Alguien que combine lo psicológico y lo espiritual, el proceso y los ideales., Que respete tu ritmo y tu camino. Que tengas la impresión de que te abre horizontes.

Con frecuencia tendrás que fiarte, sobre todo al principio. En la primera etapa alguien tiene que desbrozar el camino, aclarar la maraña. A veces el desencadenante del proceso es esta relación: porque representa la figura del «padre», porque ha hecho brotar fondos afectivos…