Oremos porque… Él está ahí y nos llama