agosto 30, 2017

Ahora empiezo, Dios mío

“DÉBORAH, ¡ENTONA UN CANTAR!” El mejor canto es este encuentro. Todos descansados de descansar, entramos en la normalidad de empezar de nuevo. Me encanta siempre

El don de curar

HABÍA RECIBIDO DE DIOS EL PODER DE CURAR PENAS, SIN ELLA SABERLO Iba descalzo por el camino a la ciudad, pisando espinas y el terciopelo