17 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Lunes, 25 de julio

SANTIAGO APÓSTOL, patrono de España

“El hijo del hombre ha venido para servir y dar su vida” (Mt 20,28)

¡Qué bien describen a Jesús estas palabras! Vino para dar vida a todos. Dio vida sirviendo a todos. Jesús está a tu servicio, dándote lo mejor. Asómbrate de la locura de ese amor.

No sé qué decir, Señor. No sé casi nada. Solo sé que me amas con un amor que no termino de entender. 

Martes, 26 de julio

“Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema: así será el fin del tiempo” (Mt 13, 40).

Sentirse interpelado por la Palabra de Dios, ¡qué enorme gracia es ésta! Jesús toca nuestra conciencia para estimularnos al cambio, o bien para que permanezcamos en su amor, para reforzar nuestra fidelidad.

Señor, te agradezco que me visites con tu Palabra cada día. Haz que yo comprenda plenamente el don que estoy recibiendo para que mi corazón te cante agradecido.

Miércoles, 27 de julio

El Reino de los Cielos se parece  también a un comerciante en perlas finas, que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra” (Mt 13, 46)  

Jesús es la perla de gran valor. Dar con Él es fruto de encuentro un gratuito que llena de alegría la vida. Si te has encontrado ya con Jesús entenderás bien esta palabra. Si no te has encontrado con Él, sigue buscando perlas finas. Es una excelente manera de vivir la vida.

Siempre estás, Jesús. Te llevo conmigo. Mi corazón siente tu presencia. Mis labios dicen tu nombre.

Jueves, 28 de julio

“Ya veis, un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo” (Mt 13, 53).

Las enseñanzas de Jesús tocan lo profundo de la vida, despiertan la creatividad y las ganas de vivir, dando sentido a las tareas sencillas de cada día. Se van haciendo vida poco a poco. Las convicciones hondas tardan en llegar al corazón.

Cuando paso contigo largos ratos, Señor, afloran a mi mente las memorias más hondas, siento que Tú me amas.

Viernes, 29 de julio

SANTA MARTA

Sí, Señor: yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo” (Jn 11,27) 

La fe es la respuesta a la vida que Jesús entrega a la humanidad. La muerte ya no tiene la última palabra. ¡Ha triunfado la vida! Cuando el miedo te atenace, cuando las dificultades te arrastren hacia abajo, cuando tu lenguaje esté teñido de pesimismo, recuerda que ha triunfado la vida.  

Creo en ti, Padre, dador de vida. Creo en ti, Jesús, dador de vida. Creo en ti, Espíritu Santo, recreador de toda vida.

Sábado, 30 de julio

“El rey [Herodes]…mandó decapitar a Juan en la cárcel… Sus discípulos recogieron el cadáver, lo enterraron y fueron a contárselo a Jesús” (Mt 14, 11.12).

 Juan, el profeta, es valiente para la denuncia. No ha dejado que en sus labios se asome la adulación y la mentira. Jesús recoge el testigo de todos los mártires de la historia.

Señor, a veces hablo con mis hermanos lenguajes tibios. Escondo tu verdad, tu profecía. Sana mi cobardía, Señor.   

Escucha este Evangelio con textos de los Místicos y una canción en la App Evangelio orado.

Libros recomendados:

Post recomendados:

Viva el evangelio como nunca antes:

Suscríbete gratis al CIPE:

Recibe nuestro e-mail semanal. Si estás leyendo este blog será de tu interés: