El profeta y su Dios

Elías significa «Mi-Dios-es-Yahvé». Era oriundo de Tisbé de Galaad, al otro lado del Jordán, y ejerció su ministerio en el norte del país bajo el reinado de Ajab (875-854 a. C), quien, para agradar a su esposa fenicia Jezabel, toleraba en Israel el culto a Baal. El profeta entra en escena y desaparece de manera inesperada y misteriosa, como si, enviado directamente por Dios (1 R 17,1) que lo arrebatará luego en un carro de fuego (2 R 2,11), no tuviese otra misión que la de decir lo que su mismo nombre significa: «Mi Dios es Yhwh». En la memoria de su pueblo ha quedado como alguien que surgió de improviso, arrebatado en un torbellino, está a punto de volver (Eclo 48,1.12; Mi 3,23). Y esto hasta los umbrales del Nuevo Testamento, en que pasará la antorcha a Juan Bautista (cf Mt 11,14; Mc 9,11-13).

Proceso de la oración de Elías

Centrados en los tres capítulos 17-19 del Primer Libro de los Reyes sugerimos un proceso, en tres momentos, de la oración de Elías: Fuego (Mediodía) Este momento (1 Re 17-18), que coincide con una sequía de tres años, se caracteriza por el celo de Elías, su arranque. Es una oración valiente.

Texto completo de la Ficha 11 en Doc. PDF

Ficha 11: LA ORACIÓN DEL SILENCIO: ELÍAS