DOS TEXTOS PARA NARRAR A LOS NIÑOS:

1. Jesús lava los pies de sus discípulos, como gesto de humildad y de servicio: Jn 13,8-17

«Mientras cenaba con sus discípulos, sabiendo que venía de Dios y que a Dios volvía, Jesús se levantó de la mesa, dejó sus vestidos, tomó una toalla, se lo ciño a la cintura, después tomó una vasija y un poco de agua y empezó a lavar los pies a sus discípulos, después se los secaban con la toalla. Llegando a Simón Pedro este el dijo: «Tú, ¿lavarme a mi los pies? » Jesús le contestó: «si no te lavo los pies, no tendrás parte conmigo en el Reino» Para entrar en el Reino, hay que ser humilde, servirse los unos a los otros. Cuando terminó Jesús de lavar los pies a todos, se puso a la mesa y les preguntó: «¿Entendéis lo que he hecho? Me llamáis Maestro y Señor, y hacéis bien, lo soy, pues si os he lavado los pies, yo el Señor y Maestro, vosotros también, debéis lavaros los pies los unos a los otros. Os doy este ejemplo para que hagáis lo que hice por vosotros».

2. Jesús nos da su cuerpo y su sangre en la Eucaristía Mt 26,26-27; Lc 22,19; Jn 6, 51-54

«Jesús se puso a la mesa con sus discípulos, y mientras comían, tomó pan, lo bendijo, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo: «Tomad y comed, Este es mi cuerpo» Después tomó una copa, dio la bendición y dijo: «Tomad y bebed, esta es mi sangre» «Haced eso en memoria mía»

Es un misterio de fe, Jesús sigue vivo entre nosotros hasta el fin del mundo.

Gestos

  • Los niños buscan lo que harán en este día para imitar a Jesús. ¿Cómo amar y servir a los demás en las cosas de la vida de cada día?
  • Es un gran día para acercarse a comulgar, agradecer a Jesús el don de la Eucaristía, y para los más pequeños, preparase para el día en que lo harán.