Cuando oramos lo hacemos como iglesia. «La liturgia nos une a la fiesta de Dios con toda la humanidad»