Salmo 104: «El Señor es nuestro Dios»

¿Cómo acercarnos?

Cuando nos ponemos a mirar el mundo, con ojos críticos, con frecuencia constatamos que los gestos de amor y de bien se entrecruzan con las fuerzas de violencia y del mal. Y cuando esta realidad la miramos con ojos de fe entonces encontramos que el Misterio Pascual de Cristo la penetra y la invade y algo nuevo y original ocurre: el amor salvador llega al corazón del hombre y lo recrea. Esta es la mirada que tiene el salmista sobre la historia que a él le tocó vivir.

Leerlo

Recurrid al Señor y a su poder, buscad continuamente su rostro. Recordad las maravillas que hizo, sus prodigios, las sentencias de su boca. ¡Estirpe de Abrahán, su siervo; hijos de Jacob, su elegido! El Señor es nuestro Dios, él gobierna toda la tierra. Se acuerda de su alianza eternamente, de la palabra dada, por mil generaciones; de la alianza sellada con Abrahán, del juramento hecho a Isaac.

¿Cómo orarlo?

  • Recuerda alguna situación personal en la que hayas sentido que Dios te da una fuerza nueva para vivir situaciones desfavorables.
  • Los interrogantes que a veces te haces sobre la marcha del mundo tráelos a la oración y preséntaselos al Señor, repite con el salmista «El Señor gobierna toda la tierra, se acuerda de la palabra dada y de la alianza sellada».

¿Cómo vivirlo?

  • Pon una mirada de esperanza ante las preguntas que pasen por tu mente a lo largo del día y repite, con frecuencia: Dichosos los que cuidan el jardín interior de su propio ser pacificado y lo ofrecen en el encuentro personal, los que regalan su mirada como ventanal abierto por el que se asoma su alma. «Dios se presenta como la vida del hombre» (Vaticano II).

Libros recomendados:

Post recomendados:

Suscríbete gratis al CIPE:

Recibe nuestro e-mail semanal. Si estás leyendo este blog será de tu interés: