Domingo décimo cuarto del tiempo ordinario. Lectura orante del Evangelio: Marcos 6,1-6

Fijemos la mirada en Jesús (Papa Francisco).

La multitud que lo oía se preguntaba asombrada:
¿De dónde saca todo eso?
¿Qué sabiduría es esa que le han enseñado?

¿A quién no le nacen por dentro las preguntas cuando se acerca a Jesús, el profeta que ve la vida con los ojos de Dios? ¿Quién es Jesús? ¿Qué misterio se esconde en su interioridad? ¿De dónde le nace tanta ternura, tanta sabiduría? ¿Qué tiene que ver conmigo? ¿Qué relación hay entre él y el sentido de mi vida?
Espíritu Santo, llévanos a Jesús, enséñanos a decir: Jesús es Señor.

¿Y esos milagros de sus manos?
¿No es este el carpintero, el hijo de María?

Seguiremos con más preguntas. ¿Cerrará lo razonable el paso a su misterio de Dios y hombre? ¿Qué hacer si nos inquietan las dudas? ¿Le entregaremos el corazón? Necesitamos la gracia interior del Espíritu Santo para todo. Las cosas de Dios no se pueden entender solo con la cabeza, es necesario abrir el corazón al Espíritu Santo (Papa Francisco).
Espíritu Santo, vence nuestras resistencias a entregar el corazón a Jesús, el compasivo, la fuente profunda de nuestra esperanza.

Y desconfiaban de él.

¿Podemos, aun viendo en Jesús tanta ternura y compasión, llegar a la desconfianza y cerrarle la puerta, quedándonos en una tristeza que no tiene salida? Jesucristo es un abismo de luz. Hay que cerrar los ojos para no caer en él, decía Kafka. Menos mal que está María, José y tantos testigos, a los que el encuentro con Jesús les ha llenado la vida de alegría. Ellos gritan desde las azoteas: no os dejéis robar la esperanza, echad fuera los pesimismos estériles, no caigáis en la tentación de abandonar a Jesús cuando vengan las dificultades. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría (Papa Francisco).

No pudo hacer allí ningún milagro.

Solo la fe deja paso a los milagros; solo los creyentes ven en todo las huellas de Jesús y ven todo con sus ojos. Creer de Dios más y más, aconsejaba santa Teresa. La fe permite ver los paisajes que todavía no existen. Jesucristo también puede romper los esquemas aburridos en los cuales pretendemos encerrarlo y nos sorprende con su constante creatividad divina (Papa Francisco). Con Jesús, que descolocaba a los poderosos cuando se fijaba en una pobre viuda y arriesgaba su vida para que los tenidos por buenos no lapidaran a la adúltera, es posible un futuro mejor para los pobres y desposeídos de su dignidad. Jesús, Señor, eres nuestro criterio de verdad. Te adoramos, confiamos en ti.

Y se extrañó de su falta de fe.

A Jesús no se le entiende desde fuera. No se experimenta su reino si solo se ve su mar desde la orilla. Hay que zambullirse y confiar en él. Esta filigrana la lleva a cabo el Espíritu. No tengamos miedo, al igual que no tuvo miedo aquella mujer anciana de tocar su manto. ¡No tengamos miedo! Corramos por ese camino, con la mirada siempre fija en Jesús y nos encontraremos con esa bella sorpresa: Nos llenará de estupor porque el mismo Jesús ha fijado su mirada en mí (Papa Francisco). José, danos tu fe, llévanos a Jesús.

Feliz Domingo en el mes de la Virgen del Carmen
CIPE, julio 2021

Libros recomendados:

Post recomendados:

Suscríbete gratis al CIPE:

Recibe nuestro e-mail semanal. Si estás leyendo este blog será de tu interés: