Lunes, 15 de junio

“No hagáis frente al que os agravia” (Mt 5, 39).

¿Cómo interrumpir el curso de la violencia? ¿Cómo hacerle frente? A los enemigos se les vence con amor, con odio jamás. ¿Cómo olvidar que todos hemos nacido de la gracia? Pasa hoy un buen rato ante Jesús, presente en el Sagrario. Recuerda allí a personas cercanas a ti que transmiten paz.

Cuando la violencia se asome a mis ojos, cuando mis manos abiertas se conviertan en puños, enséñame, Señor, a recorrer el sendero que conduce al manantial del amor.

Martes, 16 de junio

“Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos” (Mt 5, 44-45).

Dios no discrimina a nadie. De su fuente siempre sale el amor. Su presencia amorosa en medio del mundo recrea cada día la confianza en tantos corazones. Quizás nunca lo has intentado. ¿Por qué no lo haces hoy? Pon ante ti a tus enemigos y ámalos. ¿Qué dirías si, entonces, tus oscuridades se volvieran luz de mediodía?

A veces no sé por qué tengo que amar a mi enemigo. Tampoco sé por qué tengo que saludar a quien no me saluda. No sé muchas cosas. Pero Tú, que me amas, me dices que ame. Por hoy, solo por hoy, eso me basta.

Miércoles, 17 de junio

“Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos” (Mt 6, 1).

¿Cómo saber si pretendemos fascinar o dar testimonio del amor. El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad. A Dios, «que ve en lo secreto», se lo encuentra «en lo secreto». Cuando oras expresas ante Dios tu propia verdad personal, le dices lo que realmente eres ante Su mirada.

Humilde por tus caminos, así quiero caminar. Humilde para recibir de los demás y de Ti. Humilde para dar, sin mucho ruido, tu amor.

 Jueves, 18 de junio

“Vosotros rezad así: Padre nuestro” (Mt 6, 9).

¡Cuánto y qué bien habla Jesús de Dios! Cuando ora lo enseña, cuando actúa lo muestra, cuando perdona y levanta a los que están caídos lo hace presente en medio de la humanidad. Di hoy muchas veces: Padre nuestro. Dilo despacio, como quien respira y saborea cada letra. La confianza y la alegría se abrirán paso en tu corazón.

Padre nuestro tú que sabes lo que nos hace falta, concédenos aumentar nuestra confianza y creer en tu providencia, en tu fuerza y en tu poder.

 Viernes, 19 de junio

EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

“Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré” (Mt 11, 28).

¡Qué grande es el corazón de Jesús! Cuando los pobres ya no pueden más, Jesús les ofrece su vida para descansar. Junto a Jesús se recrea la vida. Procura hoy que tus palabras no culpabilicen a los demás. Únete a Jesús y continúa su proceso de liberación de todos los agobiados.

Voy al Sagrario y paso un rato contigo. Te cuento mis cosas y Tú me serenas. Desahogo mis afanes y Tú me das la paz. Y cuando camino, siento tu mano sobre mi hombro, Jesús.

Sábado, 20 de junio

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

“Pero ellos no comprendieron lo que les dijo. Él bajó con ellos y fue a Nazaret y estaba sujeto a ellos”  (Lc 2, 51). 

María avanza poco a poco en el misterio. Lo que sucede ante sus ojos lo escudriña en sus adentros. Ahí espera confiada que la música de Dios inunde el universo. Contempla tu vida como el lugar donde maduran las cosas de Dios.

Llevo siempre sembrada tu Palabra en mi interior. En silencio me va formando a tu imagen.

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado

Documentación:  11 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO