HEMOS VISTO SU GLORIA

Domingo 25 de Diciembre

LA NATIVIDAD DEL SEÑOR

«Y EL VERBO SE HIZO CARNE Y HABITÓ ENTRE NOSOTROS» (Jn. 1, 14).

Jesús se hace uno de nosotros en medio de una familia. Nace en una familia. Comienza la salvación envuelta en pequeños gestos de ternura. Cada familia es cuna donde Jesús nace hoy. ¡Cuántas caricias, escondidas en el anonimato de la vida familiar, anuncian la gloria de Dios!

«Todos deberíamos ser capaces de decir, a partir de lo vivido en nuestras familias: Hemos conocido el amor que Dios nos tiene» (1Jn 4,16)» (AL 290).

Lunes 26 de Diciembre

SAN ESTEBAN PROTOMÁRTIR

«CUANDO OS ARRESTEN, NO OS PREOCUPÉIS DE LO QUE VAIS A DECIR O DE CÓMO LO DIRÉIS: NO SERÉIS VOSOTROS LOS QUE HABLÉIS, EL ESPÍRITU DE VUESTRO PADRE HABLARÁ POR VOSOTROS» (Mt 10, 19-20).

Nace Jesús, el príncipe de la paz, y en torno a Él surgen la persecución y el martirio. ¡Qué misterio! Muchas familias son hoy perseguidas por muchas razones, también por amar a Jesús. ¿Será el momento de abandonar ante la persecución? No, el Espíritu hablará por nosotros. «La familia ha sido siempre el «hospital» más cercano. Curémonos, estimulémonos unos a otros, y vivámoslo como parte de nuestra espiritualidad familiar» (AL 321).

Martes 27 de Diciembre

SAN JUAN, APÓSTOL Y EVANGELISTA

«EL PRIMER DÍA DE LA SEMANA, MARÍA MAGDALENA ECHÓ ACORRER Y FUE DONDE ESTABA SIMÓN PEDRO Y EL OTRO DISCÍPULO, A QUIEN TANTO QUERÍA JESÚS, Y LES DIJO: SE HAN LLEVADO DEL SEPULCRO AL SEÑOR Y NO SABEMOS DÓNDE LO HAN PUESTO» (Jn. 20, 2-3).

Muchos de nuestros contemporáneos no saben dónde está Jesús. María Magdalena, una mujer que ama a Jesús, es imagen de las familias, llamadas por el Espíritu a señalar siempre el milagro de la vida. ¡Qué bella es esta vocación! Caminemos familias, sigamos caminando, sin renunciar a buscarla plenitud de amorque ha traído Jesús.

«Con el testimonio, y también con la palabra, las familias hablan de Jesús a los demás, transmiten la fe, despiertan el deseo de Dios, y muestran la belleza del Evangelio y del estilo de vida que nos propone» (AL 184).

Miércoles 28 de Diciembre

LOS SANTOS INOCENTES

«EL ÁNGEL DEL SEÑOR SE APARECIÓ EN SUEÑOS A JOSÉ Y LE DIJO: LEVÁNTATE, TOMA AL NIÑO Y ASU MADRE Y HUYE A EGIPTO; QUÉDATE ALLÍ HASTA QUE YO TE AVISE, PORQUE HERODES VA ABUSCAR AL NIÑO PARA MATARLO» (Mt 2, 13-14).

Familias de prófugos, desechados, con la inocencia crucificada. Donde sufren tantos inocentes allí está la familia de Nazaret dando aliento. El poder de los tiranos deja la tierra sembrada de dolor pero no puede con la fuerza vital que aportan tantas familias de la tierra.

«Ante cada familia se presenta el icono dela familia de Nazaret, con su cotidianeidad hecha de cansancios y hasta de pesadillas, como cuando tuvo que sufrir la incomprensible violencia de Herodes» (AL 30).

Jueves 29 de Diciembre

«SERÁ COMO UN SIGNO DE CONTRADICCIÓN, PARA QUE SE PONGAN DE MANIFIESTO LOS PENSAMIENTOS DE MUCHOS CORAZONES» (Lc 2,35).

Hablar hoy de los valores de la familia puede llegar a ser signo de contradicción. Pero las crisis, superadas juntos, ejercitan y prueban el amor. Jesús acompaña a las familias en sus dificultades.

«La historia de una familia está surcada por crisis de todo tipo, que también son parte de su dramática belleza. Hay que ayudar a descubrir que una crisis superada no lleva a una relación con menor intensidad sino a mejorar, asentar y madurar el vino de la unión» (AL 232).

Viernes 30 de Diciembre

LA SAGRADA FAMILIA: JESÚS, MARÍA Y JOSÉ

«EL ÁNGEL DEL SEÑOR SE APARECIÓ EN SUEÑOS A JOSÉ Y LE DIJO: LEVÁNTATE, TOMA AL NIÑO Y A SU MADRE Y HUYE A EGIPTO» (Mt 2,13).

Los padres de Jesús están con Él. Sus vidas se mueven al ritmo de las necesidades de su hijo. Detrás de millones de inmigrantes están los hijos. En medio del dolor asistimos a un acto de amor que recorre la tierra. Cada familia desplazada es una llamada a la ayuda.

«La compleja realidad social y los desafíos que la familia está llamada a afrontar hoy requieren un compromiso mayor de toda la comunidad cristiana en la preparación de los prometidos al matrimonio»(AL 206).

Sábado 31 de diciembre

«HEMOS CONTEMPLADO SU GLORIA» (Jn 1,14).

Los niños son todo ojos para mirar el amor que hay a su alrededor y quedar empapados de ternura. Nunca se cansan de mirar y escuchar. Los padres realizan cada minuto una tarea artesanal con sus hijos. Los niños nos enseñan a mirar a Jesús junto a sus padres José y María.

«Es hermoso cuando las mamás enseñan a los hijos pequeños a mandar un beso a Jesús o a la Virgen. ¡Cuánta ternura hay en ello! En ese momento el corazón de los niños se convierte en espacio de oración» (AL 287).