Homilía de Miguel Márquez en el funeral del P. Tomás