Lunes, 4 mayo

«Yo soy la puerta: quien entra por mí, se salvará» (Jn 10, 11)

Las palabras y los gestos de Jesús desvelan un entrañable amor por el pueblo, son una denuncia contra los que abusan de los indefensos; su forma de acercarse tan abierta, sincera y gratuita, abre caminos de liberación. Una ecología integral implica dedicar algo de tiempo para recuperar la serena armonía con la creación, para reflexionar acerca de nuestro estilo de vida y nuestros ideales, para contemplar al Creador, que vive entre nosotros y en lo que nos rodea.

Tengamos la certeza de que no estamos solos, de que Él no nos abandona y siempre nos regalará luz, paz y fuerza.

Martes, 5 de mayo

«Las obras que yo hago en nombre de mi Padre, esas dan testimonio de mí» (Jn 10, 25)

Pero ¿cómo podremos escucharlas en medio del ruido constante, de la distracción permanente y ansiosa, o del culto a la apariencia? La presión por lograr eficacia, el tener que hacer algo trae consigo miedo y angustia. Necesitamos tiempos de silencio para percibir la obra de Dios en el corazón de las personas y sus huellas en la creación. En la contemplación no necesitamos lograr nada. Elegimos estar. No pretendemos hacer, sino ser.

Silencia los ruidos mentales que ensordecen y aturden y escucha el callado amor escondido en todo lo creado.

 Miércoles, 6 de mayo

«Yo he venido al mundo como luz» (Jn 12, 46)

¿Qué oscuridades se extienden en nuestra tierra y qué luz puede ofrecer nuestra vida cristiana hoy? Queda mucho por hacer mientras ochocientos millones de personas vivan en condiciones de pobreza y, de ellas, quinientos cincuenta millones estén en la miseria; mientras seis millones de niños mueran cada año antes de cumplir los cinco años; mientras cincuenta y ocho millones de niños no vayan a la escuela primaria y mientras millones de niños y jóvenes vivan marginados de los progresos mundiales, mientras estas cifras sigan siendo una realidad, nuestra labor de guardianes del planeta no habrá terminado.

Jesús es la palabra del Padre para que todos tengamos vida en abundancia. ¿Lo acogemos como nuestra luz? ¿Somos nosotros luz para los demás?

Jueves, 7 de mayo

«El que recibe a mi enviado, me recibe a mí» (Jn 13, 20)

No hay criatura que camine en la tierra ni un pájaro que vuele con sus dos alas, que no forme una comunidad igual que nosotros. Todo está conectado. Somos llamados a cuidar la creación. El Evangelio es integral. Cuando la naturaleza se degrada afecta a los que menos tienen. Cuando nuestras quebradas se secan por la deforestación, o un río contaminado queda sin peces, los primeros en ser perjudicados son los agricultores y las poblaciones que dependen directamente de ellos. ¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes vengan detrás?

Nuestra vida se fundamenta en la de Jesús, y como la de él, en el servicio y en  la acogida.

Viernes, 8 de mayo

“No se turbe vuestro corazón, creed en Dios y creed también en mí» (Jn 14, 1)

El Creador no abandona nunca la obra de sus manos, no se arrepiente de habernos creado. Por el contrario, el cuidado de la creación es uno de los aspectos más descuidados por los cristianos de hoy en día. El respeto por el medio ambiente es otra manifestación de nuestro amor a Dios y al prójimo. Se cree en Dios cuidando lo que Él ha creado y se respeta al prójimo no destruyendo el patrimonio ambiental común.

Jesús quiere que estemos siempre a su lado, porque él es el camino y la verdad y la vida.

Sábado, 9 de mayo

 «El que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre» (Jn 14, 12)

La misión nace de una convivencia prolongada con Jesús; la profecía nace de la amistad con Él. Lo descubierto en la intimidad orante se proclama en las obras de cada día. La oración pone en marcha un voluntariado sorprendente en medio de los pueblos. No queremos limitarnos a ser consumidores de respuestas de otros. Todos tenemos un sitio, una tarea y una palabra. Es hora de dejar la pasividad y entrar decididos en la creatividad de la Pascua.

Si quieres conocer a Dios tienes que creer en las obras de Jesús.

DOC. PDF. Evandelio. 4ª Semana de Pascua

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado