Tiempo de encuentro con el Dios misericordioso.

«Recuerda, Señor, que tu misericordia y tu ternura son eternas» Salmo, 24,6.