CIPE

Buscar

Agenda

NUESTRA PORTADA

image

Una llama para los que buscan en la noche

“¿Por qué tengo miedo, si nada es imposible para Ti? (Canción de Glenda) “Hombre es amor, y Dios habita dentro de ese pecho y profundo, en él se acalla” (Dámaso Alonso). Cierra Tú, Señor, mis...
image

El misterio de la Trinidad

- Busca un momento en tu jornada para orar. - Haz despacio la señal de la presencia, mientras dices con calma: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. - Coloca ante ti este icono. - Deja tus preocupaciones....
image

La Cena del Señor

Busca un momento en tu jornada para orar. Haz despacio la señal de la presencia, mientras dices con calma: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Coloca ante ti este icono. Abre la Palabra y lee estos dos textos:...

Oración Carmelitana

Grupo Editorial FONTE

Revista Orar

Video-noticias Iglesia-mundo

Video-noticias Iglesia-mundo

 

 

Publicidad. Apoya CIPE.

Comentarios recientes

José Ángel Lalinde: Las fiestas patronales de nuestros pueblos y ciudades son espacios de encuentro y para el reencuentro. Para el reencuentro porque son muchos los que tuvieron que emigrar a otras poblaciones pero que, con motivo de las fiestas, regresan a sus orígenes respondiendo al deseo profundo de volver...
John Henry Newman: "Seas quien seas, Dios se fija en ti a título individual. Te llama por tu nombre. Te ve y te comprende tal como te hizo. Sabe lo que hay en ti, conoce todos los pensamientos y sentimientos que te son propios, todas tus disposiciones y gustos, tu fuerza y tu debilidad. Te ve en tus días de...
Vicente Esplugues Ferrero: Nos hemos apoderado de la vida, la consideramos una posesión, un derecho, una exigencia. Y se nos olvida la dimensión de pura donación. “¿Qué tienes que no hayas recibido?” (1Cor 4,7), pregunta san Pablo a los cristianos de Corinto. Y es lo que pregunta a la humanidad que camina en nuestro tiempo....
Santa Catalina de Siena: ¡Oh Trinidad eterna! Tú eres un mar sin fondo en el que, cuanto más me hundo, más te encuentro; y cuanto más te encuentro, más te busco todavía. De ti jamás se puede decir: ¡basta! El alma que se sacia en tus profundidades, te desea sin cesar, porque siempre está deseosa de ver la luz en tu...