¿Cómo acercarnos?

  • Sentimos una inmensa alegría porque alguien se acerca a nosotros y nos susurra una palabra de salvación.
  • Pedimos al Dios de la Vida que venga a visitar nuestra casa y que nos dé vida, su vida.
  • Damos la mano a todos los hombres y mujeres que quieren gritar al mundo la paz.

Adviento es camino de buena noticia

Leerlo

Pastor de Israel, escucha,

tú que te sientas sobre querubines, resplandece.

Despierta tu poder y ven a salvarnos.

Dios de los ejércitos, vuélvete:

mira desde el cielo, fíjate,

ven a visitar tu viña,

la cepa que tu diestra plantó,

y que tú hiciste vigorosa.

 

Que tu mano proteja a tu escogido,

al hombre que tú fortaleciste.

No nos alejaremos de ti;

danos vida, para que invoquemos tu nombre.

¿Cómo orarlo?

  • Descálzate y acércate al Señor, te espera con ternura.
  • Confía en su palabra de vida y paz para todos.
  • Celebra el gozo de la salvación de Dios que se acerca a la humanidad en su Hijo Jesús.

¿Cómo vivirlo?

Dios nos habla en los acontecimientos y nos envía a servir. Hay muchos que necesitan nuestras palabras, ganas de vivir, tiempo, cariño, alegría. Hay personas heridas que necesitan un sencillo saludo: «La paz contigo».

«Nuestro tiempo pasa, Señor. Danos tu tiempo para servirte, para soñarte en los hermanos, para vivir sin miedo y gritar la fuerza de tu amor. Señor, danos alma misionera y fuerza en la oración».