Una constatación humilde

Nosotros solos no podemos ni sabemos orar como conviene. Tendríamos que repetir con el salmo 131: «No pretendo grandezas que superan mi capacidad». Es el Espíritu «quien viene en nuestra ayuda» (Rm 8,26).

Pasar del desconocimiento a la invocación del Espíritu es una tarea prioritaria para todo orante. «No os duela tiempo en cosa que tan bien se gasta» (Teresa de Jesús).

¿Quién es el Espíritu Santo?

  • El Espíritu es «como el viento, que sopla donde quiere, que oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va» (Jn 3,8). No lo podemos controlar ni dominar, pero sí podemos seguir su voz.
  • El Espíritu es el don por excelencia, «la cosa buena que el Padre del cielo da a los que se lo piden» (Lc 11,13).
  • El Espíritu es el regalo que Jesús nos da como culminación de su entrega a nosotros por amor (Jn 19,30).
  • El Espíritu, que es «dador de vida» y que «habló por los profetas», que acompañó a Jesús en su apasionamiento por el reino, se manifestó plenamente en Pentecostés, cuando nació la Iglesia.
  • El Espíritu es la fuente de la oración cristiana, «nos hace exclamar: ¡Abbá, Padre» (Rm 8,15) y nos permite decir que Jesús es nuestro Señor (1 Cor 12,3).

Sigue el texto en el Doc. PDF


Momento de Oración

Se enciende un cirio, símbolo del Espíritu

Canto: Ven Espíritu, Ven Espíritu, Ven Espíritu.

Ven Espíritu, llena nuestra vida de tu luz para que vivamos la generosidad del perdón.

Ven Espíritu, fuente de vida y confianza, llena los corazones rotos por el dolor y el sufrimiento.

Ven Espíritu a tu Iglesia y sé en ella fermento de comunión.

Texto bíblico: Rm 5, 5: «El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado».

3.- OREMOS MOVIDOS POR EL ESPÍRITU