LA PALABRA

Juan 1,6-8.19-28

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. Y éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran: -«¿Tú quién eres?»Él confesó sin reservas: -«Yo no soy el Mesías.» Le preguntaron: «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?» Él dijo: -«No lo soy.» -«¿Eres tú el Profeta?» Respondió: -«No.» Y le dijeron: -«¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?» Él contestó: -«Yo soy la voz que grita en el desierto: ‘Allanad el camino del Señor’, como dijo el profeta Isaías.» Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: -«Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?» Juan les respondió: -Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.» Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

PISTAS PARA VIVIR EL ADVIENTO

COMPARTIR ¿Qué voy a compartir con mis hermanos, con mis amigos, con mi comunidad?

ORACIÓN

COMPARTO

A todos nos gusta recibir regalos. El tiempo de Navidad, es propicio para ello. Recuerda y agradece los regalos que te han hecho sentirte feliz. Tú, ¿te has sentido también feliz regalando?, ¿Por qué? Jesús, tú eres el mejor regalo de Navidad. Tenemos el corazón abierto para recibirte. Ven, enséñanos la alegría que hay en dar y compartir con los demás.