19 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Lunes, 9 de agosto

SANTA TERESA BENEDICTA DE LA CRUZ, EDITH STEIN

“¡Que llega el esposo, salid a su encuentro!” (Mt 25, 6)

El Señor siempre llega. Cumple su promesa. El problema está en nosotros, que nos hemos cansado de esperarle. Aún así, Él viene, viene, viene siempre. ¿Cómo recibes a Jesús? ¿Con rutina o con alegría? ¿Cómo recibes a los que viven contigo? ¿Con gozo o con indiferencia?. Pide a la santa de hoy que te ayude a mantener viva la esperanza en las promesas de Jesús. 

Entra en mi casa, Señor. Entra en mi corazón. Que lo mío sea tuyo y lo tuyo mío. Gracias. Amén. Aleluya. 

“Quien busca la verdad, sea o no consiente de ello busca a Dios”… “Cuanto más oscuro se vuelve aquí todo para nosotros, tanto más tenemos que abrir el corazón a la luz que viene de arriba”… “En el signo de la cruz, venceremos… se vean o no los frutos” (Edith Stein).

Martes, 10 de agosto

SAN LORENZO

“Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto” (Jn 12,24).

El que sigue a Jesús nunca está solo. El que le hace sitio en su corazón ve cómo este se le ensancha y le nace la bondad y la alegría. En la vida de Jesús, amar es servir y servir es perderse en la vida de los demás, morir a sí mismo para dar vida. Eso es también lo que nos recuerda el testimonio de San Lorenzo. Pon tu vida en sus manos. Confíale tu vida. Dásela.

¿Cuándo aprenderé, Dios mío, a hacer de mi vida una ofrenda a Ti y a mis hermanos?

Miércoles, 11 de agosto 

“Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos. Si te hace caso, has salvado a tu hermano” (Mt 18,15).

Todos estamos llamados a vivir el don de la fraternidad. Pero ¿qué hacer cuando aparecen hechos que nos afligen, nos interrogan, nos turban? Acepta el diálogo que Jesús quiere tener contigo y con tus maneras de afrontar el pecado del otro. Jesús no condena; te invita a que limpies tu mirada y aprendas a vivir con los que son diferentes. 

Cada día, también hoy, quiero escoger el perdón y el amor.

Jueves, 12 de agosto 

“«Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?». Jesús le contesta: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete»” (Mt 18,21.22). 

La misericordia es señal de que pertenecemos al grupo de Jesús. Quien perdona tiene capacidad para experimentar el amor de Dios. Mira a tu alrededor. Perdona a quien te ha ofendido. De esta forma te liberas y liberas a los demás. A nadie debas más que amor.

Cúrame, Señor, con tu mirada. Solo así podre perdonar con mi mirada.

 Viernes, 13 de agosto

“El Creador, en el principio, los creó hombre y mujer, y dijo: “Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne”(Mt 19,4.5).

Jesús te recuerda el proyecto creador de Dios: creó al hombre y a la mujer, con igual dignidad. Jesús propone una relación nueva: no se trata de competir sino de colaborar, de caminar juntos. Frente al individualismo sin reglas, la comunión del hombre y la mujer es parábola para el mundo.  Frente a la cultura del dinero, el éxito, el poder… en la pareja se dan las relaciones gratuitas. En el matrimonio se puede escuchar el lenguaje de Dios, que es el lenguaje del amor. 

Dame tus ojos, Señor, Dame tu corazón, Señor, para amar a la gente como tú la amas. Dame tu paz, Señor para vivir la fraternidad.

Sábado, 14 de agosto

 Dejadlos, no impidáis a los niños acercarse a mí; de los que son como ellos es el reino de los cielos (Mt 19,14).

¿Con qué tono diría Jesús estas palabras? ¿Con pena? ¿Con lástima? ¿Cómo reproche? Jesús es de todos, pero primero de los más pequeños. El Reino es para todos, pero primero para los más pequeños que siempre están sirviendo. Presta atención a la gente que rodea. Escucha las voces de los que casi no tienen voz. Haz sitio a los que casi nunca tienen sitio. Da valor a los que casi nunca lo tienen.

Perdóname, Señor, por las veces que no dejo sitio a los pequeños. Enséñame a mirar el mundo desde los pequeños.   

Libros recomendados por CIPE:

Post recomendados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *