Esta plegaria está pensada para comenzar el Adviento. Por eso se propone un Pregón

1.- INTRODUCCIÓN

Con el Adviento vamos a comenzar un nuevo año litúrgico. Es tiempo de preparación, tiempo de espera. El Señor viene. No es mera visita, para luego marcharse o desaparecer. No viene para unas simples fiestas, ni para llenarnos de sentimientos para con el “niño Jesús”, ni para animarnos a consumir y repartir unos regalos, ni para animarnos a comprar la lotería de los “millones”

Viene a buscar al ser humano.Viene a despertarnos de las sombras nocturnas, a ponernos en vela para acceder a la luz del día, del amor, de la esperanza, de la verdad, de la justicia, del perdón, de la paz. Viene a llenarnos de su espíritu salvador. Viene a quedarse.

Nosotros, esta tarde, hacemos una pausa en medio de tantas ocupaciones y tantas prisas, para poner a punto la esperanza. Que el Señor nos despierte y nos anime. Que el desencanto y la rutina no nos posean. Nos ponemos delante de Dios. Nos ponemos en sus manos. Le dejamos sitio en nuestro corazón, en nuestra vida.

Texto completo en los Doc. PDF