22 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Lunes, 29 de agosto

MARTIRIO DE SAN JUAN BAUTISTA

“Quiero que ahora mismo me des en una bandeja la cabeza de Juan, el Bautista” (Mc 6,25) 

Juan es el profeta de la denuncia y del anuncio. Es un poco de luz en medio de la noche, una ráfaga de verdad en medio de la hipocresía. Gusta pero molesta. Intentan acallar su voz con la muerte violenta, pero su voz seguirá viva en el corazón del mundo. Acoge la voz profética de los que viven a tu lado. Reaviva la vocación profética que has recibido en el bautismo. Que los miedos no ahoguen tu voz ni escondan tu verdad.   

Me duele la confrontación con mis hermanos. Me duele y la rehúyo, Señor. Pero cómo me ayuda encontrar una voz que me diga las verdades con amor.   

Martes, 30 de agosto 

“Todos comentaban estupefactos: «¿Qué tiene su palabra? Da órdenes con autoridad y poder a los espíritus inmundos, y salen»(Lc 4,36.37).  

¡Qué pregunta más bonita se hace la gente! ¿Qué fuerza lleva dentro la palabra de Jesús? ¡Con qué valentía se enfrenta al mal con su palabra! ¡Cuánta ternura y belleza esconden sus palabras! Aprende a estar con la palabra de Jesús en el corazón, hasta que te comunique todos sus ecos.  

Tu palabra eres Tú, Jesús. Escucho tus palabras y respiro tus perfumes. ¡Cómo me crea por dentro tu Palabra!  

Miércoles, 31 de agosto

“Al ponerse el sol, los que tenían enfermos con el mal que fuera se los llevaban; y él, poniendo las manos sobre cada uno, los iba curando” (Lc 4,40)

Las gentes acuden a Jesús porque perciben en él una fuerza sanadora, una misericordia entrañable que les atrae. Le buscan los enfermos, los marginados, los necesitados de paz y de consuelo. Pon tus males y los males de los que te rodean ante Jesús. Jesús tiene poder para curar, para levantar a los caídos, para poner de nuevo en pie la esperanza. 

En el horizonte de mi esperanza, Tú estás. En mis enfermedades y dolencias, Tú estás. En mi vida de cada día, Tú siempre estás. Yo te llamo con fe.  

Jueves, 1 de septiembre  

“Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron” (Lc 5,5)  

El encuentro con Jesús cambia radicalmente la vida, eso es lo que le ocurrió a Pedro y a quienes siguen la voz de Jesús que invita a salir de la zona de seguridad y caminar en fe y esperanza a su lado. Su palabra anima a vivir apasionadamente la experiencia de su amor y a gastar la vida en su servicio. 

Tu gloria es que yo viva, mi Dios. Tu proyecto, que no me quede en lo superficial. Envíame tu Espíritu para que me enseñe a vivir.  

Viernes, 2 de septiembre  

“A vino nuevo, odres nuevos” (Lc 5,38)  

La fuerza de la costumbre hace rechazar el cambio y la novedad. Pero Dios es la eterna novedad. Jesús es la novedad en medio de nosotros. ¿Quién te guía en tu caminar? ¿La costumbre? ¿Que las cosas siempre se han hecho así? ¿O más bien la experiencia de novedad de Jesús que nace en tu corazón?  

Tú haces nacer en mi corazón la fuente. Gracias, Señor, por tanta belleza y novedad, como me ofreces cada día.  

Sábado, 3 de septiembre 

“¿Por qué hacéis en sábado lo que no está permitido?” (Lc 6,2)   

Siempre corremos el riesgo de que la referencia para la vida pase de ser Jesús a ser una ideología. Esta crea esclavitud, Jesús alienta la libertad. Si vas hoy a la eucaristía, que sea como respuesta de amor a la invitación de Jesús, y no como una obligación a una norma. 

Gracias, Jesús. Tú rompes todo límite. Solo el amor va siendo luz para el camino.

Escucha este Evangelio con textos de los Místicos y una canción en la App Evangelio orado.

Libros recomendados:

Post recomendados:

Viva el evangelio como nunca antes:

Recibe nuestras reseñas literarias:

Únete a nuestra comunidad literaria para recibir reseñas semanales de libros  de tu interés por e-mail. Es gratis y disfrutarás de precios más bajos y regalos en nuestras editoriales con tu cupon de socio.