Lunes, 30 de abril

«El Espíritu Santo será quien os vaya recordando todo lo que os he dicho» (Jn 14,26)

Jesús revela que somos morada de Dios. Cada persona, de la raza, cultura, religión que sea, es santuario de Dios. Cada ser humano, también los más orillados, es lugar de Dios. El Espíritu es nuestro maestro. Nos enseña a vivir la vida unidos a Jesús, en presencia del Padre, con un montón de hermanos en el corazón.

Cuando amamos nos parecemos a Dios. ¡Señor, enséñame a amar como amas tú!.

Martes, 1 de mayo

«La paz os dejo, mi paz os doy» (Jn 14,27)

Jesús presiente el momento de su muerte; tiene a sus amigos delante. Les habla desde el corazón y desde la experiencia que tiene del amor del Padre. Envueltas por una fuerza y emoción extraordinarias, sus palabras son de paz, de ánimo. Saluda con la paz. Trabaja por la paz.

Siembra a tu alrededor semillas de paz. Jesús, dale al mundo la paz. Jesús, suscita artesanos de paz. Guarda mi alma en la paz.

Miércoles, 2 de mayo

«Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante» (Jn 15,8)

Cuando los discípulos de Jesús dan fruto alegran el corazón del Padre, cuando son lugares de comunión hacen brotar una sonrisa en los ojos del Padre, cuando ven a cada persona como un don dan gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Alégrate con las personas que viven cerca de ti. Gózate con sus éxitos. Haz lo que puedas para que crezcan en calidad de amor y sean felices.

Cuando veo las maravillas que haces, quiero danzar para Ti, mi Dios, con todos mis hermanos de la tierra, al son de la música universal del amor.

Jueves, 3 de mayo

S. FELIPE Y SANTIAGO, APÓSTOLES

«El que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aun mayores» (Jn 14,12)

La misión nace de una convivencia prolongada con Jesús; la profecía nace de la amistad con Dios. Lo que se descubre en la intimidad del encuentro orante se proclama desde los tejados. Cuando un orante ha experimentado el amor gratuito de Jesús, puede colocarse en medio del mundo para ser con sus obras un humilde reflejo de la belleza de Dios.

Tú, Señor, eres mi Camino, mi Verdad y mi Vida. Tu amistad me pone en camino de anuncio.

Viernes, 4 de mayo

«A vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer» (Jn 15,15)

Jesús quiere ser un amigo. Se coloca en medio, pero no por encima, porque solo la igualdad y el afecto crean libertad. Su confianza es total: a sus amigos Jesús se lo ha comunicado todo. Fíjate en tus amigos, con quienes puedes compartir tus sentimientos, tus vivencias, tu fe en Jesús. Ten a cada amigo/a como el mejor de los regalos.

Pasaré junto a Ti largos ratos, para oírte el amor.

Sábado, 5 de mayo

«Yo os he escogido» (Jn 15,19)

Lo propio de Jesús es sacar. Saca de la esclavitud y lleva a la libertad. Saca de la injusticia y lleva al amor solidario. Saca de la opresión y lleva al proyecto del Padre. Reúnete con tus hermanos cristianos y señala los pasos pascuales que se están dando: de la mentira a la verdad, del egoísmo al amor…

Siempre que me aleje, dame tu mano y ven conmigo.

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado