Juntos y alegres, la mirada puesta en Cristo vamos a recorrer este itinerario que nos ofrece la Iglesia. Aprovecharemos el mensaje del Papa sobre la gracia del Bautismo

«Queridos hermanos y hermanas, mediante el encuentro personal con nuestro Redentor, mediante el ayuno, la limosna y la oración, el camino de conversión hacia la Pascua nos lleva a redescubrir nuestro Bautismo.

 

Renovemos en esta Cuaresma la acogida de la Gracia que Dios nos dio en ese momento, para que ilumine y guíe todas nuestras acciones. Lo que el Sacramento significa y realiza estamos llamados a vivirlo cada día siguiendo a Cristo de modo cada vez más generoso y auténtico.

 

Encomendamos nuestro itinerario a la Virgen María, que engendró al Verbo de Dios en la fe y en la carne, para sumergirnos como ella en la muerte y resurrección de su Hijo Jesús y obtener la vida eterna».

 

Benedicto XVI