Miguel Márquez, carmelita, nos ofrece estos cuentos al anochecer de cada día. Disfrútalos.