28 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Lunes, 11 de octubre

“Aquí hay uno que es más que Jonás” (Lc 11,32).  

El gran signo del Reino es Jesús y su enseñanza. Dios nos revela en Él su rostro lleno de amor y de sabiduría. No busques en lo maravilloso la presencia de Dios. Escucha su Palabra, amásala en tu interior y conviértete a Él.  

Espíritu de Amor, abre mi mente a tu Sabiduría, para que tu Palabra entre en mi vida y la transforme.  

Martes, 12 de octubre

NUESTRA SEÑORA DEL PILAR

“Una mujer de entre el gentío levantó la voz” (Lc 11, 27). 

Una mujer emocionada por las palabras de Jesús, levanta valiente su voz para señalar la dicha de María. Atrévete a proclamar con tu vida que llevas en tu corazón el gozo de sentirte hijo/a de María. 

Madre de Jesús y Madre nuestra, ayúdanos a fiarnos siempre del Padre, como tú y tu mismo Hijo Jesús lo fuisteis. Amén. 

Miércoles, 13 de octubre

“¡Ay de vosotros también, maestros de la Ley, que abrumáis a la gente con cargas insoportables, mientras vosotros no las tocáis ni con un dedo!” (Lc 11, 46).

Jesús denuncia dos deformaciones religiosas de su época: la vanidad y la hipocresía. Se esmeran en el cumplimiento externo, pero esconden un corazón del que ha desaparecido la justicia y el amor.

“Haznos vivir nuestra vida, no como un juego donde todo se calcula no como una competición donde todo es difícil, sino como una fiesta sin fin donde se renueva el encuentro contigo ,como un baile, como una danza entre los brazos de tu gracia, con la música universal del amor” (Madeleine Delbrel).

Jueves, 14 de octubre

¡Ay de vosotros, maestros de la Ley, que os habéis quedado con la llave del saber; vosotros, que no habéis entrado y habéis cerrado el paso a los que intentaban entrar!» (Lc 11, 53).

Jesús muestra cuál es la auténtica postura de amor frente al mero cumplimiento externo de normas y ritos, que asfixian a la persona. No juzgues a las personas por sus apariencias externas, porque te equivocas casi siempre. Lo que agrada a Dios es un corazón humano, sincero y compasivo.

Tú, Señor, eres el camino del amor que avanza en medio de nosotros. Tú llamas a todo ser humano para que vaya a ti, fuente de Vida.

Viernes, 15 de octubre

SANTA TERESA DE JESÚS, VIRGEN Y DOCTORA DE LA IGLESIA

“Llegó Jesús a una ciudad de Samaría llamada Sicar,…; allí estaba el pozo de Jacob. Jesús, cansado del camino, estaba allí sentado junto al pozo. Era hacia la hora sexta. Llega una mujer de Samaría a sacar agua, y Jesús le dijo: «Dame de beber» (Jn 4, 5-7).

Jesús es un mendigo de amor a las puertas de cada corazón. Pide agua, pide pan, pide casa, pide acogida, pide amor. Una mujer de Samaría aceptó bajar con Él al pozo de Jacob y encontró el agua viva. Atrévete a pedir. Quizás hay a tu lado personas a las que hace tiempo que no les has pedido nada. Pedir ayuda, pedir favores, puede abrir en ti espacios insospechados para el amor.

“¡Oh, qué de veces me acuerdo del agua viva que dijo el Señor a la Samaritana!, y así soy muy aficionada a aquel Evangelio; y es así, cierto, que sin entender como ahora este bien, desde muy niña lo era y suplicaba muchas veces al Señor me diese aquella agua, y la tenía dibujada adonde estaba siempre, con este letrero, cuando el Señor llegó al pozo: “Señor, dame de esa agua” (Santa Teresa, V30,19).

Sábado, 16 de octubre

“El Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir” (Lc 12,12).

En la persecución o en las dificultades de la vida, el  Espíritu Santo impulsa y fortalece al orante para dar testimonio de Jesús, con su vida.  Fíate de Dios, de la fuerza de su Palabra. Es un Padre fiel y no abandona la obra de sus manos.

Nada te turbe; nada te espante; todo se pasa; Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza. Quien a Dios tiene, nada le falta. Solo Dios basta (Sta. Teresa).

Libros recomendados por CIPE:

Post recomendados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *