CIPE

Buscar

NUESTRA PORTADA

image

9. Caminos de fe

Podemos comenzar preguntándonos: ¿En qué ponemos el acento como orantes? ¿En el rigor, la ascesis, el afán de experiencias carismáticas, la búsqueda de lo maravilloso? ¿Qué buscamos? ¿Dónde...

Comentarios recientes

Lazzati: En el mundo de la prisa, la oración exige tiempo y calma. En el mundo de los ruidos, la oración pide silencio. En el mundo de la distracción, la oración requiere capacidad de recogimiento
Javier R.: Creo en ti, Jesús, novedad y belleza de todo lo creado. Tú levantas mi pequeña vida y la pones en alto, como una luz. Creo en ti, Jesús, que besas mi pobreza, engrandeces mi pequeñez y pones en mi vasija de barro el vino nuevo de tu amor. Gloria a ti por siempre. Amén.
J. Helewa: Para Jesús, la oración es un encuentro vivencial con el Padre. En la oración expresa su esencia de Hijo íntimamente unido al Padre. Dedicado a Él, se dirige a Él con toda su existencia humana. El Padre se le desvela como el amor que le convida a tomar parte en su actuación, colaborando en la obra...
Transi del Castillo: Oro por la necesidad que siempre he sentido de encontrar al Dios que busco y para ello me parece imprescindible la práctica de la oración, el trato íntimo con él y veo dos formas muy adecuadas de lograrlo: en la contemplación de la naturaleza y en la estancia silenciosa junto al sagrario.