VENIMOS A ADORARLO

Miércoles, 1 de enero

SANTA MARÍA MADRE DE DIOS

«LOS PASTORES FUERON CORRIENDO HACIA BELÉN Y ENCONTRARON A MARÍA Y A JOSÉ, Y AL NIÑO ACOSTADO EN EL PESEBRE” (Lc 2,16).

José y María muestran a Jesús. En una cueva de Belén enseñan la Ternura. Dicen que su hijo trae la paz a las naciones. Los pastores miran admirados, adoran al Dios hecho Niño. Vayamos nosotros a adorar en silencio. En el amor los silencios hablan más que las palabras.

Santa Madre de Dios, me ofreces el fruto bendito de tus entrañas: Jesús, hecho niño. Santa Madre de Dios eres una bendición de Dios para la humanidad. Santa Madre de Dios, en ti, Dios me bendice con su Hijo que trae la PAZ.   

Jueves, 2 de enero  

“EN MEDIO DE VOSOTROS HAY UNO QUE NO CONOCÉIS” (Jn 1,26).  

Juan no escoge el camino de la grandeza sino el camino de la verdad.  Por su amor a la verdad, tiene tanta fuerza su anuncio: “En medio de vosotros hay uno que no conocéis”. “Hay que tener una heroica humildad para ser uno mismo y no otro” (Thomas Merton).

Me acerco a ti, Jesús, apoyo mi vida en tu Palabra y camino en verdad. Recibo tu bendición al comenzar el nuevo año. «El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor. El Señor te muestre su rostro y te conceda la paz» (Números 6, 24-26) 

Viernes, 3 de enero  

“AQUEL SOBRE QUIEN VEAS BAJAR EL ESPÍRITU Y POSARSE SOBRE ÉL, ÉSE ES EL QUE BAUTIZA CON ESPÍRITU SANTO” (Jn 1,33).  

La Palabra se hace voz en Juan, una voz a la que hay que escuchar, porque señala la vida y da testimonio de Jesús. Con él entramos en la experiencia de amor que nos regala. Acércate a Jesús, él es el único que posee y comunica el Espíritu.

Me acerco a ti, Jesús, quiero apoyar mi vida en tu Palabra y caminar en verdad, como hizo Juan Bautista. Espero tu Palabra en silencio, quiero acogerla en mi corazón y encarnarla en la vida de cada día.  

Sábado, 4 de enero  

“JESÚS SE VOLVIÓ Y, AL VER QUE LO SEGUÍAN, LES PREGUNTA: ¿QUÉ BUSCÁIS?” (Jn 1,38)  

La Palabra se hace pregunta para todos los seguidores de Jesús: ¿Y tú qué buscas? ¿Qué llevas en tu intimidad? ¿Qué sed recorre tus venas? ¿Qué te habita por dentro? Jesús invita a ir a Él, a mirarle a Él y a quedarse con Él.

¡Ven, Espíritu divino, dador de Vida y Verdad! Hazme testigo de Cristo, ensancha mi tienda para que pueda acoger en ella a mis hermanos.

Lunes, 6 de enero  

EPIFANÍA DEL SEÑOR  

“HEMOS VISTO SALIR SU ESTRELLA Y VENIMOS A ADORARLO” (Mt 2, 2)  

La Palabra se hace Luz para encender hogueras de amor en los corazones y alumbrar los caminos de los pueblos. Familias de ojos limpios descubren los signos (la estrella) y se ponen encamino. Llenas de agradecimiento ofrecen su ayuda samaritana.

“Como los magos, las familias son invitadas a contemplar al Niño y a la Madre, a postrarse y a adorarlo (cf. Mt 2, 11)” (AL 30).

Martes, 7 de enero  

“CONVERTÍOS, PORQUE ESTÁ CERCA EL REINO DE LOS CIELOS” (Mt 4,17).  

La conversión es una mirada del Señor que nos hace buenos. Todos necesitamos de ella. Como los pájaros abren sus picos para respirar el aire fresco, respiramos hoy el aire del Espíritu que nos mete en la fascinante aventura del reino de Jesús.

En ti pongo mis ojos. Como la tierra endurecida por el hielo espera humilde que venga a ella el sol, así espero cada día tu Reino, Señor.

Miércoles, 8 de enero  

“CINCO PANES Y DOS PECES” (Mc 6,38)

Así es la fe: gratuita, desinteresada, confiada. Como el (o la) que puso en las manos de Jesús cinco panes y dos peces. Un pequeño “sí”, dicho confiadamente, abre la puerta de la humanidad a la generosidad de Dios. Haz tuya hoy esta oración de santa Teresita: “Lo que agrada a Dios en mi pequeña alma es que ame mi pequeñez y mi pobreza. Lo que agrada a Dios en mi pequeña alma es la confianza ciega que tengo en su misericordia”.  

Toma mi vida; es tuya. Ponla en el altar, Señor, junto a la tuya. También yo quiero ser, contigo, eucaristía. Sea lo que sea, te doy las gracias.  

Jueves, 9 de enero  

“ANIMO, SOY YO, NO TENGÁIS MIEDO” (Mc 6,50)

En la noche nos entra miedo. En el dolor, en las limitaciones y pobrezas nos entra el miedo por todas las rendijas. Ante la violencia y el odio de los otros, el miedo se apodera de nosotros. Muchos caminos de evangelio, de entrega generosa de la vida, de oportunidad para enfrentarnos al mal, quedan oscurecidos por el miedo.

Pongo mi confianza en ti, Jesús, ábreme el oído de la fe para escuchar en la noche tu Palabra consoladora: “Conóceme como puedas, adórame como quieras, ámame como sepas”.  

Viernes, 10 de enero  

«HOY SE HA CUMPLIDO ESTA ESCRITURA QUE ACABÁIS DE OÍR» (Lc 4, 21).  

Jesús está cumpliendo su misión de ser Buena Noticia abierta para todos. Expresa una predilección especial por los pobres, los que viven esclavizados u oprimidos, los que están ciegos.

Con la inspiración y la fuerza de tu Espíritu, pongo en tus manos mi determinación por trabajar contigo y con mis hermanos en la construcción de tu Reino que ya está aquí.  

Sábado, 11 de enero

«SEÑOR, SI QUIERES, PUEDES LIMPIARME»… «QUIERO, QUEDA LIMPIO».

Nuestra vida se ve en tantas ocasiones afectada por la enfermedad, el sufrimiento, los problemas… Son situaciones que nos sobrepasan y nos pueden llevar a desesperarnos, a rendirnos, porque no sabemos qué hacer y caemos en la tentación de pensar que Dios ya no está con nosotros.

¡Cúrame Jesús! Que suceda en mí lo mismo que al leproso del Evangelio, que la experiencia de tu amor sea una experiencia de luz para hacer un buen camino de transformación.

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado

Documentación:  EL EVANGELIO EN EL TIEMPO DE NAVIDAD – ENERO