Daniel de Pablo Maroto, OCD

Convento de «La Santa»

El día 4 de octubre de 1582 se extinguía la vida de la madre Teresa de Jesús en Alba de Tormes (Salamanca) a los 67 años de edad. Por una curiosidad histórica en el cambio del calendario, el día siguiente se convirtió en el día 15. Demasiado tiempo vivido para un cuerpo enfermizo y maltrecho desde su adolescencia. Quebrado por tantas imposiciones, como la prohibición paterna de leer libros de Caballerías y leídos a escondidas al amparo de su madre; la orfandad materna cuando más necesitaba el apoyo afectivo de su madre y su consejo en el momento en que Teresa despertaba como mujer. Y, finalmente, la encerrona en un convento de clausura cuando comenzaba a iniciarse en los amoríos de adolescente.

Sigue en el Documento PDF

TERESA DE ÁVILA. CAMINO HACIA LA MUERTE. AUSENCIA Y PRESENCIA