Cada uno de nosotros hemos oído o sentido en nuestro interior ciertas frases vitales con las que bien nos identificamos, bien rechazamos. Algunas nos han resultado sugerentes pero nos han dado miedo. De otras hemos hecho bandera existencial. Detrás de estas frases se esconde todo un modo de afrontar la realidad. He aquí algunas de las que has podido oír:

  • En la vida uno no se puede equivocar.
  • Sé fiel a tus convicciones.
  • Ande yo caliente y ríase la gente.
  • Vivir es arriesgar.
  • No te fíes de nadie que te harán daño.
  • Ama y haz lo que quieras.
  • Vive a fondo.
  • La vida es una mentira.

La vida consiste en hacer experiencias Piensa tus propias frases, las que te resuenan por dentro, que has oído o que te han dicho. ¿Qué te dicen estas frases? ¿Cuál de ellas te llama la atención? No respondas desde esquemas aprendidos ni como si se tratase de un cuestionario, sino más bien mírate por dentro y atiende a lo que te suscitan: ¿alguna no va contigo?, ¿son correctas/falsas?, ¿te suena a verdad pero te da miedo?, ¿son mensajes aprendidos?

Si quieres, haz este ejercicio. Di por dentro: Sólo se vive una vez… Si sólo se vive una vez, entonces para ti esto ¿qué implica?: ¿qué se sigue, cuál es tu actitud, tu planteamiento de vida … ? En otras palabras, ¿cuál sería el «eslogan» de tu vida? Estas u otras frases que tú te dices por dentro revelan tu modo de afrontar la vida, si te atreves o no a vivir.

Personalizar significa atreverse a vivir desde unas determinadas actitudes existenciales:

  1. Confianza en la vida
  2. Capacidad de admiración y sorpresa
  3. Autenticidad
  4. El sentido del mal
  5. La experiencia religiosa