Lunes, 22 de junio

“No juzguéis” (Mt 7, 1)

Hay dos formas de mirar a los demás. Una es el juicio, otra es la gracia. El juicio paraliza la vida, la gracia la recrea y la embellece. No te acuestes hoy sin haber mirado con amor a las personas y acontecimientos del día.

Dejo en tus manos, Señor, las m vida de los demás. Enséñame los caminos de la ternura.

Martes 23 de junio

“Tratad a los demás como queréis que ellos os traten” (Mt 7, 12).

Jesús lleva siempre la iniciativa en el amor. Se adelanta, comparte su intimidad, parte el pan y lo reparte. Lleva hoy a la práctica esta palabra de Jesús. Nunca cambian tanto las cosas como cuando cambia uno mismo.

Sé que esperas el fruto de mi amor. ¿Cuándo te lo daré?

Miércoles, 24 de junio

LA NATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA

“Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y la felicitaban” (Lc 1, 58).

¡Qué hermoso gesto! Los vecinos de Isabel se enteran de lo bueno que ha sido el Señor con ella y se acercan a compartir su alegría. Acércate a compartir la alegría de los que viven cerca de ti. Amar la alegría de los demás es una forma preciosa de dar gloria a Dios.

Con los gozos de mis hermanos, me gozo. Con los éxitos de mis hermanos, me alegro. Con todos te alabo y te bendigo, te doy gracias a Ti, que haces maravillas.

Jueves, 25 de junio

“No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mt 7, 21). 

Lo que muestra realmente las convicciones del corazón son las acciones, y eso es lo que quiere el Señor, que, aunque le expresemos con palabras lo que sentimos y creemos, quiere que seamos coherentes y nuestras obras manifiesten el cumplimiento de su voluntad.

Señor quiero aprender de tu palabra, quiero dejar que mi corazón se interpele.  Quiero aceptar tu invitación a crecer en acciones solidarias ante un mundo necesitado.

Viernes, 26 de junio

“Quiero, queda limpio” (Mt 8, 4).

Jesús quiere que el ser humano sea feliz y camine por la vida, consciente de su dignidad de hijo/a de Dios. Acércate a Jesús, él es la fuente de la Vida, dile todo lo que te angustia, todo lo que te preocupa. Déjate mirar por su Amor. Que su mirada recorra los rincones de tu corazón.

Dios te regala la vida. Mírala con asombro. Dios te regala la vida. Acógela con tus manos abiertas. Dios es la vida para ti. Ábrele la puerta de tu corazón.

Sábado, 27 de junio

“Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho” (Mt 8, 6).

Los orantes exponen a Jesús las necesidades de los que más sufren y se quedan aguardando. ¡Qué fecundidad proyectan sobre el mundo los que aguardan la actuación del Señor! No te limites hoy a leer, ver u oír noticias de los dolores de personas o de pueblos. Haz oración de intercesión por todos ellos ante Jesús Eucaristía.

Mi corazón se abre al dolor de mis hermanos. Mi corazón, lleno de nombres, se abre ante Ti. Y me quedo, junto a Ti, amando.

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado

Documentación:  12 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO