Lunes, 12 de octubre

VIRGEN DEL PILAR

“Una mujer de entre el gentío levantó la voz” (Lc 11, 27). 

Una mujer emocionada por las palabras de Jesús, levanta valiente su voz para señalar la dicha de María. Atrévete a proclamar con tu vida que llevas en tu corazón el gozo de sentirte hijo/a de María.

Padre, Dios, necesitamos mujeres llenas de vida, que hundan sus raíces en la fuente de tu Palabra y repartan, a manos llenas, la paz y la alegría.

“Como María, la Madre de Jesús, «queremos ser una Iglesia que sirve, que sale de casa, que sale de sus templos, que sale de sus sacristías, para acompañar la vida, sostener la esperanza, ser signo de unidad […] para tender puentes, romper muros, sembrar reconciliación” (Papa Francisco, Fratelli tutti, 275).

Martes, 13 de octubre

“Dad limosna de lo que hay dentro, y lo tendréis limpio todo” (Lc 11, 41).

En el marco de una comida con un fariseo, Jesús deja claro que la auténtica pureza no está en las abluciones o ritos. Lo que agrada al Dios de la Alianza nace en el interior de la persona y se expresa en la caridad fraterna. Si quieres que tu vida sea transparente, no sólo des a los demás tus cosas y de lo que te sobra, sino entrégate tú, como hizo Jesús.

Tu Palabra Jesús limpia mi barro y hace de él una copa para que beba mi hermano.

Miércoles, 14 de octubre

“¡Ay de vosotros! (Lc 11, 47).

Jesús muestra cuál es la auténtica postura de amor frente al mero cumplimiento externo de normas y ritos, que asfixian a la persona. No juzgues a las personas por sus apariencias externas, porque te equivocas casi siempre. Lo que agrada a Dios es un corazón humano, sincero y compasivo.

Tú, Señor, eres el camino del amor que avanza en medio de nosotros. Tú llamas a todo ser humano para que vaya a ti, fuente de Vida.

Jueves, 15 de octubre 

SANTA TERESA DE JESÚS, doctora de la Iglesia

“Pasáis por alto el derecho y el amor de Dios” (Lc 11, 42).

Jesús denuncia dos deformaciones religiosas de su época: la vanidad y la hipocresía. Se esmeran en el cumplimiento externo, pero esconden un corazón del que ha desaparecido la justicia y el amor.

“¡Oh Vida, que la dais a todos! No me neguéis a mí esta agua dulcísima que prometéis a los que la quieren. Yo la quiero, Señor, y la pido, y vengo a Vos. No os escondáis, Señor, de mí, pues sabéis mi necesidad y que es verdadera medicina del alma llagada por Vos!” (Santa Teresa, Exclamaciones IX, 2).

Viernes, 16 de octubre

“A vosotros os digo, amigos míos: no tengáis miedo” (Lc 12, 4).

El seguidor de Jesús, además de hablar con sinceridad, proclama públicamente la verdad del evangelio con valentía. Ante las dificultades de la vida, no temas. Pon tu confianza en la Palabra de Jesús. Dios cuida con amor a todos, incluso de los pájaros más pequeños. «Nada te turbe; nada te espante; todo se pasa; Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza. Quien a Dios tiene, nada le falta. Solo Dios basta» (Sta Teresa de Jesús).

Llévame en la palma de tus Manos, arrópame con el calor de tu ternura, alumbra las sombras de mi corazón y haz que mi vida sea transparente.

Sábado, 17 de octubre

SAN IGNACIO DE ANTIOQUÍA, obispo y mártir

“El Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir” (Lc 12,12).

En la persecución o en las dificultades de la vida, el Espíritu Santo impulsa y fortalece al orante para dar testimonio de Jesús, con su vida. Fíate de Dios, de la fuerza de su Palabra. Abandónate totalmente en Él. Es un Padre fiel y cariñoso. No abandona la obra de sus manos.

«Lo único que para mí habéis de pedir es fuerza interior y exterior, a fin de que no sólo de palabra, sino también de voluntad me llame cristiano y me muestre como tal… Escribo a todas las Iglesias, y a todas les encarezco que estoy presto a morir de buena gana por Dios, si vosotros no lo impedís. A vosotros os suplico que no tengáis para conmigo una benevolencia intempestiva. Dejadme ser alimento de las fieras, por medio de las cuales pueda yo alcanzar a Dios. Trigo soy de Dios que ha de ser molido por los dientes de las fieras, para ser presentado como pan limpio de Cristo» (Carta de San Ignacio a los Efesios, camino del martirio).

Documentación:  28 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado