Lunes, 13 de julio

 “El que pierde su vida por mí la encontrará” (Mt 10, 39)

Jesús te habla desde su experiencia. Él ha entregado la vida por el Reino y la ha encontrado. Seguro que muy cerca de ti vive alguien a quien admiras por su coraje y su solidaridad. La vida nueva da sentido a la muerte, la alegría da sentido a los momentos de dolor. Alguien escribió en tiempos de guerra:

«Creo en el sol, aunque no brille; creo en el amor, aunque no lo sienta; creo en Dios, aunque esté callado».  ¿Qué sentido quieres tú dar a tu vida? ¿A qué o a quién quieres entregarla?

 Martes, 14 de julio

 “No se habían convertido” (Mt 11, 20)

Todo el amor entregado de Jesús a la humanidad es una invitación a la conversión. Cada eucaristía es una fuente de conversión. Cultiva hoy el asombro. Asómbrate del amor de Jesús que se pone sin condiciones en tus manos. Asómbrate del amor loco de Jesús que se entrega por entero para darte vida.

Tu eucaristía es siempre un amor ofrecido. La mía, ¿qué es, Señor?

 Miércoles, 15 de julio

 “Te doy gracias, Padre, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla” (Mt 11, 25)

¡Qué alegría la de Jesús! Encuentra gente sencilla que ha entendido las cosas importantes de la vida. Estas gentes son para Jesús una presencia alentadora que le anima a entregar la vida en una eucaristía. Busca a tu alrededor y encuentra gentes sencillas que han entendido lo que es dar la vida, hacer el bien, ser coherentes con su fe. Alégrate.

Me asomo a tu corazón, María, y veo en él reflejadas la belleza y la ternura de Dios. Atráeme, Virgen María, caminaré en pos de ti.

Jueves, 16 de julio 

BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA DEL MONTE CARMELO 

Jesús, al ver a su Madre, y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su Madre: – Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego dijo al discípulo: – Ahí tienes a tu Madre. 

Jesús no se reserva nada para sí, todo te lo entrega, no solo su vida en la cruz sino también a la persona que más ama, su madre. Jesús anuncia allí el nacimiento de la nueva familia, su Reino es una unión familiar, sus discípulos van a tener el mismo Padre y la misma madre que Él, siendo plenamente hermanos y hermanas entre sí.

Blanca flor del Carmelo
vid en racimo
celeste claridad, puro prodigio
al ser, a una,
Madre de Dios y Virgen:
¡Virgen fecunda!

Bajo noches oscuras
navega el alma
enciende tú los rayos
de la esperanza,
y sé el lucero
que lleve nuestra nave
segura al puerto.

Viernes, 17 de julio

“Quiero misericordia y no sacrificio” (Mt 12, 7) 

Dios tiene siempre abierta la puerta de su entrañable Misericordia. Sale al encuentro de toda debilidad humana. Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. Lo que movía siempre a Jesús era la misericordia. Sólo quien ha sido acariciado por la ternura de la misericordia conoce verdaderamente al Señor” (papa Francisco). Dedica hoy algo de tu tiempo a contemplar el Corazón entrañable de Dios y aprenderás los caminos de la misericordia.

A veces lleno de cosas mi vida, pero Tú una y otra vez me pides que mire con ternura a mis hermanos.

 Sábado, 18 de julio

“Los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se enteró, se marchó de allí, y muchos le siguieron” (Mt 12, 14).

Jesús no actúa con armas ni con fuerza, sino con suavidad y mansedumbre. Quiere que nos amemos como hermanos y es el primero en amarnos. El Padre nos invita a poner en él los ojos.

María, haznos humildes en los conflictos, haznos humildes para preguntar, dialogar, buscar con otros; ayúdanos a unir las manos a otras manos para afrontarlos juntos.

Documentación:  15 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado