¡DICHOSOS!

Jesús sube a la montaña, como Moisés subió al Sinaí, para proclamar la carta de la nueva alianza, las bienaventuranzas. Así inaugura un nuevo orden de cosas. El viejo mundo va a dejar paso a un mundo nuevo en el que los valores serán radicalmente distintos. El dinero, el poder y la violencia, van a dejar paso a la paz, la misericordia, el amor.

Pequeñas bienaventuranzas:

  • Dichosos los que saben reírse de sí mismos:
    nunca dejarán de divertirse.
  • Dichosos los que saben distinguir una montaña de una hormiga:
    se evitarán muchos problemas.
  • Dichosos los que son capaces de descansar y de dormir sin buscar excusas:
    llegarán a sabios.
  • Dichosos los que saben callar y escuchar:
    estarán siempre aprendiendo cosas nuevas.
  • Dichosos los que son lo suficientemente inteligentes como para no tomarse muy en serio:
    ellos serán apreciados en su entorno.
  • Dichosos vosotros si sabéis mirar con seriedad las pequeñas cosas, y apaciblemente las cosas serias:
    iréis lejos en la vida.
  • Dichosos vosotros si sabéis admirar una sonrisa y olvidar una afrenta:
    vuestro camino estará soleado.
  • Dichosos vosotros si sabéis callar y sonreír cuando os quiten la palabra, cuando os contradigan y os pongan zancadillas:
    el Evangelio habrá comenzado a penetrar en vuestro corazón.
  • Dichosos sobre todo si sabéis reconocer al Señor, en todos los que encontréis en el camino:
    entonces habréis dado con la verdadera luz, la verdadera sabiduría
    (Anónimo).

Libros recomendados:

Post recomendados:

Suscríbete gratis al CIPE:

Recibe nuestro e-mail semanal. Si estás leyendo este blog será de tu interés: