«Una palabra habló el Padre, que fue su hijo y ésta habla siempre en eterno silencio y en silencio ha de ser oída del alma» (San Juan de la Cruz, Dichos de Luz y Amor, 99).

«Oídle a él, porque ya no tengo más fe que revelar, ni más cosas que manifestar» (San Juan de la Cruz Subida del Monte Carmelo 2, 22,5).

Eckhart Tolle – El Idioma Que Dios Habla