VIDA DE SAN PABLO, EL APÓSTOL, VISIÓN GENERAL

PALABRA: Textos bíblicos seleccionados de cartas paulinas.

IMAGEN: Iconos 1-24 (Revista Orar, 203, ed Monte Carmelo)

San Pablo es, por excelencia, el hombre del Evangelio. Dios lo amó y escogió para vivir y comunicar su Evangelio (Rom 1, 1). Le reveló a su Hijo para que lo anunciara a los paganos (Gal 1, 15-16). Pablo experimenta en su corazón la certeza de que, al anunciar la Buena Noticia, celebra a Dios un culto espiritual y ejerce una función sagrada, una liturgia (Rom 1, 9; 15, 16).

A este Evangelio que Pablo anuncia, él lo llama «el Evangelio de Dios», el Evangelio de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

El Evangelio de Pablo está centrado en la muerte y en la resurrección de Cristo y orientado hacia su advenimiento glorioso (1Cor 15,15.22-28). Esta Buena Nueva es una fuerza de Dios para la salvación. El Apóstol no se avergüenza del Evangelio sino que se alegra de que fructifique y se desarrolle en el mundo entero (Rom, 1, 16).

La Iglesia crece en una sobreabundancia de carismas, en una renovación espiritual sin precedentes; todo esto, junto con la seguridad sobrenatural del Apóstol mismo, da testimonio de su poder, que está en vías de llegar a todo el mundo. Pablo trabaja con sus manos y soporta todo… para no crear obstáculos al Evangelio de Cristo.

El Apóstol subraya la continuidad entre el Evangelio y el Antiguo Testamento: es la revelación del misterio, mantenido secreto en los siglos eternos, pero manifestado ahora y dado a conocer a todas las naciones (Rom 16, 25s). La promesa hecha a Abraham era un pre-evangelio, que se realiza hoy en la conversión de los paganos (Gal 3, 8).

Para una profundización de la teología de Pablo que revela el misterio de Cristo y su apertura a todas las naciones, sería óptimo invitar a un biblista, el cual puede presentar a Pablo desde sus cartas. Luego, los participantes pueden contemplar los iconos.

PREGUNTAS

  1. ¿Qué conozco de la vida de san Pablo?
  2. ¿Quién es Cristo para Pablo?
  3. ¿Qué cartas escribió?
  4. ¿Qué me llega más de su vida?

ORACIÓN CONCLUSIVA

Oración a san Pablo por las vocaciones del propio país

San Pablo,

Maestro de las naciones,

mira con amor hacia nuestra patria.

Tu corazón se dilató

para reunir a todos los pueblos

en un abrazo de paz.

Que ahora te urja el amor de Cristo

a iluminar a todos los hombres

con la luz del Evangelio,

y a establecer en el mundo

el reino del amor.

Suscita vocaciones,

anima a cuantos anuncian el Evangelio,

prepara a los hombres

para que acojan a Cristo, divino Maestro.

Que nuestro pueblo

encuentre y reconozca siempre

a Cristo como el Camino, la Verdad y la Vida.

Que busque el reino de Dios

y trabaje en su realización,

para que su luz resplandezca ante el mundo.

Santo Apóstol,

ilumina, anima y bendice a todos.

Amén.

BEATO SANTIAGO ALBERIONE