Lunes, 28 de septiembre

“El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí” (Lc 9, 48).  

Los discípulos discuten sobre quién es el más importante. No han comprendido nada de la lección de Jesús, que va entregando la vida por los caminos. Pide al Espíritu que te haga caer en la cuenta de que la acogida y el servicio son los rasgos esenciales del seguidor de Jesús.

Dame, Señor, un corazón de niño, capaz de abandonarme

Martes, 29 de septiembre

SANTOS ARCÁNGELES MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL  

“Veréis el cielo abierto” (Jn 1, 51)  

Jesús hace a sus discípulos una promesa. Con sus palabras y con el don de su nos ha revelado la gloria-amor del Padre a la humanidad. Acércate a Jesús. Déjate mirar por Él. Aprende a vivir como El, en el ámbito de Dios, que es el de la vida.

¡Oh Dios mío!, aclara mi mirada para que se vuelva hacia Ti. Ahora que estoy sedienta, sáciame. Ahora que soy débil, fortaléceme. Dame tu Espíritu.

Miércoles, 30 de septiembre

“Tú vete a anunciar el reino de Dios” (Lc 9, 60). 

Seguir a Jesús es algo serio, requiere prontitud, desprendimiento y harto ánimo para afrontar dificultades. Pero si escuchas en tu interior su invitación a caminar con Él, ten la certeza de que su presencia amorosa te rodea y envuelve tu vida delicadamente.

Me fio de ti, Jesús. ¡Envíame! A donde tú vayas, yo voy. Llévame en la palma de tus manos,  alienta mi débil fe.

Jueves, 1 de octubre 

SANTA TERESA DEL NIÑO JESÚS, doctora de la Iglesia.

“¡Poneos en camino!” (Lc 10, 3).

Jesús envía a los discípulos a la misión con una tarea: prepararle el camino, dar testimonio de él y anunciar la buena nueva del reinado de Dios. Lleva en tu corazón la paz de Jesús y no dejes que las dificultades y hostilidades de la vida apaguen tu gran deseo de seguir a Jesús.

Envíame, Señor. Llévame dónde Tú quieras, por dónde Tú quieras, y cuándo tú quieras. Estoy en tus Manos.
«La confianza, y nada más que la confianza, puede conducirnos al amor” (Santa Teresita).

Viernes, 2 de octubre

SANTOS ÁNGELES CUSTODIOS

“El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí” (Mt 18, 3)

Los discípulos discuten sobre quién es el más importante. No han comprendido nada de la lección de Jesús, que va entregando la vida por los caminos. Pide al Espíritu que te haga caer en la cuenta de que la acogida y el servicio son los rasgos esenciales del seguidor de Jesús.

Dame, Señor, un corazón de niño, capaz de abandonarme en las Manos del Padre, como Tú. Que busque más servir, que ser servido.

Sábado, 3 de octubre 

“Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla” (Lc 10, 21). 

Jesús lleno del gozo del Espíritu Santo ora al Padre dándole gracias porque manifiesta el reino a los pobres y humildes, a la gente sencilla. Pide al Espíritu que te meta en esta oración de Jesús. Siéntete necesitado/a de su perdón y de su amor.

Dame, Señor, un corazón de niño, capaz de abandonarme en las Manos del Padre, como Tú. Que busque más servir, que ser servido.

Documentación:  26 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado