LA ALEGRÍA DEL AMOR

‘No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás’ (Flp 2,4)… Santo Tomás de Aquino ha explicado que ‘pertenece más a la caridad querer amar que querer ser amado’ y que, de hecho, ‘las madres, que son las que más aman, buscan más amar que ser amadas’. Por eso, el amor puede ir más allá de la justicia y desbordarse gratis, ‘sin esperar nada a cambio’ (Lc 6,35), hasta llegar al amor más grande, que es ‘dar la vida’ por los demás (Jn 15,13).

¿Todavía es posible este desprendimiento que permite dar gratis y dar hasta el fin? Seguramente es posible, porque es lo que pide el Evangelio: ‘Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis’ (Mt 10,8). (Amoris Laetitia, 101-102)

Espíritu de Amor, cambia mi mente para saber que es posible darme gratis y darme hasta el fin. Me gustaría, Señor, ser como las nubes: Deshacerme al dar lo mejor que llevo dentro y lo mejor que llevo dentro eres Tú, Espíritu de Amor.

Seguir leyendo en la Revista ORAR, 263