Lunes, 23 de abril

«Yo soy la puerta: quien entra por mí, se salvará» (Jn 10,9)

Las palabras y los gestos de Jesús desvelan un entrañable amor por el pueblo, son una denuncia contra los que abusan de los indefensos; su forma de acercarse tan abierta, sincera y gratuita, abre caminos de liberación. Ten hoy abierta la puerta de tu vida, para recibir y para dar, para anunciar y denunciar la extorsión y a la exclusión de los más pobres.

Gracias, Jesús, por tu puerta abierta, por tus manos y tu corazón abiertos. Gracias por tu eucaristía, mesa abierta. Gracias por abrirnos tucorazón.

Martes, 24 de abril

«Las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ésas dan testimonio de mí» (Jn 10,25)

Jesús vive una experiencia fuerte de enfrentamiento con las autoridades judías. No hay manera de entenderse. Cada uno aporta sus razones. Jesús apela entonces a las obras, que hablan más claramente que las palabras. No juegues a vivir, ¡Vive! Métete en el corazón de la vida. Actúa con gratuidad; las personas valen mucho más que las cosas.

Te alabo y te bendigo, Jesús. Tú estás a favor del ser humano, aunque eso te acarree persecución. Que tu vida atraiga a muchos a seguirte.

Miércoles, 25 de abril

SAN MARCOS

«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación» (Mc 16, 15)

Jesús resucitado consuela, y llena de sentido la vida de cada día. Su presencia expulsa toda fuerza del mal, condena toda violencia, rechaza toda injusticia. La nueva vida de la Pascua que Jesús nos regala va creciendo en medio de dificultades. La Vida vence siempre a la muerte, la Luz desplaza a la oscuridad, el Amor es más fuerte que el odio.

Me invitas, Señor, a ponerme en camino de Buena Noticia y proclamar con mis gestos que Dios es amor.

Jueves, 26 de abril

«El que recibe a mi enviado, me recibe a mí» (Jn 13,20)

Al amor gratuito de Jesús al lavar los pies, algunos responden con la entrega incondicional de sus vidas al servicio del Evangelio. Esos son los enviados de Jesús. Trata con cariño y agradecimiento a las personas de tu comunidad cristiana que tienen una tarea especial al servicio de todos.

Recibo al vecino, y te recibo a Ti. Recibo a la familia, y te recibo a Ti. Recibo al que camina por la calle, y te recibo a Ti. Detengo mi mirada en el pobre, y te veo a Ti.

Viernes, 27 de abril

«Que no tiemble vuestro corazón: creed en Dios y creed también en mí» (Jn 14,1)

¿Cómo es posible entregar la vida? ¿Cómo es posible ser gratuitos de forma duradera? Jesús se presenta en la comunidad y bautiza a sus amigos contra el miedo. Cultiva hoy de forma sencilla los gestos y las palabras de ánimo. Hay personas a tu lado que están esperando tu cercanía y tu aliento.

Cuando el miedo llama a mi puerta, confío en Ti. Cuando el temor meatenaza, en Ti me refugio.

Sábado, 28 de abril

«El que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aun mayores» (Jn 14,12)

La misión nace de una convivencia prolongada con Jesús; la profecía nace de la amistad con Él. Lo descubierto en la intimidad orante se proclama en las obras de cada día. La oración pone en marcha un voluntariado sorprendente en medio de los pueblos. No te limites a consumir respuestas de otros. Tú, por ser bautizado, tienes un sitio, una tarea y una palabra. Vive tu vida cristiana de forma creativa.

¡Qué detalle el tuyo, Jesús! Dices que haremos obras mayores que lastuyas. ¡Qué amor tan gratuito el tuyo! ¡Y qué confianza!

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado