María Ángeles Ciprés
Carmen Jalón

TALLER

BENDICIÓN

Bendecir la tierra, a otra persona, a los pueblos de la tierra y a una misma.

«El Señor me ha bendecido gracias a ti». (Gen 30, 27)

«Pero a vosotros que me escucháis os digo: amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os calumnian». (Lc 6,27)

«Sed, pues, imitadores de Dios como hijos suyos muy queridos. Y haced del amor la norma de vuestra vida». (Ef 5,1-2)

PETICIÓN DEL ESPÍRITU

Pedimos que el Espíritu Santo venga sobre nosotros, nos inunde y transforme. Como consecuencia de esta trasformación también nuestras relaciones más cercanas cambiarán. Y este mismo Espíritu que nos inunda nos lanza a nuevas situaciones, nuevas relaciones, nos abre a toda la humanidad.

«Los frutos del Espíritu son: amor, alegría, paz, tolerancia, amabilidad, bondad, fe, mansedumbre, y dominio de sí mismo». (Ga 5, 22-23)