Evangelio en Navidad. Enero 2021

Viernes, 1 de enero.
SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS

 

“María, por su parte, conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón” (Lc 2,19).

Comenzamos un nuevo año con María, madre de Dios y madre nuestra. Ella nos muestra a todos, en sus brazos, a Jesús, que es el amor y guarda  en el corazón las memorias esenciales: que Dios es amor, que Dios-amor nos mira con amor. Con los pastores, alaba a Dios y comunica esta alegría a los que te rodean.  Recibe la bendición de Dios para este año 2021:

“El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor. El Señor te muestre su rostro y te conceda la paz” (Núm 6. 22-27).

Espíritu Santo, guíame en este nuevo año. Recrea la fe en Jesús, hijo de María.

Sábado, 2 de enero

“En medio de vosotros hay uno que no conocéis” (Jn 1, 26).

Juan no escoge el camino de la grandeza sino el camino de la verdad.  Por su amor a la verdad, tiene tanta fuerza su anuncio: “En medio de vosotros hay uno que no conocéis”. “Hay que tener una heroica humildad para ser uno mismo y no otro” (Thomas. Merton).

Me acerco a ti, Jesús, quiero apoyar mi vida en tu Palabra y caminar en verdad

Lunes, 4 de enero 

“Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta: ¿Qué buscáis?” (Jn 1, 38).

La Palabra se hace pregunta para todos los seguidores de Jesús: ¿Y tú qué buscas? ¿Qué llevas en tu intimidad? ¿Qué sed recorre tus venas? ¿Qué te habita por dentro? Jesús invita a ir a Él, a mirarle a Él y a quedarse con Él.

Buscando mis amores, iré por esos montes y riberas; / ni cogeré las flores, ni temeré las fieras, / y pasaré los fuertes y fronteras (San Juan de la Cruz).

Martes, 5 de enero

“Ven y verás” (Jn 1, 46

Desde el inicio del año, Jesús nos invita a caminar y a ver. Abre su intimidad y quiere vivir con nosotros. ¿Cómo invitar a los alejados a ver la bondad y las ganas de dar vida que tiene Dios?  Tu pequeña luz, junto a otras pequeñas luces, puede ser el faro que ayude a encontrar el camino a una humanidad a oscuras.

Lo sé, Señor; mi vida puede oscurecer tu rostro o puede ser una epifanía. ¡No dejes que sea oscuridad! ¡Que refleje tu luz, Señor!

Miércoles, 6 de enero.
EPIFANÍA DEL SEÑOR

“Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría” (Mt 2, 10)

La luz, la verdad, el amor de Jesús son para todos. A todos los hombres y mujeres de todas las culturas, razas y países les regala gracia y paz. Quienes, guiados por la sed del corazón, se ponen en camino de búsqueda se llenan de alegría cuando descuben la presencia de Dios en el camino.

Cada día me mandas al alma tu sonrisa, con inmensa gratitud te alabaré y contaré tu amor a mis hermanos.

Jueves, 7 de enero

“Convertíos porque está cerca el reino de los cielos” (Mt 4, 17)

La conversión es una mirada al corazón para descubrir el amor que Dios nos tiene y responder con amor, a su amor, amando a los hermanos. Nacer de nuevo, del agua y del Espíritu. Permanecer vueltos hacia el Dios que nos habita, nos rodea, nos constituye y nos revela su Rostro en Jesús de Nazaret.

En ti pongo mis ojos. Como la tierra endurecida por el hielo espera humilde que venga a ella el sol, así espero cada día tu Reino, Señor.

Viernes, 8 de enero

“Cinco panes y dos peces” (Mc 6, 8)

Así es la fe: gratuita, desinteresada, confiada. Como él (o la) que puso en las manos de Jesús cinco panes y dos peces. Un pequeño “sí”, dicho confiadamente, abre la puerta de la humanidad a la generosidad de Dios. Haz tuya hoy esta oración de santa Teresita: “Lo que agrada a Dios en mi pequeña alma es que ame mi pequeñez y mi pobreza, es la confianza ciega que tengo en su misericordia”.

Toma mi vida; es tuya. Ponla en el altar, Señor, junto a la tuya. También yo quiero ser, contigo, eucaristía. Sea lo que sea, te doy las gracias.

Sábado, 9 de enero  

“Animo, soy yo, no tengáis miedo” (Mc 6, 50)

En la noche nos entra miedo. En el dolor, en las limitaciones y pobrezas nos entra el miedo por todas las rendijas. En la situación de pandemia sentimos que el miedo nos envuelve. Ante la violencia y el odio de los otros, el miedo se apodera de nosotros. Caminos de evangelio, de entrega generosa de la vida, de oportunidad para enfrentarnos al mal, quedan oscurecidos por el miedo.

Pongo mi confianza en ti, Jesús, ábreme el oído de la fe para escuchar en la noche tu Palabra consoladora: “Conóceme como puedas, adórame como quieras, ámame como sepas”.

Documentación:  EVANGELIO EN LA NAVIDAD – ENERO 2021

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado

Libros recomendados por CIPE:

Post recomendados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *