Maestros de oración

Tiempo de cuaresma II

Destellos de luz que desearíamos eternos, pero demasiado fácilmente se desvanecen entre las oscuridades de la vida. ¿Por qué juegan tanto al escondite? ¿Quizás con

Tiempo de Cuaresma I

Todavía en el silencio te persiguen voces de rencor y despecho por heridas acumuladas. Y otras voces seductoras que te invitan a futuros prometedores y

Adviento IV

En la oscuridad de los días, en los miedos que nos destruyen, en el hedor y la suciedad de nuestro corazón, en las heridas del

Adviento III

Está, dentro de ti, en los más profundo de tu ser, una fuerza de vida que presiona y se balancea para abrir fisuras en los

Adviento II

Abrimos senderos de esperanza cuando no cedemos a la confrontación y abrazamos lo que nos separa para tejer juntas un futuro nuevo. Allanamos las colinas

ADVIENTO I

De la nada y del todo, de la fragilidad y de la pugnacidad, de la oscuridad y del calor, del silencio y la sonoridad, de