Lunes, 3 de mayo.

SANTOS FELIPE Y SANTIAGO, apóstoles

“Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceríais también a mi Padre”  (Jn 14, 6-7).

Jesús se muestra como camino revelando lo que es el ser humano según el proyecto del Padre, como verdad amando hasta el extremo, como vida dándola en plenitud. Cerca de ti hay hermanos y hermanas que son camino, verdad y vida. Son los exploradores de la tierra de Jesús. Acércate a ellos. No estés sin tan buenos amigos.

Tú, Señor, eres mi Camino, mi Verdad y mi Vida. Tu amistad me pone en camino de anuncio.

Martes, 4 de mayo

«La paz os dejo, mi paz os doy» (Jn 14, 27)  

El odio ha llevado a Jesús a la muerte, pero no se ha adueñado de su corazón. Presiente el momento final; tiene a sus amigos delante. Les habla desde el corazón y desde la experiencia que tiene del amor del Padre. Envueltas por una fuerza y emoción extraordinarias, sus palabras son de paz, de ánimo. Es la paz lo que deja como regalo a los suyos. 

Cada mañana abriré mi ventana a tu paz, Señor. Y cuando en la noche el ruido de la violencia llame a mi puerta, también abriré mi corazón a tu paz.

Miércoles, 5 de mayo

«Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos” (Jn 15, 8). 

La gloria del Padre consiste en que todos vivamos en plenitud, pero la violencia de unos contra otros oscurece su rostro. Cuando los discípulos de Jesús dan fruto alegran el corazón del Padre, cuando son lugares de comunión hacen brotar una sonrisa en los ojos del Padre, cuando ven a cada persona como un don, dan gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Alégrate con las personas que viven cerca de ti. Gózate con sus éxitos.

Sé tú en mí para que yo sea en ti y juntos construyamos una nueva humanidad. Juntos andemos, Señor.

Jueves, 6 de mayo

“Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor” (Jn 15, 9).

Jesús nos pide que permanezcamos en el amor, comprometidos con los que están en las orillas, entregando la vida por ellos, sobreponiéndonos al cansancio y agarrándonos con fuerza a la esperanza. Cuando el amor se extiende por el mundo, se alegra el corazón del Padre.

Orar es vivir la gozosa experiencia de la gratuidad; es dar a todos, gratuitamente, acogida, comprensión, ayuda, perdón, amor, unidad, un hueco para todos los que tienen sed del Agua viva. 

Viernes, 7 de mayo

“A vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer” (Jn 15, 15).  

Jesús quiere ser nuestro amigo. Se coloca en medio, pero no por encima, porque solo la igualdad y el afecto crean libertad. Su confianza es total: a sus amigos Jesús se lo ha comunicado todo. Que tu vida sea hoy como una fuente en la plaza del pueblo, para que quien tenga sed venga y beba. 

Haz nacer el amor en mi corazón mientras duermo, Señor, y al despertar se lo regalaré a todos en tu nombre.

Sábado, 8 de mayo

“No sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo, por eso el mundo os odia” (Jn 15, 19).  

El que está unido a Jesús debe saber que puede correr su misma suerte. Jesús libera de la esclavitud y lleva a la libertad. Libera de la injusticia y lleva al amor solidario. Libera de la opresión y lleva al proyecto del Padre. Quien denuncia los criterios del mundo, se gana el odio del mundo. Busca algún signo de algún mártir o víctima de nuestros tiempos.

Siempre que me aleje, dame tu mano y ven conmigo. ¿Cómo será eso de llevar tu alegría en mi vida, de tener mi flauta llena de tu música? ¿Cómo será eso de ser caricia tuya para dar a los que están solos?

Documentación: EVANGELIO EN LA QUINTA SEMANA DE PASCUA

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado