conoce esta luz que ilumina y resplandece. Quisiera, con mucho respeto, invitar a no tener miedo de esta luz y a abrirse al Señor. Sobre todo quisiera decir a quien ha perdido la fuerza de buscar, a quien afanado por la oscuridad de la vida ha apagado el deseo: ‘Ánimo, la luz de Jesús sabe vencer las tinieblas más oscuras’, ¡levántate, coraje!¿Cómo encontrar esta luz divina? Sigamos el ejemplo de los Magos, que el Evangelio describe siempre en movimiento. Quien desea la luz, de hecho sale de sí y la busca: no se queda cerrado, quieto, mirando qué sucede en su alrededor, pero pone en juego la propia vida. La vida cristiana es un camino continuo, hecho de esperanza y de búsqueda; un camino que como el de los Magos prosigue también cuando la estrella desaparece momentáneamente de la vista.

27 de diciembre de 2016 · Anna Duart

Allí,
dijo una voz,
y nada logré escuchar.
Allí,
repitió la voz,
nada veo respondí.
Tal vez quisiera decir,
que sólo en mi interior
vive lo mejor de mí.


20 de diciembre de 2016 · Pedro Tomás Navajas

¡Feliz Navidad!
Los que más disfrutan de la vida:
los que dejan su seguridad en la orilla y se apasionan por el estilo de vivir de Jesús,
los que multiplican abrazos de bienaventuranza a los que viven perdidos en las periferias,
los que dejan que se asome la gracia en un estilo de vida sencillo y agradecido,
los que no pretenden acaparar, sino que comparten y están cerca de los últimos.
Un gran abrazo.

20 de diciembre de 2016 · Pilar Rodríguez Briz

“El regalo de Navidad eres tú cuando eres de verdad amigo y hermano de cada ser humano. La tarjeta de Navidad eres tú cuando perdonas y restableces la paz, aunque sufras en algún momento. La cena de Navidad eres tú cuando sacias de pan y esperanza a los pobres que están a tu lado. Tú eres, sí, la noche de Navidad, cuando humilde y conscientemente, recibes en el silencio de la noche al Salvador del mundo sin ruido ni grandes celebraciones; tú eres la sonrisa confianza de ternura, dentro de la paz interior de una Navidad perenne, que establece el Reino dentro de ti.
Una feliz Navidad para todos aquellos que son semejantes a la Navidad”. (Papa Francisco)
¡Feliz Navidad! Con cariño y un gran abrazo

20 de diciembre de 2016 · Pedro y Anita

El mejor regalo navideño que le podemos hacer a Jesús en su día de Natividad, es entregar amor a todos con los que a diario convivimos, como también a quienes más lo necesitan, en especial a los que sufren, a los abandonados, a los que hemos ofendido o a los que hemos olvidado. ¿Alguien conoce una alegría mayor que el Amor? Gran alegría habrá en Jesús, si ponemos nuestra alegría y amor en el corazón de los hombres. Una vez más, reciban todo nuestro cariño y les deseamos una hermosa navidad y que el pequeño Jesús, haga un pesebre en sus corazones, que de seguro, allí tendrá buena posada. Jesús, María y José, vivan en vuestros corazones.

19 de diciembre de 2016 · Papa Francisco

Estas dos figuras, María y José, que recibieron primeros a Jesús mediante la fe, nos introduzcan en el misterio de la Navidad. María nos ayuda a ponernos en una actitud de disponibilidad para recibir al Hijo de Dios en nuestra vida concreta, en nuestra carne. José nos incita a buscar siempre la voluntad de Dios y a seguirla con plena confianza

12 de diciembre de 2016 · San Juan de la Cruz

... Ame mucho a los que la contradicen y no la aman, porque en eso se engendra amor en el pecho donde no le hay; como hace Dios con nosotros, que nos ama para que le amemos mediante el amor que nos tiene.

12 de diciembre de 2016 · Benedicto XVI

Si Dios habla al hombre también en el silencio, el hombre igualmente descubre en el silencio la posibilidad de hablar con Dios y de Dios. Pero este silencio es dinámico y no cierra al hombre en una concha, sino que lo abre a los demás empujándolo “La contemplación silenciosa nos sumerge en la fuente del Amor, que nos conduce hacia nuestro prójimo, para sentir su dolor y ofrecer la luz de Cristo, su Mensaje de vida, su don de amor total que salva”."Aprender a comunicar quiere decir aprender a escuchar, a contemplar, además de hablar, y esto es especialmente importante para los agentes de la evangelización: silencio y palabra son elementos esenciales e integrantes de la acción comunicativa de la Iglesia, para un renovado anuncio de Cristo en el mundo contemporáneo".

12 de diciembre de 2016 · Fernando de Haro

“Señor ten misericordia de nosotros”, cantaba un grupo de coptos todavía aturdidos después de que 25 de sus hermanos hubieran sido asesinados junto a la catedral de San Marcos en El Cairo este domingo. Otro grupo entonaba los himnos de la liturgia: “Ofrecemos nuestra sangre y nuestra alma por la cruz”. A pocos metros, el caos. La policía recogía entre gritos y llantos los cascotes y los restos humanos.
La sangre copta vuelve a correr en Egipto, la Iglesia de los mártires, perseguida desde su fundación, vuelve a ser golpeada, en plena misa dominical.

12 de diciembre de 2016 · Papa Francisco

La Navidad está cerca, los signos de su aproximarse son evidentes en nuestras calles y en nuestras casas; también aquí en la Plaza se ha puesto el pesebre y al lado el árbol. Estos signos externos nos invitan a acoger al Señor que siempre viene y llama a nuestra puerta; llama a nuestro corazón para acercarse. Nos invitan a reconocer sus pasos entre los de los hermanos que pasan a nuestro lado, especialmente los más débiles y necesitados. Hoy somos invitados a alegrarnos por la venida inminente de nuestro Redentor; y estamos llamados a compartir esta alegría con los otros, donando consuelo y esperanza a los pobres, a los enfermos, a las personas solas e infelices. La Virgen María, la “sierva del Señor”, nos ayude a escuchar la voz de Dios en la oración y a servirlo con compasión en los hermanos, para alcanzar preparados el encuentro con la Navidad, preparando nuestro corazón a acoger a Jesús.

05 de diciembre de 2016 · Santa Isabel de la Trinidad

"¡Si conocieras el don de Dios!... Hubo una criatura que conoció ese don de Dios; una criatura que no desperdició nada de él; una criatura tan pura, tan luminosa que parecía ser la Luz misma. Una criatura cuya vida fue tan sencilla, que apenas puede decirse algo de ella. Es la Virgen fiel, la que guardaba todas aquellas cosas en su corazón. Ella se consideraba un ser tan insignificante y permanecía tan recogida delante de Dios en el santuario de su alma que atrajo las complacencias de la Santísima Trinidad El Padre, al contemplar esta criatura tan bella, tan ignorante de su hermosura, determinó que fuera en el tiempo la Madre de Aquel de quien El es el Padre en la eternidad Vino entonces sobre Ella el Espíritu de amor que preside todas las operaciones divinas La Virgen pronunció su Fiat. Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra, y se realizó el mayor de los misterios Por la encarnación del Verbo, María fue para siempre posesión de Dios. La actitud observada por la Virgen durante los meses que transcurrieron entre la Anunciación y la Navidad debe ser el ideal de las almas interiores, de esos seres que Dios ha elegido para vivir dentro de sí, en el fondo del abismo sin fondo. ¡Con qué paz, con qué recogimiento se sometía y se entregaba María a todas las cosas! Hasta las más vulgares quedaban divinizadas en Ella pues la Virgen permanecía siendo la adoradora del don de Dios en todos sus actos Y la visión inefable que Ella contemplaba dentro de sí, nunca disminuyó su caridad externa”

05 de diciembre de 2016 · Papa Francisco

“El reino de Dios ha venido, ha llegado, está en medio de vosotros”. Este es el mensaje central de toda misión cristiana... ¿Pero qué es este reino de Dios, reino de los cielos? Son sinónimos. Nosotros pensamos enseguida en algo que se refiere al más allá: la vida eterna. Cierto, esto es verdad, el reino de Dios se extenderá sin fin más allá de la vida terrena, pero la buena noticia que Jesús nos trae — y que Juan anticipa– es que el reino de Dios no tenemos que esperarlo en el futuro: se ha acercado, de alguna manera está ya presente y podemos experimentar desde ahora el poder espiritual. Dios viene a establecer su señorío en la historia, en nuestra vida de cada día; y allí donde esta viene acogida con fe y humildad brotan el amor, la alegría y la paz.
La condición para entrar a formar parte de este reino es cumplir un cambio en nuestra vida, es decir, convertirnos. Convertirnos cada día, un paso adelante cada día. Se trata de dejar los caminos, cómodo pero engañosos, de los ídolos de este mundo: el éxito a toda costa, el poder a costa de los más débiles, la sed de riquezas, el placer a cualquier precio. Y de abrir sin embargo el camino al Señor que viene: Él no quita nuestra libertad, sino que nos da la verdadera felicidad. Con el nacimiento de Jesús en Belén, es Dios mismo que viene a habitar en medio de nosotros para librarnos del egoísmo, del pecado y de la corrupción, de estas estas actitudes que son del diablo: buscar éxito a toda costa, el poder a costa de los más débiles, tener sed de riquezas y buscar el placer a cualquier precio.

05 de diciembre de 2016 · Charles de Foucauld

"Él me invita a la oración para orar con Él, ¡a pasar una hora de intimidad con Él! (E, 22)... Mientras todo se calla, todo duerme, todo está sumergido en las sombras, yo vivo a los pies de Dios, explayando mi corazón en su amor. Diciéndole que le amo, y Él respondiéndome que yo no le amaré jamás, por grande que sea mi amor, tanto como Él me quiere (E, 21)... Pidamos con fe, con insistencia, con constancia, con amor, con buena voluntad..., y estemos seguros de que si pedimos así y con suficiente confianza, seremos escuchados, recibiendo la gracia solicitada o una mejor" (E, 22)... Para que nuestra vida sea una vida de oración es necesario dos cosas: primeramente, que ella encierre en sí misma un tiempo suficientemente largo cada día consagrado a la oración (E, 23)...Alabar a Dios es derretirse a sus pies en palabras de admiración y de amor (E, 26)... La alabanza forma parte esencial del amor (E, 26). Señor mío y Dios mío, enséñame a encontrar toda mi alegría en alabarte, es decir, repetirte sin fin que te amo infinitamente (Cfr. E, 27).

28 de noviembre de 2016 · Pedro Tomás

Despierta tus oídos y tus ojos. Deja que la voz del Señor resuene dentro de ti. Cada día. El Adviento es tiempo para escuchar la Palabra. El se encarga de la fecundidad de su palabra. Escucha la vida de los más pobres. Devuélveles lo que les pertenece. Vive a la vez alerta y tranquilo. No tengas miedo, pero mantente vigilante porque puede llamar a tu puerta en medio de la noche. Después de encontrarle te irradiará el rostro.

28 de noviembre de 2016 · Papa Francisco

En este tiempo de Adviento estamos llamados a ensanchar los horizontes de nuestro corazón, a dejarnos sorprender por la vida que se presenta cada día con sus novedades. Para hacer esto es necesario aprender a no depender de nuestras seguridades, de nuestros esquemas consolidados, porque el Señor viene en la hora en la que no nos imaginamos. Viene para introducirnos en una dimensión más hermosa y más grande. Nuestra Señora, Virgen del Adviento, nos ayude a no considerarnos propietarios de nuestra vida, a no hacer resistencia cuando el Señor viene para cambiarla, pero a estar listos para dejarnos visitar por Él, huésped esperado y grato, aunque desarticule nuestros planes”.

26 de noviembre de 2016 · Mª Carmen

¡Un minuto de Evangelio cada día! Parece nada, pero un minuto y otro, y siempre con el Evangelio en medio, puede encender en tu corazón la más viva llama del Espíritu.
¡Un minuto de Evangelio cada día! Parece poca cosa, pero puede ser la mejor ayuda para que te asomes cada día a contemplar el rostro y el corazón de Jesús.
¡Un minuto de Evangelio cada día! Al amanecer, o al caer la tarde, puede ser tu forma bonita de decir “amén” a la bondad y ternura del Padre.
¡Un minuto de Evangelio cada día! Puede darle a tu vida un sabor a evangelio para ser en medio del mundo y de las gentes un poco de luz, un poco de sal, ¡una esperanza!

26 de noviembre de 2016 · Papa Francisco

“Es hora de que recobremos y acrecentemos el fervor, la dulce y confortadora alegría de evangelizar [...]. Y ojalá el mundo actual pueda recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo» [Evangelii gaudium,10].

26 de noviembre de 2016 · Pedro Tomás

‘Estad preparados’. Dios es experto en suscitar esperanzas sobre la realidad, a veces, tan contraria a lo nuevo. El momento presente es digno recipiente de gracia gratuita y solidaria. La oración nos ayuda a desentrañar la presencia de Jesús en el aquí y ahora. Un pequeño paso para salir y mirar, un pequeño deseo que crece en el corazón, la pequeña llama encendida de un amor que sigue vivo, un pan compartido con los más pobres, detenerse para mirar, escuchar, acompañar y curar las heridas de los que están n las orillas de los caminos, puede ayudarnos a recibir a Jesús que se acerca y trae la alegría. Las distancias más largas se acortan cuando damos un paso. ¡Ven, Señor, Jesús! Voy a tu encuentro.

15 de noviembre de 2016 · Papa Francisco

En este mundo casi todo pasa, como el agua que corre; pero hay cosas importantes que permanecen, como si fueran una piedra preciosa en un tamiz. ¿Qué es lo que queda?, ¿qué es lo que tiene valor en la vida?, ¿qué riquezas son las que no desaparecen? Sin duda, dos: El Señor y el prójimo. Estas dos riquezas no desaparecen. Estos son los bienes más grandes, para amar. Todo lo demás ―el cielo, la tierra, las cosas más bellas, también esta Basílica― pasa; pero no debemos excluir de la vida a Dios y a los demás.

13 de noviembre de 2016 · Padre María-Eugenio

Nuestra vida consiste en esto: mirar a Dios por la fe viva y poner nuestros actos a la disposición
del Espíritu Santo (1953).

13 de noviembre de 2016 · Thomas Merton

Tú conoces mi alma,
Tú sabes todo lo que es preciso
hacer en ella.
Hazlo a tu modo.
Atráeme a Ti,
Dios mío.
Lléname de puro amor a Ti.
No permitas que jamás
me aparte del camino de tu amor.
Muéstramelo con claridad.
Lo dejo todo en tus manos.
No tendré miedo de nada,
porque estaré siempre en tus manos
y jamás te dejaré
y jamás me dejarás.

13 de noviembre de 2016 · Madeleine Delbrel

Bienaventurados los pacíficos,
porque ellos serán llamados hijos de Dios.
En todos los recodos de las calles
hay pequeñas guerras,
como hay grandes guerras
en todos los recodos del mundo.
En todos los recodos de nuestra vida
podemos hacer la guerra o hacer la paz...
Por eso sólo los hijos de Dios
son totalmente pacíficos.
Para ellos la tierra es una casa de su Padre del Cielo.
Todo lo que hay sobre la tierra, y el mismo suelo, les pertenece...
Los ojos de los pacíficos son benévolos,
y sus compañeros de camino se reconfortan en ellos
como al amor de la lumbre.
Nunca encuentran motivo para combatir,
pues saben que sólo son contables de la paz,
y la paz no se defiende con batallas...
Por eso caminan con una doble alegría:
la del advenimiento de la paz a su alrededor,
y la de escuchar una voz inefable que dice «Padre»
en el fondo de su corazón.

09 de noviembre de 2016 · Lucio del Burgo OCD

Carta a Isabel de la Trinidad. - Con ocasión de su Canonización- ¡He hablado tanto de ti! ¡He esperado tanto tiempo tu canonización! Por fin llegó el 16 de octubre de 2016, el día que la Iglesia reconoció pública y solemnemente que participas en la asamblea de los santos. He sido eco de tu palabra y de tus intuiciones por distintos lugares: Cuba, República Dominicana, Guatemala, Costa Rica, San Salvador, España y Estados Unidos. En todos estos sitios he tenido la posibilidad de comunicar tu secreto, tu felicidad, tu mensaje, la buena noticia que llenó tu vida: Dios está dentro de ti y está esperando que le dirijas la mirada y una palabra de amigo. Gracias por tu experiencia porque nos has contagiado la cercanía de Dios. Nos has abierto el camino de la amistad como vehículo para entrar en el diálogo con el Señor. Hay que ser amigos y desde aquí comunicar a Jesús. Gracias porque nos has descubierto las riquezas de la Palabra de Dios. Tú has hecho de la Biblia una Carta de Amor que ha de ser escuchada eternamente:
“¡Oh Verbo eterno, Palabra de mi Dios! quiero pasar mi vida escuchándole, quiero hacerme dócil a tus enseñanzas, para aprender todo de Ti… quiero fijar siempre la mirada en Ti y morar en tu inmensa luz. ¡Oh Astro mío querido!, fascíname para que no pueda ya salir de tu esplendor” (Elevación a la Santísima Trinidad). Concédenos, Isabel, la bienaventuranza de la escucha para fijar la mirada y el corazón en la Palabra definitiva que es Cristo. Que experimentemos, nosotros también, esa fascinación que tú tuviste por el rostro de Jesús. Que el Crucificado por amor nos transforme y llene nuestro corazón de su luz y misericordia. Nosotros, peregrinos en este mundo, lleno de luz y de tinieblas, te pedimos que nos inunde el Espíritu de Amor para que seamos testigos de Jesús como fuiste tú. Da a nuestros jóvenes la alegría del Evangelio, una alegría y un gozo que no tiene fin.
Santa Isabel de la Trinidad, ruega por nosotros. Amén.

02 de noviembre de 2016 · Papa Francisco

Otras Bienaventuranzas. “Bienaventurados los que soportan con fe los males que otros les infligen y perdonan de corazón; bienaventurados los que miran a los ojos a los descartados y marginados mostrándoles cercanía; bienaventurados los que reconocen a Dios en cada persona y luchan para que otros también lo descubran; bienaventurados los que protegen y cuidan la casa común; bienaventurados los que renuncian al propio bienestar por el bien de otros; bienaventurados los que rezan y trabajan por la plena comunión de los cristianos… Todos ellos son portadores de la misericordia y ternura de Dios, y recibirán ciertamente de él la recompensa merecida”.

01 de noviembre de 2016 · Papa Francisco

Jesús intercede por nosotros como mediador ante el Padre, y le pide por la unidad de sus discípulos «para que el mundo crea» (Jn 17,21). Esto es lo que nos conforta, y nos mueve a unirnos a Jesús para pedirlo con insistencia: «Danos el don de la unidad para que el mundo crea en el poder de tu misericordia».
Este es el testimonio que el mundo está esperando de nosotros. Los cristianos seremos testimonio creíble de la misericordia en la medida en que el perdón, la renovación y reconciliación sean una experiencia cotidiana entre nosotros. Juntos podemos anunciar y manifestar de manera concreta y con alegría la misericordia de Dios, defendiendo y sirviendo la dignidad de cada persona. Sin este servicio al mundo y en el mundo, la fe cristiana es incompleta.

31 de octubre de 2016 · Juan Antonio Marcos

La interioridad humana puede convertirse en un ‘lugar de sentido’ para todo el que anda buscando. Un lugar que tiene mucho que ver con los paisajes del alma, con los espacios interiores de la persona, como muy bien sabían los místicos: san Juan de la Cruz, sí, pero no menos santa Teresa… ¡Ah, aquella mujer que tanto sabía de los rincones del alma! Y porque morada, casa, templo, castillo, mansión…, son mucho más que metáforas. Como ocurre con la anhelada ‘tierra prometida’ o el nostálgico ‘paraíso del Edén’ bíblicos, estamos ante espacios simbólicos y teológicos, cuyo significado más profundo se nos desvela al ponerlos en contacto con la propia interioridad humana.

30 de octubre de 2016 · José Ángel Lalinde

Jesús no tuvo miedo de mirar al pecador, no le importaron las críticas de los demás. Tan solo nos demostró que Él, el Señor, nos pide que le abramos nuestra casa. Y hoy, la Iglesia, nos recuerda que nosotros necesitamos enfrentarnos a la vida como Zaqueo: con la alegría de saber que el Señor quiere entrar en nuestras casas. Y la respuesta es como la de Zaqueo: con alegría.

20 de octubre de 2016 · Isa Solá

“Queridos todos: Si leéis esto es porque se me acabaron los días en este mundo… No estéis tristes. Si me voy demasiado pronto para vosotros… ha pasado cuando tenía que pasar. Dios sabe y es lo que importa. Nuestro tiempo no es su tiempo. Espero irme al menos haciendo lo que amaba hacer, entregando mi vida, amando a mi gente, sirviendo. Si es así, celebradlo, todo está bien. He sido feliz y he estado donde más siempre he querido, en África y luego en Haití. Seguir a Jesús y su Evangelio ha sido lo más fascinante de mi vida y agradezco a mi Congregación, que me haya ayudado a ello. Si de algo me enamoré locamente fue de Jesús. Por eso, estad alegres, estoy ya con Él. Enterradme allí donde dejé mi vida, escribo esto en Haití y si fuera aquí, me gustaría quedarme aquí, pero si no, donde esté, no me mováis. ¡Si queréis en tierra plantad un árbol allí mismo… o muchos! Si pudiera ser en el mar… ya sabéis lo que me gustaría. ¡Mi mayor gozo era estar sumergida en el mar! Pero no quiero causar problemas por ello, así que donde mi comunidad y mi familia decidáis pero allí donde muera. No quiero traslados ni gastos excesivos. Todo bien sencillo y familiar. Perdonadme lo que os hice sufrir. Os quise, os quiero. Cada uno recibid mi beso más fuerte, mi abrazo infinito. Y si tuviera algo… cosa que dudo, mis hermanas de la Congregación decidirán por mí. Con mucho amor
Testimonio de entrega de ISA SOLÁ rjs, en Haití

20 de octubre de 2016 · Jorge López, misionero en Zambia,

Escucha esas palabras de Jesús: "id por todo el mundo". Sí, tú, sí, vosotros… Todos estamos llamados a participar en la tarea misionera de la Iglesia, desde la sencillez y desde el lugar donde estamos y con los que vivimos. No te encierres. Vive la tarea primordial de la Iglesia, el anuncio de la Buena noticia con otros creyentes, no vayas a tu aire.
Caminemos juntos, con tu comunidad de referencia, con tu movimiento, con tu parroquia y sobre todo con tu diócesis. Seamos sencillos y creativos.

20 de octubre de 2016 · José Valdavida,

La misión se encuentra hacia dentro, en ese camino hacia el interior de donde sale la oferta total: “Aquí estoy, envíame” (Is 6,8). Camino hacia dentro, en el trato de amistad con quien sabemos que nos quiere, y nos hace, como Él, ser para los demás. La misión se acepta en la visión, donde Dios, hablando con palabras del Macedonio pide que nos pongamos en camino hacia lo no pensado (Hch 16,9). Recemos ese texto, después de leer los intentos reiterados de Pablo por evangelizar unas y otras ciudades (Hch 16,6-8). Que el Espíritu es cauce de agua y, a la vez, hortelano que pone la compuerta, y dice cuándo y dónde se ha de regar. En Europa comenzamos a ser cristianos, porque Pablo oyó las voces de la otra orilla.
Algún día mediremos el daño que estamos haciendo, al colgar la misión de la percha urgente, lacerante, exigente, sí, tanto como engañosa, porque sólo aparecen situaciones de marginación, sin hacerla capaz de aguantar las riquezas insondables de la salvación en Jesucristo. No hablamos de ellas, porque no le oímos a Él.

20 de octubre de 2016 · Roberto Calvo Pérez, CP

Una escuela de aprendizaje que ha de abrirnos nuevas perspectivas: estar en sintonía con lo que la Trinidad nos pide en este momento de la historia. Junto al Padre, abrazar al mundo y darle esperanza. Con el Hijo, caminar juntos en misión, buscando la renovación desde el Evangelio y sintiéndonos, como Iglesia, servidores del Reino. Y gracias al Espíritu, saber discernir lo que Éste dice a la Iglesia y al mundo a través de los signos de los tiempos.

20 de octubre de 2016 · Papa Francisco

Cuando, caminando por la calle, nos cruzamos con una persona necesitada, o un pobre llama a la puerta de nuestra casa, es muy diferente, porque ya no estoy delante de una imagen, sino que nos afecta en primera persona. Ya no hay distancia entre él o ella y yo, y me siento interpelado. La pobreza en abstracto no nos interpela, pero nos hace pensar, nos hace quejarnos; pero cuando ves la pobreza en la carne un hombre, de una mujer, de un niño, ¡esto nos interpela! Y por eso esta costumbre que tenemos de huir de los necesitados, de no hacernos o maquillar un poco esta realidad de los necesitados con las costumbres de moda. Así nos alejamos de esta realidad. Ya no hay distancia entre el pobre y yo cuando me lo cruzo... No olvidemos las palabras de Jesús: “Yo soy el pan de vida” (Jn 6,35) y «quien tenga sed venga a mí» (Jn 7,37). Son para todos nosotros creyentes una provocación a reconocer que, a través del dar de comer a los hambrientos y dar de beber a los sedientos, pasa nuestra relación con Dios, un Dios que ha revelado en Jesús su rostro de misericordia.

09 de octubre de 2016 · Juan Manuel Cotelo

FOOTPRINTS significa “huellas” y así quisimos titular la película porque habla de las huellas individuales que cada uno va dejando, al recorrer el camino de su propia vida. Seguimos las huellas de otras personas, pero es inevitable que tengamos que avanzar con nuestros propios pasos, con esfuerzo. Jesucristo nos muestra el camino que hemos de tomar para llegar al Padre, para entrar al Reino de Dios ya desde ahora, en la tierra. Cada paso en la vida implica una sorpresa, un descubrimiento, un nuevo reto. Podemos planificar nuestra vida con la imaginación, pero la realidad siempre es más fuerte. Hemos de amar el camino real, no imaginado, que pisamos cada día. Y en cada una de esas pisadas, tanto las que son placenteras como las que son muy difíciles, podemos dejar una huella de amor.

04 de octubre de 2016 · Rebeca Reynaud

¿Qué es la interioridad, la intimidad? Es lo que le da consistencia a la personalidad, y que lleva la marca de los ideales de esa persona. Hablar de vida interior es poner de relieve que el hombre es un ser llamado a tomar conciencia de sí, a advertir la hondura de su propio ser y de las cosas en el transcurso del tiempo. La vida, en consecuencia, se nos presenta como un período que nos es concedido para alcanzar esa hondura y, por tanto, la vida tiene razón de ser, de tarea, y de una tarea que va hacia lo hondo, hacia lo profundo, hacia el interior del propio ser. Le amenaza así al hombre un riesgo: la superficialidad, el distraerse; el no ir a lo importante e irse buscando motivos que le impidan pensar.

04 de octubre de 2016 · Pedro Tomás

Interioridad es la conciencia viva de que todo está dentro de Dios, de que somos amados. Aquí está la dignidad y belleza del ser humano. Vivimos dentro: “El reino está dentro de vosotros” (Lc 17,21). Somos morada de Dios y Dios nos abraza. Orar es vivir “con quien sabemos nos ama” (V 8,5). Somos interioridad habitada, “donde pasan las cosas de mucho secreto entre Dios y el alma” (1M 1,3). Este lugar siempre ha estado dentro de nosotros, pero no siempre hemos sido capaces de entrar y vivir allí de verdad. “Deseaba vivir, que bien entendía que no vivía” (V 8,12). “Sin esta humilde y atenta toma de conciencia de lo que realmente somos, corremos el riesgo de hacernos una idea errónea de nosotros mismos” (Saverio Cannistrá)

04 de octubre de 2016 · Miguel Márquez

El corazón es la puerta de entrada a esa aventura, a nuestro mundo interior. En él se detienen nuestros pasos en la búsqueda de una fuente viva que oriente nuestros anhelos y deseos, frente a él se detienen nuestros pasos cuando la enfermedad oxida las bisagras del alma, bloqueando o dificultando el paso hacia nuestras raíces, a nuestro castillo interior.
En la educación del hombre interior hay que aprender-enseñar a escuchar sin miedo lo que podamos descubrir, acogiendo el dolor y el gozo como dos caras de la misma vida, como una ocasión de crecer siempre.

04 de octubre de 2016 · AJAHN CHAH, monje tailandés

La paz que ha de hallarse dentro de uno se encuentra en el mismo lugar en el que se ubican la agitación y el sufrimiento. No ha de hallarse en el bosque ni en la cima de la colina, ni es otorgada por un maestro. Donde usted experimenta sufrimiento puede encontrar la emancipación del sufrimiento. En realidad, tratar de escapar del sufrimiento es, de hecho, correr hacia él.

27 de septiembre de 2016 · Juan Morales

¡Qué admirable eres en todas las cosas! ¡Qué profundo misterio tu poder creador! ¡Qué insondable y bendita tu sabiduría! En todo descubrimos tus huellas inconfundibles, en todo te regalas a nosotros, las criaturas nos hablan de tu amor. Ayúdanos, Dios Creador, a aprender a leer, a escuchar, a tocar tu amor en la Creación.

27 de septiembre de 2016 · Rafael Mª León, ocd

El canto no solo expresa la oración interior sino que la realiza. No es un adorno sobrepuesto ni solo un acompañamiento de los sentimientos orantes. Cantar es orar. “Cantar bien es orar dos veces -en expresión de San Agustín. Porque el canto, asumiendo los sentimientos interiores, les da cuerpo y los consolida. Ritmo y melodía, lirismo y emoción vuelven sobre el espíritu y lo fijan-como un misterioso bumerang- para liberarlo y elevarlo hacia Dios. Cierto, la oración cantada nos permite decirle a ÉL más de lo que podemos decirle con solo palabras.

27 de septiembre de 2016 · Santa Teresa de Jesús

¡Oh Vida, que la dais a todos!
No me neguéis a mí esta agua dulcísimo
que prometéis a los que la quieren.
Yo la quiero, Señor, y la pido, y vengo a Vos.
No os escondáis, Señor, de mí, pues sabéis mi necesidad
y que es verdadera medicina del alma llagada por Vos! (Exclamaciones IX,2).

27 de septiembre de 2016 · THOMAS MERTON

El camino de la contemplación no es, de hecho, camino alguno. Cristo es el único camino, y él es invisible. El “desierto” de la contemplación es sencillamente una metáfora para explicar el estado de vacío que experimentamos cuando hemos abandonado todos los caminos, nos hemos olvidado de nosotros mismos y hemos tomado a Cristo invisible como nuestro camino. Como dice san Juan de la Cruz: "Y así grandemente se estorba un alma para venir a este alto estado de unión con Dios, cuando se ase a algún entender, o sentir, o imaginar, o parecer, o voluntad, o modo suyo, o cualquiera otra obra o cosa propia, no sabiéndose desasir y desnudar de todo ello… Por tanto, en este camino, el entrar en camino es dejar su camino; o por mejor decir, es pasar al término y dejar su modo, es entrar en lo que no tiene modo, que es Dios. Porque el alma que a este estado llega, ya no tiene modos, ni maneras, ni menos se ase ni puede asir a ellos… aunque en sí encierra todos los modos, al modo del que no tiene nada, que lo tiene todo".

02 de septiembre de 2016 · Santa Teresita

Para mí, la oración es un impulso del corazón, una simple mirada dirigida al cielo, un grito de agradecimiento y de amor, tanto en medio del sufrimiento como en medio de la alegría. En una palabra es algo grande, algo sobrenatural que me dilata el alma y me une a JESÚS.

02 de septiembre de 2016 · Isabel de la Trinidad

“Ama siempre la oración, querida Germanita. Y cuando digo oración, no hablo tanto de imponerse una gran cantidad de oraciones vocales que rezar cada día. De lo que hablo es de esa elevación del alma hacia Dios, en medio de todas las cosas, que nos pone en una especie de comunión continua con la Santísima Trinidad, simplemente haciéndolo todo bajo su mirada”

02 de septiembre de 2016 · Papa Francisco

«Oh Dios de los pobres,
ayúdanos a rescatar a los abandonados
y a los olvidados de esta tierra
que son tan valiosos a tus ojos. […]
Dios de amor,
muéstranos nuestro lugar en este mundo
como instrumentos de tu cariño
por todos los seres de esta tierra.
Dios de Misericordia,
concédenos recibir tu perdón
y de transmitir tu misericordia
en toda nuestra casa común.
Alabado seas.

Amen.

02 de septiembre de 2016 · Teresa de Calcuta

Bienaventurados los que dan sin recordar, y los que reciben sin olvidar. El amor tiene que ponerse en acción. Muchas veces basta una palabra, una mirada, un gesto para llenar el corazón del que amamos. Lo más importante no es lo que damos, sino el amor que ponemos al dar.

15 de agosto de 2016 · Papa Francisco

La Iglesia, necesita la ayuda del Espíritu Santo para no dejarse frenar por el miedo y el cálculo, para no acostumbrarse a caminar dentro de las fronteras seguras. Estas dos actitudes llevan a la Iglesia a ser una Iglesia funcional que no corre riesgo nunca. Sin embargo la valentía apostólica que el Espíritu Santo enciende en nosotros como un fuego nos ayuda a superar los muros y las barreras, nos hace creativos y nos urge a ponernos en movimiento para caminar también por caminos inexplorados o incómodos, ofreciendo esperanza a los que encontramos. Estamos llamados a convertirnos cada vez más en comunidad de personas guiadas y transformadas por el Espíritu Santo, llenas de comprensión, personas de corazón dilatado y de rostro alegre. Más que nunca hay necesidad hoy de sacerdotes, de consagrados y de fieles laicos, con la mirada atenta del apóstol, para conmoverse y detenerse delante de los desfavorecidos y a las pobrezas materiales y espirituales, caracterizando así el camino de la evangelización y de la misión con el ritmo sanador de la proximidad. Es precisamente el fuego del Espíritu Santo que nos lleva a hacernos prójimos de los otros, de las personas que sufren, de los necesitados, de tantas miserias humanas, de problemas, de refugiados, de los que sufren. Ese fuego que viene del corazón.

15 de agosto de 2016 · Daniela Biló

Estrenamos la vida y ya somos buscadores... Buscamos con avidez calmar necesidades vitales para la existencia: hambre, sed, aliento de vida… Buscamos sobre todo amor y compañía que arropen la fragilidad e incompletez que nos dan la bienvenida apenas abrimos los ojos a este mundo. Buscamos ‘a tientas o a ciegas’ (y a veces ‘a tontas y a locas’), sea como sea, pero siempre buscamos. Buscamos el sentido, buscamos plenitud, buscamos el TODO y el PARA SIEMPRE… buscamos a DIOS, lo sepamos o no…

15 de agosto de 2016 · Pedro Casaldáliga

Estamos otra vez en el Principio
y nace el mundo, nuevo, del seno de tu Gracia,
hermosamente grande y sin fronteras.
¡Que callen los profetas fatídicos!
Cabemos todos juntos, hermanos,
en la mesa que el Padre ha abastecido.
¡Que calle todo miedo para siempre!
Estamos otra vez en el Principio
y ha empezado tu era:
¡Por derecho de Madre tú patentas
la luz amanecida!

15 de agosto de 2016 · José Septién

El ser humano tiene sed de Dios, sentimos necesidad de Él. El ser humano tiene sed de vivir, de gozar, de amar, de ser feliz… Para que esto sea posible, Jesús nos invita a controlar la sed de aguas contaminadas y a alejarnos de ellas para no ser alcanzados del mal. Jesús nos invita a ir a Él y a beber en Él, que es manantial del agua de la vida. No olvides nunca la razón por la que Jesús vino al mundo: “Para que en Él tengamos vida y vida abundante”: no olvides el jarro que se nos ha dado para beber de esta agua: oración, estudio y meditación de la palabra de Dios, celebrar y vivir los sacramentos, esfuerzo cotidiano en mantener una vida amigable y fraterna con todos, vivir integrados a la comunidad eclesial del barrio en el que se vive, buscando a Dios con todas las fuerzas, y viviendo en obsequio de Jesucristo. Entonces, y solo entonces, Jesús beberá nuestra agua y su alma quedará saciada; entonces, y solo entonces, Él nos dará a beber el agua que salta hasta la vida eterna.

15 de agosto de 2016 · Papa Francisco

La misericordia, tanto en Jesús como en nosotros, es un camino que sale del corazón para llegar a las manos. ¿Qué significa esto? Jesús te mira, te sana con su misericordia, te dice: ¡Levántate! Y tu corazón es nuevo. ¿Qué significa realizar un camino del corazón a las manos? Significa que con el corazón nuevo, con el corazón sanado por Jesús puedo realizar las obras de misericordia mediante las manos, tratando de ayudar, de cuidar a muchos que lo necesitan.

07 de agosto de 2016 · Papa Francisco

Que el coraje y la valentía que llevan dentro pueda expresar, a través de los juegos olímpicos, un grito de fraternidad y de paz. Que, a través de ustedes, la humanidad comprenda que la paz es posible, que con la paz todo se gana, en cambio con la guerra se pierde todo”. Quiero hacerles llegar mi saludo y mi deseo de éxito en estas Olimpiadas. Que el testimonio de este equipo olímpico de refugiados nos haga bien a todos.

07 de agosto de 2016 · Edith Stein.

“Esta suerte me fue deparada después de una experiencia, que sobrepasó mis fuerzas, que absorbió toda mi energía vital y que me privó de toda actividad. La quietud en Dios es algo totalmente nuevo y particular en contra de la negación de la actividad por falta de fuerza vital. En su lugar aparece el sentimiento de estar escondido, de estar liberado de todo problema, preocupación u obligación. Y mientras más me entrego a este sentimiento, me comienzo a llenar más y más de vida nueva, que me empuja a nuevas ocupaciones, sin que para ello actúe la voluntad.”

07 de agosto de 2016 · Pablo VI

«La fe y la esperanza, y el amor de Dios, así como también el amor fraterno, implican como exigencia propia una necesidad de silencio» (ET 45). La Palabra va siempre envuelta en el silencio. Es su recipiente natural para poder ser fecunda. Sólo en el silencio se puede escuchar a Dios. «La búsqueda de la intimidad con Dios lleva consigo la necesidad verdaderamente vital de un silencio de todo el ser, ya sea para quienes deben encontrar a Dios incluso en medio del estruendo, ya sea para los contemplativos» (ET 4G).

05 de agosto de 2016 · Hno. Seamus Byrne.

Que te acompañe la Luz del Hijo. Que las alas del Espíritu te cubran. Que los ojos de tu Dios y los oídos de tu Dios en la noche y en el día escuchen tu oración y te concedan los deseos de tu alma.

02 de agosto de 2016 · Papa Francisco

Queridos jóvenes, no vinimos a este mundo a «vegetar», a pasarla cómodamente, a hacer de la
vida un sofá que nos adormezca; al contrario, hemos venido a otra cosa, a dejar una huella. Amigos, Jesús es el Señor del riesgo, es el Señor del siempre «más allá». Jesús no es el Señor del confort, de la seguridad y de la comodidad. Para seguir a Jesús, hay que tener una cuota de valentía, hay que animarse a cambiar el sofá por un par de zapatos que te ayuden a caminar por caminos nunca soñados y menos pensados, por caminos que abran nuevos horizontes, capaces de contagiar alegría, esa alegría que nace del amor de Dios, la alegría que deja en tu corazón cada gesto, cada actitud de misericordia. Ir por los caminos siguiendo la «locura» de nuestro Dios que nos enseña a encontrarlo en el hambriento, en el sediento, en el desnudo, en el enfermo, en el amigo caído en desgracia, en el que está preso, en el prófugo y el emigrante, en el vecino que está solo. Ir por los caminos de nuestro Dios que nos invita a ser actores políticos, pensadores, movilizadores sociales. Que nos incita a pensar en una economía más solidaria que esta. En todos los ámbitos en los que nos encontremos, ese amor de Dios nos invita llevar la Buena Nueva, haciendo de la propia vida una entrega a Él y a los demás. Esto significa ser valerosos, esto significa ser libres.

17 de julio de 2016 · Rayan Bahjat

¡Estamos tan contentos! Podremos compartir nuestro dolor y nuestra alegría con nuestros hermanos y hermanas cristianos... Queremos decirle a todo el mundo que rece por nosotros… Queremos mostrarle a todo el mundo que formamos parte de la Iglesia Católica.
La gran mayoría de los 200 peregrinos cristianos que participarar en Cracovia JMJ vienen de casi todas las diócesis de Irak (Bagdad, Kirkuk, Sulimanyah, Zakho, Duhok y Erbil), son estudiantes, aunque también hay algunos jóvenes provenientes de los campos de refugiados. El arzobispo auxiliar de Bagdad Basel Yaldo, acompaña al grupo: “Queremos que el mundo rece con nosotros y por nosotros.
El joven Rayan Bahjat trabaja como ingeniero en el sector petrolero de la ciudad de Kirkuk. En su tiempo libre ayuda en los centros de acogida y campos donde se alojan las personas que escapan de la guerra. Mientras conduce su Jeep por las carreteras llenas de arena para llegar a misa piensa en la gran experiencia que va a vivir el grupo de jóvenes peregrinos. Ir a Cracovia ha sido un sueño hecho realidad.
Los recientes ataques terroristas sobre la ciudad de Bagdad, uno de los peores en la reciente del país, no pueden quebrar la fortaleza de su fe: “Este es nuestro país, aquí había cristianos desde la época de Santo Tomás, y no queremos irnos… Así lo quiere Dios, ¿cómo podría ser capaz de ver tanto dolor a mi alrededor y simplemente marcharme?

17 de julio de 2016 · Pedro Ángel Deza

«Yo soy la verdad». La verdad se identifica con el mismo Jesús, en él se encuentra la plenitud de la verdad… el Espíritu, el Paráclito, es también llamado el “Espíritu de la verdad”, y tiene el encargo tanto de testimoniar la verdad, como también desvelarnos progresivamente su contenido completo: «os iluminará para que podáis llegar a la verdad completa». Quien participa de la verdad, quien se decide por el mundo de la verdad, aquel que siente la responsabilidad ante la verdad, debe ser también leal y honesto. La verdad debe traducirse en un comportamiento veraz, que responda a la confianza suscitada por el mismo concepto de la verdad. La vida en la verdad exige la veracidad. Y esto significa ser leales, sinceros, auténticos y honestos consigo mismo, con Dios y con el prójimo. Teniendo como punto de partida que la verdad absoluta solamente lo es y está en Dios, nosotros únicamente tenemos una participación parcial y aproximativa de la misma.

17 de julio de 2016 · Sebastián García

Para buscar a Dios tenemos que buscarle a Él. Y para buscarle tenemos que darnos cuenta de que nos basta con buscar aquello que es sencillo, aquello que es pequeño, aquello que nos habla de paz y tranquilidad, aquello cotidiano que hacemos todos los días y que hecho con cariño y sencillez, nos abre las puertas para encontrarnos cara a cara con el Señor.
A Dios se le ve fácil cuando las manos las llevamos vacías, cuando el corazón está sediento de amor y paz y cuando con la mirada no buscamos otra cosa más que a la persona que necesitada vive a nuestro lado y nos pide calor, cariño, comprensión y dulzura.
Sembradores de la paz con ambientes llenos de docilidad y misericordia, siempre dispuestos a obrar el bien.

17 de julio de 2016 · Ignacio López Bravo, fsf

La religiosidad en la India está en todos los rincones … Los cristianos gustan de una religiosidad devocional que les acerca a Dios y se hace presente a lo largo del día y de su vida, que les hace ser agradecidos y confiarse a la voluntad de Dios… Cada familia hace de su casa una iglesia doméstica y en el hogar rezan y comparten su fe, solos o invitando a vecinos. Todas las casas tienen sus biblias, libros de cantos, velas, incienso, agua bendita, cuadros de Jesús, de la Sagrada Familia. Y en la calma de la tarde después del trajín del día se reza el rosario, letanías a María, de la Misericordia, algún santo... se lee la Biblia.

11 de julio de 2016 · Papa Francisco

Depende de mí ser o no ser prójimo, la decisión es mía, depende de mí ser o no ser prójimo de la persona que encuentro y que necesita ayuda, también si es extranjera o quizá hostil. Y Jesús concluye: “Anda, haz tú lo mismo” (v. 37). Bonita lección. Y lo repite a cada uno de nosotros: “Anda, haz tú lo mismo”. “Hazte prójimo del hermano y hermana que ves en dificultad”. “Anda, haz tú lo mismo”. Hacer buenas obras, no solo decir palabras que se las lleva el viento. Me viene a la cabeza esa canción “palabras, palabras, palabras”. Hacer, hacer y mediante las buenas obras, que cumplimos con amor y con alegría hacia el prójimo, nuestra fe germina y da fruto. Preguntémonos, cada uno de nosotros que responda en el corazón, preguntémonos: ¿nuestra fe es fecunda? ¿Nuestra fe produce buenas obras? ¿O es más bien estéril, y por tanto más muerta que viva? ¿Me hago prójimo o simplemente paso de largo? ¿Soy de esos que seleccionan la gente según el propio placer? Está bien hacerse estas preguntas, y hacerlo a menudo, porque al final seremos juzgados sobre las obras de misericordia; el Señor podrá decirnos: “Pero tú, tú, tú, ¿te acuerdas esa vez, en el camino de Jerusalén a Jericó? Ese hombre medio muerto era yo” (cfr Mt 25,40-45). “¿Te acuerdas? Ese niño hambriento era yo”. “¿Te acuerdas? Ese inmigrante que muchos quieren expulsar, era yo”. “Esos abuelos solos abandonados en las residencias, era yo”. “Ese enfermo solo en el hospital que nadie visita, era yo”.
Que la Virgen María nos ayude a caminar en el camino del amor.

08 de julio de 2016 · Fernando Domingo

Virgen del Carmen. "Estrella de los Mares". Madre del Carmen: Hoy queremos mirarte a ti. Para sentirnos mirados por ti. Y llegar a mirar como tú: con esos tus ojos... ¡misericordiosos!

08 de julio de 2016 · Relato

Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida. La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella. En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce. Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice: - ¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano? Si tú no ves.
Entonces, el ciego le responde: - Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí.

08 de julio de 2016 · R. Tagore

Iba yo pidiendo, de puerta en puerta por el camino de la aldea, cuando tu carro de oro apareció a lo lejos como un sueño magnífico. Y yo me preguntaba, maravillado, quién sería aquel Rey de Reyes. Mis esperanzas volaron hasta el cielo, y pensé que mis días malos se habían acabado. Y me quedé aguardando limosnas espontáneas, tesoros derramados por el polvo.
La carroza se paro a mi lado. Me miraste y bajaste sonriendo. Sentí que la felicidad de la vida me había llegado al fin. Y de pronto, tú me tendiste tu diestra diciéndome: "¿puedes darme alguna cosa?". ¡Ah, qué ocurrencia de tu realeza! ¡Pedirle a un mendigo! Yo estaba confuso y no sabía qué hacer. Luego saqué despacio de mi saco un granito de trigo y te lo di. Pero qué sorpresa la mía cuando, al vaciar por la tarde mi saco en el suelo, encontré un granito de oro en la miseria del montón. ¡Qué amargamente lloré de no haber tenido corazón para dártelo todo!.

08 de julio de 2016 · Antonio Gala

La paz es la flor de la justicia y de la libertad: una rosa en la que caben todas las primaveras. Es la alegría del hombre que se reconoce en los ojos de los demás hombres,
y se satisface con ella, y crece y la deja en herencia a los que lleguen. Una manera -la única manera- de ser más nosotros mismos cada día. Sin verdadera paz no existe el hombre verdadero, ni el país verdadero. Tan sólo los pacíficos tienen derecho a llamarse hijos de Dios”.

22 de junio de 2016 · JM

Relato. Una oveja descubrió un agujero en la cerca y se escabulló a través de él. Estaba feliz de haber escapado. Anduvo errando durante mucho tiempo y acabó desorientándose. Entonces se dio cuenta de que estaba siendo perseguida por un lobo. Corrió y corrió… pero el lobo persistía en perseguirla.
Hasta que llegó el pastor, que la salvó y la condijo de nuevo, con todo cariño, al redil.
Y a pesar de que todo el mundo instaba a lo contrario, el pastor se negó a reparar el agujero de la cerca”

22 de junio de 2016 · R. Tagore

Le canto al amor en un poema, porque el amor está en todas las cosas, está en la luna, el sol y las estrellas, está en los ríos, en el aire y en las rosas. Le canto al amor en un poema, porque es el sentimiento más humano, más sobre todo, amar a Dios, es nuestro lema, pues El nos ordenó: "Amaos como hermanos” Le canto al amor en un poema, y elevo hasta el "Creador" mis alabanzas, porque ese hermoso sentimiento ordena, que nos amemos sin límites ni razas, que compartamos, alegrías y penas, pues hasta el "cielo" su poder alcanza.

22 de junio de 2016 · Etty Hillesum

La fuerza, el amor y la confianza en Dios que tenemos en nosotros mismos y que en estos últimos tiempos crecen tan maravillosamente en mí, tenemos que mantenernos constantemente dispuestos a compartirlos con todo el que se cruce, aunque sea por casualidad, en nuestro camino y los necesite… Incluso del sufrimiento se pueden sacar fuerzas… Hay que elegir: pensar en nosotros mismos sin preocuparnos de los demás, o distanciarnos de nuestros deseos personales y entregarnos. Y para mí, esta entrega de uno mismo no es una resignación, un abandono a la muerte. Se trata, más bien, de sostener la esperanza donde me sea posible y donde Dios me ha puesto.

22 de junio de 2016 · MAHATMA GANDHI

Toma una sonrisa, y regálasela a quien nunca la ha tenido. Toma un rayo de sol, y hazlo volar allí donde reina la noche. Descubre una fuente, y haz bañar a quien vive en el fango. Toma una lágrima, y deposítala en el rostro del que no ha llorado. Toma el valor, y ponlo en el alma del que no sabe luchar. Descubre la vida, y cuéntasela a quien no sabe entenderla. Toma la esperanza, y vive en su luz. Toma la bondad, y dásela al que no sabe dar. Descubre el amor, y hazlo conocer al mundo.


13 de junio de 2016 · Eduardo Pironio

Los tiempos difíciles exigen hombres fuertes; es decir, que vivan en la firmeza y la perseverancia de la esperanza. Para ello hacen falta hombres pobres y contemplativos, totalmente desposeídos de la seguridad personal para confiar solamente en Dios, con una gran capacidad para descubrir cotidianamente el paso del Señor en la historia y para entregarse con alegría al servicio de los hombres en la constitución de un mundo más fraterno y más cristiano”

13 de junio de 2016 · Teresa de Calcuta

"Sed la expresión viva de la amabilidad de Dios; amabilidad en vuestro rostro, amabilidad en vuestros ojos, amabilidad en vuestra sonrisa, amabilidad en vuestra afectuosa manera de saludar. En los bajos fondos, vosotros sois la amabilidad de Dios hacia los pobres. Regalad siempre una sonrisa gozosa a los niños, a los pobres, a todos los que sufren y se encuentran solos. Dadles no sólo vuestros cuidados, dadles también vuestro corazón"

13 de junio de 2016 · Saverio Cannistrà

En la actualidad la vida religiosa debe renovar sobre todo su índole escatológica… He especificado que el modo de hablar de la dimensión escatológica de la vida consagrada necesita un replanteamiento y una actualización profundos. Necesitamos elaborar una teología y una espiritualidad de la espera. Deberíamos, al menos durante un instante, al menos mentalmente, ignorar nuestro estar sujetos a obras, en cualidad de sacerdotes, intelectuales, agentes sociales o de cualquier cosa, e ir a nuestro ser religiosos en cuanto tales. ¿Qué queda después de la epoché de todo lo demás? Para ser sinceros, creo que lo que queda es precisamente la anteriormente citada hypomoné, que es la capacidad de permanecer en la historia sin escapar de ella y al mismo tiempo sin confundirse con ella, llevando los sufrimientos y los interrogantes sin respuesta. Al reafirmar el sentido escatológico de la vida religiosa, me interesa subrayar que ya no es posible proseguir en una lógica y una retórica de la continuidad (institucional y clerical), cuando todo nos habla de discontinuidad y de ruptura. Si tenemos miedo de hablar, si preferimos limitarnos a discursos políticamente correctos, seguiremos buscando en vano el objeto de nuestro discurso sobre el profetismo de la vida religiosa. El profetismo pasa por este “valle oscuro” (Sal 23,4), por este exilio, por este camino en el desierto, que son cargas de la promesa de Dios, en la medida en que no tienen proyectos humanos.
Necesitamos detenernos y reflexionar, necesitamos una interrupción porque hay que “derribar y demoler” y “edificar y plantar” (Jer 1,10), pero todavía no sabemos cómo, dónde y cuándo hacerlo. La ruptura, la discontinuidad está en los hechos, está en la historia: somos nosotros los que podemos elegir si queremos dejarnos llevar a la deriva de ésta o si queremos echar el ancla para poder volver a calcular la ruta. Hay un texto extraordinario de Isaías, el cap. 29, y con él concluyo: « Pásmense y quédense pasmados, enceguézcanse y quédense ciegos! [...] Porque el Señor les ha cerrado los ojos –los profetas– les ha cubierto sus cabezas –los videntes –. Y toda visión es para ustedes como las palabras de un libro sellado. Se lo dan a uno que sabe leer, diciéndole: «Lee esto». Pero él responde: «No puedo, porque el libro está sellado» Le dan el libro a uno que no sabe leer, diciéndole: «Lee esto». Y él responde: «No sé leer». (Is 29,9-12).
Hay momentos en los que la única forma de profecía posible es detenerse y sorprenderse, reconocer que el libro está sellado o está escrito en un idioma que todavía no conocemos. Es el momento de la paciencia, del “permanecer debajo” de la carga y esperar, y de este modo ser radicales en la profecía.

08 de junio de 2016 · Gonzalo López Marañón

“Ayer, un niño de unos dos años paseaba de aquí para allá como un pajarillo curioso. Lo llamé con gesto cariñoso, se acercó a mí, y se sentó en mi regazo: se quedó dormido hasta el final de la misa. En estas condiciones pasé de concelebrante, a sentirme casi como la Virgen. Yo miraba al niño, tan sereno y feliz durmiendo en mi regazo. Y pensaba: pues, más o menos (o más que menos), así nos tiene a todos el papá-Dios en sus brazos. ...Aquí (en Calunda) estamos lejos de la mentira y de la hipocresía que corroen este mundo. Tengo la sensación de poder entregarme a lo fundamental y centrarme hasta el final en lo que realmente creo de corazón. Os tengo muy presentes ante Dios, nuestro Padre misericordioso. Recordadme en vuestras oraciones: no quiero ser flojo o débil, sino completar, según la voluntad del Señor, la tarea y misión que Él me ha encomendado. La vida y la fe me enseñan que, cuando las cosas son transparentes, se alcanzan las metas más allá de nuestros deseos, hasta en los asuntos más sencillos y sin importancia. No nos debemos desanimar fácilmente ni abandonar nuestros ideales por los que merece la pena vivir. Esta es, me parece, la razón de mi alegría, que nadie me puede quitar. Esto es una constante en mi vida. Un gran don de Dios para mí y la más bella aventura diaria.
Que seáis muy felices y que os cuide el Buen Jesús, os lo desea este náufrago desde las profundidades de esta tierra africana”.

08 de junio de 2016 · Rommel Carranco

Mons. Gonzalo López Marañón, Obispo de Sucumbíos, el Santo, no por lo de sin culpa, sino por lo de elegido por Dios, sin duda diferenciado, distinguido en su encuentro personal con el Altísimo de quien se puso a su servicio; dispuesto, disponible: “Aquí estoy Señor porque me has llamado” y allá fue a Ecuador a Sucumbíos, a construir la Iglesia con sus manos; y sumó a campesinos, comunidades indígenas, colonos afrodescendientes, montubios y a cuantos otros creyeron en él, en su liderazgo, porque llevaba la “Palabra” de Amor, de Justicia, no de igualdad, de diversidad, porque las diferencias nos enriquecen decía, cuando sabemos respetarlas, valorarlas y aprendemos de ellas.
No fue fácil Gonzalo, lo sabemos: Tu lucha con la sonrisa, con pie firme y adelante, tu llanto en la soledad. Y al día siguiente de nuevo, apoyando a los amigos, acogiendo a cuanto ser se cruzaba en tu camino...
Y de tu tierra a tu tierra regresaste por el mar, nos dejaste la enseñanza que la lucha es por la paz y fue corto el descanso, pues sentiste en tus adentros que es hora de comenzar y desprendiéndote de todo te volviste a escapar al encuentro con el hombre que necesita tu andar, tu sonrisa, mano amiga que no supiste negar y en Angola en esa tierra Tú te pusiste a sembrar, como lo hiciste en los montes, en la selva y más allá.
Y de esa tierra lejana, el Altísimo Señor hoy te ha vuelto a llamar: Y Tú siempre tan dispuesto le has vuelto a contestar: “Aquí estoy Señor, que mandáis hacer de mi”. Y El con su infinito Amor, porque se ha fijado en Ti, Te ha respondido Gonzalo La cosecha ya está lista y la mesa está servida, haz construido la Iglesia, ven Gonzalo junto a mi es hora de descansar.

08 de junio de 2016 · Mateus Zapala Zakinde, párroco de Kazombo

“Me llamó la atención el secreto de alegría de Mons. Gonzalo López Marañón. Siempre aparecía muy alegre, animador. Era un hombre de oración, sobre todo. Conectó rápidamente con el pueblo angoleño. Estaba aprendiendo las lenguas nativas lunda y lubale para anunciar a Jesús. Hombre ecuménico, no hacía distinción de nadie”

08 de junio de 2016 · Vera Teixera

Para fray Gonzalinho Calunda (en Angola) no era solo un lugar de misión, sino el lugar que él había escogido para su morada final… Comíamos juntos y era un gusto oírle. Hablaba mucho de sus proyectos, de sus sueños… Tenía un gran corazón… Me parecía como un guerrero que se bate en el buen combate, como el capitán que va delante. Yo vi la paz en él… “Mi cabeza está siempre con Dios y con la gente”, me decía. No he encontrado gente como él. Recuerdo algunas frases que me decía: “Solo se puede conocer un pueblo cuando las mujeres comienzan a hablar”, “lo más importante de la vida son los sueños, que el Espíritu Santo te coloca en tu vida y te alimentan”, “tienes que encontrar tiempo para orar, sin oración solo se hacen cosas”. En medio de las dificultades decía: “Si Dios me pone en esto, es que me da capacidad para ello”. Siempre Dios estaba en su horizonte. Siempre Jesús.

30 de mayo de 2016 · Madeleine Delbrel

Si estuviéramos contentos de ti, Señor,
no podríamos resistir a esa necesidad de danzar que desborda el mundo
y llegaríamos a adivinar
qué danza es la que te gusta hacernos danzar,
siguiendo los pasos de tu Providencia.
Porque pienso que debes estar cansado
de gente que hable siempre de servirte
con aire de capitanes;
de conocerte con ínfulas de profesor;
de alcanzarte a través de reglas de deporte;
de amarte como se ama un viejo matrimonio.
Y un día que deseabas otra cosa
inventaste a San Francisco
e hiciste de él tu juglar.
Y a nosotros nos corresponde dejarnos inventar
para ser gente alegre que dance su vida contigo.

30 de mayo de 2016 · Gabriel Castro

Descubrir nuestra estructura de apertura trascendental y no confundirla con la mera ansiedad actual (de consumir sensaciones, novedad, productos y hasta vidas) requiere del silencio que nos haga inteligible ese anhelo hondo, esa extraña Presencia que nos habita y llama siempre a ir más allá en una dialéctica o juego sagrado. La escucha de la Palabra, siempre comunicada, requiere remansarse en el silencio para vivir según ella.

30 de mayo de 2016 · Mar Galceran

Concédenos un corazón nuevo, capaz de perdonarnos y perdonar, capaz de dejarse querer, desde el reconocimiento humilde de las propias debilidades y limitaciones. Un corazón nuevo, dispuesto a amar sin cálculos, con comprensión y ternura, incluso a aquellas situaciones y personas que nos lo ponen más difícil.
Concédenos una mirada nueva, capaz de fijarnos en lo bueno que hay en el corazón de cada persona, en lo positivo más que en lo negativo, en lo que nos une más que en lo que nos separa. Una mirada transparente y limpia, capaz de percibirte en los lugares mas insospechados.
Concédenos un pensamiento nuevo, capaz de leer la vida en profundidad, de deshacerse de prejuicios y de desenmascarar las ideas falsas que nos ofrece la sociedad. Dispuesto a dejarse interpelar por todo aquello que rompe la lógica de este mundo.
Concédenos un actuar nuevo, abierto al trabajo en comunión y en colaboración con los demás.
Activo y comprometido en la transformación de las injusticias, al servicio generoso de los demás y especialmente de los pobres y más necesitados. Un actuar discreto y silencioso, que sea obediente a tu voluntad.
Buen Dios, renueva nuestro ser, y que este nuevo camino de regreso a Ti nos permita también ser mejor para los demás.

30 de mayo de 2016 · Juan González Salvador

Sólo la unidad en el Ser desvela la identidad escondida bajo la apariencia de nuestra insuficiencia y precariedad. La gracia es la arquitecto de toda la construcción, y la humildad al acoger la Vida en cada aliento, en cada don… la argamasa que levanta este Cuerpo Místico en el amor: el Hombre Perfecto, Uno y Total, Cristo en mí, en nosotros.

27 de mayo de 2016 · Benedicto XVI

“¿Acaso no tenemos todos de algún modo miedo –si dejamos entrar a Cristo totalmente dentro de nosotros, si nos abrimos totalmente a Él–, miedo de que Él pueda quitarnos algo de nuestra vida? ¿Acaso no tenemos miedo de renunciar a algo grande, único, que hace la vida más bella? ¿No corremos el riesgo de encontrarnos luego en la angustia y vernos privados de la libertad? (…) ¡No! quien deja entrar a Cristo no pierde nada, nada –absolutamente nada– de lo que hace la vida libre, bella y grande. ¡No! Sólo con esta amistad se abren las puertas de la vida. Sólo con esta amistad se abren realmente las grandes potencialidades de la condición humana. Sólo con esta amistad experimentamos lo que es bello y lo que nos libera. Así, hoy, yo quisiera, con gran fuerza y gran convicción, a partir de la experiencia de una larga vida personal, decir a todos vosotros, queridos jóvenes: ¡No tengáis miedo de Cristo! Él no quita nada, y lo da todo. Quien se da a Él, recibe el ciento por uno”.

27 de mayo de 2016 · Sabiduría 16,20-24

«Alimentaste a tu pueblo con manjar de ángeles, proporcionándoles gratuitamente desde el cielo pan a punto, de mil sabores, a gusto de todos; y este sustento tuyo, que demostraba a tus hijos tu dulzura (:..), estaba al servicio de tu generosidad, que da alimento a todos, a voluntad de los necesitados»

27 de mayo de 2016 · Karl Rahner

En el silencio podemos oír nuestro límite y el llamado a trascenderlo, buscando el fondo, peregrinando al Misterio...«Deje que surjan a la superficie esas realidades más originarias del espíritu: el silencio, la angustia, el anhelo inefable de la verdad, del amor, de la comunión, de Dios. ¡Expóngase a la soledad, a la proximidad de la muerte! Deje que se presenten esas experiencias últimas y fundamentales del hombre, no las cubra con palabras, no haga teorías sobre ellas: mantenga estas experiencias fundamentales. Tal vez entonces pueda aparecer algo así como un saber originario acerca de Dios»''.
En esas experiencias tan humanas acontece y hace nido el silencio. Y en el nido del silencio, antes o después de las palabras, antes o después de las preguntas, crece la posibilidad de autotrascenderse, de escuchar y acoger en ese hondón la Palabra de Dios. La vida y sus misterios hacen espacio al Misterio.

27 de mayo de 2016 · Papa Francisco

Jesús se ha dejado «partir», se parte por nosotros. Y pide que nos demos, que nos dejemos partir por los demás. Precisamente este «partir el pan» se ha convertido en el icono, en el signo de identidad de Cristo y de los cristianos. Recordemos Emaús: lo reconocieron «al partir el pan» (Lc 24,35). Recordemos la primera comunidad de Jerusalén: «Perseveraban […] en la fracción del pan» (Hch 2,42). Se trata de la Eucaristía, que desde el comienzo ha sido el centro y la forma de la vida de la Iglesia.
Pero recordemos también a todos los santos y santas –famosos o anónimos–, que se han dejado «partir» a sí mismos, sus propias vidas, para «alimentar a los hermanos». Cuántas madres, cuántos papás, junto con el pan de cada día, cortado en la mesa de casa, se parten el pecho para criar a sus hijos, y criarlos bien. Cuántos cristianos, en cuanto ciudadanos responsables, se han desvivido para defender la dignidad de todos, especialmente de los más pobres, marginados y discriminados. ¿Dónde encuentran la fuerza para hacer todo esto? Precisamente en la Eucaristía: en el poder del amor del Señor resucitado, que también hoy parte el pan para nosotros y repite: «Haced esto en memoria mía».

21 de mayo de 2016 · Religiosa en Siria

"Pueden cortarme la cabeza, quemar mi iglesia, arrebatármelo todo, menos la vida eterna"

21 de mayo de 2016 · Niña asesinada por ISIS

Tenía apenas 12 años cuando el Estado Islámico tocó a su puerta en Mosul, Irak, exigiendo que su familia pague la Jaziya –el impuesto islámico a los no musulmanes– o abandone la ciudad. Su madre pidió unos segundos, pero los terroristas se negaron a esperar y prendieron fuego a la casa. La pequeña murió quemada en los brazos de su madre, y sus últimas palabras fueron “perdónalos”.

17 de mayo de 2016 · Papa Francisco

Uno de los aspectos de la misericordia consiste en apiadarse de los que sufren. La piedad (pietas) es un concepto que, en el mundo greco-romano, indicaba la devoción debida a los dioses, así como el respeto de los hijos hacia sus padres. Hoy se debe estar atentos a no confundir la piedad con el pietismo, que consiste sólo en una emoción superficial, que no se preocupa del otro. Tampoco se puede confundir con la compasión hacia los animales, que exagera en el interés hacia ellos, mientras deja indiferente ante el sufrimiento del prójimo.
La piedad verdadera es manifestación de la misericordia de Dios y uno de los siete dones del Espíritu Santo, que el Señor da a sus discípulos para que sean dóciles y sigan sus inspiraciones divinas. En los Evangelios encontramos el grito espontáneo que muchas personas enfermas, endemoniadas, pobres o afligidas dirigían a Jesús, expresando su fe en Él, porque veían en su persona el amor salvador del mismo Dios. Jesús respondía a todos con la mirada de la misericordiosa y con el consuelo de su presencia, invitándolos a confiar en Él y en su Palabra, porque, para Cristo, apiadarse del otro es compartir su tristeza para convertirla en júbilo y alegría, sanándolo del mal.

17 de mayo de 2016 · Plegaria eucarística V/b.

«Danos entrañas de misericordia ante toda miseria humana, inspíranos el gesto y la palabra oportuna frente al hermano solo y desamparado, ayúdanos a mostrarnos siempre disponibles ante quien se siente solo y deprimido. Que tu Iglesia, Señor, sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz, para que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando»

17 de mayo de 2016 · ​Patxi Loidi

El Espíritu nos hará locos.
Sí, el Espíritu.
Donde está el Espíritu no hay tristeza,
no hay gravedad, no hay ley,
no hay paternalismos,
no hay esquemas, no hay camino.
¡No hace falta santificar nada!
Donde está el Espíritu
hay vida y hay locos.
¡Que viene el Huracán!
¡Que nos derriba!
¡Que nos derribaaa!
Mañana, todo diferente

10 de mayo de 2016 · Papa Francisco

Jesús nos ha asegurado que seremos “revestidos por la potencia de lo alto”. O sea con la potencia del Espíritu Santo. Aquí está el secreto de esta misión: la presencia real entre nosotros del Señor resucitado, que con el don del Espíritu sigue abriendo nuestra mente y nuestro corazón, para que anunciemos su amor y su misericordia también en los ambientes más hostiles de nuestras ciudades. Es el Espíritu Santo el verdadero artífice del multiforme testimonio que la Iglesia y cada bautizado dan al mundo. Por lo tanto no podemos nunca descuidar el recogimiento en la oración para alabar a Dios e invocar el don de Espíritu. En esta semana que nos lleva a la fiesta de Pentecostés nos quedamos espiritualmente en el Cenáculo, junto a la Virgen María, para recibir el Espíritu Santo.

06 de mayo de 2016 · San Efrén de Siria

María tiene muchos nombres, y es para mi un gran gozo llamarla con ellos. Es la fortaleza donde habita el poderoso Rey de reyes, mas no salió de allí igual que entró: en Ella se revistió de carne, y así salió. Es también un nuevo cielo, porque allí vive el Rey de reyes; allí entró y luego salió vestido a semejanza del mundo exterior (...). Es la fuente de la que brota el agua viva para los sedientos; quienes han gustado esta bebida llevan fruto al ciento por uno. Hoy María es para nosotros un cielo, porque nos trae a Dios. El Altísimo se ha anonadado y en Ella ha hecho mansión, se ha hecho pequeño en la Virgen para hacernos grandes (...). En María se han cumplido las sentencias de los profetas y de los justos. De Ella ha surgido para nosotros la luz y han desaparecido las tinieblas del paganismo.

03 de mayo de 2016 · Juan

La fuerza del deseo, nos fuerza a contemplar el rostro del Señor. La petición que nos hacen los hombres y mujeres de nuestro tiempo, "hacednos ver a Cristo" nos fuerza a contemplar el rostro del Señor, porque ninguno puede dar lo que no tiene.
Nos vienen a la memoria los salmos de la cierva que busca el agua, de la tierra reseca que se agrieta por la sed.
Con todos los buscadores incansables del Amado decimos: “Oh cristalina fuente, / si en esos tus semblantes plateados / formases de repente / los ojos deseados / que tengo en mis entrañas dibujados” (Juan de la Cruz).

03 de mayo de 2016 · San Agustín

"Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva. Tarde te amé. Tú estabas dentro de mí, y yo fuera, y por fuera te buscaba. Y deforme como era, me lanzaba sobre estas cosas hermosas que tú creaste. Tú estabas conmigo, mas yo no estaba contigo. Reteníanme lejos de ti esas cosas que, si no estuviesen en ti, no existirían. Llamaste y rompiste mi sordera. Brillaste, y pusiste en fuga mi ceguera. Exhalaste tu perfume, y respiré y ahora tengo anhelo de ti. Gusté de ti, y siento hambre y sed. Me tocaste, y me abraso en el deseo de tu paz"




03 de mayo de 2016 · Benedicto XVI

“La contemplación silenciosa nos sumerge en la fuente del Amor, que nos conduce hacia nuestro prójimo, para sentir su dolor y ofrecer la luz de Cristo, su Mensaje de vida, su don de amor total que salva... La pregunta fundamental sobre el sentido del hombre encuentra en el Misterio de Cristo la respuesta capaz de dar paz a la inquietud del corazón humano. Es de este Misterio de donde nace la misión de la Iglesia, y es este Misterio el que impulsa a los cristianos a ser mensajeros de esperanza y de salvación, testigos de aquel amor que promueve la dignidad del hombre y que construye la justicia y la paz”.

03 de mayo de 2016 · Manuela

Cuando yo no tenía vivienda, tú María nos abriste las puertas.
Cuando yo estaba desnudo, tú me tendiste tu manto.
Cuando estaba cansado, me ofreciste reposo.
Cuando estaba intranquilo, calmaste mis tormentos.
Cuando estaba solo, me mostraste, en Jesús, el amor.
Cuando me pudo la pena, me ofreciste una sonrisa.
Cuando me llegó la preocupación, tú me regalaste la paz.

24 de abril de 2016 · Florentino Ulibarri

Para reposar
no quiero proyectos ni sueños,
ni olvidos
que traen agujeros negros.
Tampoco quiero
los vacíos, que dan vértigo,
ni los llenos,
que nos dejan satisfechos.
Quiero, ya lo sabes,
tu regazo cálido y ondulado
y esas manos
que desatan los nudos de mi cuerpo.
Para reposar
quiero tus masajes y besos
y un rincón
sereno para la espera y los encuentros.
Así podré escuchar
tu mandato nuevo y claro
de amar a todos
como tú nos has amado.

24 de abril de 2016 · Papa Francisco

Las Obras de misericordia son gestos simples, que pertenecen a la vida de todos los días, permitiendo de reconocer el rostro de Jesús en el rostro de tantas personas, ¡también jóvenes!, jóvenes como ustedes que tienen hambre, sed; que son refugiados, forasteros o enfermos y que solicitan vuestra ayuda, nuestra amistad... Ser misericordiosos quiere decir ser capaces de perdonar. ¿Y esto no es fácil, verdad? Puede suceder que a veces en la familia, en la escuela, en la parroquia, en el deporte o en los lugares de diversión alguno pueda hacernos mal y nos sentimos ofendidos; o aún en algún momento de nerviosismo nosotros podemos ofender a los otros. ¡No nos quedemos con el rencor o el deseo de venganza!... No sirve para nada: es una polilla que nos come el alma y no nos permite ser felices. ¡Perdonemos Perdonemos y olvidemos el mal recibido, así podremos comprender la enseñanza de Jesús y ser sus discípulos y testimonios de misericordia”.

20 de abril de 2016 · Consuelo Martín

“La mente silenciosa encuentra la armonía de todas las cosas. Esa armonía siempre anhelada que se busca en vano en las imágenes sensoriales. Es la belleza perfecta, la que nunca hemos visto pero adivinamos que existe a través de los signos, las formas y los movimientos de todas las cosas. Esa belleza está ahí y la encontramos por primera vez en el silencio. El equilibrio que da sentido a todos los contrastes y las contradicciones, a todos los cambios, es el estado natural del silencio. Como si el universo en infinitos trozos separado y esparcido en todas direcciones, se reencontrara en la belleza gozosa de la Unidad. Como si aquello tan valioso que estaba perdido entre el caos incontable de múltiples realidades revelara de pronto la clave secreta de mi existencia única. Así es el silencio creador. Aprender a escucharlo es aprender a descubrir la vida como creación constante”.

20 de abril de 2016 · Miguel Márquez

Estamos en la vida para aprender a amar gratuitamente, desinteresadamente. Aprender a amar sin dejar rastro de nosotros, sin volvernos atrás para mirar. “Hacer lo que no trae cuenta, ni será agradecido” (Julián Marías). Pero, sobre todo, en la clave de una vida contemplativa, estamos aquí para dejarnos amar, para rendirnos a un amor, sin poner excusas a Dios con nuestra incapacidad. La cima de la oración es la adoración, en la cual dejamos de orar, para dejarnos hacer, dejarle a Dios ser lo que Él quiere, no poner excusas a su deseo irreprimible de depositar en nosotros su torrente de amor.

20 de abril de 2016 · Papa Francisco

“Era forastero...Cada uno de vosotros, refugiados que llamáis a nuestras puertas, tiene el rostro de Dios, es carne de Cristo -dice el Santo Padre- Vuestra experiencia de dolor y de esperanza nos recuerda que todos somos extranjeros y peregrinos en esta tierra, acogidos por alguno con generosidad y sin mérito alguno. Quien como vosotros ha huído de su tierra a causa de la opresión, de la guerra, de una naturaleza desfigurada por la contaminación y la desertificación, o por la injusta distribución de los recursos del planeta, es un hermano con el que compartir el pan, la casa, la vida. ¡Demasiadas veces no os hemos acogido! Perdonad el cierre y la indiferencia de nuestras sociedades que temen el cambio de vida y de mentalidad que requiere vuestra presencia. Tratados como una carga, como un problema, como un coste, sois, en cambio, un don. Sois el testimonio de como nuestro Dios clemente y misericordioso sepa transformar el mal y la injusticia que sufrís en un bien para todos. Porque cada uno de vosotros puede ser un puente que une pueblos lejanos, que hace posible el encuentro entre culturas y religiones diferentes, un camino para volver a descubrir nuestra humanidad común”.
“Y me acogistéis... Sí, el Centro Astalli es un ejemplo concreto y cotidiano de esta acogida nacida de la visión profética del padre Pedro Arrupe. Fue su canto del cisne, en un centro de refugiados en Asia. Gracias a todos vosotros, hombres y mujeres, laicos y religiosos, operadores y voluntarios, porque demostráis con los hechos que el camino, cuando se recorre juntos, da menos miedo”.

18 de abril de 2016 · Cristina Kaufmann

«Sí, sí, tú nos ves…
y tú, Dios, que eres la Verdad
que buscamos en nuestras vida
tanto Mercedes como yo,
buscamos la verdad, la alegría,
buscamos la libertad.
Tú nos oyes, pero tú callas.
Tú callas ante nuestras palabras
y ante nuestras preguntas,
ante la muerte y ante la vida.
Ante nuestras luchas, tú callas,
y nos es difícil aceptar esto.
Pero, tú nos has dicho una palabra.
Tú nos has dicho todo
en Jesús del Evangelio.
Conocemos el Evangelio
pero, no sabemos vivir como vivió Jesús.
Él hacía siempre lo que tú querías.
Enséñanos a vivir como vivió Jesús».

07 de abril de 2016 · Fernando Vidal

El horizonte vital de todo hombre es la belleza, la belleza que es bien y verdad... Europa no puede agotarse en sus autorreferencias. El espíritu platónico de Europa hace que su razón sea universal y trascendente. Lo contrario, lleva a paralizar Europa como si hubiera bebido cicuta y hacerle parar su corazón. ¿Qué pasos son necesarios dar para recuperar la cultura política del encuentro?
El compromiso sociopolítico con la Casa Común y la superación de la crisis y sus divisiones requiere que entre todos seamos capaces de recrear redes, redescubrir valores y regenerar las instituciones. La Casa Común es todo lo que compartimos en nuestra sociedad para el buen vivir, la solidaridad con el cuidado común, el medio ambiente en que existimos, la memoria compartida de la historia, nuestro modo de celebrar y relacionarnos y toda la sabiduría que ayuda a discernir y deliberar juntos...
Cuando los puentes están quemados y las palabras metalizadas, entonces sólo podemos comunicarnos a través del arte. El arte abre lenguajes del corazón y lenguajes sapienciales que permiten entenderse por encima de las trincheras y barricadas. Aunque creamos que los problemas son las distintas antropologías o ideologías, en realidad cada vez tiene un mayor peso la superficialidad. En esos casos necesitamos encontrarnos en bienes más profundos, en fuentes más esenciales. La literatura, la pintura, la arquitectura, el teatro, la música o la contemplación de la naturaleza son lugares donde encontrarnos en la hondura.
La Europa trascendente de Platón. http://www.paginasdigital.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=7211&te=&idage=&vap=0&codrel=4454&usm=$|$idusuencrip$|$

07 de abril de 2016 · Pedro Casaldáliga

"...Y, en todo caso, hermanos,
yo me atengo a lo dicho:
¡la Esperanza!"
Feliz Pascua de Resurrección!
"Por donde quiera vayamos
de seguro que vas Tú,
Camino haciendo camino,
peregrino de Emaús..." 1/3

07 de abril de 2016 · Paloma Marchesi

El ser humano es nada menos que “capaz de Dios”. Creados a su imagen y semejanza, caminamos por esta vida sedientos: con sed de ser y sed del SER. Anhelamos tocar fondo y nos quedamos en la superficie arrastrados por realidades pasajeras que llenan nuestros vacíos afectivos pero que no satisfacen. Como a la Samaritana, Jesús se nos entrega como esa Fuente de Agua Viva, a la vez que nos ayuda a reconocer que esos “5 maridos” (nuestras “ataduras”) nunca podrán darnos la felicidad que tanto buscamos.
Te invitamos a una EXPERIENCIA DE DIOS – INTEGRACIÓN AFECTIVA-ESPIRITUAL
Mes de Julio: Del sábado 2 por la tarde al domingo 10 por la mañana. Casa de Oración “El Carmelo” Carmelitas Misioneras - Zaratán - Valladolid. Telf. 983 34 48 56 – 626 28 49 24
Hna. Paloma Marchesi, cm palomamarchesi.cm@gmail.com

07 de abril de 2016 · Papa Francisco

Jesús es la misericordia de Dios hecha carne. Una misericordia que Él ha expresado, realizado y comunicado siempre, en cada momento de su vida terrena. Encontrando a las multitudes, anunciando el Evangelio, sanando a los enfermos, acercándose a los últimos, perdonando a los pecadores, Jesús hace visible un amor abierto a todos, nadie excluido, un amor abierto a todos, sin fronteras. Un amor puro, gratuito, absoluto. Un amor que alcanza su cúlmen en el Sacrificio de la cruz. Sí, el Evangelio es realmente el “Evangelio de la Misericordia” porque ¡Jesús es la Misericordia!

29 de marzo de 2016 · José Antonio Pagola

Para abrirnos a la fe en la resurrección de Jesús, hemos de hacer nuestro propio recorrido. Es decisivo no olvidar a Jesús, amarlo con pasión y buscarlo con todas nuestras fuerzas, pero no en el mundo de los muertos. Al que vive hay que buscarlo donde hay vida.
Lo hemos de buscar, no entre cristianos divididos y enfrentados en luchas estériles, vacías de amor a Jesús y de pasión por el Evangelio, sino allí donde vamos construyendo comunidades que ponen a Cristo en su centro porque, saben que «donde están reunidos dos o tres en su nombre, allí está Él». Al que vive no lo encontraremos en una fe estancada y rutinaria, gastada por toda clase de tópicos y fórmulas vacías de experiencia, sino buscando una calidad nueva en nuestra relación con él y en nuestra identificación con su proyecto. Nos espera un Padre capaz de resucitar lo muerto. Nuestro futuro es una fraternidad feliz y liberada. ¿Por qué no detenerse hoy ante las palabras del Resucitado en el Apocalipsis «He abierto ante ti una puerta que nadie puede cerrar»?

29 de marzo de 2016 · Pedro Hernández del Toro

Nos dice el Papa Francisco: La resurrección de Jesús no es el final de un hermoso cuento, sino la intervención de Dios Padre allí donde se rompe la esperanza humana. “Que vivamos en la vida de cada día la misericordia que desde siempre el Padre dispensa hacia nosotros. Dejémonos sorprender por Dios” MV 25

29 de marzo de 2016 · Ulibarri

¡Mirad, ha resucitado!
No escuché nada ni vi nada. Pero sentí que el corazón se dilataba y tuve ganas de abrazar a cada hombre, cada mujer, y decirle: Te quiero, tú, carne de mi carne y sangre de mi sangre. Tu piel tiene el fulgor de la resurrección. Tus huesos son ligeros como el aluminio. Tú flotas y yo floto, seres flotantes en la brisa del Resucitado, unidas entre sí como siamesas. Y todo lo que es mío es tuyo, y todo lo que es tuyo es mío…

29 de marzo de 2016 · Mina Lozada

PASCUA paso de Dios por la vida de todos nosotros para invitarnos al cambio. A la verdad, a la justicia, a la paz y al amor.
¡Feliz Pascua de Resurrección! Que la luz del Señor resucitado nos llene de vida y nos invite a llevarla con alegría a los demás.

19 de marzo de 2016 · J. L. Martín Descalzo

Y entonces vio la luz. La luz que entraba por todas las ventanas de su vida. Vio que el dolor precipitó la huida y entendió que la muerte ya no estaba. Morir sólo es morir. Morir se acaba. Morir es una hoguera fugitiva. Es cruzar una puerta a la deriva y encontrar lo que tanto se buscaba. Acabar de llorar y hacer preguntas; ver al Amor sin enigmas ni espejos; descansar de vivir en la ternura; tener la paz, la luz, la casa juntas y hallar, dejando los dolores lejos, la Noche-luz tras tanta noche oscura.

19 de marzo de 2016 · Marcelino Iragui

Intercesión y alabanza son dos alas para volar en el Espíritu hacia el corazón de Dios, llevando allí a muchos. La intercesión nace de la percepción de la pobreza humana. La alabanza de la percepción de la grandeza divina... Intercesión es toda oración de petición, arrepentimiento, perdón, adoración, alabanza, acción de gracias... ofrecida a Dios en favor de otra persona, personas, grupo, iglesia, o mundo... Es toda una vida de trabajo, oración, contemplación y amistad con Dios... ofrecida en favor de otros.

19 de marzo de 2016 · Mar Galceran

Haznos itinerantes,
dispuestos siempre a desinstalarnos
de nuestras comodidades
y situaciones de confort,
a vivirnos siempre en camino,
con los desniveles que la vida nos depare,
pero llevándote a Ti como bastón,
nuestro sostenimiento, nuestra compañía.
Que nuestros momentos de alegría,
de luz, de bonanza, nos empujen
a expandirla e irradiarla a los demás.
Y sean recuerdo, confort y fortaleza para los
caminos de subida, para los momentos de oscuridad.
Que sepamos también escucharte
en aquello que más nos cuesta de aceptar,
a acoger nuestras cruces cotidianas,
a no rehusar las dificultades.
A saberlas llevar con serenidad,
con la confianza y la certeza,
que también en ellas se nos da la oportunidad
de crecer en el amor,
de ser mejores, de superarnos.
Que tu luz y tu gracia,
sean nuestra fuerza en este andar itinerante
y la razón de nuestro ser para los demás.

19 de marzo de 2016 · Papa Francisco

Nuestra fuerza como comunidad, a cualquier nivel de vida o de organización social, no se apoya tanto en nuestros conocimientos y habilidades personales, como en la compasión que mostramos a los otros, sobre el cuidado que damos especialmente a los que no pueden cuidarse por sí mismos... Nosotros los cristianos creemos que Jesús nos llama a servir a nuestros hermanos y hermanas, a cuidar de los otros, a prescindir de su procedencia o circunstancias. Sin embargo este no es solo un distintivo de los cristianos, sino “una llamada universal, enraizada en nuestra común humanidad”.

15 de marzo de 2016 · Pilar Casado Santamaría

NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN, aquella que nos despersonaliza y nos aleja de nosotros mismos, de los demás y de Ti. Sabemos que llevamos el tesoro de tu amor en vasijas de barro. No permitas que nos quedemos en terreno de nadie, con un corazón vacío de presencias.

15 de marzo de 2016 · Fr. Santiago Agrelo, Arzobispo de Tánger

En los alrededores de Ceuta hay emigrantes. No sé cuántos son. Sé que son seres humanos. Sé que no tienen papeles, pero tienen hambre. Sé que no están autorizados a estar donde están, pero tienen derecho a buscarse un futuro para sí mismos y para sus familias. Sé que las autoridades de las naciones los consideran una amenaza, aunque la realidad es que las autoridades son una amenaza para ellos. El lunes les llevamos alimentos. El martes nos llaman para informar que las fuerzas del orden (ellos dicen “la policía”) se los han quitado.

15 de marzo de 2016 · Eduardo Pironio

¡Magnificat! Te doy gracias, Padre, por el don de la vida. ¡Que lindo es vivir! Tú nos hiciste, Señor, para la Vida. La amo, la ofrezco, la espero. Tú eres la Vida, como fuiste siempre mi Verdad y mi Camino.¡Magnificat! Agradezco al Señor el privilegio de la Cruz. Me siento felicísimo de haber sufrido mucho. Solo me duelo no haber sufrido bien y no haber saboreado siempre en el silencio de la cruz […] ¡Magnificat! Agradezco al Señor que me haya hecho comprender el Misterio de María en el Misterio de Jesús y que la Virgen haya estado tan presente en mi vida personal y en mi ministerio. A Ella le debo todo […]

06 de marzo de 2016 · Beatrice D’Cunha

La verdadera meditación siempre me deja sed, deseo y paz interior. No solo medito en la capilla o en un lugar sagrado, sino en medio de mi vida diaria. La meditación me ayuda a aceptarme a mí misma con todas mis limitaciones, a conocerme mejor tal como Dios
me ve. Cuando medito, cada vez me acerco más a Él, que mora en mí. La vida interior se me ha descubierto en la meditación. La teoría de los libros que he leído no me ha llevado a descubrir mi ser interior; la relación con Jesús en la meditación sí me ha llevado a descubrirla.

06 de marzo de 2016 · Pedro Tomás Navajas

El Espíritu nos enseña a orar mirando a Cristo y a sabernos mirados por su misericordia, pronunciando su nombre y escuchando con qué ternura. Él pronuncia el nuestro. Nos enseña a hacerlo dentro de nosotros, en lo profundo, en lo más íntimo del alma. Allí donde
comienza a intuirse la verdad de la vida. Allí donde anidan las certezas que nos acompañan en el camino. Centrar la vida en Cristo es el gran descubrimiento y secreto de la oración interior. “Dios en mí, yo en Él, he ahí mi vida”, dice Isabel de la Trinidad. Cristo es lo más íntimo de nuestra intimidad.

03 de marzo de 2016 · L’Istituto di Medicina Solidale Onlus (IMES)

Con inmensa alegría nos disponemos a abrir un ambulatorio solidario en la Plaza de San Pedro, al servicio de los pobres, que reciben asistencia de las organizaciones benéficas del Vaticano. Tiembla el corazón delante de esta tarea que se coloca en el corazón de la cristiandad, cerca de la Tumba de Pedro y la Cátedra de su sucesor. Es una llamada que hace arrodillarse frente al misterio de Cristo que a través de sus sucesores nos llama a seguirlo aún más, sin reservas, sin medida, sin miedo. No somos dignos de esta llamada pero con toda nuestra pobreza y con toda nuestra vida respondemos a Jesús nuestro sí. SÍ, TE SEGUIREMOS SEÑOR DONDE TU VAYAS. TE SERVIREMOS EN LOS MÁS PEQUEÑOS, COMO SIERVOS INÚTILES, FELICES SÓLO DE SER ADMITIDOS A TOCAR TUS HERIDAS EN TODOS LOS QUE SUFREN.
La asociación Medicina Solidale se encarga de gestionar este centro médico.
http://www.medicinasolidale.org/medicina-solidale-apre-a-piazza-san-pietro/

28 de febrero de 2016 · Dr. Hassan bin Lahdan Al Muhannadi, ministro de Justicia del Estado de Qatar

“Los líderes religiosos no deben tener miedo de denunciar sin vacilación las malas acciones y ambigüedades de ciertos grupos que no tienen nada que ver con el enfoque religioso de la vida”. “Juntos, judíos, cristianos y musulmanes pueden remediar la sordera de la sociedad moderna en relación con Dios”. “La historia de las religiones muestra que hay un futuro posible, un futuro compartido” (XII Conferencia sobre Diálogo Interreligioso, Doha, Qatar, 16 y 17 de febrero, 2016)

27 de febrero de 2016 · Agustí Borrell

Para quienes están decididos a seguir el camino de la oración, la experiencia del amor misericordioso de Dios se convierte en un impulso hacia el agradecimiento y la imitación. Teresa de Jesús no se cansa de repetir su admiración ante la generosidad inmensa de Dios: “Muchas veces he pensado espantada de la gran bondad de Dios, y regaládose mi alma de ver su gran magnificencia y misericordia” (V 4,10). La primera reacción ante esta abundancia de dones divinos es saber acogerlos, para entrar así en la dinámica del amor y la generosidad: “Nunca se cansa de dar ni se pueden agotar sus misericordias; no nos cansemos nosotros de recibir” (V 19,15). Es esta conciencia de sentirse inmerecidamente amada por Dios la que mueve a Teresa, y puede mover a todos los orantes, a ponerse incondicionalmente a su servicio, para responder así a un amor tan grande.

27 de febrero de 2016 · AJAHN CHAH, monje thailandés

No se medita para obtener algo; la meditación se practica para quitarse cosas de encima. Medita con desprendimiento, no con deseo. Procura que tu práctica te ayude a dejar ir, no a incrementar tus apegos. La mente no es como el cuerpo que tienes que moverlo para ejercitarlo. La mente se ejercita aquietándola. La paz que ha de hallarse dentro de uno se encuentra en el mismo lugar en el que se ubican la agitación y el sufrimiento. No se encuentra en el bosque ni en la cima de la colina, ni es otorgada por un maestro. Donde experimentas sufrimiento puedes encontrar la emancipación del sufrimiento. En realidad, tratar de escapar del sufrimiento es, de hecho, correr hacia él.

27 de febrero de 2016 · Santa Teresa de Jesús

Despertar los ojos para mirar dentro. El silencio es el camino hacia el centro del ser, el hondón del alma. Interioridad es la conciencia viva de que todo está dentro de Dios, de que somos amados. Aquí está la dignidad y belleza del ser humano. Vivimos dentro: “El reino está dentro de vosotros” (Lc 17,21). Somos morada de Dios y Dios nos abraza. Orar es vivir “con quien sabemos nos ama” (V 8,5).

27 de febrero de 2016 · Papa Francisco

El acto de caridad no es solo una limosna para limpiar la propia conciencia. La caridad está en el centro de la vida de la Iglesia, y es verdaderamente su corazón, como decía santa Teresa del Niño Jesús... El Año Jubilar que estamos viviendo “nos brinda también la ocasión de volver a este corazón palpitante de nuestra vida y de nuestro testimonio, al centro del anuncio de fe. ‘Dios es amor’”....“Dios no tiene simplemente el deseo o la capacidad de amar; Dios es caridad: la caridad es su esencia, su naturaleza”... Caridad y misericordia están tan estrechamente vinculadas porque son el modo de ser y de actuar de Dios: su identidad y su nombre”. Esta caridad quiere verse reflejada cada vez más en la vida de la Iglesia”

21 de febrero de 2016 · Papa Francisco

Llevar a los necesitados la caricia de Dios y transformar nuestra vida en un compromiso de misericordia para todos. El Jubileo de la Misericordia es una oportunidad para profundizar en el misterio de la bondad y el amor de Dios. El Padre se ha empeñado donándonos a Jesús, y Jesús que es la expresión viviente de la misericordia del Padre se ha empeñado para donarnos la esperanza. De este amor misericordioso, nosotros podemos y debemos corresponder a su amor llevando a los demás la misericordia de Dios, con un compromiso de vida que sea testimonio de nuestra fe en Cristo.

17 de febrero de 2016 · .José Fernández Moratiel

Jesús nos dice que dentro tenemos una fuente que mana sin cesar, nosotros obstruimos esa fuente, cuando nos quedamos en las formas, en las costumbres, en la tradición, en la exterioridad, no permitimos que lo de dentro empiece a fluir, atascando la fuente y claro, por eso a veces el agua no fluye y se queda estancada. Y ya sabemos del agua que corre se puede beber, es potable, pero el agua estancada siempre es un peligro. En el silencio voy al encuentro de mi fuente.

17 de febrero de 2016 · Helen Mallicoat

“Estaba lamentándome del pasado y temiendo el futuro... De repente «mi Señor» estaba hablando: «MI NOMBRE ES YO SOY». Hizo una pausa. Esperé. Él continuó: Cuando vives en el pasado, con sus errores y pesares, es difícil. Yo no estoy allí. Mi nombre no es Yo fui. Cuando vives en el futuro, con sus problemas y temores, es difícil. Yo no estoy allí. Mi nombre no es yo seré. Cuando vives en este momento, no es difícil. Yo estoy aquí. Mi nombre es YO SOY”.

17 de febrero de 2016 · Claire Marie Stubbemann

¡Gracias, Padre bueno! Gracias porque nos has dado a Tu Hijo Jesucristo y Te nos has dado enteramente en ÉL. En Cristo nos has llamado a ser Tus hijos y nos has revelado el misterio de Tu voluntad. En ÉL nos bendices con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Nos das constantemente como prenda de Tu Amor y de Tu Misericordia al Espíritu Santo, Espíritu de Luz y de Verdad, Espíritu de perdón y de reconciliación, Espíritu de Sabiduría y de todos los dones que emanan de Ti sin agotarse. Tú nunca te reservas nada. Todo lo Tuyo es nuestro y tu mayor Gloria es que demos fruto abundante como respuesta gozosa al Amor que nos tienes.

17 de febrero de 2016 · Papa Francisco

¡Cuidado con dormirse en los laureles!, porque el tiempo presente requiere cansarse una y otra vez, salir a los cruces de los caminos, dejarse desafiar por preguntas incómodas. Solamente una conversión pastoral permitirá buscar, generar y nutrir a tantos que esperan el encuentro con Cristo vivo. Es necesario redescubrir que la Iglesia es misión, porque “sólo el entusiasmo, el estupor convencido de los evangelizadores tiene la fuerza de arrastre.

31 de enero de 2016 · Youssif III Younan, patriarca siro-católico

Los líderes musulmanes tienen que ser más claros ante la violencia de las milicias que se declaran seguidoras del Islam. ¿Por qué no reunirse los sunitas con la más alta instancia?, y lo mismo los chiitas de Irán. Para que digan claramente que no aceptan que se ataque a otras minorías religiosas. Porque es necesaria la actitud más auténtica del islam, que se llama religión de la misericordia.

31 de enero de 2016 · Papa Francisco

Encontrar a Jesús equivale a encontrarse con su amor. Este amor nos transforma y nos hace capaces de transmitir a los demás la fuerza que nos dona. El día del Bautismo nos es dado a cada uno de nosotros un nuevo nombre además del que ya nos dan mamá y papá, y este nombre es “Cristóforo”. ¡Todos somos “Cristóforos”! ¿Qué significa esto? “Portadores de Cristo”. Es el nombre de nuestra actitud, una actitud de portadores de la alegría de Cristo, de la misericordia de Cristo. Todo cristiano es un “Cristóforo”, es decir, un portador de Cristo. La misericordia que recibimos del Padre no nos es dada como una consolación privada, sino que nos hace instrumentos para que también los demás puedan recibir el mismo don. Existe una estupenda circularidad entre la misericordia y la misión. Vivir de misericordia nos hace misioneros de la misericordia, y ser misioneros nos permite crecer cada vez más en la misericordia de Dios.

31 de enero de 2016 · Miguel Márquez

Contemplar es dejarse nacer en cada instante… Entrar en las entrañas de Dios. Comprender la misericordia de Dios desde este útero que nos engendra a la vida, es la fuente de la verdadera alegría. Nadie está fuera de las entrañas de Dios. Imaginar la vida consagrada como misericordia, que acoge, alberga en sus entrañas a todos sin dejar a nadie fuera. Ser sacramento de acogida, de escucha y de hospitalidad.

31 de enero de 2016 · Jon Sobrino

El principio-misericordia no consiste en realizar obras aisladas sino que se trata de que la misericordia sea la estructura fundamental de la reacción ante las víctimas de este mundo. Esta estructura consiste en que el sufrimiento ajeno se interioriza en uno, y ese sufrimiento interiorizado mueve a una re-acción (acción, por lo tanto) y sin más motivos para ello que el mero hecho del herido en el camino. Este principio nos lleva a reconocer que hay que historizar la misericordia según sea el herido en el camino. En nuestro mundo sabemos muy bien que no sólo hay individuos heridos, sino pueblos enteros crucificados. Reaccionar con misericordia significa desvivirse por «bajarlos de la cruz»… Significa trabajar por la justicia, pues ése es el nombre del amor hacia las mayorías injustamente oprimidas, y poner al servicio de la justicia todas las capacidades humanas, intelectuales, religiosas, científicas, tecnológicas.

25 de enero de 2016 · Papa Francisco

¿Qué significa evangelizar a los pobres? Significa acercarlos servirlos, tener la alegría de servirlos, liberarlos de su opresión, y todo esto en el nombre y con el espíritu de Cristo, porque es Él el evangelio de Dios, es Él la misericordia de Dios, es Él la la liberación de Dios, es Él que se ha hecho pobre para enriquecernos con su pobreza. La Virgen María madre de los evangelizadores nos ayude a sentir fuertemente hambre y sed del evangelio que existe en el mundo. Especialmente en el corazón y en la carne de los pobres. Y obtenga para cada uno de nosotros y a cada comunidad cristiana poder dar testimonio concretamente de la misericordia. la gran misericordia que Cristo nos ha donado».

25 de enero de 2016 · Rabindranath Tagore

¡Te necesito a Ti, sólo a Ti!
Deja que lo repita sin cansarse mi corazón.
Los demás deseos que día y noche me embargan
son falsos y vanos hasta sus entrañas.
Como la noche esconde en su oscuridad
la súplica de la luz,
así en la oscuridad de mi inconsciencia
resuena este grito:
¡Te necesito a Ti, sólo a Ti!
Como la tormenta está buscando la paz
cuando golpea la paz con su poderío,
así mi rebelión golpea tu amor y grita:
¡Te necesito a Ti, sólo a Ti!

25 de enero de 2016 · Amaya

“Amo la palabra Hermano, que hace que tu vida y mi vida unan sus manos y, como balanzas, busquen el equilibrio para que cuando tú bajes yo te alce y cuando yo caiga tú me levantes. Amo tu vida como la mía”

25 de enero de 2016 · Pablo de Tarso

Nació en el s. I, en Tarso.
Alcanzado, en el camino de su vida, por la misericordia entrañable del Padre, se convirtió, de perseguidor de los cristianos, en apasionado por Jesucristo y su evangelio.
Misionero incansable, anunció que la buena noticia de la salvación traída por Jesús, es gratuita y para todos. Llevó el cristianismo a Macedonia, Grecia, Jerusalén y Roma. El testimonio de su vida nos invita a vivir estas palabras suyas: “Todo es pérdida ante la sublimidad del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por quien perdí todas las cosas, y las tengo por basura para ganar a Cristo y ser hallado en él”.

17 de enero de 2016 · San Antonio, Abad

Vivió a finales del s. III y principios del IV en Egipto. Fue un hombre de escucha atenta a la Palabra de Dios. Se retiró al desierto para orar, acercarse más a Dios y vivir pobremente. Inició en la Iglesia el monacato. En su corazón siempre brotaba la alegría para con sus monjes y para con todos lo peregrinos que acudían a visitarlo. Su experiencia de Dios inspiraba confianza. Los campesinos le confiaban sus campos y sus animales. Su aforismo fue: “esforcémonos en no poseer nada que no nos podamos llevar a la tumba, es decir, la caridad, la dulzura y la justicia. Toda prueba nos es favorable”.

15 de enero de 2016 · Vicente

Los hombres más profundos y dinámicos de la historia son los que han sido capaces de sostener cara a cara el combate con el silencio y la soledad, sin quebrarse. Así, Elías (1 Re 17,1-8), Jesús de Nazaret (Mt 4,1-12), Pablo de Tarso (Gál 1,17). El «mal del siglo» es el aburrimiento, el cual se origina en la incapacidad del hombre de estar a solas consigo mismo. El hombre de la era atómica no soporta la soledad y el silencio. Y, para combatirlos, echa mano de un cigarrillo, de un transistor o de un televisor. Para evadirse del silencio, el hombre se echa ciegamente en brazos de la dispersión, distracción y diversión. Como efecto de esto, se produce en el interior del hombre la desintegración. Y ésta acaba por engendrar la sensación de soledad, desasosiego, tristeza y angustia. He ahí la tragedia del hombre actual.

11 de enero de 2016 · Papa Francisco

El Espíritu Santo, recibido por primera vez el día de nuestro Bautismo, nos abre el corazón a la verdad, a toda la verdad. El Espíritu empuja nuestra vida hacia el camino laborioso pero gozoso de la caridad y de la solidaridad hacia nuestros hermanos. El Espíritu nos dona la ternura del perdón divino y nos impregna con la fuerza invencible de la misericordia del Padre. No olvidemos que el Espíritu Santo es una presencia viva y vivificante en quien lo recibe, reza con nosotros y nos llena de alegría espiritual.

11 de enero de 2016 · Dominique Tiendrebeogo

Si estuviera de nuevo en la situación en que me encontraba antes de venir a España, volvería a repetir el duro y difícil camino que me ha traído hasta aquí. Paga ganar hay que arriesgar. En Burkina Faso no hay salida y ya allí es de por sí arriesgado vivir. Hace cinco años –cuando solo contaba con 26– decidí ponerme en camino, pasar por un largo recorrido sin protección y donde cada uno busca su vida como puede, llegar a España en patera y empezar a regularizar su situación. Ahora me siento plenamente integrado y muy contento.

08 de enero de 2016 · Fidel Herráez Vegas

El tiempo nuevo que se abre ante nuestra vida es una ocasión que se nos ofrece para dejar atrás pesimismos, cobardías, indiferencias, intereses egoístas, que son siempre fuente de amargura y que tanto daño hacen en la vida personal y social. Si no salimos de estas actitudes el tiempo seguirá siendo “viejo”, por más que pasen las fechas del calendario. Pero Dios nos ofrece la posibilidad de que nuestro tiempo sea verdaderamente “nuevo”, si convertimos nuestro corazón al amor de Dios y de nuestros hermanos. “He aquí, dice el Señor, que yo hago nuevas todas las cosas” (Ap. 21,5). Este es el reto que el año nuevo nos plantea a todos. Podemos afrontarlo con garantías si acogemos la misericordia de Dios que se nos ha manifestado en Belén. El nos ayuda a salir cada día de la resignación y de la indiferencia y a conquistar la paz, fruto de la misericordia, la solidaridad y la compasión.

08 de enero de 2016 · Silvio José Báez

También los lejanos que se dejan guiar por pequeñas luces hacia la verdad son alcanzados por el amor de Dios. Los Magos no se dejaron engañar por el poderoso Herodes y se dejaron guiar por la trascendencia hacia la pequeñez. «Señor, ni aun las tinieblas son oscuras para ti, y la noche brilla como el día» (Salmo 139,12).

08 de enero de 2016 · Papa Francisco

Cristo es la luz verdadera que brilla; y, en la medida en que la Iglesia está unida a él, en la medida en que se deja iluminar por él, ilumina también la vida de las personas y de los pueblos Para la Iglesia, ser misionera equivale a manifestar su propia naturaleza, dejarse iluminar por Dios y reflejar su luz. La misión es su vocación. Que resplandezca la luz de Cristo es su servicio. Los Magos representan a los hombres de cualquier parte del mundo que son acogidos en la casa de Dios. Delante de Jesús ya no hay distinción de raza, lengua y cultura: en ese Niño, toda la humanidad encuentra su unidad. Y la Iglesia tiene la tarea de que se reconozca y venga a la luz con más claridad el deseo de Dios que anida en cada uno.

03 de enero de 2016 · R. TAGORE

«Mi alegría es vigilar, esperar junto al camino, donde la sombra va tras la luz, y la lluvia sigue los pasos del verano. Mensajeros que traen nuevas de cielos desconocidos, me saludan y siguen aprisa por la senda. Mi corazón late contento de mí, y el aliento de la brisa que pasa me es dulce. Del alba al anochecer estoy sentado a mi puerta. Sé que, cuando menos lo piense, vendrá el feliz instante en que veré. Mientras, sonrío y canto solo. Mientras, el aire se está llenando del aroma de la promesa»

03 de enero de 2016 · Familia Hernández Santos

Un 2016 pleno de Misericordia. “La mejor manera de pedir, es agradecer” Clemente Kesseleier. Queridos amigos. Para este recién estrenado año, deseamos que cada día sintamos la presencia real de Dios, y que aprendamos a creer de manera nueva y más confiada, encontrando gestos nuevos y amables para convivir, que despierten en el corazón una nueva compasión hacia los que sufren.

03 de enero de 2016 · Carmelo Astiz, cmf

¡Feliz Navidad y MISERICORDIOSO Año Nuevo!
Quiero corresponder a vuestro cálido cariño que me habéis mostrado durante los días de Adviento y Navidad. Sabéis que estoy enfermo, al final de trayecto, en espera de la última llamada del Señor, que tarda en llegar... "un poco demasiado": Tres años y ocho meses, después del derrame cerebral... Hago mías las súplicas del Señor: "Padre, que pase de mí este cáliz, pero no se haga mi voluntad, sino la tuya"... Sigo con mi lado derecho INÚTIL, incluida mi muy reducida expresión verbal... Seguimos uniéndonos en oración confiada ante el Señor y la Virgen Madre, y en trabajo por el Reino. "Seamos MISERICORDIOSOS como el PADRE es misericordioso"...

03 de enero de 2016 · Papa Francisco

“El Señor haga resplandecer para ti su rostro. El Señor dirija a ti su rostro”. Les deseo que el Señor ponga su mirada sobre ustedes y que puedan alegrarse, sabiendo que cada día su rostro misericordioso, más brillante que el sol, resplandece sobre ustedes y ¡no se oculta nunca! Descubrir el rostro de Dios hace nueva la vida.
“El Señor te conceda paz”. La paz, que Dios Padre desea sembrar en el mundo, debe ser cultivada por nosotros. No sólo, debe ser también “conquistada”.
Enemiga de la paz no es sólo la guerra, sino también la indiferencia, que hace pensar sólo a sí mismos para crear muros, sospechas, miedos y cerrazones.
Nos ayude en esto la reina de la Paz, la Madre de Dios. Ella «guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón». ¿De qué cosas se trata? Ciertamente de la alegría por el nacimiento de Jesús, pero también de las dificultades que había encontrado: había tenido que colocar a su Hijo en un pesebre porque «para ellos no había lugar en el alojamiento» y el futuro era muy incierto.
Las esperanzas y las preocupaciones, la gratuidad y los problemas: todo aquello que sucedía en la vida se transformaba, en el corazón de María, en oración, diálogo con Dios. He aquí el secreto de la Madre de Dios. Y ella hace así también con nosotros: guarda las alegrías y desata los nudos de nuestra vida, llevándolos al Señor.

25 de diciembre de 2015 · Gabriel Castro

La Encarnación y la Navidad están rodeadas de ancianos. Lo nuevo está como ornamentado de lo viejo. Lo que comienza está señalado por lo que termina. Antes del nacimiento: Zacarías e Isabel. Después del nacimiento: Simeón y Ana. Dios comienza su historia entre nosotros valorando la ancianidad, la vejez. Para Dios, los ancianos: No son seres inservibles ya. No son monumentos al recuerdo. No son algo inútil con lo que nadie cuenta. Sino presencia del pasado y marco que ornamenta lo presente y futuro. El Papa Francisco decía que “una sociedad que no valora al niño y al anciano no tiene futuro”. Os deseamos a los de cerca y a los de lejos, que para todos Cristo sea Nuestra Paz. ¡Feliz Navidad!

25 de diciembre de 2015 · Pedro Tomás

Estos días es fácil sentir dentro del alma la nostalgia de un mundo más humano y feliz que los hombres no somos capaces de construir. El amor de Dios es algo misterioso e increíble que ha llegado a compartir nuestra existencia.
¡¡¡Qué suerte que Dios sea así!!! «Alegraos: os ha nacido hoy un Salvador» Celebrar la Navidad es, ante todo, creer, agradecer y disfrutar de la cercanía de Dios. Compartiendo contigo esta alegría y unidos en el Dios-con-nosotros.
¡¡¡FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO!!!

23 de diciembre de 2015 · Valentín T.

Soy uno más anhelando el infinito, la verdad, la compasión.
Uno más en esta infinita cadena de pasos pequeños;
pasos pequeños, inciertos, necesarios,
necesarios de luz, de inmensidad,
inmensidad de Dios, de ti, de mi.
Una pequeña nada que a veces se avista todo
y vuelve a ser nada.. Un abrazo sin más y sin menos.

17 de diciembre de 2015 · Mons.Gonzalo R.del Castillo Crespo, ocd.Bolivia

Me permito felicitar por todas las iniciativas de CIPECAR que ayudan a elevar nuestros corazones para alabar al Dios Bueno y Misericordioso particularmente en estas Fiestas Navideñas esperándolo con "ansias de amores inflamadas". Que esta Navidad y el Año del Jubileo nos haga personas de "obras" de misericordia en el sitio que el Padre nos puso. Con mis mejores deseos en Cristo y María

17 de diciembre de 2015 · Mª del Carmen del Amo

Al celebrar el Año de la Misericordia recordamos el Carisma de Santa Genoveva que es, precisamente, proyectar la misericordia de Jesús a toda persona que sufre soledad. Abrámonos, en esta Navidad, a recibir esa misericordia divina que es luz de amor y ternura en Jesús, hecho Niño en Belén. Él viene a sanar nuestras heridas, a hacerse compañero de nuestra vida, a mostrarnos el camino que nos lleve a “tener entrañas de misericordia ante toda miseria humana”


17 de diciembre de 2015 · Joseph Ratzinger

Cuando los hombres no tienen otra cosa que esperar lo que les ofrece este mundo, cuando deben y tienen que exigírselo todo al Estado, se destruyen a sí mismos y destruyen el Estado. Si no queremos caer de nuevo en las garras del totalitarismo, tenemos que mirar más allá del Estado, que es una parte, no el todo. La esperanza en el cielo no está en contra de la fidelidad a la tierra: es esperanza también para la tierra. Esperando lo más excelso y definitivo, los cristianos debemos y tenemos que llevar esperanza también a lo provisional, al Estado en el mundo

17 de diciembre de 2015 · Papa Francisco

La indiferencia hacia Dios, hacia el prójimo y hacia el ambiente están vinculadas entre sí y se alimentan recíprocamente. Por lo tanto se pueden combatir solamente con una respuesta que las enfrente juntas, es decir con un nuevo humanismo que recoloque al ser humano en su justa relación con el Creador, con los demás y con la creación… Se trata de construir una cultura de la solidaridad y el intercambio en el ámbito social, cultural y educativo...Todo ello es necesario para vencer la indiferencia y construir la paz

14 de diciembre de 2015 · Pedro Miguel Lamet

Cuando un ser querido muere o nos descubrimos una nueva arruga frente al espejo, solemos repetirnos la gran pregunta: ¿Qué es la vida? El pasado pasó y no volverá, ¿a qué darle importancia? El futuro se nos escapa. La luz, el despertar, consiste en taladrar el momento presente, un ahora que, como el agua que promete Jesús a la samaritana, quita la sed porque salta a la vida eterna. Se trata de salir de la caverna y afrontar del todo el sol, aunque nos deslumbre, que es lo que trasciende todo, no pasa, nuestra auténtica realidad sin tiempo. Lo que sucede es que eso supone renunciar al nombre, el apellido, la careta que creemos ser, nuestro personaje temporal. El para Francisco en su reciente viaje a Cuba pronunció una frase que evoca esta idea: “Que el día a día tenga cierto sabor de eternidad”. Lo tendrá si miramos más allá de las formas e imágenes que pasan a nuestro lado para intentar vislumbrar la luz inmutable y feliz de la que son sombras, reflejos, la última verdad que transparentan.

14 de diciembre de 2015 · Papa Francisco

En todas las catedrales del mundo se abren las ''Puertas Santas'', de manera que el Jubileo de la Misericordia pueda ser vivido plenamente en las Iglesias particulares. Deseo que este momento fuerte estimule a tantos a volverse instrumentos de la ternura de Dios. Como expresión de las obras de misericordia se abren también las ''Puertas de la Misericordia'' en los lugares de malestar y marginación.

10 de diciembre de 2015 · Ixcís

Hacer silencio, contemplar, detenerse, respirar... para que no se nos escape la vida. Despliega tus velas y navega. Sal de la seguridad de tus puertos. Hay un mar de aventuras por vivir.

10 de diciembre de 2015 · Pedro Casaldáliga

"Decir tu nombre, María, es decir que nuestra carne viste el silencio del Verbo... María de Nazaret, cantadora del Magníficat, servidora de Isabel: ¡quédate también con nosotros, que está por llegar el Reino!... Contigo proclamamos la grandeza del Señor, que es el único grande, y en Él nos alegramos contigo, porque, a pesar de todo, Él nos salva..."

09 de diciembre de 2015 · Papa Francisco

Entrar por la puerta significa descubrir la profundidad de la misericordia del Padre que acoge a todos y sale personalmente al encuentro de cada uno. Es Él el que nos busca. Es Él el que sale a nuestro encuentro. Será un año para crecer en la convicción de la misericordia. …Debemos anteponer la misericordia al juicio y, en cualquier caso, el juicio de Dios tendrá lugar siempre a la luz de su misericordia. Que el atravesar la Puerta Santa haga que nos sintamos partícipes de este misterio de amor. Abandonemos toda forma de miedo y temor, porque no es propio de quien es amado; vivamos, más bien, la alegría del encuentro con la gracia que lo transforma todo.

04 de diciembre de 2015 · Cistina Kaufmann

Sólo una gran alegría, sólo el anuncio de un gozo, de una felicidad, es capaz de suscitar fe. Una buena nueva, la que nos toca en lo más íntimo de nuestro anhelo vital, la que pronuncia lo que duerme como destino definitivo en nuestra existencia, lo que llamamos “felicidad”, es capaz de suscitar adhesión, entrega, respuesta, confianza, amor. Es capaz de ponemos en camino, de llenamos de energía y entusiasmo y también de fortaleza ante las adversidades del camino; sólo un anuncio de alegría es capaz de invitamos a vivir la existencia como itinerantes, sin desesperar y sin sucumbir a la tentación de lo absurdo. Necesitamos saber que algo, Alguien, nos ha dicho una palabra feliz para caminar hacia la felicidad que ya está presente en nuestro profundo ser y se manifiesta en plenitud al final del viaje. María nos enseñará en su peregrinación de la fe quién le ha dicho la Palabra de felicidad y de alegría y qué palabra es la que se le ha “dicho”, para poder caminar desde ella hacia la plenitud de la felicidad. El camino de la fe de María es el prototipo del camino de todo creyente. Este itinerario es Cristo Jesús, que se autodefine como “el Camino” (Jn 14,6). Por eso, sin pensamos sobre el camino de la fe de María, nos encontramos inmediatamente con el misterio de Cristo, que para Ella también es “el Camino”. Ella nos acerca a la persona de Cristo, y en El a la plenitud de felicidad y luz que toda vida humana anhela en lo más profundo de su ser.

04 de diciembre de 2015 · Gabriel Castro

“Una palabra habló el Padre, que fue su Hijo, y ésta habla siempre en eterno silencio, y en silencio ha de ser oída del alma” (San Juan de la Cruz). El universo también fue silencio a lo largo de millares de siglos. No había abajo ni arriba, no había límites ni contornos. Todo era un silencio informe (Gen 1,2). En medio de este silencio cósmico resonó la Palabra y brotó el universo. La Palabra fue, pues, fecunda. Pero el silencio también fue fecundo.

04 de diciembre de 2015 · Dolores Aleixandre

«¡El Señor llega! ¡Es ahora cuando comienza el éxodo! -se puso a anunciar el profeta teólogo-; es ahora cuando vamos a ser conducidos a nuestra casa, a nuestra tierra, a través de un desierto florecido e inundado de manantiales. Olvidad los viejos nombres de Sión —"afligida", "abandonada", "desconsolada"— y recibid de la mano de vuestro Dios el nombre nuevo que os ofrece como la diadema de una novia. ¡Salid de Babilonia!» Había dado con la clave de un lenguaje que hablaba al corazón y despertaba esperanzas adormecidas. Muchos lo tomaron por loco y siguieron en sus asuntos; pero otros se decidieron a emprender con él la aventura de volver a su tierra, empujados por la esperanza contagiosa de aquellas palabras. Y salieron de Babilonia.
También nosotros necesitamos (y ésa es la pedagogía del Adviento) volver a escuchar un lenguaje dinámico como fue el del Segundo Isaías: tenemos que despertar del letargo que nos atornilla en nuestras Babilonias y ponernos en estado de alerta ante la noticia gozosa de que el Dios lejanísimo a quien creíamos «en paseo galáctico» planta su tienda junto a la nuestra, se hace como un hombre cualquiera y llama a nuestra puerta para cenar en nuestra mesa. Y todo eso no es un «sueño feliz», afirman los testigos que vieron, oyeron y tocaron la Palabra de vida.

04 de diciembre de 2015 · Federico Pichetto

No hay otro camino más que un encuentro para volver a despertar todo el horizonte y todo el grito de la vida. El encuentro con una mirada tan humana que despierte en todos y cada uno esa extraña nostalgia que nos hace estar inquietos, que nos hace estar vivos. Es necesario que vuelva a abrirse una puerta para que toda una generación vuelva a vivir.
Por eso el Papa abre la puerta santa, por eso ofrece a la libertad de cada uno un Jubileo: para permitir que sobre nuestras heridas se extienda el bálsamo de la misericordia y el perfume de un amor eterno que, desde siempre, no hace otra cosa que esperarnos. Porque Él está, siempre está ahí. Mientras que nuestro corazón está en otra parte. Demasiado cansado para volver a casa, pero –últimamente– demasiado frágil para no implorar a las estrellas el “milagro de un cambio”, la alegría de uno que, de pronto, vuelva a amarnos. Todo el Año Santo de Francisco está aquí, en el deseo de un padre que quiere donar a sus hijos un camino de vida, un camino de resurrección. Quien es un poco honesto consigo mismo no ve la hora de que este Jubileo comience, que esa puerta se abra. Que pueda volver a suceder el milagro de la misericordia. Justo aquí, justo ahora, en este inicio del Adviento que promete una vez más la mirada de Aquel que lo salva todo, la mirada de Aquel para quien todo hombre –en todo tiempo– espera un Jubileo, espera la Navidad.

26 de noviembre de 2015 · Papa Francisco

El cambio de rumbo que necesitamos no es posible realizarlo sin un compromiso sustancial por la educación y la formación. Nada será posible si las soluciones políticas y técnicas no van acompañadas de un proceso de educación que promueva nuevos estilos de vida. Un nuevo estilo cultural.
Esto exige una formación destinada a fomentar en niños y niñas, mujeres y hombres, jóvenes y adultos, la asunción de una cultura del cuidado; cuidado de sí, cuidado del otro, cuidado del ambiente; en lugar de la cultura de la degradación y del descarte. Descarte de sí, del otro, del ambiente.
La promoción de la «conciencia de un origen común, de una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos nos permitiría el desarrollo de nuevas convicciones, actitudes y formas de vida. Es un gran desafío cultural, espiritual y educativo que supondrá largos procesos de regeneración», que estamos a tiempo de impulsar. Kenia,Jueves 26 de noviembre de 2015

26 de noviembre de 2015 · Carl Jung

Tu visión devendrá mas clara solamente cuando mires dentro de tu corazón... Aquel que mira afuera, sueña. Quién mira en su interior, despierta.

26 de noviembre de 2015 · Josep Sabaté

¿Qué hacen los hermanos de Taizé en un país musulmán al 90%? «La respuesta africana es estar», dicen. Vivir con una población musulmana implica mirar a estos creyentes de tal manera que podamos reconocer la obra de Dios en ellos y mostrarles el rostro de la Iglesia que no es arrogante. Juntos aprendemos a tener una confianza mutua, destruyendo prejuicios de ambos lados. Senegal es casi el único estado en donde las relaciones son pacíficas entre las dos religiones

26 de noviembre de 2015 · Gabriel Castro

No hay diálogo más comunicativo que aquel en que no hay palabras, o las palabras han sido desplazadas por el silencio. Los contempladores constatan admirablemente ese hecho: en la medida en que el alma va elevando y profundizando sus relaciones con Dios, van desapareciendo primeramente las palabras exteriores, y después las palabras interiores. Finalmente, desaparece todo diálogo. Y nunca hay comunicación tan densa como en este momento en que no se dice nada. El universo también fue silencio a lo largo de millares de siglos. No había abajo ni arriba, no había límites ni con¬tornos. Todo era un silencio informe (Gén 1,2). En medio de este silencio cósmico resonó la Palabra y brotó el universo. La Palabra fue, pues, fecunda. Pero el silencio también fue fecundo.

11 de noviembre de 2015 · Bernard Dubois

La sanación interior puede ser definida como la mirada misericordiosa de Cristo sobre las heridas interiores del hombre, heridas de su pasado, de las que no siempre es consciente. Esta mirada de Cristo, como la del buen Samaritano, limpia, serena, purifica y cura, por una parte, todas las heridas en las que hay un sufrimiento y una angustia, y por otra, también todo un sistema defensivo que intenta limitar la intensidad de esas heridas para hacerlas soportables.

11 de noviembre de 2015 · Chiara Lubich

Si tú pides, no tienes. Si tú das, tendrás. Si quieres pedir a la plenitud de Dios, pide poder dar. Concédeme amarte, Señor, con inmenso amor, como inmenso es tu amor. Concédeme amarte, Señor, con tu mismo corazón.

11 de noviembre de 2015 · Papa Francisco

La Iglesia tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio.

11 de noviembre de 2015 · Antoni PASCUAL

Celebrar, alabar, cantar, ¡he aquí la llave! Aquí reside el poder no deprimente y ciertamente antidepresivo, que solo puede venir de la profundidad… Sí, he aquí la llave que abre las puertas de la profundidad y lo cotidiano se transfigura. La profundidad, demasiado a menudo inconsciente, es atraída por la positividad, por la alabanza, por la celebración, por la acción de gracias, por la belleza. Y se cierra ante la queja solitaria, ante el ser quejumbroso que se siente, por decisión propia, como víctima de las circunstancias, del destino


28 de octubre de 2015 · Cristina Kaufmann

El deseo es toda la riqueza de la vida contemplativa; en él nos acercamos a Dios, pregustamos su posesión y dejamos atrás todo lo que no es él. El deseo es más que las realizaciones pequeñas y mezquinas muchas veces, es la luz que ilumina lo gris y lo oscuro de la cotidianidad e incluso del pecado. Y este deseo se traduce en todas las actividades de la vida contemplativa, está presente en todo y le confiere un secreto y misterioso resplandor que hace de ella una aventura apasionante y una luz que brilla en la noche del exilio

28 de octubre de 2015 · Ana Duart

Hoy he vivido las luces y sombras de mi historia,
las he abrazado, después de sentirlas.
Hoy has tocado con bálsamo mis heridas,
y desde lo escondido he percibido tu ternura.
Hoy sé que lo imposible es posible
cuando miro el inefable concierto de la Vida.

28 de octubre de 2015 · José - María Díez-Alegría

La muerte es para mí como un acantilado cortado a pico sobre el océano. Hay que tirarse con los ojos cerrados. ¿Qué hay abajo? ¿Está (para mí subjetualidad personal) la nada, que es olvido bienhechor y descanso eterno?. Esto pensaba Epicuro, que era un filósofo griego profundamente humano, con una ética ajena al libertinaje, limitada, pero llena de buen sentido. ¿Está el Dios del perdón y del amor misericordioso, en que todo amor humano digno de este nombre se encontrará sublimado? Yo espero que sí con una fe firme, pero a la vez muy humilde y exenta de presunción. En último término mi actitud ante la muerte, es la de ponerme una vez más a cierra ojos en las manos de Dios. Ojalá pueda mantenerla al final de mí vida con la misma paz que siento en este momento. Espero en Dios.

28 de octubre de 2015 · Enrique

Quien se halla conectado a su verdad, elige ser pobre, es capaz de asumir el dolor y el llanto, busca la justicia, vive la compasión, tiene un corazón limpio, trabaja por la paz y, aun sin buscarlo, de un modo u otro será “perseguido”.

17 de octubre de 2015 · Francisco Gil Hellín

La vida y los escritos de Teresa nos marcan el itinerario que hemos de recorrer y los instrumentos que hemos de emplear si queremos alcanzar la meta que ella alcanzó. He pedido a la santa que nos conceda a nosotros y a toda la Iglesia la gracia de entender que sin santidad de vida no habrá verdaderas reformas en la Iglesia y sin oración intensa tampoco habrá verdadera santidad.

16 de octubre de 2015 · Claire Marie Stubbemann

Padre bueno, derrama en esta mañana la lluvia copiosa de Tu Espíritu sobre la tierra extenuada de nuestro ser. Unge nuestras heridas con tu Ternura, aquieta nuestro corazón errante atrayéndolo hacia Ti con las correas de tu Amor. Reaviva en nosotros Tu llamada, esa Palabra única, personal e intransferible que pronunciaste un día sobre cada uno y que constituye la llave al sentido profundo de nuestra existencia y de nuestra entrega. Entra hasta el fondo del alma, divina Luz, y enriquécenos. Mira cuánto nos duele y consume el vacío cuando Tú nos faltas por dentro. Sólo Tú sabes lo que cada uno necesita en estos momentos para su bien. Míranos con Amor de Padre. Queremos dejarnos encontrar por Ti. Renueva con el poder de tu gloria la imagen de Tu Hijo en nuestro corazón y conviértenos en sus testigos. Amén.

16 de octubre de 2015 · Jeff Foster

Deja que cada quien pase por lo que tiene que pasar en el momento presente. Todo el mundo está agotado y desea descansar. Están cansados de luchar, cansados de fingir y de mentir, de tener que sostener, mantener y pretender. Mantente presente con ellos. No les ofrezcas nada, excepto el regalo más grande de todos: tu apacible presencia. Quédate a su lado en cada respiración, en cada movimiento, momento a momento. Toma su mano, pero no hagas el intento de componerlos, de cambiarlos, de que dejen de experimentar lo que están experimentando, ni tampoco les ofrezcas respuestas prematuras.
A veces, nuestros corazones necesitan romperse completamente para poder abarcar más vida, para poder aceptar un amor mucho más poderoso. Permite que tu cálida presencia le recuerde a tu amigo su propia cálida presencia, tan estable, tan apacible, tan libre, tan profundamente arraigada en este mismo suelo, aquí. Recuerda que lo que realmente son jamás podrá ser descompuesto.
El amor es todo lo que importa. La lluvia cae, las estrellas explotan silenciosamente en la inmensidad del espacio, y aquí, en este diminuto planeta llamado Tierra, algunas veces nos encontramos y nos regalamos un abrazo.

15 de octubre de 2015 · Mª Victoria (Charo) Alonso

Termina el Centenario pero no el camino: ¡Hoy y mañana, y siempre, es tiempo de caminar, de ser Amigos fuertes de Dios"

05 de octubre de 2015 · Minnie Louise Haskins

Yo dije al hombre que guardaba la puerta de la vida: ‘Dame una luz para encontrar mi camino en lo desconocido’. El me respondió: ‘Entra en las tinieblas y pon tu mano en la mano de Dios. Eso será para ti más útil que una luz, más seguro que un camino familiar’. Entonces me puse en camino y al encontrar la mano de Dios, marché alegre al corazón de la noche.

05 de octubre de 2015 · J. M. R. Tillard

En un mundo que ha tomado conciencia del drama que supone la incomprensión y el odio, en el que el racismo surge como una llaga que supura y que ya no cicatriza, el testimonio de la fraternidad, del compartir con los demás, de un ‘solo corazón y una alma sola’ adquiere un valor impresionante.

05 de octubre de 2015 · Elena Almirall

“Hágase Tu Voluntad” significa entregarme al aquí y al ahora con alegría, con confianza, con la seguridad de que estoy exactamente donde debo estar y de que me sucede exactamente lo que debe sucederme. La clave está en dejar de cuestionarme. En comprender que la felicidad no es más que esa entrega total, con profunda humildad y con intensa alegría a lo que me sucede en este preciso momento. Abandonar la queja. Renunciar al juicio. Y decidirme hacer lo que me toca hacer. Si debo seguir como estoy, lo hago. Si debo cambiar algo, lo cambio. Pero siempre con alegría. Hacer lo que me toca hacer. Estar donde me toca estar. Ser lo que me toca ser. Con alegría.



05 de octubre de 2015 · Sole

No nos sobra nada, ni nos falta nada. El día que confiemos radicalmente en las palabras del Señor, en las que continuamente nos recuerda que nos ama y nos llama, siendo quiénes somos, ese día sentiremos que la Salvación ha llegado a nuestra casa. ¡NO ES TIEMPO DE LLORAR! ¡¡ES TIEMPO DE VIVIR!!

29 de septiembre de 2015 · Dorothy Day

Cuando tenemos la lectura espiritual en las comidas, cuando tenemos el rosario por la noche, cuando tenemos grupos de estudio, foros, cuando salimos a distribuir literatura en las reuniones, o venderlo en las esquinas, Cristo está allí con nosotros... Nuestra fe es más fuerte que la muerte, nuestra filosofía es más firme que la carne, y la propagación del Reino de Dios sobre la tierra es más sublime y más convincente.

29 de septiembre de 2015 · Thomas Merton

La contemplación es esencialmente una escucha en el silencio, una expectación. Y también, en cierto sentido, debemos empezar a escuchar a Dios cuando hemos terminado de escuchar. ¿Cuál es la explicación de esta paradoja? Quizá que hay una clase de escucha más elevada, que no es una atención a la longitud de cierta onda, una receptividad para cierto mensaje, sino un vacío que espera realizar la plenitud del mensaje de Dios dentro de su aparente vacío. En otras palabras, el verdadero contemplativo no es el que prepara su mente para un mensaje particular, que él quiere o espera escuchar, sino el que permanece vacío porque sabe que nunca puede esperar o anticipar la palabra que transformará su oscuridad en luz. Ni siquiera llega a anticipar una clase especial de transformación. No pide la luz en vez de la oscuridad. Espera la Palabra de Dios en silencio, y cuando es “respondido”, no es tanto por una palabra que brota del silencio. Es por su silencio mismo cuando de repente, inexplicablemente revelándose a él como la palabra de máximo poder, llena de la voz de Dios" (Capítulo XV del libro LA ORACIÓN CONTEMPLATIVA).

29 de septiembre de 2015 · Carlos G. Vallés

"El Señor es el lote de mi heredad y mi copa,
mi suerte está en tu mano" (Salmo 15). Hazme encontrar la verdadera felicidad en ti. Hazme sentirme satisfecho con mi heredad. Enséñame a descansar en tu amor. Hazlo así, Señor.

23 de septiembre de 2015 · Papa Francisco

Los niños y las mujeres de la calle no son números, no son ‘paquetes’ que se intercambian: son seres humanos con un nombre propio y un rostros propio, con una identidad donada por Dios a cada uno de ellos...Cada niño a abandonado y obligado a vivir en la calle, se convierten en presa de las organizaciones criminales... Es un grito que sube a Dios... es un grito que acusa un sistema social que criticamos desde hace años pero que nos cuesta cambiar según los criterios de justicia... Ni la Iglesia ni las instituciones eclesiales pueden cerrar los ojos frente al nefasto fenómeno de los niños y de las mujeres de la calle... La misericordia es el acto supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro, es el camino que abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre.

23 de septiembre de 2015 · Papa Francisco

La comunidad cristiana llama a las familias con el nombre de iglesias domésticas, porque en el calor del hogar es donde la fe empapa cada rincón, ilumina cada espacio, construye comunidad. Porque en momentos así es como las personas iban aprendiendo a descubrir el amor concreto y operante de Dios... La familia es escuela de humanidad, escuela que enseña a poner el corazón en las necesidades de los otros, a estar atento a la vida de los demás. Las familias no son un problema, son principalmente una oportunidad. Una oportunidad que tenemos que cuidar, proteger, acompañar. Es una manera de decir que son una bendición.

23 de septiembre de 2015 · Papa Francisco

La fuerza revolucionaria de la ternura y del afecto, a ésto nos invita la Virgen, que se vuelve proximidad, compasión, que nos involucra a servir en la vida de los otros. Para visitar al enfermo, al preso, a quien llora y a quien se alegra con las alegrías del vecino. Queremos ser como María, una Iglesia que sirve, que sale de sus templos, de sus casas, para sostener la esperanza. Para abatir murallas y crear puentes. Todos juntos, sirviendo, ayudando,"como hijos de María, de Dios, y de esta noble tierra cubana.

23 de septiembre de 2015 · Papa Francisco

El mundo es algo más que un problema a resolver, es un misterio gozoso que contemplamos con jubilosa alabanza.

05 de septiembre de 2015 · Paloma Marchesi

UN CAMINO AL HONDÓN DEL SER. El ser humano es nada menos que “capaz de Dios”. Creados a su imagen y semejanza, caminamos por esta vida sedientos: con sed de ser y sed del SER. Anhelamos tocar fondo y nos quedamos en la superficie arrastrados por realidades pasajeras que llenan nuestros vacíos afectivos pero que no satisfacen. Como a la Samaritana, Jesús se nos entrega como esa Fuente de Agua Viva, a la vez que nos ayuda a reconocer que esos “5 maridos” (nuestras “ataduras”) nunca podrán darnos la felicidad que tanto buscamos. Te invitamos a que hagas un STOP y sigas ahondando en la plenitud que estas llamad@ a ser y a reflejar: la plenitud de Cristo Jesús.
Cuándo: Del 13 al 15 de Noviembre. (Comenzaremos el viernes, 13 a las 19.30 h. para finalizar el domingo 15 después de comer)
Dónde: Centro de Espiritualidad “Santa Teresa” Avda. de la Inmaculada, 3 - 05005 – ÁVILA -
Tel 920 228638 - email…. centroesp.cm@gmail.com
Facilita: Hna. Paloma Marchesi, cm - palomamarchesi.cm@gmail.com
Contribución: 130 € (Alojamiento, matrícula y fotocopias)

18 de agosto de 2015 · Shahbaz Bhatti

"Yo creo en Jesucristo y conozco el valor de la Cruz". Estoy preparado para morir por defender los derechos de mi comunidad y de las personas que sufren, incluso hasta morir a causa de mis principios. Prefiero morir por mis principios y la justicia de mi comunidad antes que hacer concesiones por estas amenazas.
(Mártir Paquistaní Asesinado el 2 de marzo de 2011)

18 de agosto de 2015 · José F. Moratiel

El gesto hacia el silencio tiene que brotar cada día desde el corazón. Sin tensión, sin obligación, sin esperar ni tender a nada. Sólo así podremos ver cómo el silencio es nuestra verdad y nuestra salud. Cuando uno se sumerge en el silencio lo primero que, a veces, nos ocurre es que vemos desfilar sin parar las inquietudes de nuestras angustias. Nuestras complejidades, agresiones, luchas, errores...; pero no pasa nada, porque más allá estamos nosotros a salvo, puros y sin contaminación. Mi propia verdad habrá que recuperarla dentro. Estará esperándome en mi corazón. No hay nada que asuste. Todo es un sendero que se irá abriendo para llegar a nuestro corazón. Es necesario no dar marcha atrás en el silencio porque hay que llegar hasta el final. En esa tierra neutra se está bien, y ningún obstáculo me puede detener. Porque en realidad tengo que llegar a Dios y a mis propios y auténticos compromisos con la vida.

18 de agosto de 2015 · Manuel García Morente

Me puse de pie tembloroso y abrí de par en par la ventana. Una bocanada de aire fresco me azotó el rostro. Volví la cara hacia el interior de la habitación y me quede petrificado. Allí estaba Él. Yo no lo veía, yo no lo oía, yo no lo tocaba. Pero Él estaba allí. En la habitación no había más luz que la de una lámpara eléctrica de esas diminutas, de una o dos bujías, en un rincón. Yo no veía nada, no oía nada, no tocaba nada... Pero Él estaba allí. Yo permanecía inmóvil, agarrotado por la emoción. Y le percibía... Y no podía caberme la menor duda de que era Él...
No sé cuánto tiempo permanecí inmóvil y como hipnotizado ante su presencia. Sí sé que no me atrevía a moverme y que hubiera deseado que todo aquello, Él allí, durara eternamente, porque su presencia me inundaba de tal y tan íntimo gozo, que nada es comparable al deleite sobrehumano que yo sentía. Era como una suspensión de todo lo que en el cuerpo pesa y gravita, una sutileza tan delicada de toda mi materia, que dijérase no tenía corporeidad, como si yo todo hubiese sido transformado en un suspiro o céfiro o hálito. Era una caricia infinitamente suave, impalpable, incorpórea, que emanaba de Él y que me envolvía y me sustentaba en vilo, como la madre que tiene en sus brazos al niño. Pero sin ninguna sensación concreta de tacto...
(Publicado en Revista Orar, 256)

18 de agosto de 2015 · Papa Francisco

La fiesta, que es un invento de Dios. El libro del Génesis nos dice que al final de la creación Dios contempló y gozó de su obra. Dios nos enseña que festejar no es conseguir evadirse o dejarse vencer por la pereza, sino volver nuestra mirada hacia el fruto de nuestro esfuerzo con gratitud y con benevolencia…
El mandamiento divino de cesar en nuestras tareas cotidianas, nos recuerda también, que el hombre, como imagen de Dios, es señor y no esclavo del trabajo. Nos pide liberarnos de la obsesión por el beneficio económico, que ataca los ritmos humanos de la vida y niega al hombre el tiempo para lo realmente importante. Desterremos esa idea de fiesta centrada en el consumo y en el desenfreno y recuperemos su valor sagrado, viéndola como un tiempo privilegiado en el que podemos encontrarnos con Dios y con el hermano. Un tiempo maravilloso que podemos vivir en la familia, incluso en las dificultades.

06 de agosto de 2015 · Papa Francisco

“La Iglesia está llamada a ser siempre la casa abierta del Padre. Ninguna puerta cerrada. Todos pueden participar de alguna manera en la vida eclesial, todos pueden formar parte de la comunidad. La Iglesia es la casa paterna donde hay sitio para cada uno con su vida a cuestas” (Exort. ap.Evangelii gaudium, n. 47).

05 de agosto de 2015 · Lydia Jiménez

En el Congreso Interuniversitario:"Santa Teresa de Jesús Maestra de Vida", la Santa ha hecho una llamada fuerte a vivir más dentro de nosotros mismos, a vivir una interioridad que nos enriquezca y nos dé fuerza para vivir en el exterior. El hombre necesita también atender a esa llamada interior que es la que le enriquece porque el drama de la cultura actual es la falta de interioridad. http://www.congresosantateresa2015.es/index.htm

04 de agosto de 2015 · J. F. Moratiel O.P.

“El gesto más humano, el gesto más limpio es saber quedarse en silencio, quedarse en tu propia verdad, en tu propia condición”.

02 de agosto de 2015 · José Luis Martín Descalzo

En este Centenario, iniciemos o revitalicemos nuestra historia de amistad con Dios, atendamos a este huésped que nos habita, y descubriremos la alegría de vivir. Nos ayudan estas palabras: "Parece que la mayoría de los hombres no han hecho ni este elementísimo descubrimiento. Uno tendría que subirse al palo mayor de sí mismo y convertirse en un descubridor que gritase, no como Rodrigo de Triana, “¡Tierra, tierra!” sino “¡Alma, alma!”. Porque ese es nuestro continente desconocido".

02 de agosto de 2015 · Papa Francisco

Oramos: Para que quienes colaboran en el campo del voluntariado se entreguen con generosidad al servicio de los necesitados. Para que, saliendo de nosotros mismos, sepamos hacernos prójimos de quienes se encuentran en las periferias de las relaciones humanas y sociales.

02 de agosto de 2015 · Pedro Tomás

Jesús sueña el mundo como una gran mesa, donde todos tengan su lugar, su pan y su palabra. Agradece a todos los que, al multiplicar el pan, extienden la alegría por los caminos. La oscuridad del mundo no la suprimen los lamentos, sino tu mano y otras manos que comparten. Dame, Jesús, tu ánimo para que pierda el miedo a compartir y a amar.

18 de julio de 2015 · Mons. Ricardo Blázquez

Santa Teresa de Jesús nos dirige un mensaje en el V Centenario de su nacimiento: "A tiempos recios amigos fuertes de Dios". A Ávila que con afecto y gratitud ha conservado la memoria de la Santa, como decimos los abulenses, nos convoca para enseñarnos con su vida y sus palabras a ser amigos fuertes de Dios. La mediocridad no llena el corazón; solo la decisión vigorosa colma de sentido la vida. Junto a ella aprendemos a responder con determinación humana y cristiana a los desafíos del momento, o con sus palabras, a los "tiempos recios". Lo difícil se afronta; de lo complicado no huimos...
http://www.conferenciaepiscopal.es/

14 de julio de 2015 · Papa Francisco

“Vine a dar gracias con ustedes, porque la fe se ha hecho esperanza y es una esperanza que estimula al amor… yo los quiero estimular a que sigan siendo misioneros de esta fe, a seguir contagiando esta fe por estas calles, por estos pasillos… ¡Solidaridad de hermanos para defender la fe!... Y, además, que esa fe solidaria sea mensaje para toda la ciudad” (Encuentro de Francisco con los pobladores del Bañado Norte, uno de los más pobres de Asunción).

09 de julio de 2015 · Santiago

Comencé a conocerme verdaderamente desde mi corazón. Mi fe, poco a poco, se iba reforzando y asentándose más en mí a través de la oración con Dios. De cada encuentro salía con más fuerza espiritual, con más gozo, lleno de esperanza y eso me daba fuerzas para seguir trabajando una semana más, esperando que llegase el fin de semana para llenarme nuevamente de LUZ y VIDA. Me he reencontrado con el AMOR, la PAZ, la LIBERTAD, la CONFIANZA, la BONDAD. Deseo levantarme cada mañana para poder compartir mi felicidad con los demás, vivir el día en presente y disfrutarlo como algo extraordinario. Hoy soy ALCOHÓLICO REHABILITADO y doy gracias a Dios por ser misericordioso y haberme devuelto la vida.

09 de julio de 2015 · Fernando Millán Romeral, O.Carm., Prior General

Ojalá que sepamos -como hizo Simón Stock- dirigirnos a María en nuestros momentos de tristeza y de desánimo, en nuestras angustias y decepciones, para que ella, primera maestra y primera discípula del Señor, nos ayude a caminar como discípulos y testigos de la Buena Noticia del Evangelio, especialmente junto a los más pobres y necesitados. El escapulario del Carmen, aun en su sencillez y humildad (o, quizás, precisamente por ello) sigue siendo un recordatorio de nuestro compromiso con los valores del Evangelio y una semilla de esperanza (Carta sobre la Fiesta de la Virgen del Carmen) https://delaruecaalapluma.wordpress.com/2015/07/05/carta-sobre-la-fiesta-de-la-virgen-del-carmen-de-fernando-millan/

09 de julio de 2015 · Papa Francisco

La evangelización puede ser vehículo de unidad de aspiraciones, sensibilidades, ilusiones y hasta de ciertas utopías. Claro que sí; eso creemos y gritamos. «Mientras en el mundo, especialmente en algunos países, reaparecen diversas formas de guerras y enfrentamientos, los cristianos queremos insistir en nuestra propuesta de reconocer al otro, de sanar las heridas, de construir puentes, de estrechar lazos y de ayudarnos “mutuamente a llevar las cargas”

30 de junio de 2015 · Papa Francisco

Una Iglesia o un cristiano sin testimonio es estéril, un muerto que cree estar vivo, un árbol seco que no da fruto, un pozo seco que no tiene agua. La Iglesia ha vencido al mal gracias al testimonio valiente, concreto y humilde de sus hijos. Ha vencido al mal gracias a la proclamación convencida de Pedro: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo», y a la promesa eterna de Jesús (cf. Mt 16,13-18)....Hoy no se necesita tanto maestros, sino testigos valientes, convencidos y convincentes, testigos que no se avergüencen del Nombre de Cristo y de su Cruz ni ante leones rugientes ni ante las potencias de este mundo, a ejemplo de Pedro y Pablo y de tantos otros testigos a lo largo de toda la historia de la Iglesia, testigos que, aun perteneciendo a diversas confesiones cristianas, han contribuido a manifestar y a hacer crecer el único Cuerpo de Cristo.

22 de junio de 2015 · Mónica, carmelita

Hoy mi oración tiene puesto el acento en los rostros concretos: de niños maltratados, separados de su familia que necesitan del amor de Dios hecho carne que les permite creer que es posible tener una nueva familia que los ame y me revelan la sencillez del evangelio; en rostros de familias que carecen de cosas materiales, dejadas de lado por un mundo tecnológico, pero llenas de ilusión y alegría, que necesitan creer en un Dios providente que nunca falta y me hacen ver que mi opción de pobreza tiene que estar cargada de esa alegría e ilusión. Mi invitación es a que hagas la experiencia de ponerle rostros a tu oración, que te permita llenarla de alegría y te ayude a rezar por tantos que están pasando por lo mismo y no tienen quien rece por ellos. Anímate a mostrar el rostro misericordioso del Padre que no juzga, sino que ama y respeta.

22 de junio de 2015 · Eloy Bueno

La oración cristiana en sentido propio nació con la resurrección de Jesús: al constatar que más allá del odio y de la venganza triunfa el don inagotable que brota del Padre y se comunica por el Espíritu. En medio de la maldad humana triunfa la esperanza y el amor. En aquel momento el corazón agradecido de los primeros testigos se expresó como himno dirigido al Dios que había actuado de un modo tan imprevisible. Es la alegría en Dios que suscita la oración. El cristiano ya no puede vivir como quien no tiene esperanza. La relación con Dios recibe una impronta típicamente cristiana: pascual y trinitaria.

22 de junio de 2015 · Fco. Javier Sancho

“La búsqueda de la verdad era mi única oración”
Verdad y oración es para Edith Stein un binomio inseparable. Si nuestra oración es auténtica, si es contemplativa en el verdadero sentido de la palabra, tendría que agudizar nuestra mirada para hacernos cada día más capaces de percibir el verdadero sentido de la realidad, de nuestra vida y de los acontecimientos. La oración, tarde o temprano, nos ha de llevar a aprender a mirarlo todo con los ojos de Dios. Y Dios que es la verdad, agudizará en nosotros esa capacidad.

22 de junio de 2015 · Analuisa Cusán

Somos invitados a hacer un camino, como el que Dios invitó a hacer a Teresa, un camino de comunión amorosa con Dios, un camino de confianza mutua. ‘La verdad’ yo la conozco en la medida en que fío del otro, se me muestra en la medida en que el otro se me confía. La verdad es fruto de la invitación que se nos hace a zambullirnos en la relación interpersonal con Dios y con los hermanos. La verdad es la respuesta que damos a Quien nos sigue convocando, llamando, eligiendo para que estemos junto con Él y “andemos en verdad delante de la misma Verdad” (V 40,3).


02 de junio de 2015 · Papa Francisco

El camino de nuestra redención es un camino de muchos fracasos. También el último, el de la cruz, es un escándalo. Pero precisamente ahí vence el amor. Y esa historia que comienza con un sueño de amor y continúa con una historia de fracasos, termina en la victoria del amor: la cruz de Jesús. No debemos olvidar este camino, es un camino difícil. Nos hará bien hacer memoria de esta historia de amor que parece fracasada, pero al final vence. Es hacer memoria de la historia de nuestra vida, de esa semilla de amor que Dios ha sembrado en nosotros y cómo ha ido, y hacer lo mismo que ha hecho Jesús en nuestro nombre: se humilló.

01 de junio de 2015 · Miguel-Angel Alonso Soto

Jesús nos enseña a saber lo que dejamos en realidad. Él sabe de veras
lo que cada cual se ha dejado mas allá de las consideraciones que haga cada
uno sobre sus despojos. Detrás de cada verdadero despojo, desposeimiento
hay una verdadera dádiva de Jesús a nosotros, Él mismo, su palabra, su
Espíritu, los dones que el Espíritu Santo preparó hace tanto para cada uno de nosotros ahora mismo. El es quien sabe dar, quien da de veras, quien enseña a comprender que todo lo que tiene es de Jesús y que nadie da lo que no tiene, que nadie puede renunciar ni valorar a lo que no sabe que tiene. Puestos por Dios en mi vida y como propiedad de Él y no mía, tengo que aprender a descubrir, valorar, SABER RECIBIR, abrir las manos para ello.

27 de mayo de 2015 · miguel angel murillo

Quiero agradecer a CIPECAR el bien que ha hecho a nuestro grupo desde octubre con motivo del V Centenario del nacimiento de Santa TERESA, lo descubrí en internet y es este material suyo la guía de nuestros momentos Orantes solo puedo decir esto Orar es Momento de estar en Dios y con El.

20 de mayo de 2015 · Pedro

“Yo te di a mi Hijo y al Espíritu Santo y a esta Virgen” (Santa Teresa de Jesús, Relación 25,2). Que nuestro corazón rebose de alegría ante tales dones.

20 de mayo de 2015 · Foro Ecuménico Pentecostés

“Espíritu Reconciliador, haznos testigos de tu Amor”. Las noticias nos revelan un mundo dividido y en conflicto permanente que genera violencia y fracturación social. Los conflictos bélicos han multiplicado en el último año la pobreza y las migraciones forzosas, mientras los países desarrollados cierran sus fronteras al dolor de los inmigrantes que huyen de sus hogares destruidos y sucumben en las aguas del Mediterráneo. Europa revive el fantasma de la guerra fría con la guerra civil en Ucrania, mientras África y Oriente Medio se desangran en guerras disfrazadas de religión que fomentan la persecución interreligiosa. Se levantan muros en América, Europa y Asía que separan la pobreza de la riqueza. En España afrontamos el combate verbal político en este año electoral, mientras que la población en riesgo de exclusión traspasa límites injustificables. El mundo necesita y pide a gritos la reconciliación entre los seres humanos, con Dios y con la Naturaleza… y nuestra coherencia nos llama a ser testigos y agentes de reconciliación, como ya hacen miles de hermanos y hermanas cristianos en el todo el planeta, junto a personas de buena voluntad y diferentes creencias.
La IX Vigilia Ecuménica de Pentecostés reunirá el 23 de mayo en Madrid a católicos romanos, ortodoxos, protestantes y anglicanos bajo el lema “Espíritu Reconciliador, haznos testigos de tu Amor”. De 17:30 h a 22:30 h. en la Iglesia de Jesús (Calle Calatrava, 25. Madrid – Metro Latina y Metro Puerta de Toledo). https://www.facebook.com/events/1588918498017088/

20 de mayo de 2015 · Papa Francisco

Ha pedido oración por la paz que necesita Tierra Santa a un grupo de religiosas carmelitas y hermanas del Rosario, procedentes de Oriente Medio y de Belén, que se encuentran en Roma por la canonización de santa Miriam de Jesús Crucificado y santa Alfonsina Danil Ghattas. Les ha encomendado una misión: “rezad a las nuevas santas por la paz de vuestra tierra, para que concluya esta guerra interminable y haya paz entre los pueblos”. Rezad por “los cristianos perseguidos, expulsados de sus casa, de sus tierras y también de la ‘persecución con guante blanco’, la persecución y el ‘terrorismo blanco’, también el ‘terrorismo en guante blanco’. A escondidas, pero se hace!”

20 de mayo de 2015 · #free2pray. Signos de resurrección

Myriam tiene 10 años, es de Quaraqoush, cerca de Mosul, y vive en un campo de refugiados desde que los terroristas conquistaron su ciudad. Bashar es el arzobispo católico de Erbil, la ciudad más importante del Kurdistán iraquí, donde se han instalado miles de refugiados. Son dos entre tantas personas que viven en el frente de esta “tercera guerra mundial por partes”, como la llama el Papa Francisco, que se combate “ante nuestros ojos o incluso ante nuestro silencio cómplice”.
La historia de Myriam (#prayformyriam) ha dado la vuelta al mundo gracias a YouTube, y como ella son muchos los testimonios capaces de abrir los ojos y despertar los corazones de gente que vive a decenas de miles de kilómetros de distancia. Como Sor Diana Momeka (la fe de los iraquíes desplazados “está creciendo cada vez más”), el padre Douglas Bazi, sacerdote en Erbil, don Antoine de Padou Pooda en Burkina Faso, el padre Ibrahim Alsabagh, párroco en Alepo, Siria (“a pesar de la enorme cantidad de signos de muerte, hay muchísimos signos de resurrección”), el padre Pizzaballa, Custodio de Tierra Santa (“no pretendemos cambiar el rumbo de la historia, pero podemos cambiar nosotros”), o Bashir, que perdió a dos hermanos entre los 21 coptos asesinados por los extremistas en Siria: “a mi madre le he oído decir, al preguntarle qué haría si se encontrara por la calle al verdugo de sus hijos, que le invitaría a nuestra casa porque nos ha ayudado a entrar en el reino de los cielos”. El Papa invitó a todos a seguir “el camino espiritual de oración intensa, de participación concreta y ayuda tangible en defensa y protección de nuestros hermanos y hermanas, perseguidos, exiliados, asesinados, decapitados, por el solo hecho de ser cristianos”. La Conferencia Episcopal Italiana ha decidido dedicar la Vigila de Pentecostés (23 mayo) a los “mártires de hoy”, de los que nos llegan “relatos de fe y amor extremo, testimonios de comunión y caridad”. Relatos que están saliendo a la luz gracias a un hashtag (#free2pray) puesto en marcha por la CEI que estos días se está difundiendo por Twitter e Facebook. Una iniciativa a la que se han adherido numerosos movimientos y asociaciones, y otras conferencias episcopales, como las asiáticas de Sri Lanka y la que preside el cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Bombay.

12 de mayo de 2015 · Ch. Péguy

Por favor, sé como el hombre que está en un barco sobre el río y que no rema constantemente, sino que a veces se deja llevar por la corriente.

12 de mayo de 2015 · Mª Jesús

Señor: Haz que mis ojos sean claros y atentos como los de María. Que mi mirada refleje tu Presencia. Que mis palabras trasmitan alegría, paz, confianza y esperanza. Que acoja el misterio que encierra cada ser humano. Que me deje afectar por su dolor, su búsqueda, sus anhelos.

12 de mayo de 2015 · Papa Francisco

“La paz no es un producto industrial, la paz es un producto artesanal. Se construye cada día con nuestro trabajo, vida, amor, cercanía, nuestro querernos bien. La paz se construye cada día. Lo que te quita la paz es lo que no querernos, los celos, la envidia, la avaricia. Quitar la cosas de otros, eso quita la paz. Pero estar con la gente es bonito, cansa, pero no quita la paz... Se hace la guerra para defender el dinero. Y por eso mucha gente no quiere la paz. Se gana más con la guerra, pero se pierden muchas otras cosas...Si una persona no quiere hacer la paz conmigo, tiene dentro de sí un sentimiento en mi contra: respetar. Rezar pero nunca vengarse. Tenemos que aprender el respeto. En el trabajo artesanal de la paz el respeto está siempre en la cabeza...
¿Qué es la paz?” Que no haya guerras, pero también que haya la alegría, la amistad entre todos, que cada día se dé un paso adelante por la justicia, para que no haya niños hambrientos, enfermos que no tienen posibilidad de ser ayudados, hacer todo esto es hacer la paz...Todas las religiones tienen un mandamiento común: “amar al prójimo”. Y este amar nos ayuda a la paz, a ir adelante en la paz... Todos somos iguales pero no nos reconocen esta verdad, esta igualdad. Y por eso hay algunos son más “felices” que otros. Esto no es un derecho, “todos tenemos los mismos derechos y cuando esto no se da es injusto. Donde no hay justicia, no puede haber paz”.... Siempre que hacemos algo juntos, algo bonito y bueno, todos cambiamos. Y esto hace bien. Ir adelante con este encuentro, nos hace bien. Todos nosotros hoy debemos salir de este encuentro un poco cambiados.
(Conversación del Papa Francisco con miles de niños en el Aula Pablo VI respondiendo a sus interrogantes sobre la falta de paz en el mundo, las injusticias o el sufrimiento de los niños).

12 de mayo de 2015 · Papa Francisco

“Yo recordaba a sus fieles, -dijo el Papa al patriarca copto Tawadros- que fueron degollados en la playa por ser cristianos. Estos fieles, por la fuerza que les ha dado el Espíritu Santo, no se escandalizaron. Murieron con el nombre de Jesús en los labios. Es la fuerza del Espíritu. El testimonio. Es verdadero martirio este, el testimonio supremo... También está el testimonio de cada día, el testimonio de hacer presente la fecundidad de la Pascua que nos da el Espíritu Santo, que nos guía hacia la verdad plena, la verdad entera, y nos hace recordar lo que Jesús nos dice... Un cristiano que no se toma en serio esta dimensión de ‘martirio’ de la vida todavía no ha entendido el camino que Jesús nos ha enseñado: camino de ‘martirio’ de cada día; camino de ‘martirio’ en el defender los derechos de las personas; camino de ‘martirio’ en el defender a los hijos: papá, mamá que defienden su familia; camino de ‘martirio’ de tantos, tantos enfermos que sufren por amor de Jesús. Todos nosotros tenemos la posibilidad de llevar adelante esta fecundidad pascual sobre este camino de ‘martirio’, sin escandalizarnos.

06 de mayo de 2015 · R. Tagore

“¿No oíste sus pasos silenciosos? Él viene, viene, viene siempre.
En cada instante y en cada edad, todos los días y todas las noches,
El viene, viene, viene siempre.
He cantado muchas canciones y de mil maneras;
pero siempre decían sus notas:
El viene, viene, viene siempre”

02 de mayo de 2015 · Papa Francisco

''La Expo de Milán sea ocasión para globalizar la solidaridad'' El gran desafío al cual Dios llama a la humanidad del siglo XXI, es dejar finalmente de abusar del jardín que nos ha confiado. Deseo que cada persona que visite la Expo de Milán, a través de esos maravillosos pabellones, pueda percibir la presencia escondida de los rostros de hombres y mujeres que tienen hambre, que se enferman, e incluso mueren debido a una alimentación carente o nociva... ''Nutrir el planeta, energía para la vida'', que no se quede solamente en un tema, sino que sea acompañado por la conciencia de los ''rostros'': los rostros de millones de personas que tienen hambre, que hoy no comerán de manera digna de un ser humano... Hay otros rostros que tendrán un rol importante pido que el Señor conceda a cada uno de esos sabiduría y coraje, porque es grande su responsabilidad. Mi deseo es que esta experiencia permita a los empresarios, a los comerciantes, a los estudiosos, de sentirse envueltos en un gran proyecto de solidaridad: el de nutrir el planeta en el respeto de cada hombre y mujer que en él habita y en el respeto del ambiente natural. (Mensaje en vivo, durante la ceremonia de apertura de la Exposición Universal de Milán, con el tema: ''Nutrir al planeta, energía para la vida'', Vaticano, 1 de mayo)

02 de mayo de 2015 · Teresa de Jesús

«Acuérdome que, cuando murió mi madre, quedé yo de edad de doce años, poco menos. Como yo comencé a entender lo que había perdido, afligida fui-me a una imagen de nuestra Señora y supliquéla fuese mi madre con muchas lágrimas. Paréceme que, aunque se hizo con simpleza, que me ha valido; porque conocidamente he hallado a esta Virgen soberana en cuanto me he encomendado a ella y, en fin, me ha tornado a sí» (V 1,7).

02 de mayo de 2015 · José Luis Martín D.

Gracias por haber sido una mujer libre y liberada, la mujer más libre y liberada de la historia, la única mujer libre y liberada de la historia, porque tú fuiste la única no atada al pecado, la única no uncida a la vulgaridad, la única que nunca fue mediocre, la única verdaderamente llena de gracia y de vida.
Te doy gracias porque te atreviste a tomar la vida con las dos manos. Gracias porque fuiste valiente, gracias por no tener miedo, gracias por fiarte del Dios que te estaba llenando
del Dios que venía, no a quitarte nada, sino a hacerte más mujer.

02 de mayo de 2015 · Pedro

Cada día; María nos saludas. Tu palabra no da voces, tu presencia es discreta. En cada encrucijada del camino nos esperas. Nos saludas con la sonrisa, tiendes los brazos para Decirnos tu ternura. ¡Ojalá tengamos el corazón despierto y los ojos asombrados para encontrarte y escucharte!
Cada día contigo es como una nueva anunciación.

15 de abril de 2015 · Mª José Jiménez

¡Qué alegría descubrirte de nuevo!, sentirte tan cerca, tan amoroso, tan pendiente de mí y yo con tanto deseo de estar contigo. Cuando estoy contigo, me siento segura, nada me falta, todo se transforma en mi corazón y mi mente, que ha sufrido el ataque de tantos mensajes negativos, llenos de prejuicios, críticas, miedos…, ahora es como si nada de eso existiera. Ahora sin vergüenza, sin pudor, puedo llamarte cuando lo necesito, pero eso sí, aunque no nos veamos ya te siento en mi corazón, nada ni nadie nos separará jamás.

15 de abril de 2015 · Teresa de Jesús

“Si estáis alegre, miradle resucitado; que sólo imaginar cómo salió del sepulcro os alegrará. Mas ¡con qué claridad y con qué hermosura! ¡Con qué majestad, qué victorioso, qué alegre! Como quien tan bien salió de la batalla adonde ha ganado un tan gran reino, que todo le quiere para vos, y a sí con él. Pues ¿es mucho que a quien tanto os da volváis una vez los ojos a mirarle?” (CV 26,4).

15 de abril de 2015 · María Daniela Biló Respetto

Mirar a Dios en un acto de contemplación amorosa es confesar, sin necesidad de palabras, que Él es el centro y razón de nuestra vida y de nuestros afectos, el impulso de nuestras obras, la meta de nuestro caminar, la tensión de nuestros deseos, el cumplimiento de nuestros anhelos, nuestra definitiva felicidad. De este modo, no solo la fe y el amor, sino también la esperanza del alma en Dios se expresa por medio de la mirada

15 de abril de 2015 · Papa Francisco

Cuando Jesús habla de “nacer de nuevo” nos hace entender que es el Espíritu el que nos cambia, el que viene de cualquier parte, como el viento: escuchemos su voz. Sólo el Espíritu es capaz de cambiar nuestra actitud, de cambiar la historia de nuestra vida, cambiar nuestra pertenencia. Es el Espíritu el que da esta fuerza a estos hombres sencillos y sin formación, como Pedro y Juan, esta fuerza para anunciar a Jesucristo hasta el testimonio último: el martirio.

29 de marzo de 2015 · Teresa de Jesús

Mírale camino del Huerto
Mírale atado a la columna
Mírale cargado son la cruz
Y te mirará él con unos ojos tan hermosos,
Y olvidará sus dolores por consolar los vuestros (Cf. C 26,5).
Mira a Jesús
medita en su pasión las penas que allí tuvo
y por qué las tuvo y quién es el que las tuvo
y el amor con que las pasó.
Mira que te mira
Acompáñale, háblale, pídele
se humilde, gózate de estar con él.
Gózate de estar con él (Cf. V 13,22).

27 de marzo de 2015 · José de María Auxiliadora.

Orar, yo no sabía orar. Rezaba, pedia, recitaba oraciones y me iba. Aún asi El me escuchaba y atendía mis peticiones.
Ahora, me pongo en Su Presencia, Le miro y El me mira y en silencio le doy gracias. Le cuento y El me escucha, me sugiere y me invita a rezar y yo le digo Padrenuestro... Cada día le doy gracias por hacerme a Su Imagen y El se calla y me sonríe.

23 de marzo de 2015 · Newman

Amado Señor, ayúdame a esparcir tu fragancia donde quiera que vaya. Inunda mi alma de espíritu y vida. Penetra y posee todo mi ser hasta tal punto que toda mi vida solo sólo una emanación de la tuya. Brilla a través de mí, y mora en mi de tal manera que todas las almas que entren en contacto conmigo puedan sentir tu presencia en mi alma. Haz que me miren y ya no me vean a mí sino solamente a ti, oh Señor.
Quédate conmigo y entonces comenzaré a brillar como brillas Tú; a brillar para servir de luz a los demás a través de mí. La luz, oh Señor, irradiará toda de Ti; no de mí; serás Tú quien ilumine a los demás a través de mí. Permíteme pues alabarte de la manera que más te gusta, brillando para quienes me rodean. Haz que predique sin predicar, no con palabras sino con mi ejemplo, por la fuerza contagiosa, por la influencia de lo que hago, por la evidente plenitud del amor que te tiene mi corazón.
Amén

23 de marzo de 2015 · Gustavo B.

Es de noche, pero todo está azul.
Hace frío, pero el viento del Espíritu sopla donde quiere.
Miro por la ventana las otras ventanas iluminadas de los edificios cercanos.
Parece increíble que seamos polvo de estrellas en el origen y seamos tan
diversos en el destino.
También es increíble la salud de mi madre.
Pareciera que nada ha sucedido. Esto que puede ser impresión mía
es también impresión de los médicos que la atienden.
A mí sólo me queda agradecer al Señor de la Esperanza y la Vida.
Y mis gracias se escuchan más allá de los cielos.
Ahora vengo por Nicole Ananda con "n",
una niña que vive cerca de nosotros y que tiene 4 años.
Le diagnosticaron leucemia. Sus padres tratan de que ningún virus
entre a la casa. Y se quitan los zapatos cuando ingresan
igual que en los templos budistas.
Yo sé que la palabra invocada es una palabra que genera vida.
Y que cuando miles de palabras se cruzan en el aire
algo sucede: lo oscuro brilla, lo triste sonríe,
el mundo cambia de giro.
La pongo en sus manos como en la mesa el pan
para que, junto a sus hermanas bondadosas, se la presente
al Padre.

23 de marzo de 2015 · Ana Duart

Llevo conmigo el dolor del mundo; nada más doloroso que sentir la angustia punzante de un hijo enfermo; lo que más me sorprende es comprobar que se puede sufrir y mantener la paz al mismo tiempo; indicios de que algo hay más fuerte que la misma vida, algo oculto, pero cierto.
¿Qué hacer cuando te sientes perdida?
¿Qué hacer cuando descubres que está sola
y al universo poco importa tu desdicha?
¡Soledad, ansias de comprender y de ser comprendida!
¿Qué puedo hacer si Dios me vuelve su rostro
y en mi desconcierto no encuentro salida?

23 de marzo de 2015 · Mª Ángeles

Padre, que manifiestas tu ternura a todos tus hijo e hijas. Enséñame a acoger a todos los que están en las orillas de la vida. Aquí estoy.
Envíame a anunciar la buena noticia del Reino.
Llévame donde los hombres y mujeres necesiten tus palabras, donde falte la esperanza, la alegría, la ternura. Llevando siempre en el corazón el Evangelio de tu Hijo Jesús,
concédeme la fortaleza y la sabiduría
para decir a los que encuentre en el camino,
que en la mesa del Reino hay sitio para todos,
porque en tu corazón de Padre
hay una morada preparada para todos. Amén.

23 de marzo de 2015 · Pedro

Te alabamos y te glorificamos, Señor Jesús, por la belleza de tu diálogo de amor. Cuando todos te dejan solo, cuando en torno a ti se forma un cerco de silencio cómplice, Tú, Jesús, das un paso al frente y, en torno a una mesa, partes tu pan y repartes tu palabra. El diálogo más hermoso se abre paso, porque tu amor quiere ser amado. Toda tu vida fue un diálogo de amor. Tu encarnación es el diálogo que has querido tener con toda la humanidad, hasta convertir la creación en tienda de encuentro y el corazón en morada donde se gustan tus amores.
Tu deseo de dialogar, de “tratar de amistad”, se vistió unas veces de gestos de ternura hacia los más perdidos y orillados -¡qué ganas tenías de llegar a ellos y tocar sus heridas con tu mano y cómo te alegró que te respondieran con el gozo!-; otras veces el diálogo se asomó en ti, Jesús, como un silencio orante lleno de músicas sonoras por dentro, a las que el Padre respondía llamándote Hijo muy amado.
En muchas ocasiones el diálogo te salió del corazón como un torrente de palabras claras, sencillas, con las que anunciabas la novedad del Reino. Como ti se te rebosara la copa, tu fuente no hacía más que manar y manar. Con qué alegría recogiste de las orillas las palabras de los últimos, apenas sin voz, para colocarlas en el centro y darles importancia.
Y ahora, en los momentos difíciles del abandono, la traición y la condena, cuando el odio se espesa y se hace muerte, el diálogo te brota como un amor de siervo, que se pone en medio y lava los pies de los discípulos. Tu diálogo es un pan que se parte y se reparte. Tu diálogo es la confianza creativa con que miras de nuevo a tus amigos para invitarles a que hagan lo que tú has hecho.

10 de marzo de 2015 · Analuisa Cusán

Somos invitados a hacer un camino, como el que Dios invitó a hacer a Teresa, un camino de comunión amorosa con Dios, un camino de confianza mutua. ‘La verdad’ yo la conozco en la medida en que fío del otro, se me muestra en la medida en que el otro se me confía. La verdad es fruto de la invitación que se nos hace a zambullirnos en la relación interpersonal con Dios y con los hermanos. La verdad es la respuesta que damos a Quien nos sigue convocando, llamando, eligiendo para que estemos junto con Él y “andemos en verdad delante de la misma Verdad” (V 40,3).

10 de marzo de 2015 · Juan Martín Velasco

La oración verdadera es la que se hace con fe, en nombre de Jesús, es decir en unión con Él, y en conformidad con la voluntad divina. Los grandes orantes, los “expertos en las cosas de Dios”, han ofrecido criterios complementarios para ayudarnos en el no siempre fácil discernimiento. Todos insisten, por ejemplo en que la calidad de la oración no depende de las ideas más o menos felices que la meditación nos procure, ni en los gustos, los sentimientos gratificantes, que nos aporte. Lo importante de la oración no es el mucho pensar, sino el aumento del amor de Dios y de los hermanos, y la mayor conformidad con la voluntad de Dios que se siga de ella.



10 de marzo de 2015 · Papa Francisco

Dios actúa en la humildad, en el silencio, en las cosas pequeñas. Desde la Creación, donde el Señor no toma “la varita mágica”, sino que crea al hombre “con barro”. Es un estilo que atraviesa “toda la historia de la salvación. Cuando ha querido liberar a su pueblo, lo ha liberado por la fe y la confianza de un hombre: Moisés. Cuando ha querido hacer caer la poderosa ciudad de Jericó, lo ha hecho a través de una prostituta. También para la conversión de los samaritanos ha pedido el trabajo de otra pecadora. Cuando Él ha enviado a David a luchar contra Goliat, parecía una locura: el pequeño David ante ese gigante, que tenía una espada, tenía tantas cosas, y David sólo la honda y las piedras. Cuando ha dicho a los Magos que había nacido el Rey, el Gran Rey, ¿qué se han encontrado? Un niño, un pesebre. Las cosas sencillas, la humildad de Dios, este es el estilo divino, nunca el espectáculo.

02 de marzo de 2015 · Lluís Martínez Sistach

Orar es conversar con Dios como Padre nuestro que es, como el mejor de los amigos; y esto se puede hacer con pocas palabras, ya que el Evangelio nos advierte que no hagamos como los gentiles "que imaginan que han de ser escuchados a base de palabras". Es el corazón el que debe hablar a un Padre que sabe bien lo que necesitamos antes de pedirlo. La oración debe estar incluida en la trama de nuestra vida diaria, surgiendo de la actividad cotidiana con sus ilusiones y fracasos, con sus éxitos y contrariedades, con sus alegrías y penas. La oración es como la expresión de la fe y tiene mucha relación con la esperanza y con la constancia. Nuestra oración debe estar llena de esperanza en Dios, a pesar de nuestros pecados o nuestras infidelidades, a imitación del patriarca Abraham, padre de los creyentes, de quien san Pablo afirma que, "habiendo esperando contra toda esperanza", no dudó ni tuvo la menor desconfianza en las promesas de Dios.

23 de febrero de 2015 · Miguel-Angel Alonso Soto

Empieza la Cuaresma, esa en la que nos enseñan a decir lo que el salmo
hoy: Misericordia, Señor, hemos pecado; porque Solo Tu eres Santo, Sólo Tu
Señor, Solo Tu Altísimo Jesucristo...
La libertad es un fruto que hay que saber comer y compartir, descubrir y
apropiarse de ella porque somos libres y la libertad no existe sin nosotros, sin las
trabas y esclavitudes de cada uno, como si fuese un fin ideal a alcanzar a
ultranza, a costa de cualquier precio, es decir, hasta de la integridad de nuestras
personas. El precio es la libertad de cada uno y en relación a su actos y
elecciones, a sus pecados y alcances. Por eso empezó a aprender el hombre, al
ser expulsado del paraíso, al ser condenado a trabajar, a emplear la libertad, a
descubrirla como el mayor fruto con que Dios lo ha dotado pues a imagen suya
lo creó Dios.

23 de febrero de 2015 · Papa Francisco

El desierto es el lugar en el cual se puede escuchar la voz de Dios y la voz del tentador... En el desierto, podemos bajar en profundidad, donde se juega verdaderamente nuestro destino, la vida o la muerte. ¿Y cómo escuchamos la voz de Dios? La escuchamos en su Palabra. Por esto es importante conocer las Escrituras, porque de otra manera no sabemos responder a las insidias del maligno...Leer cada día el Evangelio, meditarlo... llevarlo también siempre con nosotros, en el bolsillo, en el bolso… Tener siempre el Evangelio a mano. El desierto cuaresmal nos ayuda a decir no a la mundanidad, a los ‘ídolos’, nos ayuda a hacer elecciones valientes conformes al Evangelio y a reforzar la solidaridad con los hermanos. Entremos en el desierto sin miedo, porque no estamos solos, estamos con Jesús, con el Padre y con el Espíritu Santo. Es más, como sucedió con Jesús, es precisamente el Espíritu Santo el que nos guía en el camino cuaresmal, aquel mismo Espíritu descendido sobre Jesús y que nos ha sido donado en el Bautismo. La Cuaresma es un tiempo propicio que debe conducirnos a tomar siempre más conciencia de cuánto el Espíritu Santo, recibido en el Bautismo, ha obrado y puede obrar en nosotros.

15 de febrero de 2015 · Pedro Casaldáliga

Si el corazón es limpio
no ha de atraparnos nunca
la noche intransitable.
El viento y las estrellas
nos dictarán los pasos.

15 de febrero de 2015 · Roger de Taizé

La fe es una sencilla confianza puesta en Dios, tan sencilla que todos pueden acogerla. Para un corazón atento, la confianza en Dios tiene suficiente con casi nada. Con ese poco Dios realiza lo esencial... Y todo, en uno mismo, se simplifica, el modo de vivir, la relación con los demás. Una humilde oración de abandono también permanece siempre muy sencilla sin pretender nada. En cualquier edad, ¿quién no se sorprende a sí mismo diciendo: escucha, escucha mi oración de niño? Y siguen los combates cotidianos. Lucha y contemplación se unen.

06 de febrero de 2015 · Ana

La VIDA cobra todo su sentido cuando se busca establecer el Reino de Dios, se cuidan las relaciones y se hace de ella una apuesta en confianza.
Cada año dos millones y medio de personas son víctimas de tráfico de seres humanos o reducidas a la esclavitud. El papa Francisco mantiene una actitud de denuncia constante ante esta realidad: Sus palabras son: El tráfico de seres humanos es una llaga en el cuerpo de la humanidad contemporánea, una llaga en la carne de Cristo. Es un delito contra la Humanidad Y con él, toda la Iglesia está comprometida en la lucha contra esta esclavitud. Este año desde el Vaticano se convoca una Jornada Internacional de oración y reflexión contra la Trata de personas que se celebrará el día 8 de febrero, festividad de Santa Bakhita, la esclava sudanesa canonizada en el año 2000. Que este momento nos sirva para orar como iglesia y para hacer presentes a tantas mujeres y niñas, hombres y niños que sufren este drama... Para tomar conciencia, para posicionarnos al lado de las víctimas y para denunciar que la trata es una gravísima violación de los derechos humanos, que reduce al ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios, a un estado de servidumbre y esclavitud.

05 de febrero de 2015 · Papa Francisco

La Iglesia, nuestra madre, está comprometida con apoyar con todas sus fuerzas la presencia buena y generosa de los padres en las familias, porque ellos son para las nuevas generaciones cuidadores y mediadores insustituibles de la fe en la bondad, en la fe y en la justicia y en la protección de Dios, como san José.

05 de febrero de 2015 · Eckhart Tolle

La sabiduría viene cuando uno es capaz de aquietarse. Sólo observa, sólo escucha. No hace falta nada más. Aquietarse, mirar y escuchar activa la inteligencia no conceptual que anida dentro de ti. Deja que la quietud dirija tus palabras y tus acciones...

28 de enero de 2015 · Etty Hilesum

"Tú, que tanto me has enriquecido, Dios mio, permíteme también que te dé a manos llenas. Mi vida se ha mudado en un diálogo ininterrumpido contigo, Dios mío, un largo diálogo. Cuando me encuentro en un lugar del campo, plantados los pies en tu tierra, levantada la vista hacia tu cielo, tengo a veces el rostro bañado en lágrimas, único exutorio de mi emoción interior y de mi gratitud. Por la noche también, cuando acostada en mi cama me recojo en Ti, Dios mío, lágrimas de gratitud me bañan a veces el rostro, y es mi oración" Carta 18.08.1943

27 de enero de 2015 · Lala Franco

La meditación es una manera de ser uno con nosotros mismos y con Dios, en el centro mismo de nuestro ser. La meditación es un camino hacia la pobreza de espíritu, que implica dejar de lado todos nuestros intereses, deseos y decepciones; es un camino a la pureza de corazón, lo que significa reducir todos nuestros deseos a uno solo: el deseo de Dios.La podemos definir como la oración del corazón, como una forma de oración contemplativa. O, también, podemos decir que la meditación es el viaje que hacemos desde nuestra mente a nuestro corazón.

27 de enero de 2015 · Papa Francisco

La fe es un don del Espíritu Santo, es un regalo, que va más allá de cualquier preparación. Este regalo pasa a través del buen trabajo de las madres y de las abuelas, el buen trabajo de esas mujeres en una familia… ¿por qué son principalmente las mujeres las que transmiten la fe? Sencillamente porque quien nos ha traído a Jesús es una mujer. Es el camino elegido por Jesús. Él ha querido tener una madre: también el don de la fe pasa por las mujeres, como Jesús por María

27 de enero de 2015 · Edith Stein

“Estoy contenta con todo. Una scientia crucis [Ciencia de la Cruz] sólo se puede adquirir si se llega a experimentar a fondo la cruz. De esto estuve convencida desde el primer momento y de corazón he dicho: ¡Ave Crux, spes única! [Salve cruz, nuestra única esperanza]".
(Carta, diciembre 1941)

18 de enero de 2015 · Zenit 15 de enero de 2015

Desde UNICEF, con la ayuda de aliados y otras ONG, están distribuyendo ropa de abrigo para los niños, mantas, lonas, galletas de contenido energético, bonos y efectivo para más de de 900 mil niños que sufren la dureza del invierno en Oriente Medio, en Siria, Irak, Libano, Jordania y Turquia”. El conflicto que golpea Siria está muy en el corazón del Santo Padre. De este modo, han sido muchos los llamamientos y peticiones de oración que ha hecho por el cese de la violencia en este país.

18 de enero de 2015 · Papa Francisco

Rezar es descansar en Dios. Es posible que me digáis: Santo Padre, yo quiero orar, pero tengo mucho trabajo. Sí. Tengo que cuidar de mis hijos; además están las tareas del hogar; estoy muy cansado incluso para dormir bien. Y seguramente es así, pero si no oramos, no conoceremos la cosa más importante de todas: la voluntad de Dios sobre nosotros. Y a pesar de toda nuestra actividad y ajetreo, sin la oración, lograremos muy poco.

18 de enero de 2015 · José Antonio Pagola

Es urgente que los cristianos se reúnan en pequeños grupos para aprender a vivir al estilo de Jesús escuchando juntos el evangelio. Él es más atractivo y creíble que todos nosotros. Puede engendrar nuevos seguidores, pues enseña a vivir de manera diferente e interesante.

18 de enero de 2015 · Mª Teresa

"Jesús se vuelve para mirar y ver. La mirada de Jesús transforma, libera, impulsa a seguir adelante, da vida. ¿Qué buscáis? Son las primeras palabras de Jesús en el cuarto evangelio.
Jesús me hace hoy la misma pregunta: ¿Qué buscas? ¿Qué le respondo?

23 de noviembre de 2014 · Tulku Lama

La mejor medicina contra el enfado es el amor. Cuando una persona está enfadada con alguien, todo en esa persona lo ve mal, feo, criticable. Y por extensión, se enfada con el mundo, que es feo y criticable también. Entonces hay que practicar el amor; meditar en el amor y practicarlo.

23 de noviembre de 2014 · A de M

La paz se alcanza cuando abandonamos esa actitud de apego por las cosas, por las personas. En esa actitud se tiene que ser constante y se tiene que tener paciencia. No hay formula instantánea para la paz. Es necesario buscarlo con tranquilidad. No es la vida lo difícil, eres tu quien la vuelve difícil.

21 de noviembre de 2014 · Papa Francisco

Hoy Jesús llora también, cuando las puertas de nuestros corazones, de los pastores, de la Iglesia, se cierran a sus sorpresas no reconociendo a Aquel que trae la paz. ¿Hoy los cristianos, que conocemos la fe, el catecismo, que vamos a Misa todos los domingos, los cristianos, los pastores estamos contentos con nosotros? Porque tenemos todo acomodado y no necesitamos nuevas vistas del Señor. Y el Señor sigue llamando a la puerta de cada uno de nosotros y de su Iglesia, a los pastores de la Iglesia. Ah sí, la puerta de nuestro corazón, de la Iglesia, de los pastores no se abre: el Señor llora, también hoy".

08 de noviembre de 2014 · Isabel de la Trinidad

Me parece que mi misión en el cielo consistirá en atraer las almas al recogimiento interior. La auténtica unión divina no está en las dulzuras espirituales sino en el desprendimiento y en el dolor. La Virgen me parece más imitable que cualquier santa. Su vida era tan sencilla… Cuando se ama, se desea el bien para la persona amada. Presiento que mi misión en el cielo consistirá en atraer las almas, ayudándolas a salir de ellas mismas, para unirse al Señor a través de un movimiento sencillo y amoroso, y conservarlas en ese gran silencio interior que permite a Dios imprimirse en ellas, transformarlas en El mismo. EP 295

08 de noviembre de 2014 · Rosa

Cuando el yo sufre, necesita sentirse acompañado: por otra persona, por el propio “adulto”, por “Dios” o el Misterio. Al sintonizar con el Misterio de Dios, la persona será capaz de aceptar lo que le está ocurriendo, por duro que le resulte, porque lo recibirá como viniendo de Él y, por tanto, cargado de sentido y de esperanza…, aunque de momento no entienda nada. Será capaz, incluso, de agradecerlo, porque si viene del Misterio no puede ser sino Gracia.

08 de noviembre de 2014 · Juan

La comunión con Dios abarca toda la persona. “El alma anda interior y exteriormente como de fiesta, y trae con gran frecuencia en el paladar de su espíritu un júbilo de Dios grande, como un cantar nuevo, siempre nuevo, envuelto en alegría y amor en conocimiento de su feliz estado” (Juan de la Cruz).

08 de noviembre de 2014 · Ana María

La interioridad del ser humano tiene a Dios como morada. Pisotear al prójimo y, después, querer ser amigo de Dios, es imposible. Encontrar y encontrarse con el otro, es camino para encontrarse con Dios. La tarea de los orantes es la de cuidar la vida, la de ser amigos de la vida.

30 de octubre de 2014 · Pedro

Te bendecimos, Padre. Tus manos de alfarero amasan nuestro barro. Tu confianza en nosotros nos llena de asombro. Con qué gozo nos has traído al desierto para hablarnos al corazón. Te damos gracias, Jesús. Eres todo para nosotros. Tu presencia ahuyenta los miedos. Alumbra nuestro camino Día a día se agranda tu amor en nuestros corazones. Te fías de nosotros para la hermosa aventura del Reino. Te alabamos, Espíritu Santo. Dador de Vida En la interioridad del mundo mantienes viva la fuente del amor.

30 de octubre de 2014 · José

Señor Jesús, te aceptamos ganosos como el único Camino que nos lleva al Padre; también te aceptamos como la pauta de conducta que nos adentra en la auténtica Verdad; y añoramos unirnos a ti para tener Vida y Vida eterna. Gracias por ser cómo y por haberte revelado así a nosotros. Te pedimos que seas todo esto para nuestros difuntos. Amén.

30 de octubre de 2014 · Jeff Foster

Abrir plenamente tu corazón sin la agotadora exigencia de ser amado a cambio, amar incondicionalmente sin necesidad ni expectativa, dar sin la necesidad de recibir, estar siempre receptivo a los regalos que te da la vida, nunca culpar a nadie por tus tristezas - ese es el nacimiento de la verdadera abundancia, es la rendición del ego, la alegría más elevada en el mundo. Tu verdadero poder no reside en tu capacidad de controlar o manipular, sino en tu... capacidad de amar, en darle la bienvenida a la vida.

30 de octubre de 2014 · Papa Francisco

La Iglesia está llamada cada día a hacerse cercana y todo hombre, comenzando por el pobre, por el que sufre y por quien es marginado, para continuar haciendo sentir sobre todos la mirada compasiva y misericordiosa de Jesús.

23 de octubre de 2014 · Jeff Foster

Permite que éste sea el año en que más te rías, en que más llores, en que caigas de rodillas con gratitud y con gracia; observa la gran belleza del paso de las cosas, y siente la extraña resolución de las muchas incertidumbres de la vida. Cuando te vuelves como un niño pequeño es cuando entras al Reino de los Cielos. Sin embargo, el Reino está aquí, disfrazado de un día ordinario, de una hora ordinaria, de un momento ordinario, a la espera de que tus ojos se abran de par en par a sus abundantes tesoros. ¡Permite que hoy sea el día!

19 de octubre de 2014 · Mensaje del Sí­nodo de los Obispos de la III Asamblea General Extraordinaria a las familias del mundo

Padre, regala a todas las familias la presencia de esposos fuertes y sabios, que sean manantial de una familia libre y unida.
Padre, da a los padres una casa para vivir en paz con su familia.
Padre, concede a los hijos que sean signos de confianza y de esperanza y a jóvenes el coraje del compromiso estable y fiel.
Padre, ayuda a todos a poder ganar el pan con sus propias manos, a gustar la serenidad del espíritu y a mantener viva la llama de la fe también en tiempos de oscuridad.
Padre, danos la alegría de ver florecer una Iglesia cada vez más fiel y creíble, una ciudad justa y humana, un mundo que ame la verdad, la justicia y la misericordia.

16 de octubre de 2014 · Mons. Ricardo Blázquez

El Año Jubilar de santa Teresa es "una oportunidad preciosa para actualizar y asimilar las dimensiones fundamentales de la vida cristiana y apostólica en la Iglesia, y también la autenticidad de la existencia humana que todos compartimos"

16 de octubre de 2014 · Papa Francisco

Estos dos santos, santa Teresa de Jesús y san Juan Pablo II, están unidos por el confiarse a Dios, por la dedicación a la Iglesia y de la vida mística. Aprendamos de ellos la radicalidad evangélica y el crecimiento en la plena comunión de Dios.

10 de octubre de 2014 · Anastasio Gil, director de las OMP

"Los misioneros son los principales testigos de cómo la fe es fuente permanente de alegría y de gozo porque abre el horizonte de la esperanza... Su empeño de quedarse en el lugar del conflicto no es por tozudez ni voluntarismo heroico sino porque tiene la certeza de que allí donde están los hermanos, ordinariamente los mas desfavorecidos, allí ha de estar él porque no es como los demás, sino “los demás”. http://www.zenit.org/es/articles/espana-polemica-por-el-reempatrio-de-los-misioneros-con-ebola?utm_campaign=diariohtml&utm_medium=email&utm_source=dispatch

10 de octubre de 2014 · Eckhart Tolle

El «sí a lo que es» revela una dimensión de profundidad en ti que no depende ni de las condiciones externas ni de la condición interna de los pensamientos y emociones en constante fluctuación. La rendición se vuelve mucho más fácil cuando te das cuenta de la naturaleza efímera de todas las experiencias, y de que el mundo no puede darte nada de valor duradero.

10 de octubre de 2014 · Papa Francisco

"Lo que el Señor, el Padre nos da ''aún más'' es el Espíritu: el verdadero don del Padre es aquel que la oración no osa esperar. ''Yo pido esta gracia; pido esto, llama y rezo mucho... Solamente espero que me de esto''. Y Él que es Padre, me da eso y más: el don, el Espíritu Santo".

28 de septiembre de 2014 · Santa Teresa de Lisieux, Manuscrito C, 3rº e 4rº

Tú, Dios mío, has rebasado mi esperanza,
y yo quiero cantar tus misericordias.
El Todopoderoso ha hecho obras grandes en mí,
y la más grande de todas
es haberme hecho ver
mi pequeñez, mi impotencia


28 de septiembre de 2014 · Rabindranath Tagore

La vida es
la constante sorpresa de ver
que existo.


28 de septiembre de 2014 · San Agustín

¡Oh Dios,
separarse de ti
es caer;
volverse a ti levantarse; permanecer en ti estar seguro!
¡Oh Dios, salir de ti
es morir;
volver a ti revivir; habitar en ti vivir!.

28 de septiembre de 2014 · Papa Francisco

Guardémonos de la vanidad que nos aleja de la verdad y nos hace parecer una pompa de jabón. Sólo la verdad nos da la paz. La única roca sobre la que podemos edificar nuestra vida es Jesús. Pidamos al Señor la gracia de nos ser vanidosos, de ser verdaderos, con la verdad de la realidad y del Evangelio.

13 de septiembre de 2014 · Bertolt Brecht.

Hay hombres que luchan un día y son buenos.
Hay otros que luchan un año y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos.
Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.

13 de septiembre de 2014 · Juan Pablo II

La vida humana es sagrada porque desde su inicio comporta la acción creadora de Dios y permanece siempre en una especial relación con el Creador, su único fin.

13 de septiembre de 2014 · Teresa de Calcuta.

La vida es una oportunidad, aprovéchala.
La vida es belleza, admírala.
La vida es beatitud, saboréala.
La vida es un sueño, hazlo realidad.
La vida es un misterio, descúbrelo.
La vida es promesa, cúmplela.
La vida es amor, gózalo.
La vida es tristeza, supérala.


13 de septiembre de 2014 · Pedro

En la cruz Jesús nos abraza. Con nuestra cruz abrazamos la cruz de Jesús. En la cruz de Jesús abrazamos a los crucificados de la historia. Todo para la vida y dignidad del ser humano, que es la más grande gloria a Dios.

05 de septiembre de 2014 · A. Fuentes Aguirre

Feliz el hombre a quien al final de la vida no le queda sino lo que ha dado a los demás.


05 de septiembre de 2014 · Albert Einstein

Hay dos maneras de vivir la vida: una como si nada es un milagro, la otra es como si todo es un milagro.

05 de septiembre de 2014 · Ernest Hemingway

El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera.

05 de septiembre de 2014 · Pedro

Hay estilos de vida que no tienen sentido, porque no tienen buen final. Hay oraciones que no llegan a Dios, porque no salen de la verdad del corazón. Los pobres tienen mucho que ver con esto. Lo de
Jesús siempre nos sorprende. Es hora de seguirle más de cerca, de vivir el Evangelio.

21 de agosto de 2014 · Teresa de Jesús

“(Despiértate) a más amar a quien hace tantas misericordias… porque Dios es muy amigo de que no pongan tasa a sus obras” (1M 1,4).

21 de agosto de 2014 · Jeff Foster

Salir de lo conocido puede ser aterrador podrías perder aquello que creíste tuyo, podrías perder tus imágenes de ti mismo en el fuego de la novedad; podras enfrentar miedo y estremecimiento, incertidumbre y duda, rechazo e incluso, ridículo. Puede que tengas que aprender de una manera difícil cómo abrirte a más dolor, y tu vida podría sentirse más incómoda que nunca, pero a final de cuentas, podrías enamorarte profundamente de la incertidumbre y así sentirte seguro de vivir todo aquello que vale la pena vivir.

21 de agosto de 2014 · Pedro

De repente, al árbol seco le nace un brote, a la tierra agrietada la visita el manantial, a todas las tristezas las vence la alegría. La vida se engalana. Hay música de bodas. ¡Es Jesús! Y, cerca, está María.

21 de agosto de 2014 · Papa Francisco

La Iglesia es custodia de la memoria y de la esperanza: es una familia espiritual en la que los adultos transmiten a los jóvenes la antorcha de la fe recibida por los ancianos; la memoria de los testigos del pasado se convierte en nuevo testimonio en el presente y esperaza de futuro.

03 de agosto de 2014 · Papa Francisco

Estamos viviendo en una época de mucha guerra. En África parecen guerras tribales, pero son algo más. La guerra destruye. Y el clamor por la paz hay que gritarlo. La paz a veces da la idea de quietud, pero nunca es quietud, siempre es una paz activa

03 de agosto de 2014 · Teresa de Jesús

“Porque decir a un regalado y rico que es la voluntad de Dios que tenga cuenta con moderar su plato para que coman otros siquiera pan, que mueren de hambre, sacará mil razones para no entender esto, sino a su propósito” (Santa Teresa, Camino 33,1)

03 de agosto de 2014 · Pedro

Nuestro corazón es un lugar de comunión, una casa de acogida. Esta es la verdad: somos cuando los demás son. Nuestra vocación es la alegría solidaria. Por aquí anda el proyecto del reino de Jesús.

03 de agosto de 2014 · Eckhart tolle

Poetas y sabios han observado que la verdadera felicidad se encuentra en las cosas más sencillas y aparentemente ordinarias. Cuando podemos disfrutar las cosas sencillas como el sonido de la lluvia o del viento; cuando podemos ver la belleza de las nubes deslizándose en el cielo o estar solos sin sentirnos abandonados o sin necesitar el estímulo mental del entretenimiento; cuando podemos tratar a los extraños con verdadera bondad sin esperar nada de ellos, es porque se ha abierto un espacio, aunque sea breve, en medio de ese torrente incesante de pensamientos que es la mente humana. Cuando eso sucede, nos invade una sensación de bienestar, de paz vívida, aunque sutil."El reino de Dios no vendrá con señales que puedan observarse; tampoco dirán, ''Ha llegado'' o ''Aquí está, porque el reino de Dios está entre ustedes".

12 de julio de 2014 · Isabel

En el alma de María aprendes a guardar silencio, a quedarte en la sombra, a caminar por la vida sin ruido, como de puntillas...
“Se amaban tanto Jesús y María, que el corazón de uno pasaba íntegro al otro”

04 de julio de 2014 · Jeff Foster

Detente sólo por un momento y toma esto en consideración: Se te ha regalado un día más en esta tierra. Este día debe ser honrado. Hoy, permite que tu corazón se rompa en mil pedazos, si es que así lo quiere. Permítete llorar, si es que las lágrimas surgen. Siente toda tu vulnerabilidad, si la vulnerabilidad llega a visitarte. Permite que todo lo que conlleva la vida se mueva a través de ti.
Un sabor. Una mirada. Una inspiración. La amorosa caricia de algún ser querido. La familiar y vibrante fuerza de la alegría o el dolor... Este es un día para dar gracias por todos y cada uno de los sucesos más "insignificantes", incluso por aquellos que no parecen merecer tu gratitud. Este no es simplemente "otro" día. Este es tu primer día, y tu último día. Tu único día. Tu tan ansiado día de gracia.

01 de julio de 2014 · Araceli

Mi modo de orar es de lo más sencillo y confiado en quien sé que me ama, y que me espera, y que me acoge, y que me da luz, y que me fortalece cada día. Mi convencimiento, como cristiana, es que la oración es vital para poder ser coherente con mi vida de fe y con el seguimiento de Cristo. Conocer a Cristo es conocerme
y saber que Él me ama y me quiere.

25 de junio de 2014 · Helen Mallicoat

“Estaba lamentándome del pasado y temiendo el futuro... De repente «mi Señor» estaba hablando: «MI NOMBRE ES YO SOY». Hizo una pausa. Esperé. Él continuó:
Cuando vives en el pasado, con sus errores y pesares, es difícil. Yo no estoy allí. Mi nombre no es Yo fui.
Cuando vives en el futuro, con sus problemas y temores, es difícil. Yo no estoy allí. Mi nombre no es yo seré.
Cuando vives en este momento, no es difícil. Yo estoy aquí. Mi nombre es YO SOY”.

24 de junio de 2014 · Rosa Davo

Jesús sigue vivo hoy entre nosotros. Está en las sonrisas, en los golpes de gracia, en nuestro trabajo, nuestros sudores, y lucha...y está en la angustia, en la desorientación, el cansancio de estos cuerpos tan limitados, y en nuestro descanso. Su brazo fuerte nunca nos suelta. Yo nunca camino sola. Él va a mi lado. Siéntete sujeto, perpétuamente acompañado!

23 de junio de 2014 · Mª Victoria

El PAN, el VINO... y se quedó con nosotros, sin hacer distinción entre sexos, sin preguntar nacionalidades, sin pedir el número de cuenta corriente. Y tuvo sus preferidos, y señaló a los "bienaventurados" y hoy... sigue en el mundo, si tú quieres, si lo haces posible, a través de tus manos, de tu mirada, de tus pasos, de tu cercanía,...
Es un gran reto pero ¡PODEMOS!
¿Te animas?

Escribe aquí tu comentario:
Tus datos

El comentario deberá ser validado por el administrador