Lunes, 9 de abril

LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR

«Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo» (Lc 1,31)

Alégrate con María. En ella floreció Jesús, el Salvador. María te invita a elegir la luz, a elegir la vida. María te regala al Dios con nosotros. Ábrete al Espíritu, él fortalece tu debilidad para que puedas decir sí.

Yo soy, Señor, lo que tú dices de mí. Yo soy, Señor, lo que tú me amas.

Martes, 10 de abril

«De lo que hemos visto damos testimonio» (Jn 3,11)

La comunidad cristiana es el grupo que mira a Jesús. Por encima de todas las voces y ruidos, escucha el sonido de su palabra de vida. Todos los bienes le vienen de mirar al que es la fuente de vida.

Por estar en contacto con Jesús, sus amigos abren caminos de confianza en las noches de la humanidad.

Miércoles, 11 de abril

«El que realiza la verdad, se acerca a la luz» (Jn 3,21)

La humanidad está gimiendo a la espera de que aparezcan hombres y mujeres de verdad, transparentes, con la luz en el corazón y en los ojos. La humanidad espera que surjan personas con los ojos de Dios, capaces de mirarlo todo y a todos como Él lo mira. Cultiva hoy los gestos sencillos y las palabras de verdad. Son un don del Espíritu, una tarea por tu parte, un regalo para los que te rodean.

Te dejo espacio y Tú transformas mi vida. Busco la verdad y Tú me llenas de luz. Se extiende el gozo de ver salir el sol.

Jueves, 12 de abril

«El que Dios envió habla las Palabras de Dios porque no da el espíritu con medida» (Jn 3,34)

Dios se nos da a lo grande, por eso su presencia conmueve el mundo y hace brotar en todo desierto la esperanza. Jesús nos da el Espíritu sin medida, a manos y corazón llenos. En este derroche de gracia descubrimos lo que Dios quiere de nosotros.

Orar es saber que el agua del Espíritu vivifica y alienta toda semilla que ponemos cada día en los surcos del mundo.

Viernes, 13 de abril

«Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió» (Jn 6,11)

Jesús rompe el pesimismo de los discípulos y pone en marcha la fiesta del compartir. Un humilde gesto hace llegar el amor del Padre a todos; comienza la fiesta del Espíritu. Continúa hoy el gesto de Jesús: comparte tu vida con los demás. Verás cómo aparece el milagro y se asoma Dios. Haz la prueba.

Te doy gracias y descubro que todo es gracia. Te doy gracias y descubro que todo es para todos.

Sábado, 14 de abril

«Soy yo, no temáis» (Jn 6,20)

La comunidad de Jesús hace suyos los miedos de la humanidad. Pero el temor puede paralizar su vida, o hacerle mirar para otra parte. Jesús se hace presente en el corazón de la noche. Ni siquiera el mar agitado le hace ausente, porque él se sienta por encima de todo aguacero. Con su presencia ilumina las conciencias por medio del amor.

Abrazo compasivo/a mis miedos y los pongo ante tu mirada, así poco a poco, brota la confianza escondida en el interior.

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado